1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Fototecé

La banalidad alemana

Gerardo Tecé 17/07/2015

<p>Wolfgang Schäuble.</p>

Wolfgang Schäuble.

Bloomberg

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Uno de los mandamases nazis que el mundo conoció tras la caída del régimen de Hitler se llamó Adolf Eichmann. El ingeniero y teniente coronel de las SS era el encargado de la logística que trasladó a millones de judíos hasta campos de concentración como pieza fundamental de la Solución Final.

Eichmann era un alto cargo de espíritu funcionarial y personalidad gris que reconocía, encogiéndose de hombros ante el tribunal que lo juzgaba, haber sido el responsable de la infraestructura y logística ferroviaria que conectó la vida con el holocausto. Eichmann defendió haber hecho lo que tenía que hacer de acuerdo con la situación que le tocó vivir. Y lo hizo lo mejor que supo. Alegó en su defensa ante el tribunal que tales eran su diligencia y buen hacer en su oficio que recibió numerosas felicitaciones de superiores y compañeros. Reconocía ser el responsable de dirigir la infraestructura pero negaba cualquier tipo de responsabilidad moral por ello. Sólo hizo lo que le encomendaron, de la mejor manera posible, como hubiera hecho cualquier persona meticulosa en su trabajo. En el caso de Eichmann su trabajo era desplazar trenes llenos de judíos de manera eficiente y al mínimo coste posible para Alemania. Y lo hizo. Era su trabajo.

El nazismo acabó y, con la perspectiva que sólo el tiempo da, la filósofa alemana Hannah Arendt, deslumbrada por la percepción de la realidad del gris ingeniero, supo acuñar un término que describiría, con la misma exactitud y minuciosidad con la que Eichmann desarrollaba su trabajo, esa maldad que no lo es si se produce en un entorno que la acepte como válida. El nazismo había muerto y el concepto de "banalidad del mal" nacía.

Tras interminables semanas de reuniones, amenazas, referéndums, más amenazas y más reuniones, el gris ministro de Finanzas alemán, el contable Wolfgang Schäuble, llegaba hoy al Parlamento alemán con su trabajo bien hecho. Tras haber acorralado contra el rincón de algún salón de Bruselas al primer ministro griego, tras doblegarlo y arrodillarlo para poner la bota del austericidio alemán sobre el cuello del pueblo griego, Schäuble recibía hoy al entrar al Bundestag una ovación de un minuto. Una ovación de sus compañeros por un trabajo meticuloso, un trabajo eficiente al servicio de Alemania. Un trabajo bien hecho.

Uno de los mandamases nazis que el mundo conoció tras la caída del régimen de Hitler se llamó Adolf Eichmann. El ingeniero y teniente coronel de las SS era el encargado de la logística que trasladó a millones de judíos hasta campos de concentración como pieza fundamental de la Solución Final.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

43 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Dr. Valentino

    La filósofa Arendt concluyó su análisis de los actos burocráticos con consecuencia inhumanas y criminales de Eichmann elaborando la tésis de la «banalidad del mal» para expresar que algunos individuos actúan dentro de las reglas del sistema al que pertenecen sin reflexionar sobre sus actos. Las consecuencias no tienen que ser siempre mortales o genocidas, pero sí inhumanas o alarmantes para un grupo de personas como lo es en el caso del pueblo griego. No se preocupan por las consecuencias de sus actos, sólo por el cumplimiento de las órdenes. La tortura, la ejecución de seres humanos o la práctica de actos «malvados» no son considerados a partir de sus efectos o de su resultado final, con tal que las órdenes para ejecutarlos provengan de estamentos superiores. En este sentido este comentario personal tiene su legitimación filosófica.

    Hace 6 años

  2. Troyano

    Alemania un país con un sentido de unidad que ha sobrevivido a dos guerras (ambas pérdidas, por cierto). Pero que tiene muy claro que lo suyo es suyo, y lo de los demás... Bueno, por qué no podría serlo también. Ningún gobierno alemán (ni ningún alemán de forma individual) hubiese permitido la venta y desmembramiento de Siemens a una empresa de otro paìs. Por muy europeo que fuese... Y aquí? Que ha ocurrido con Endesa? Como se pudo permitir malvender el control de la energía de un país? Es demencial. Y no me vengan ahora con que los señores A fueron los que lo vendieron... El delito es tanto o más grave por omisión que por acción. Y a que viene todo esto, os preguntaréis, si todos los comentarios giran en torno a que se ha usado el nazismo como comparación? (mal hecho, por cierto. Ahora la moda es ETA) Señoras y señores. Europa, no existe. Es el fondo de inversiones de los países ricos (como Alemania, aunque no son sólo ellos) que han usado a los "confiados" paises del sur como campos de cultivo financiero. Promoviendo un crecimiento desmesurado de sus economías para después (ahora) reclamar sus intereses.

    Hace 6 años 3 meses

  3. Jose B.

    El Nazismo y una de sus obras el Holocausto, pertenecen a una categoría especial de horrores de la especie humana. Usarlos en vano debería estar prohibido en todos los libros de estilo periodístico. Creo que entiendo la intención de Gerardo Tecé, pero estoy seguro que para criticar el comportamiento inaceptable de Alemania con Grecia no necesita utilizar a Eichmann, lo que sin dudarlo es una exageración que además aleja el foco del asunto central para dar la voz a los, en general enclenques, jaleadores del matón de patio del colegio. No hay una banalidad alemana, ni siquiera tienen la exclusiva de la banalidad del mal. Una que, sin juicio ni jurado, convierte a las victimas en objetivos la podemos ver en cada telediario con Israel de protagonista. Lo que es característico de Alemania es su ensimismamiento en su cultura y en su sociedad. La Alemania cosmopolita que impregnó Europa durante dos siglos era sobre todo judía y desapareció con el Holocausto. Ahora, debajo de la capa de eficiencia y brillantez técnica, queda un país muy provinciano y egoísta con unas élites con un sentido del destino de Alemania en Europa más cercano a Bismarck que a Adenauer, Schmidt o Köhl y esto es una gran tragedia. Gerardo, para explicar el comportamiento de Alemania te bastaba el Hofmannstahl de La Torre: “Lo espantoso no está ahí en beneficio propio: genera espacio para que lo grande pueda nacer.” A los repetidores de los nuevos “mitos” griegos divulgados machaconamente por indigentes intelectuales a suelo les recomiendo la siguiente lectura de Die Zeit. http://www.zeit.de/2015/29/griechenland-europa-amorgos-sparpolitik

    Hace 6 años 3 meses

  4. Patricia

    Alguno dice por aquí: "está comparando un genocidio - de seres humanos que fueron despreciados, torturados y finalmente asesinados - con una cuestión de política económica entre países soberanos"... Y yo digo: quizá es porque esta cuestión económica entre países soberanos tiene en su esencia despreciar, torturar (a base de recortes) y provocar la desesperación que lleva a un suicidio inevitable. Para mí es lo mismo, con sus matices claro, y ahí está la banalidad del mal.

    Hace 6 años 3 meses

  5. Telefunken

    Aparte de que el comentario es un ejemplo perfecto de la banalización del Holocausto, también es ejemplo claro de precaridad intelectual. Pretender culpar a los alemanes del debastador efecto de cargar sobre las espaldas del trabajador griego que gane el sueldo mínimo y se jubila a los 65 años, un desmesurado aparato administrativo de supersueldos y jubilaciones a los 50 años, que ni siquiera los alemanes se podrían permitir; es como culpar —ya que estamos— del Holocausto al fabricante del “Cyclon B”. Con el agravante de que todo esto ocurre desde hace hace años con el consentimiento de sindicatos y demás mediadores sociales, que lejos de sentirse perjudicados son unos de los beneficiarios de ese proceso de esquilmación del trabajador griego.

    Hace 6 años 3 meses

  6. Juan Carlos

    Es un tema demasiado complejo para reducirlo al concepto banalidad del mal, además de no ser aplicable: Schäuble es ministro de un país democrático que cumple un encargo respaldado por las urnas, Eichmann era un alto cargo con poder ejecutivo pero no decisorio en un régimen totalitario -aunque en un principio también fue avalado por las urnas-. Si alguien hubiera llamado asesino psicópata a Eichmann por hacer lo que le encargaron habría terminado en un campo de concentración, ahora se puede decir libremente lo mismo de Schäuble sin que haya demasiado inconveniente. Si crees que lo que ha hecho Alemania con Grecia entra dentro de la banalidad del mal, deberíamos ver lo que ha hecho nuestro parlamento cuando modificó la constitución y puso por encima de otras obligaciones -pensiones...- el pago de la deuda como más de lo mismo, y puesto que son nuestros representantes y parece que ningún partido apuesta para las próximas elecciones por modificar esto, tenemos que dar por hecho que cuentan con el respaldo de los electores. Por tanto, no sólo se podría hablar de banalidad del mal aplicado a nuestros políticos, sino de estupidez supina aplicada a nosotros mismos, y por extensión, de la banalidad española. Pero de eso no hablas. De eso nadie habla. Igual que se habla poco de la responsabilidad de los griegos al votar a una cleptocracia que les ha llevado donde están -y no se les puede mirar por encima del hombro porque aquí pasa exactamente lo mismo-. No estoy diciendo que Alemania haga bien, pero es que tampoco Grecia lo ha hecho bien. Y lo que tengo claro es que tu comparación no se sostiene, y que la alusión al nazismo no puede ser ingenua. Por otro lado, los trenes de Eichmann transportaban millones de prisioneros de guerra, trabajadores de países ocupados, deportados por distintos motivos, etc... Y entre todos ellos, los judíos son sólo una parte, ni de lejos la mayoría. Otra cosa es que en un artículo tan sensacionalista convenga recurrir a uno de los mantras más lucrativos -ideológica, política, y económicamente- más lucrativos de las últimas décadas.

    Hace 6 años 3 meses

  7. Viejo

    Y complemento: No es que el austericidio sea nazismo, como parecen entender algunos por sus comentario, más bien el austericidio es tan alemán como el nazismo, el Kaiser como la BMW.

    Hace 6 años 3 meses

  8. Viejo

    Pues sí, no es sorprendente. Ya mucho antes del tema de Grecia, Houellebecq decía que es ese compromiso con una idea lo que les llevo a provocar 2 guerras mundiales y más tarde lograr convertirse en una potencia económica de la nada.

    Hace 6 años 3 meses

  9. Andres

    "Un ejemplo perfecto de "banalidad del mal" es este arículo": adhiero completamente a lo expresado por Javi, me asombra que ni se den cuenta que están comparando un genocidio - de seres humanos que fueron despreciados, torturados y finalmente asesinados - con una cuestión de política económica entre países soberanos.

    Hace 6 años 3 meses

  10. Esteta

    Yo estoy alarmado por la prosa de Gerardo, que en corto es graciosísimo, cuando se viste de largo. Un texto pobre. Espero que más adelante aproveche más el ingenio que demuestra en Twitter y que esmere más el estilo.

    Hace 6 años 3 meses

  11. Nuria Serra

    Excelente artículo. Gracias.

    Hace 6 años 3 meses

  12. potxolata

    ¿Así que no eres un tío viejo calvo y gordo?!! Qué decepción

    Hace 6 años 3 meses

  13. Javier

    Mucho frustrado que, ni tiene idea de lógica ni falacias, ni mucho menos tiene la mínima idea del contexto del Juicio a Eichman ni lo que implicó para la vida de Arendt las reflexiónes sobre el proceso en Jerusalén. Magnífico artículo.

    Hace 6 años 3 meses

  14. Kolmen_

    Un artículo genial. Los que hablan de que ésto es un claro ejemplo de la 'ley' de Godwin no tienen muy claro ni a qué se refiere dicha 'ley'. Necesitan lo que sea, cualquier cosa, para agarrarse y poder criticar sin que se note que es una simple y frustante rabieta.

    Hace 6 años 3 meses

  15. Curro Peich

    El estado alemán no ha dejado de estar controlado por nazis. Línea sucesoria directa desde 1933 en la RFA. Sólo en la RDA los nazis fueron purgados y apartados del poder... hasta que hubo el golpe de estado de la reunificación en el que Schäuble estuvo implicado y reintegraron a los nazis en el estado.

    Hace 6 años 3 meses

  16. Wolfgang Amadeus Schauble

    Ufff, la LOGSE en todo su esplendor. Spanish Splendor, lleno de Ignorancia y banalidad sectaria. Gerardo, no eres una mierda de articulista, pero igual hoy fallas. Mis respetos!!

    Hace 6 años 3 meses

  17. Félix Lombao

    El presupuesto de partida para compararlos es absolutamente falso; Eichmann era un funcionario gris que se limitaba a cumplir órdenes; Schäuble no cumple órdenes, se cree absolutamente lo que hace y tanto da quien estuviese en la cancillería alemana, él haría esta política como la viene haciendo desde hace tiempo, algo que parece que el señor Gerardo Tecé no se ha molestado en investigar, Si quiere poner de vuelta y media a Schäuble es muy sencillo; recuerde el problema de financiación de la CDU de los años 1999 y 2000. Esa historia le da para más de un artículo. Seguro.

    Hace 6 años 3 meses

  18. Joaquin Navarro

    Demasiado pronto noshan hecho olvidar lo que el estado aleman es capaz de hacerles a los seres humanos. Jamas han pagado lo que deben a las sociedades libres y tienen la desverguenza de exigir comportamientos a los demas, cuando paseas por Berlin te das cuenta que han escondido el genocidio.

    Hace 6 años 3 meses

  19. LOL

    Joé, cómo se ha puesto la tropa!! Parece que si no piensas como ellos eres un basura y no debes dedicarte a escribir lo que te salga de las narices. Muy tolerante todo y muy respetuoso con la diversidad de pensamiento, sí señor.

    Hace 6 años 3 meses

  20. patricia

    Gerardo cada día me gustas más!! Hago la ola a tu artículo y a tu cometario explicativo para menores de 12 años ;)

    Hace 6 años 3 meses

  21. Luis Ignacio

    Es ciertamente bochornoso utilizar la banalidad del mal y encima, sin mucha verguenza, hacerlo de nuevo banal. Stalin en su época realizó muchas purgas, asesinado millones. Además, se dedicaba a cambiar la historia y decir que no había dicho lo que había dicho. Hablando de otra cosa, el autor de este artículo piensa que puede decir lo contrario y lo mismo a la vez. (que nadie piense, por favor, que estoy comparando, qué horror!)

    Hace 6 años 3 meses

  22. Hannah

    A la vista de algunos comentarios, textos como este (incluido el comentario), siguen siendo muy necesarios.

    Hace 6 años 3 meses

  23. Eladio

    Los partidarios del Régimen. cuando no los trolls, que en este foro lucen, reducen su visión de la partida infame que se está jugando en Europa, a una cuestión en la que parecen dirimirse sus intereses y bodrios personales.

    Hace 6 años 3 meses

  24. Paquito

    Buen articulo, ha puesto nerviosos a los que han ido al cajero a mirar si ya tienen la pasta ingresada....

    Hace 6 años 3 meses

  25. Josetxo Mera

    Los alemanes saben lo que votan, están encantados con Merkel y su equipo. Saben más cosas, como por ejemplo el pasado neonazi de su presidenta, su carácter xenófobo y racista. También saben que ellos mismos fueron perdonados, que ellos tampoco han pagado sus deudas. Saben muchas cosas, pero la banalidad del mal aplicada les lleva a aplaudir durante más de un minuto a un hombre que no es nazi, pero que se comporta como un nazi; un ejecutivo alemán en un mundo sin nazis pero que hace política de nazis. Los alemanes que no son nazis han aplaudido a un canalla que no ha regateado desprecio alguno a un pueblo entero, a un país entero y lo ha hecho del lado de los tipos que ayudaron a empobrecer a ese país hasta el colapso. Son feroces porque saben que sus actos, una vez más más se cobran cientos de miles de vidas en el mundo. Si amigo, A>lemania, por mayoría absoluta, es nazi.

    Hace 6 años 3 meses

  26. Pere

    Gran texto y mejor comentario!

    Hace 6 años 3 meses

  27. Gerardo Tecé

    Hola a todos. Ufff... Gracias por los comentarios. El artículo va de la banalidad del mal, un concepto acuñado por una ALEMANA tras observar ciertos comportamientos que se dieron durante el nazismo. Si la autora del concepto "banalidad del mal" lo hubiera observado en el Imperio Romano o en un partido de los Globe Trotters imagino que no estaría nadie sacando la conclusión de que comparo a Schäuble con Calígula o con un tipo negro que hace un mate de espaldas saludando a la grada. Pero la autora, ALEMANA, acuñó el término observando el nazismo, que se produjo en Alemania, por desgracia para los alemanes de hoy. ¿Dice el texto que los alemanes son unos nazis? Soy bastante idiota, pero a ese punto no llego. ¿Dice el texto que Schäuble es un nazi? No, porque no lo es. Ni jugador de basket tampoco. Lo que sí es Schäuble es el intérprete de un papel de la banalidad del mal en el mundo sin nazismo en el que vivimos ahora. Schäuble y muchos más, en un contexto de absoluta normalidad, desarrollan políticas que crean mucho sufrimiento a mucha gente sin que esto importe demasiado. Cuando hay un contexto de absoluta normalidad en el que se sitúan los Derechos Humanos en un escalón más bajo del que deben tener, en nombre de otras prioridades sagradas, como la devolución de la deuda (prioridades prostituidas porque valen unas veces pero otras, como en el caso de la banca rescatada no), pasa que señalar que esto está sucediendo provoca escándalo y manos a la cabeza. Si en su momento de respetable mandamás a Eichmann alguien lo hubiese llamado asesino psicópata, muchos comentarios parecidos a los de ahí abajo hubieran aparecido para decir que la descalificación está fuera de lugar, porque en ese momento, efectivamente, lo estaría.

    Hace 6 años 3 meses

  28. JJ Okocha

    Yo: Gerardo, me dejas 5,000 Euros? Gerdado: Ya me debes 15,000. Pero como soy solidario, te los presto. Eso sí, deja de ir al casino y buscate un trabajo Yo: NAZI!!!!

    Hace 6 años 3 meses

  29. Aymon

    Las barbaridades que se pueden decir cuando a un mentecato le dejan escribir más de 140 caracteres.

    Hace 6 años 3 meses

  30. Jose

    Recomiendo a todos los comentaristas de esta opinión de Gerardo la lectura de Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, de nuestro Vicente Blasco Ibánez, escrito hace ahora un siglo, y dónde se describe maravillosamente la visión que, de Alemania, ya tenía el resto de Europa. En el contexto europeo Alemania ha sido siempre un problema demográfico, un país relativamente pequeño con mucha población, y que necesita extraer los recursos para su supervivencia de su entorno. La visión más clara de lo que habría que haber hecho con Alemania tras la última gran guerra vino, curiosamente, de un Secretario (ministro) de Roosevelt, que propuso la eliminación del pais y la conversión de su economía a un modelo agrícola y ganadero. Para los más técnicos y fanáticos del libremercado, en los rescates de Grecia, o Portugal, Irlanda o España, sólo se ha eliminado la exposición de la gran banca europea a los préstamos muy arriesgados que dieron al sector privado europeo, convirtiendo esas deudas inter privados en deuda pública. En un mercado libre y puro habría que haber dejado caer los bancos que concedieron sos préstamos, con todas las consecuencias, y redefinir una nueva banca europea, probablemente pública, dado el desierto posterior.

    Hace 6 años 3 meses

  31. cobrizo68

    Es un recurso propio de los perezosos intelectuales comparar lo que sucede en el mundo de hoy con la Alemania Nazi. Eso y La Ley de Godwin, claro.

    Hace 6 años 3 meses

  32. Alex Del Val

    "Tras haber acorralado contra el rincón de algún salón de Bruselas al primer ministro griego, tras doblegarlo y arrodillarlo..." ¿Esto es un dato? ¿Es un hecho? ¿Alguien ha visto un vídeo dónde haya pasado algo así? ¿O es pura fantasía del autor para hacerlo más drámatico? En cualquier caso el autor vive de la audiencia, no de la verdad. A más audiencia más ingresos. Cuestión de prioridades.

    Hace 6 años 3 meses

  33. Javier

    Que se iba a llegar a un acuerdo con Grecia era una exigencia de obama. Schaüble se ha encargado de dejar la huella de la bota alemana en el cuello de los griegos. Por convicción, por tradición o por idealismo.....quien sabe. Gracias Gerardo ps. eso de que eres actriz despista un poco.....

    Hace 6 años 3 meses

  34. Felipe

    El artículo no tiene nada de banal. El contenido es infantil y no se sostiene, pero ¿a quién le importa el contenido? El artículo cumple perfectamente su función tocando la fibra emocional de los ya convencidos. El verdadero mensaje, el que cala, es plano: Alemania sigue siendo el mal en estado puro. Schauble no es más que un esbirro que cumple sus instrucciones con fría y banal meticulosidad.

    Hace 6 años 3 meses

  35. Alberto

    Si hay algo que ha logrado el reciente capitalismo es asimilar el fascismo como "actitud" vital social, política y económicamente justificable. Un triunfo en toda regla, vistos los comentarios a tu artículo. Gracias Gerardo.

    Hace 6 años 3 meses

  36. Tala

    Si te pagan por esto, algo estamos haciendo muy muy mal.

    Hace 6 años 3 meses

  37. Davos

    Los alemanes son malos y muy nazis. Volvamos a tuiter.

    Hace 6 años 3 meses

  38. Javi

    Yo no veo "inocente" a Schäuble. No es un funcionario gris que cumple órdenes. Es el diseñador de políticas destructivas de la clase obrera. Un buen ejemplo fue su trabajo con Treuhand tras la caída del muro. Fue él quen malvendió el patrimonio de la RDA a los capitalistas de la Alemania Federal.

    Hace 6 años 3 meses

  39. @VorellanaB

    Lo más interesante de "esto" es constatar, una vez más, que no es lo mismo jugar a ser tuitero que jugar a ser columnista.

    Hace 6 años 3 meses

  40. Kurchatovio

    Este articulo es falaz por asociación, obvia el contexto e incluso la naturaleza de los asuntos tratados. Como han dicho por ahí, una ley de Godwin que no resiste el mínimo análisis

    Hace 6 años 3 meses

  41. cj

    qué ascazo de artículo. dedíquese a las gracietas moranquiles y deje la política y economía para los mayores

    Hace 6 años 3 meses

  42. Fernando Cruz

    Dicho finamente el artículo es un ejemplo de la ley de Godwin, dicho no tan finamente es una basura

    Hace 6 años 3 meses

  43. Javi

    Un ejemplo perfecto de "banalidad del mal" es este arículo.

    Hace 6 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí