1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica

Convergència y la nueva política

Relato de una de las jornadas ‘Benvinguts al futur’, organizadas por el partido de Artur Mas: 45 actos por toda Cataluña que recogen propuestas “de abajo arriba” para “reconectar con la ciudadanía”

Nuria Alabao Barcelona , 15/07/2015

<p>Artur Mas durante la noche electoral del 24 de mayo.</p>

Artur Mas durante la noche electoral del 24 de mayo.

Convergència y Unió/ Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La “nueva política” ha llegado como un huracán moviendo también el suelo del sistema de partidos catalán. Para Convergència, desgastado por casos de corrupción y por la propia crisis de régimen, ha llegado el momento de otra refundación. Regeneración democrática y participación, listas con candidatos que no provienen de la política profesional y defensa del Estado del bienestar son los ingredientes básicos que aliñan el cambio de fase y que Corvergència intenta sumar a su propia ensalada.

La pared naranja, las cortinas naranjas, unos pósters de la Cataluña románica y de Gaudí en la pared. Una sala mediana y anodina del distrito de Sant Andreu hace de salón de actos de la sede de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Unas veinte personas, en su gran mayoría de más de 50 años, asisten hoy a las jornadas Benvinguts al futur –organizadas por el partido– y esperan la llegada del conseller de la Presidencia, Francesc Homs, que se retrasa. La campaña consiste en 45 actos como este por todo el territorio donde se recogen aportes de “abajo arriba” para “reconectar con la ciudadanía”. 

Los asistentes visten con discreta elegancia, tonos claros, ocres o grises al modo barcelonés –según los usos de la clase media– y hablan bajo y suave con esa cantinela dulce que tiene el catalán bien hablado.
Dos señoras comentan la hora, las siete y media les parece un poco tarde.
–Es que, claro, tenemos muchos militantes de más de 70 y a esta hora ya cenan para ir a dormir…
--El conseller se retrasa –explica el presentador a través del micro– debido al tráfico de la ciudad de Barcelona. Si estuviese Trias, claro, esto no pasaría, pero con la Colau... todo puede suceder –a lo que responden risas tímidas–. Mientras esperamos iré avanzando la dinámica participativa de hoy que está pensada para que digamos entre todos qué partido queremos y qué ideas tiene que defender el partido de cara al 27S y a una Cataluña independiente.
Tras la introducción, un par de vídeos desde la tele de plasma explican cómo será ese futuro al que nos dan la bienvenida: uno de avanzadas infraestructuras donde los trenes de cercanías serán siempre puntuales, de gran excelencia universitaria donde abundarán las becas y será posible una potente innovación y producción científica. Una Cataluña del mañana donde no habrán problemas de paro ni salarios bajos, donde a nadie se le cortará la luz en caso de pobreza, un mundo sostenible y solidario y donde aparentemente una Hacienda propia hará todo eso posible. Porque queda claro en el vídeo que ahora no se da debido a los lazos que nos sujetan a España.

Un par de vídeos explican cómo será ese futuro al que nos dan la bienvenida: avanzadas infraestructuras donde los trenes de cercanías serán siempre puntuales, excelencia universitaria con abundantes becas y una potente innovación y producción científica

--Somos un país lleno de potencialidades y todo lo que hemos conseguido hasta ahora ha sido jugando con un brazo y una pierna atadas –quien dice estas palabras es Francesc Homs, hombre fuerte de Mas, conseller de la Presidencia, exactamente como nos imaginamos debe ser y hablar un conseller de la Presidencia–. Esto es el Día de la Marmota –sigue de pie–. Va reapareciendo en el debate ideológico en determinados momentos de nuestra historia colectiva donde vienen unos apóstoles a decirnos “esto es un problema de derechas e izquierdas”. Nos lo solucionarán por la derecha y nos lo solucionarán por la izquierda pero después resulta que nunca nos lo solucionan ni por un lado ni por el otro, porque no hay nada que se parezca más a un español de derechas que un español de izquierdas.

Eje social, eje nacional
Aunque este acto va de la refundación del partido, lo de superar el eje izquierda-derecha mediante la síntesis nacional es tan viejo aquí como la instrumentalización que la burguesía catalana ha hecho tradicionalmente del nacionalismo desde principios del siglo XX para confrontar la organización obrera. Pero no importa remontarse tan lejos. A finales de 2007 el propio Homs fue uno de los artífices de otro intento de refundación: La Casa Gran del Catalanisme, una propuesta transversal con la que trataba de inutilizar el marco de izquierda-derecha para hacer imposible alianzas como la del Tripartit que les arrebató el poder en 2003 después de 23 años. Lo cierto es que CiU ganó las siguientes elecciones de 2010 y estos postulados quedaron medio enterrados hasta la llegada de la crisis y el 15M. Para entonces, la función tradicional de CiU en la gobernabilidad del régimen español --apoyando cuando convenía las políticas liberalizadoras del bipartidismo-- parecía agotada para las aspiraciones de una sociedad catalana con unas clases medias presionadas por los recortes y en creciente rebeldía.
“Espanya ens roba”. El “expolio fiscal” era la justificación oficial de las políticas impopulares y también simultáneas a políticas como la eliminación del impuesto de sucesiones en beneficio de las rentas más altas. El Procés levantó su propio vuelto, pero Más se puso enseguida a la cabeza de las aspiraciones de autogobierno y no dudó en impulsarlo con toda la maquinaria mediática y cultural a su alcance construidas en 25 años de pujolisme.

Más se puso enseguida a la cabeza de las aspiraciones de autogobierno y no dudó en impulsarlo con toda la maquinaria mediática y cultural a su alcance construidas en 25 años de pujolisme

El propio Mas declaró la necesidad de reeditar esta estrategia en el lanzamiento de esta misma campaña el 20 de junio cuando en un teatro poblado de esteladas dijo que había que activar el “turbo de la ilusión”. No puede ser que sólo se unan los del “Sí se puede”, dijo en referencia al frente de izquierdas que se está articulando donde confluirán varios partidos y organizaciones –Podemos, ICV, EUiA y Procés Constituent–. Esos responsables “de desplazar el eje del 27S del soberanismo a la justicia social”. Era el momento de darle una vuelta interclasista más al Procés ahora que las encuestas también certifican cierto agotamiento. La propuesta que lanzó para lograrlo fue la de una lista conjunta impulsada por la sociedad civil. Porque si algo hay que reconocerle a CDC es la osadía sin freno, la capacidad de inventiva política de estos últimos años, pero también la que les ha permitido dominar el marco de la política catalana desde la Transición, incluso cuando estaban fuera del Gobierno.

Que la derecha en el poder pueda enarbolar la bandera de la regeneración democrática en Cataluña es el precio pagado por la alquimia independentista, capaz de asociar valores radicales –de ruptura– a cualquiera que se atreva a liderar una abierta confrontación con el Estado español. Ese extraño magma cultural por el que hay gente aquí que dice sin sonreír: “Nuestra derecha es menos caverna que la española”. En el fondo lo que dicen es que “nuestra” derecha es menos derecha que la española o que aquí los límites son más difusos. Algo que se remonta a nuestra declinación particular de la Transición cuando un joven Pujol obró el milagro de llevarse los réditos del antifranquismo –como mártir de la represión– al pasto del conservadurismo catalán aunque la hegemonía la tuviese por aquel entonces la izquierda.

Sobrevivir
--Lo que estamos haciendo es una operación colectiva de supervivencia –dice el Conseller Homs en la sede de CDC donde se sigue desarrollando la jornada–, sabemos que o vencemos o nos quedamos en la cuneta… pero no hay nación que aguante un déficit fiscal del 9% del PIB.
Francesc Homs, el hombre que gusta de las bicicletas de carreras, termina así su discurso y se disculpa por marcharse corriendo cuando los asistentes se dividen en dos grupos para seguir con la jornada participativa.
Mientras un grupo permanece en la misma sala, el otro se desplaza hasta un despacho mediano que presiden las fotos de un Mas y un Pujol sonrientes. El cristal de la ventana está fragmentado como si hubiese recibido una pedrada desde la calle.
Una mujer de unos cuarenta y desenfadada presenta la dinámica donde habrá debate y los participantes ordenarán en un papel las propuestas que salgan de la discusión. Se supone que la sesión es “abierta a la ciudadanía", pero ella llama a todos por su nombre.
–En esta parte –dice la moderadora– tenemos que responder a la pregunta de qué propuestas debería defender una candidatura en la que participe Convergència de cara al 27S pensando en el futuro de una Cataluña independiente. Y yo creo que aquí tiene mucha importancia el contenido social que queremos dar. Qué discurso social vamos a defender.
Reencontrarse con un discurso social significa para CDC volver a sus inicios, cuando el primer pujolisme articulará un cierto interclasismo a partir de un fuerte componente cristiano para ampliar su base social. Esto permitirá la reedición de un nacionalismo de carácter conservador que había sido inexistente desde el bacatazo de la Lliga Regionalista en la II República, y lo hará diciéndose socialdemócrata en la Transición, en un país donde la socialdemocracia era totalmente irrelevante.
Pero CDC abandonará progresivamente estos postulados hasta que a partir de los 90 triunfará en su interior el sector más decididamente neoliberal el más tecnocrático y vinculado a las organizaciones empresariales. Convergència apostará entonces por un programa de flexibilización laboral para asegurar la competitividad de las empresas catalanas, de privatización de empresas y servicios públicos y por una política fiscal al servicio de los más adinerados. Este es el modelo que ahora parece en crisis después del 15M.

Pero CDC abandonará progresivamente estos postulados hasta que a partir de los 90 triunfará en su interior el sector más decididamente neoliberal el más tecnocrático y vinculado a las organizaciones empresariales

Reinventarse
En el despacho de la sede de CDC donde se discute ahora sobre el futuro del partido y de Cataluña, hay sin embargo consenso sobre la relación directa de las balanzas fiscales con los recortes llevados a cabo. La moderadora explica la última dinámica que consiste en opinar sobre la nueva CDC.
–En esta parte seamos valientes. Yo creo que hay que mejorar muchas cosas, entre otras, la comunicación. No estamos de moda, de acuerdo, pero podemos mejorar.
–¿De cara al 27S? –pregunta alguien.
–Bueno, en general. Había una cosa que nos complicaba la vida a muchos que era nuestra relación con Unió y… hostia, un buen día, pam, nos encontramos con que se nos había arreglado la vida, que éramos más felices, que nos habíamos quitado un lastre –risas–.
–Funcionamos como un partido antiguo todavía –dice un chico joven ESADE style–. Se ha de establecer un sistema de primarias para elegir cargos internos y candidatos de listas.
–¿Esto estaría dentro de la refundación? –pregunta una señora–.
–Tenemos muy mala prensa debido a las circunstancias –dice dubitativo un cincuentón elegante.
–Es que hace un año, el 25 de julio –dice la moderadora refiriéndose a la confesión de Pujol de que había estado evadiendo impuestos durante décadas–, nos explotó una bomba en la cara, nanos.
–Eso ha sido fatal.
–Porque llevamos mucha mierda en el zapato –sigue ella– y cuando un día llega el jefe, o el cabeza de familia y te dice: “Niños, no lo he hecho suficientemente bien” y todo el vecindario se entera… Pero hace rato que os estoy provocando. ¡Corrupción! ¡Corrupción!
–Una cosa que podríamos hacer es conseguir la transparencia total del partido –sigue el joven–, publicación de un listado de bienes inmuebles, publicación de los créditos que tenemos y en qué entidades financieras, de las donaciones que recibimos, publicar absolutamente todo…
–Bueno, tampoco todo –interrumpe otro señor mayor y genera un poco de revuelo.
–Sí, sí, tendríamos que hacerlo –le replica alguien.
–Pero luego se aprovecha eso para ir contra nosotros.
–Tiene que decirse, el único partido que tiene las sedes embargadas es Convergència –le apoya una chica joven de ojos verdes.
–No las tiene embargadas exactamente, sino como aval –dice la moderadora refiriéndose a las quince sedes que el fiscal ha embargado para evitar su venta y que servirían para cubrir la condena si el caso Palau acaba con una condena a Convergéncia.
–¿Y si vamos un día a pasear por Ciutat Badia, por Hospitalet? Allí ni se nos conoce –se oyen risas–.
–Yo sigo pensando que tenemos un relato social muy débil. Nosotros nos damos cuenta en determinados barrios del distrito de que cuando vamos no nos creen porque no les ofrecemos nada creíble. Y, oye, si jugamos a política y queremos ganar unas elecciones hemos de saber a qué jugamos y esta gente quiere escuchar según qué cosas. No les podemos prometer la Luna, pero quizás les podremos decir que mejoraremos su vida. Y nosotros, aunque lo estamos intentando desde el Gobierno, no lo sabemos transmitir.
–Es que no podemos hacer el mismo discurso en esos barrios que en San Cugat –dice el joven refiriéndose a un municipio de los de renta más alta–. En estos, el discurso social, en San Cugat tirará más la cuestión nacional.
–Ojo, miremos quiénes son allí las terceras fuerzas –sigue la moderadora–. Que en Les Corts la segunda fuerza más votada sea la Colau, Podemos… es que quizás nos falla algo, porque esta gente son nuevos. ¿Qué hacemos? ¿Cambiamos de nombre?
--Hay mucha gente que asocia convergencia con pujolisme.
–Por tanto, con corrupción.
–¿Tendríamos que hacer una especie de código ético?

(@nu_alabao)

Autor >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí