1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El descontexto

Peligro: no leer

15/07/2015

<p>Oleo de Miguel de Cervantes y Saavedra (1547-1615) 1600 atribuido a Juan de Jauregui y Aguilar. </p>

Oleo de Miguel de Cervantes y Saavedra (1547-1615) 1600 atribuido a Juan de Jauregui y Aguilar. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

España no lee. Y como no lee, no se entiende a sí misma. Ni sabe lo que le pasa. Ni valora lo que le pasó. España no lee y no se entera. Lo dice el barómetro del CIS. Pero los detalles de la encuesta quedarán sepultados en las páginas de unos periódicos en los que la gente no se parará.

España no lee. Ni quiere. Ni le abochorna no leer. Aunque algunos parezcan responder a la encuesta con pudor. Con la leve sospecha de que si confiesan su alergia a lo impreso quedarán mal. Será por eso que hay quien dice que se puede caer en la tentación una única vez. El cuarenta y cuatro por ciento de los españoles dice haber leído un libro o ninguno. En un año. Sin especificar cuál. Los optimistas antropológicos confiarán en que estén memorizando Por el camino de Swann en edición bilingüe y anotada. O aprendiéndose las Soledades de Góngora para rivalizar con la retentiva ciclópea de Dámaso Alonso que era capaz de recitar los mil primeros versos sin mirar un papel. O atrapados en el grácil bucle eterno de Gödel, Escher y Bach. Luego, la despiadada realidad de los superventas demostrará que para muchos el “libro leído” es ése de recetas salpimentado con grandes fotografías satinadas. Y a ver quién se atreve a explicar que asimilar las palabras e ingredientes de la carbonara puede ser muy reconfortante para el estómago pero no es leer.

Lo triste de esta España de charanga y pandereta no es que el Mañana Efímero sea hoy, es que no se dará cuenta porque nadie se habrá parado a disfrutar de Machado. Porque Machado y los suyos han sido condenados a la categoría de deber escolar.

Como Cervantes. Sostienen, cargados de autoridad los encuestados del CIS, que leer el Quijote debería ser obligatorio. Y la pregunta viene ya preñada del malentendido. Ése que se empeñan en perpetuar los que hablan de enfrentarse a la lectura, los que disocian los libros del placer. Tan absurdo como si nos tuvieran que obligar a comer jabugo por decreto ley.

La maldición de la lectura obligatoria –¿puede haber término más perverso?- se ha quedado en el recuerdo de esos encuestados que llegaron a aquel lugar de La Mancha empujados por los planes de estudio de la EGB. El veinte por ciento de los españoles dice haber leído el libro entero, más de la mitad en el instituto o en el colegio. Otro veinte por ciento recuerda vagamente haber chapoteado en algún capítulo. Unos cuantos recurren a la excusa de la versión abreviada o la infantil. Y cuatro de cada diez no tienen problema en confesar que el Ingenioso Hidalgo ni fu, ni fa. Ni se lo han llevado a la boca, ni se lo llevarán.

Dicen los que se han resistido que no se enredan en la lectura porque es un libro difícil. Porque es muy largo. Porque se refiere a una época muy antigua –bienvenidos admiradores irredentos de las modernas sagas juegotronísticas. Aunque lo que espanta a la mayoría es “el lenguaje en el que está escrito” (SIC). Podríamos llegar a sospechar que Cervantes utilizó un idioma arcano imposible de descifrar. Quizá temen encontrarse con un castellano disecado y polvoriento como del Cantar del Mío Cid. Y da pena. Porque se presupone que aquello que se convirtió en bestseller a principios del XVII es demasiado para un lector de hoy. Y quizá es mejor no imaginar a un Cervantes del siglo XXI peregrinando en vía crucis de editorial en editorial.

A Cervantes, pobre autor marginal que podría haber inaugurado el camino outsider mucho antes de que lo descubrieran los románticos o los beat, le habría fascinado el lector actual. Ése que no sabe o no contesta si ha leído El Quijote. Ése que preguntado por algún personaje sigue sin saber y sin contestar. O ese otro sabiondo y memorioso que cuando tiene que mencionar algún nombre de la trama se saca de la manga el comodín de Ginés de Pasamonte, bellaco y ladrón. Y en un desliz increíble, casi un retruécano para demostrar que realmente nadie lee, los señores del CIS escriben bellaco con uve. No me atrevo a reproducirlo para que no se sacudan los huesos de Cervantes allá donde estén.

Esos huesos que sin duda se estremecen al descubrir que tampoco los que decían haber leído las andanzas de su Quijote sabían quién era. ¿Sabría decirme cuál era su nombre real? Ocho de cada diez no aciertan al contestar. Son menos aún los que recuerdan que tras Dulcinea del Toboso se esconde la zafiedad de una Aldonza Lorenzo que poco tiene de dama y poco tiene de hermosa.

No debe extrañarnos. Es el peligro que tiene no leer: nos terminamos convirtiendo en seres más fáciles de engañar. Y al final no distinguiremos la trampa ni el espejismo, ni a Dulcinea de Aldonza, ni la versión edulcorada de la vida de la lija raposa de la realidad. En el país en el que gana el que no sabe y no contesta -o el que no sabe pero contesta igual- no puede sorprendernos que no nos gusten los libros. Y en el fondo, qué más da… Como no leemos, tampoco nos vamos a enterar.

España no lee. Y como no lee, no se entiende a sí misma. Ni sabe lo que le pasa. Ni valora lo que le pasó. España no lee y no se entera. Lo dice el barómetro del CIS. Pero los detalles de la encuesta quedarán sepultados en las páginas de unos periódicos en los que la gente no se parará.

España no lee. Ni...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. María del Carmen

    Hermoso y doloroso. Soy mexicana. México no lee. Por eso tenemos lo que tenemos. Un abrazo.

    Hace 7 años 2 meses

  2. Vicky

    Que gran verdad. Leer abre la mente, el corazón y el espiritu, pero estamos ya no en un país, sinó en una era de nuestro pais que aún se lee menos que antes. Lo peor es el dolor, rabia e impotencia que me produce el que chulea de no leer...y luego me pregunto, como puede esta España mejorar si va xamino de la ignorancia más atroz?

    Hace 7 años 4 meses

  3. rosa

    Me ha encantado todo, CSI, Marta y Juan ( genial Juan). Gracias Cristina

    Hace 7 años 4 meses

  4. Juan Leal Pérez

    Leer, leer. Parece que el ser humano que tiene por costumbre emplear parte de su tiempo de ocio en la lectura es recompensado con una serie de cualidades que el resto de los humanos –no lectores- no pueden adquirir y, por lo tanto, son ignorantes, fácilmente manipulables, y el largo etcétera que de acuerdo con esta premisa queramos añadir. Este argumento me recuerda al que he oído a cinéfilos, melómanos, escaladores, maratonianos, aventureros o a aquellos aficionados en su momento al peyote o al LSD. Yo tengo la verdad. Sí tú no la vives como yo, ¿qué sabes de la vida? Bueno, tú tienes TU verdad. Un hijo de uno de mis amigos es filo fascista y sus lecturas son las apropiadas a su verdad. Himmler era un apasionado lector de todo lo que se refiriera a asuntos esotéricos y en especial al Santo Grial… También Hitler, Stalin, Enver Hoxha, http://www.eldiario.es/cultura/leen-tiranos_0_176382445.html etc. Tengo hermanos, hijos y amigos tanto lectores como no. Sus cualidades humanas no difieren. ¿Se aprende por ser simplemente lector a distinguir el bien del mal? ¿A respirar con conciencia? ¿A vivir en el presente? ¿A distinguir el YO auténtico de todos los yoes que nos poseen? Rumi en su Masnavi ya hablaba de todo esto: Cierto gramático, y su vanidad, se embarcaron en un bote, junto a un humilde barquero. Cuando el gramático oyó hablar al iletrado barquero le preguntó: “¿Has estudiado gramática?”. “No”, respondió el barquero. Y el otro dijo: “Entonces, has perdido la mitad de tu vida”. El barquero, muy afligido, se abstuvo de responder. Un tiempo después, he aquí que el viento empujaba el bote hacia un remolino, cuando el barquero gritó al gramático: “Amigo, ¿sabes nadar?” “No”, dijo el otro. “¡Entonces, oh buen hombre, oh gramático, has perdido tu vida entera, pues estamos a punto de hundirnos en ese remolino! Juan Leal Pérez, lector empedernido e ignorante de casi todo.

    Hace 7 años 4 meses

  5. Chusa Gomez

    Estupendo artículo. Gracias

    Hace 7 años 4 meses

  6. Eduardo Maestre

    A fe mía que hállase aquí una dama que bien podría arrebatar el nombre de Altisidora a aquélla q hasta hoy lo portaba, pues grande es su corazón y mayor su espíritu! Miguel: ya puedes sacar tus graves uñas de la tapa de la caja en donde las hendiste, pues un ángel en forma de mujer pagó el rescate por tu cautiverio en las tierras del olvido!

    Hace 7 años 4 meses

  7. Juan Fernández

    Tengo que confesar que solo leo libros de Historia, más que nada y sobre todo por que me parecen las mejores novelas que se han escrito nunca, la verdad. Leo por el placer de leer y por que quiero saber. Saber qué pasó, y saber por qué hoy día están las cosas como están. Lo hago, leer, desde que tenía tres años. Siempre quise saber qué significado tenían aquellos garabatos dibujados en una hoja de papel. Ya entonces mis amigos me consideraban un bicho raro, pero como no me importaba, seguí leyendo. Un libro es una amigo que te da muchas satisfacciones, que está para lo bueno y para lo malo y que nunca te abandona. Lástima que la mayoría de la gente no sepa apreciar una buena amistad. Así nos va.

    Hace 7 años 4 meses

  8. Javier Farrán

    Leo muy poco, pero si estoy avergonzado de no hacerlo :( y también me preocupa una sociedad que lee.

    Hace 7 años 4 meses

  9. Marián

    Marta, sensacional. Me ha encantado, un artículo redondo. Enhorabuena.

    Hace 7 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí