1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Una ley digna del franquismo

Mapa de la Ley Mordaza

Nacho Valverde / Esteve Boix Madrid , 15/07/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT comienza hoy a publicar el Mapa de la Ley Mordaza, que irá registrando cada semana las denuncias y sanciones que impongan las Fuerzas de Seguridad del Estado. La Ley de Seguridad Pública, indigna de un Estado democrático, impide a los jueces participar en los procesos sancionadores, y concede a la policía y al Ministerio del Interior poderes extraordinarios. Reproducimos aquí el artículo de Miguel Mora publicado el 6 de julio en la revista italiana Internazionale

 

The New York Times la ha calificado como una “ley ominosa” y ha afirmado que nos “devuelve de forma inquietante a los oscuros tiempos de Franco”. La relatora de la ONU sobre derechos a la libertad de asamblea pacífica, Maina Kiai, ha instado a los legisladores españoles a suspender la medida, aduciendo que “los derechos a la protesta pacífica y a expresar colectivamente una opinión son fundamentales para la existencia de una sociedad libre y democrática”. Pero nada de esto ha hecho retroceder a Mariano Rajoy y a su ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz --un miembro del Opus Dei que ya había dado señales de su sentido de la cristiandad defendiendo la inocencia de los 16 guardias civiles que usaron material antidisturbios contra un grupo de inmigrantes y refugiados que intentaba alcanzar a nado España desde Marruecos, causando la muerte a 15 personas. 

Rajoy y Fernández no han hecho caso a las advertencias de juristas, medios y ONGs, y la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como Ley Mordaza, está en vigor en España, todavía la cuarta economía de la Zona Euro, desde el 1 de julio. La ley es el colofón a tres años y medio de mayoría absoluta del Partido Popular, que sin duda pasará a la historia como uno de los periodos más negros –y también más fascinantes desde el punto de vista político y social- de la reciente historia española.

La ley, que fue aprobada por el rodillo del PP en el Parlamento y recurrida luego al Tribunal Constitucional por la oposición, contiene 44 artículos que conceden al Gobierno la potestad de multar a los ciudadanos con sanciones económicas que oscilan entre los 100 euros y los 600.000 por faltas administrativas agrupadas en tres categorías: leves, graves y muy graves. El objeto de la ley es permitir a la policía actuar de forma rápida y contundente contra las personas que cometan esas 44 faltas sin tener que pasar por el sistema judicial, lo que en efecto nos devuelve a los tiempos de la dictadura franquista y nos mete de lleno en un estado policial.

La Ley Mordaza incluso empeora las prácticas de aquellos años atroces. Entonces, cuando la policía detenía a alguien por manifestarse y el juez lo dejaba en libertad, la policía esperaba en la puerta al ciudadano y le imponía una multa gubernativa. Ahora las fuerzas de seguridad podrán poner la multa en directo, sin mediación judicial. Ahora, según La Ley Orgánica 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana, los actos de desobediencia o resistencia a la autoridad pasarán de ser una infracción leve (en la Ley Orgánica 1/1992) a una infracción grave, penada con una multa de entre 601 euros y 30.000 euros.

¿Cómo se explica que una ley liberticida como esta se haya aprobado en pleno siglo XXI en España? La primera respuesta a esta pregunta es el miedo cerval del PP a las protestas callejeras y a los medios de comunicación libres.

El presidente Rajoy, un tipo habituado a comparecer ante la prensa a través de una pantalla de plasma para evitar las preguntas directas, perdió las elecciones de 2007 ante Zapatero porque su partido mintió a la gente sobe el atentado yihadista de Atocha: la ciudadanía salió a la calle en masa a pedir explicaciones, no las obtuvo, y dos días después castigó al Ejecutivo en las urnas. Hace cuatro años, millones de ciudadanos indignados tomaron las plazas españolas durante las protestas del 15M: la reivindicación de más democracia alcanzó un aliento universal. Ahora, el Gobierno conservador afronta los últimos meses de legislatura en una situación de fragilidad casi desesperada.

Su popularidad está bajo mínimos dadas las altísimas cuotas de corrupción, la dureza del ajuste económico y las enormes tasas de paro y precariedad (un tercio de los españoles vive hoy bajo el umbral de la pobreza). Rajoy no quiere de ningún modo que se produzcan manifestaciones masivas que aumenten aun más su desgaste. La sombra de Grecia es alargada. Y Podemos, que ha arrebatado algunas de las principales ciudades al PP en las últimas elecciones municipales, es una amenaza muy seria para el desacreditado y podrido sistema bipartidista español. La Ley prevé sanciones de hasta 600.000 euros para cuatro supuestos, y para hacerse una idea de la paranoia que la inspira, iguala el castigo a “la fabricación o el comercio de armas y explosivos” con el de “la celebración de manifestaciones o reuniones no comunicadas”.

Lo anterior explica solo una parte de la Ley Mordaza. La segunda razón que la motiva es el deseo de convertir la calle en un cuartel. Habrá multas de hasta 30.000 euros para quienes se manifiesten ante organismos públicos, quienes se fumen un porro en público, quienes soliciten servicios sexuales cerca de recintos infantiles, quienes interrumpan un acto público (un partido de fútbol, una conferencia o una misa), quienes muevan de sitio una valla policial o un contenedor, quienes intenten evitar un desahucio (llevamos 600.000 en siete años), quienes no lleven encima el DNI, quienes exhiban un arma, quienes se disfracen de policías, quienes trasladen a otros a comprar drogas y quienes planten marihuana en el jardín.

La tercera razón de la ley es limitar la libertad de información. La Ley Mordaza castigará con multas de hasta 6.000 euros a los profesionales y medios que fotografíen, publiquen o denuncien casos de abuso o maltrato policial, y penará las filtraciones y la publicación de ciertas informaciones e imágenes por parte de los medios de comunicación.

Esta, siendo grave, parece la caución menos necesaria de la ley. Porque, aunque a muchos italianos les parezca imposible, el Gobierno del PP ha superado a Silvio Berlusconi en lo que respecta al control mediático. Sin hacer ruido, a base de contar con el respaldo ideológico de algunos medios y con la ayuda de los grandes bancos que han “rescatado” a algunos diarios arruinados convirtiendo su deuda en acciones, el Partido Popular controla hoy más del 90% de los medios públicos y privados en España.

Si sumamos esta realidad a la Ley Mordaza y a las reformas laborales y políticas que han despojado a los españoles de otros derechos y libertades fundamentales (trabajo, Educación, Sanidad, pluralidad, vivienda…), la conclusión de The New York Times quizá se quede corta. En efecto, en algunas cosas hemos vuelto a los trágicos y terribles años de Franco. Pero también han renacido la resistencia y la movilización, y la esperanza de muchos es que el bumerán de la justicia poética acabe golpeando de lleno a este Gobierno dirigido por un partido corrupto y clientelista, que lleva 40 años financiándose ilegalmente, a base de comisiones y sobornos ingresados en una caja B, o contabilidad clandestina. Confiemos en que la Ley Mordaza sea solo la penúltima señal de vida de este gobierno servil con los amigos y los poderosos, y despótico con los opositores y los ciudadanos.

 

Autor >

Nacho Valverde / Esteve Boix

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fernando gonzalez

    Franco murió, pero ahora reencarna en este exabrupto llamado Rajoy.

    Hace 5 años 8 meses

  2. qwerty

    http://www.elmundo.es/espana/2015/07/28/55b7a55f46163fd61f8b4595.html

    Hace 5 años 8 meses

  3. qwerty

    No sé si esto es por la ley mordaza pero me da que si https://www.facebook.com/LauRa.4586/posts/10203931559883079

    Hace 5 años 8 meses

  4. qwerty

    http://kaosenlared.net/video-madrid-policia-desaloja-violentamente-la-acampadamordaza-seis-personas-identificadas-y-sancionadas/

    Hace 5 años 8 meses

  5. Juan Santiso

    Nos hacemos eco de este artículo en nuestra página: https://www.facebook.com/FotografiayRevolution/photos/pcb.957866324296975/957865640963710/?type=1&theater

    Hace 5 años 8 meses

  6. qwerty

    http://www.diariodeavisos.com/2015/07/aplican-ley-mordaza-por-llamar-escaqueados-policia/

    Hace 5 años 8 meses

  7. qwerty

    Aqui teneis unas nuevas http://www.diariodeavisos.com/2015/07/aplican-ley-mordaza-por-llamar-escaqueados-policia/ http://www.elboletin.com/nacional/120079/policia-aplica-ley-mordaza-activistas-pah.html

    Hace 5 años 8 meses

  8. Fran

    Estaría bien que se añadiera al mapa en Murcia esta movida. Un saludo. Gran iniciativa. http://kaosenlared.net/aplican-la-ley-mordaza-a-activistas-de-la-pah-que-realizaron-una-accion-esta-manana-estamos-todos-imputados-por-ocupacion-del-banco/#.VbEncOz2VN0.twitter

    Hace 5 años 8 meses

  9. Mar de Vick

    Esta Ley hay que elevarla al Tribunal de la OBU en Ginebra, de lo que Dña. Manuela Carmena conoce por haber sido miembro del grupo de trajo. Pero también ante el Defensor del Pueblo en Europa. Si estos la condenan e imponen sanciones al Gobierno, tirarán hacia atrás por el temor que el PP tiene a ser juzgado por Jueces no controlables.

    Hace 5 años 8 meses

  10. República

    Hemos retrocedido por lo menos hasta la famosa ley de Prensa del año 1964 del ínclito Fraga Iribarne. Que bien entrenados tiene a sus muchachos, ¿o es que le añoraban mucho? Estamos a 17 de julio, querré ver mañana ¿qué hace el gobierno contra los manifestantes de ultraderecha que se junten en el Valle de los Caídos? Tendría que ser multa entre 601 y 30.000 euros, pero apuesto lo que sea a que se hacen los ciegos. El fascismo impera con total impunidad y el gobierno lo fomenta. ABC acaba de sacar una portada en la que se dice que grupos de ultraizquierda e independentistas están pensando un golpe de estado contra el rey Felipe VI. Le diría al ABC, los grupos de izquierdas queremos ganar al rey en las urnas, pero no os atrevéis a dejar esa opción y que le pongamos las maletas en un avión y adiós. Y la ley Mordaza como se ve haciendo Marca España. Porque lo que no pone es que hasta la ONU ha exigido la retirada de La Ley de Seguridad Ciudadana. ¿Qué seguridad crea? hace poco unos fascistas dieron de golpes a dos de Podemos que estaban explicando pacíficamente el porque no a la ley mordaza, ni un detenido ni nada.

    Hace 5 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí