1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Apuntes de un viaje por los Balcanes

Y VII. Del Egeo al Mar Negro

Felipe Nieto 22/07/2015

<p>" />

"Estoy en Sozopol. He llegado al Mar Negro, el Ponto Euxino de los griegos, el mar que decidieron llamar así, hospitalario, desde que empezaron a establecer aquí sus colonias"

Evgeni Dinev / Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Incursiones en el mundo sefardita

Desde el comienzo de este viaje tuve el propósito de acercarme a las zonas de los Balcanes habitadas por judíos sefardíes, una diáspora específica dentro de la gran diáspora judía que se instaló en el mundo mediterráneo años antes del comienzo de nuestra era. Los judíos son una de las muchas minorías que habitan en los Balcanes (como los gitanos o los turcos, entre las más conocidas). Están presentes en la mayoría de las ciudades importantes, si bien su número se redujo de modo extremo, como ya se sabe, a consecuencia de medidas exterminadoras, la «solución final» decretada y ejecutada por el régimen nazi alemán en Europa. Muchos de los supervivientes optaron por instalarse en el Estado de Israel o en lugares considerados más seguros de Europa y América. No obstante, los he encontrado en diferentes ciudades balcánicas y he podido intercambiar con ellos breves saludos en español.

Hoy en día, pese a lo reducido de su número, el judío sigue siendo un grupo respetado, activo, con voluntad de ser tenido en cuenta en la escena pública y de no quedar excluido por el monopolio político que detentan de hecho las tres comunidades étnicas dominantes, como sucede en el Estado de Bosnia y Herzegovina. Jakob Finci, miembro prominente de la comunidad judía en Sarajevo, en unión de Derro Seycic, dirigente de la comunidad romaní bosnia, igualmente postergada, reclamaron ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo que sus dos comunidades respectivas contaran con la posibilidad de formar parte de las instituciones políticas del estado en proporción a su número y en igualdad de condiciones. La sentencia Sejdic-Finci de 22 de octubre de 2009 dio la razón a los demandantes y exigía a las autoridades del Estado de Bosnia y Herzegovina modificar sus leyes, incluida la constitución, para subsanar la exclusión política de los grupos étnicos representados por la demanda. Pese a este fallo y a las sucesivas confirmaciones del mismo, con severas advertencias al estado bosnio instando al cumplimiento, a día de hoy no se han producido los cambios exigidos. Las autoridades europeas no han sido capaces de obligar a las bosnias a cumplir con sus obligaciones. Todo hace prever que el cumplimiento se seguirá posponiendo indefinidamente.

Quería visitar Tesalónica (o Salónica), la capital de la provincia griega de Macedonia Central, por haber albergado durante muchos siglos la mayor comunidad sefardí, hasta el punto de ser llamada, literalmente, «Madre de Israel». En su cementerio judío se contaban 500.000 tumbas en 1940. A partir de este año su población de unos 49.000 empezó a disminuir hasta reducirse en un 96.5%. Hoy son poco más del millar los sefardíes residentes en la ciudad.

Mi llegada se produjo en un mal momento. A finales de junio empezó la semana negra griega, cierre de bancos incluido. Después de visitar el museo sefardí me dirigí al cercano centro judío. No era buen día para hablar con nadie. La gente, me dijeron, tiene hoy preocupaciones urgentes y no está disponible para otra cosa. Dejé, pues, la alegre y bulliciosa Tesalónica que se baña en las aguas tranquilas del Egeo, me alejé de sus calles en cuadrícula, de sus plazas espaciosas, vestigio lejano de los foros romanos y las vías continentales que la atravesaban, de las numerosas iglesias bizantinas, de los templos turcos y de las torres venecianas, para dirigirme de nuevo al interior de los  Balcanes. Me despedí con pesar de los ciudadanos griegos que, por el momento, me daban la impresión de tomarse con filosofía los tiempos inciertos que se les venían encima. Los pocos con los que pude hablar me hicieron ver, ante mi asombro, su voluntad de resistir democráticamente lo que consideraban un atropello europeo.

En Sofia, la capital de Bulgaria, en la que va a ser la última etapa de mi viaje, sí se me dio la oportunidad de acercarme a la que es hoy la mayor comunidad judía de los Balcanes. Con más de 4.000 miembros, cuenta con la mayor sinagoga sefardí del mundo abierta al culto. Había quedado en visitar a Nisim Cohen en su casa, en el décimo piso de uno de esos bloques de viviendas, todos iguales, construidos en la época socialista, con un interior remozado y de mejor apariencia que el exterior muy degradado, solo salvado por el entorno ajardinado que separa las distintas moles monótonas de viviendas. Al proponerme que fuera a su casa, el Sr. Cohen me había escrito: «Me aviza kuando pensa de vinir para meter los bankos en mojo». Como me haría ver después, es la fórmula cortés para indicar que todo estaría bien dispuesto para recibirme. Así fue. En torno a una mesa y el pastel de chocolate con que me agasajó conversé más de una hora con este hombre de 90 años, lúcido y de ojos vivarachos, cada uno en nuestro respectivo español, sin sombra de dificultades para comprendernos. Lentamente desgranó ante mí alguna de sus experiencias vitales. Judío no religioso, comunista, como Karl Marx subraya, su historia se confunde con la de muchos otros búlgaros, salvo los años de la Segunda Guerra Mundial en que sufrió confinamiento y condena a trabajos forzados impuestos por los nazis y las autoridades búlgaras colaboracionistas. Liberada Bulgaria por el Ejército Rojo se incorporó a las fuerzas rusas con las que llegó hasta Belgrado. Ha trabajado como ingeniero químico hasta su jubilación. Recuerda con agrado los tiempos comunistas, más igualitarios que los actuales.

Aunque nunca ha ido a España, ni siquiera recuerda de qué región procedía su familia, confiesa que guarda un amor profundo al país de sus orígenes remotos. Los judíos de aquí «queremos a los españoles, ama aborrecemos a los alemanes». Israel también es su patria, si bien rechaza tajantemente la política de B. Netanyahu. Lamenta que se vaya perdiendo la lengua de Sefarad, el ladino, especialmente entre los «manzevos». De unos años a esta parte, un grupo de mujeres de la comunidad judía ha empezado a colaborar con el Instituto Cervantes de Sofia para la recuperación y conservación de la lengua de los judíos españoles.

Bulgaria entre Oriente y Occidente

Un paseo por el centro de Sofia me produce la sensación de estar en la más sovietizada de las capitales balcánicas, a pesar de su nombre greco-bizantino tan sugerente, personificado en la figura femenina elevada sobre un pilar con la corona de laurel en una mano y la lechuza en la otra, un monumento que se ha levantado hace pocos años en sustitución de una gran estatua de Lenin. Mi impresión se va confirmando ante los grandes edificios públicos del pasado reconvertidos y a la vista de las grandes avenidas con muy pocos paseantes –Sofia es una ciudad de calles vacías, al menos las que discurren por la zona monumental. Son admirables los museos, el histórico, el etnográfico y el arqueológico, los templos remozados de las tres religiones presentes en el país, con ventaja destacada para la ortodoxa, y los grandes parques, bosques más bien, que ocupan una amplia extensión de suelo urbano. En uno de ellos subsiste un controvertido monumento al Ejército Soviético. Las voluminosas figuras de los soldados liberadores no han  sido trasladadas al Museo de Arte Socialista, conocido también como el Museo del Totalitarismo, único en su especie en los países comunistas. En un espacio anejo al Ministerio de Cultura, en una zona ajardinada, se distribuyen numerosas y repetidas estatuas de Lenin, Dimitrov, Che Guevara y de multitud de tipos que encarnaban las virtudes del socialismo. En una sala interior se exhibe una pequeña muestra de pinturas del más genuino realismo social.

Bulgaria es miembro de la OTAN desde 2004 y socio de la Unión Europea desde 2009. Su posición en el extremo oriental de Europa, muy próxima a Rusia, el país al que está unido por sólidos lazos de todo tipo, refuerza su atractivo para integrarse en la esfera occidental. No obstante, el peso de la influencia y atracción rusa se revela irreemplazable. El país, la población, la opinión pública y la administración política a corto y medio plazo basculan, no siempre ordenadamente, en torno a estos dos polos. «Con Alemania siempre, nunca contra Rusia», se repite hoy como ayer, según me recuerda Juan J. Jiménez, buen conocedor de la historia de este país en el que reside desde hace 25 años. El periodista Monchil Indjov precisa que los que desean la plena vinculación de Bulgaria a Occidente rechazan al mismo tiempo la dominación soviética, la pasada y la que quiere imponer actualmente el presidente ruso V. Putin. Eso no significa, ni mucho menos, rechazo de Rusia, país con el que están hermanados por razones de historia, por la cultura y las tradiciones desde siglos. Pero hoy son muchos los que quieren alejarse de una relación subordinada como la vivida en el pasado reciente. Para hombres como Indjov, el hombre providencia de Rusia fue Gorbachov, un dirigente ruso que con sus reformas hizo posible la desaparición de la URSS y de su dominación sobre Bulgaria.

Sin embargo, la transición a un sistema democrático ha sido demasiado larga. A falta de disidentes forjados en el periodo comunista, fue dirigida por excomunistas reciclados. El aparato estatal del pasado no fue reformado plenamente. El verdadero proceso reformista comienza en 1997 cuando, sostiene Indjov, Bulgaria se alinea con la política occidental. Con ello se ha empezado a soslayar la predominante influencia rusa y las amenazas de regresión, incluso de algún golpe de fuerza, unos enunciados que a buen seguro no comparte toda la población búlgara. Sin embargo, el proceso de transformación económica no ha sido transparente. Muchos recursos públicos han ido a parar a manos oligárquicas vinculadas al nuevo poder político, en muchos casos conectadas con poderosas redes mafiosas que dominan importantes tráficos ilícitos, flujos procedentes de Asia con destino a Europa y América en los que Bulgaria es pieza esencial. La administración de justicia está incursa en graves sospechas de corrupción. Desde antes de su ingreso, la UE monitorizaba el sistema judicial búlgaro, con resultados hasta hoy insuficientes. Bulgaria está a la cola de Europa, económica y políticamente. Ha vivido un proceso declinante, inverso al polaco, según Jiménez, partiendo de posiciones similares en la década de los 80 del siglo XX.

El Mar Negro

Estoy en Sozopol. He llegado al Mar Negro, el Ponto Euxino de los griegos, el mar que decidieron llamar así, hospitalario, desde que empezaron a establecer aquí sus colonias, como esta fundada por milesios en la que me encuentro, Apollonia, pueblecito luminoso, suspendido sobre el mar, mirando al Oriente del que le llegan la luz y la fuerza. La punta de la estrecha península, bien diferenciada y separada del núcleo de población principal, es un espacio encantador de casas con fachadas de madera, herencia turca, y callejas estrechas empedradas que rezuma tranquilidad y sosiego, milagrosamente ajeno a las invasiones turísticas y sus construcciones arrasadoras. Recorriéndolo despacio se descubren pequeñas brechas, pasadizos que dan al mar, a pequeñas plataformas colgadas desde las que se admira el acantilado, las islas cercanas y las líneas costeras recortadas en lontananza.

Llega el momento del punto final, del regreso, feliz después de un viaje sin el riesgo incierto de la aventura y sin el lastre de contratiempos inoportunos, un viaje abundante en experiencias, en intercambios, en vivencias enriquecedoras por el contacto con culturas y pueblos distintos, poco conocidos hasta ahora, desde hoy incorporados al siempre necesitado patrimonio vital propio. Me alegraría que una buena parte de todo ello haya pasado a estos Apuntes que aquí se despiden.

(Nota: para todos estos Apuntes he contado con informaciones de fuentes procedentes de distintas instituciones nacionales e internacionales presentes en los distintos países que piden respete su anonimato. Así lo hago, haciendo constar mi agradecimiento más sincero).

Autor >

Felipe Nieto

Es doctor en historia, autor de La aventura comunista de Jorge Semprún: exilio, clandestinidad y ruptura, (XXVI premio Comillas), Barcelona, Tusquets, 2014.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí