1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

"El CIE es peor que la cárcel"

Más de 7.000 personas pasaron en 2014 por los Centros de Internamiento de Extranjeros. ONG y activistas se muestran optimistas tras la petición del Parlamento de Cataluña para su cierre progresivo

Elise Gazengel Barcelona , 19/08/2015

<p>Una pancarta colocada por el movimiento Tanquem Els CIE.</p>

Una pancarta colocada por el movimiento Tanquem Els CIE.

Tanquem Els CIE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

De un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) se puede salir de tres maneras: deportado en avión al país de origen; libre, en caso de que no se pueda ser expulsado, o muerto, como ha ocurrido al menos en cuatro ocasiones desde 2011 (tres de ellas en el CIE de la Zona Franca de Barcelona).

Fue precisamente a raíz de la muerte --en circunstancias que siguen sin ser aclaradas-- del guineano de 21 años Idrissa Diallo, la noche de Reyes de 2012, cuando un grupo de activistas decidió montar la campaña Tanquem els CIE (‘Cerremos los CIE’). Era la segunda vez que fallecía una persona bajo la custodia de la policía nacional en este CIE, en una zona industrial de las afueras de Barcelona, a media distancia entre Plaza Cataluña y el aeropuerto del Prat.

Desde entonces, varias entidades, ONG, partidos políticos e incluso jueces han denunciado las condiciones de internamiento y luchan por la erradicación de estos centros que muchos comparan a una cárcel aunque, oficialmente, no lo sean.

“El CIE es peor que una cárcel”, sentencia Hassan, 32 años, recién salido del CIE de Zona Franca. Este marroquí forma parte del 56 % de extranjeros internados en este centro que no son expulsados* y quedan en libertad condicionada. En total, los internos pueden estar encerrados hasta un máximo de 60 días. Hassan pasó 57 días allí, a pesar de no haber cometido ningún delito, estar empadronado, tener pareja española, un hijo de 5 meses y trabajo. 57 días privado de libertad por una falta administrativa. Porque de esto se trata: no llevar los papeles en regla es una mera falta administrativa.

“Estaba andando con mi pareja y mi hijo, me pararon los Mossos y me pidieron los documentos… No había hecho nada, me pararon por la cara”, cuenta con su niño Aarón en brazos, en una terraza de Vilanova i la Geltrú, a unos 45 km de Barcelona, donde está empadronado desde hace más de 10 años. “No consideraron el hecho de que tuviera un hijo con una española”, lamenta Hassan, “los servicios sociales hicieron un informe indicando que soy el responsable del menor pero tampoco funcionó”.

Este caso no es aislado, como denuncia Margarita García, de la Fundación MigraStudium, que acompaña a los internos: “Aquí se está aplicando el internamiento como normal habitual aunque muchos tienen familia, residencia o trabajo”. Una denuncia que encontramos también en el último informe del Comité de Derechos Humanos de la ONU, presentado el 23 de julio: “El Estado parte debe adoptar todas las medidas necesarias para evitar el uso recurrente de la detención de los solicitantes de asilo, y garantizar que la detención de los extranjeros sea siempre razonable, necesaria y proporcionada en vista de sus circunstancias individuales”.

Una conclusión que destaca también el informe de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, presentado en junio: de los 7.340 extranjeros internados en 2014 en los CIE españoles, menos de la mitad, un 47,45%, fueron expulsados.

“La punta del iceberg de una política migratoria desigual”

Según este mismo informe, el Ministerio del Interior fletó 134 vuelos de deportación en 2014. Los vuelos que expulsan a extranjeros del territorio español pueden ser fletados por el propio Ministerio del Interior o en colaboración con Frontex, la agencia europea de control de la frontera exterior. Además, algunas repatriaciones también pueden ejecutarse en vuelos comerciales o en barco. Entre 2015 y 2016, en un plazo de 12 meses, el Gobierno pagará a la empresa formada por Air Europa y Swiftwair 10.9 millones para contratar aviones de deportación de extranjeros.

Pero de los 11.817 extranjeros deportados en 2014, un 29% pasó previamente por un CIE, lo que representa 3.483 personas. Una cifra en la que se apoyan varias ONG para denunciar la ineficacia de los CIE. “El CIE no es un instrumento para regular la inmigración porque los números de deportados que vienen de un CIE son mínimos”, critica Mercè Duch, miembro de Tanquem desde la primera asamblea, a principios de 2012.

Las asociaciones en contra de los CIE justifican que la ley española ampara otros mecanismos distintos al internamiento y piden sustituirlo por medidas cautelares como la presentación periódica en comisaría, la retirada del pasaporte o la libertad vigilada. Para Margarita García, de MigraStudium, encerrar a unos extranjeros que no son expulsables genera “malestar y sufrimiento innecesario” además de enviar el mensaje de que todos los inmigrantes son delincuentes potenciales, “es el discurso oficial del Ministerio del Interior pero es falso”, apunta. En cuanto a los extranjeros que hayan pasado por prisión, Margarita no quiere negar su existencia pero aclara que son personas que han cumplido sus penas íntegras antes de entrar en el CIE y denuncia una “doble pena” infligida a personas “que tienen derecho a la reinserción social”.

Para Mercè Duch, los CIE son “la punta del iceberg de una política migratoria desigual y basada en el maltrato cotidiano a la personas inmigrantes”. Con esta expresión, la activista se refiere también a las redadas “raciales” efectuadas por la policía con el fin de “llenar los aviones de deportación según sus destinos”. Unas redadas por “perfiles raciales y étnicos” que el Comité de Derechos Humanos de la ONU reprocha también al Gobierno español en su último informe.

La libertad condicionada

Para Hassan, su puesta en libertad fue “pura suerte”. Durante su estancia despegaron varios aviones hacia el Magreb pero él no formó parte de los pasajeros. “Cuando pides asilo no te pueden deportar mientras tratan tu dossier, lo leí en la hoja que nos dan al internarnos”, explica. Así que el padre de familia hizo la petición dos veces y consiguió evitar la deportación: “Obviamente, me denegaron el asilo pero lo hice para ganar tiempo, lo probé y me salió bien”, concluye.

El marroquí conoce bien el sistema de estos centros. En 2009, estuvo 22 días en el CIE de Zona Franca antes de que le expulsaran, cosa que él mismo deseaba debido al “maltrato” que recibía dentro. Volvió a las dos semanas a España pero esta vez no tuvo tiempo de llegar a Cataluña ya que le detuvieron en Cádiz, le internaron 14 días en el CIE de Algeciras y le deportaron por segunda vez. Pero hace dos meses, cuando encerraron a Hassan, era distinto. Tenía familia que le estaba esperando y que dependía de él ya que su sueldo mantiene a los tres.  

Hoy, Hassan sigue sin tener papeles en regla, y volvió a su trabajo de carga y descarga de camiones en Mercabarna, situado a dos kilómetros del CIE del que acaba de salir. Con Yesika, su pareja desde hace 4 años y madre de su hijo, va a casarse y ambos intentarán elaborar un nuevo dossier para regularizar la situación de Hassan. Al haber sido puesto en libertad, sabe que, por ley, no le pueden volver a detener durante unos años, pero aun así no está del todo tranquilo “porque ya se sabe, en España, cada mes cambian la ley”.

El camino legal hacia el cierre

Mercè Duch cuenta cómo, en un primer momento, “era importante visibilizar el CIE, que era un objeto desconocido” para la mayoría de la población. Actos, charlas, manifestaciones… “todo fue poco después del 15M y creo que ayudó a movilizar a gente de distintos horizontes sobre un tema tan importante como el de la vulneración de los derechos humanos”.

En octubre de 2014, Tanquem se juntó con SOS Racismo y la Fundación MigraStudium para formar Tancarem el CIE. Las tres entidades consiguieron entrar progresivamente en el centro de la Zona Franca y lograron que se aplicara una nueva normativa que mejoró las condiciones de internamiento en los CIE, aunque lamentan que estas mejoras sean “simbólicas”. Critican la aplicación desigual de esta normativa en todos los CIE por razones presupuestarias.

Así, aunque se hayan quitado las mamparas de las salas de visita, autorizado la visita de las ONG (pero no de los periodistas) y permitido a los internos el uso de móviles (sencillos, sin cámara ni conexión a Internet), faltan aún, por ejemplo, instalaciones sanitarias en las habitaciones de los internos. “Teníamos horario específico para ducharnos o ir al lavabo”, confirma Hassan.

Pero el pasado 23 de julio, después de seis meses de comparecencias en grupos de trabajo dentro de la Comisión de Derechos Humanos y Justicia, las entidades que luchan por el cierre de esos centros ganaron su primera gran batalla. El Parlament de Catalunya aprobó por mayoría (PP y Ciutadans votaron en contra) instar al Ministerio del Interior --que tiene competencia en materia de extranjería-- el cierre progresivo de los CIE. Además, la Cámara catalana pidió al Gobierno central replantear la política migratoria recogida en la Ley de Extranjería. Una victoria que, a pesar de ser simbólica ya que la competencia del CIE es estatal, sirvió para que el problema de los CIE entrara en la agenda política a pocos meses de las elecciones generales.

“Somos optimistas porque ha sido una carambola, partimos de la nada”, manifiesta Mercè Duch después de explicar que varias entidades tienen previsto presionar a partidos políticos de otras comunidades autónomas para conseguir la misma decisión parlamentaria. Margarita García se muestra satisfecha, aunque lamenta que la gente se haya empezado a movilizar a raíz de una muerte: “Es la manera más dura de acercarse a la realidad, permitimos la vulneración de los derechos y no nos conmueve el sufrimiento si no hay muerte”.

 

* Fuente: Informe de la Defensora del Pueblo, junio 2015, página 24.

De un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) se puede salir de tres maneras: deportado en avión al país de origen; libre, en caso de que no se pueda ser expulsado, o muerto, como ha ocurrido al menos en cuatro ocasiones desde 2011 (tres de ellas en el CIE de la Zona Franca de Barcelona).

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí