1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Cualquier cosa menos hablar de los pobres

La Cataluña real, con su creciente aumento de la desigualdad y la pobreza, tiene muy poco que ver con el discurso oficial

Andreu Missé Barcelona , 2/09/2015

<p>Artur Mas.</p>

Artur Mas.

Luis Grañena.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cataluña es una de las regiones más ricas de Europa. Sin embargo, su riqueza está cada vez peor distribuida. El aumento del paro y la pobreza junto al recorte de las ayudas públicas han provocado un incremento incesante de la desigualdad y la pobreza. Las políticas restrictivas del Gobierno de la Generalitat han acentuado el deterioro social y de las condiciones de vida, que son especialmente difíciles para una parte importante de la población catalana, sobre todo, los niños. Lo más lamentable es que estos graves problemas como son el paro, especialmente el de larga duración, la pobreza, el elevado coste de la vivienda, el hambre de los niños o los recortes en los servicios sanitarios y de enseñanza no forman parte de los temas prioritarios del debate político. El Gobierno de Artur Mas lleva cerca de cinco años dando a la espalda a los más pobres, un colectivo que crece sin parar. En la presente campaña electoral estos problemas urgentes y reales para millones de personas han quedado eclipsados por un debate teórico e ideológico sobre la independencia.

El deterioro social que padece Cataluña no se puede atribuir exclusivamente a la crisis. Los Gobiernos tienen mucho que ver con las condiciones de vida de los ciudadanos. Cataluña dispone de uno de los mayores niveles de renta de Europa. Según los últimos datos de Eurostat, publicados el pasado mayo, correspondientes a 2013, el PIB per cápita en paridad de poder de compra de Cataluña era de 29.400 euros, equivalente al 111% de la media europea. Un nivel superior a la media española (94%), y similar al de Berlín y Finlandia (113%) pero por encima de todas las regiones de Francia, excepto Île de France (París), y más elevado también que otros territorios significativos como Escocia (100%), Toscana, (Florencia) (107%) y Piamonte (Turín) (106%). Madrid alcanza el 128%, en buena parte por el efecto de capitalidad como otras ciudades europeas: Londres (325%), Bruselas, (207%), Estocolmo (179%), París (175%), Praga (173%) o Viena (159%).

Este alto nivel de desarrollo económico no se corresponde con el fuerte deterioro social que padece una cuarta parte de la población catalana. La crisis ha dejado cicatrices que resultan muy difíciles de curar. La Cataluña real, con su creciente aumento de la desigualdad y la pobreza, tiene muy poco que ver con el discurso oficial y es bastante desconocida.

La crisis ha dejado cicatrices que resultan muy difíciles de curar. La Cataluña real, con su creciente aumento de la desigualdad y la pobreza, tiene muy poco que ver con el discurso oficial y es bastante desconocida

La falta de respuesta del Gobierno catalán a la cruda realidad social de Cataluña ha sido puesta de relieve por la Mesa del Tercer Sector, integrada por 32 federaciones de organizaciones sociales, y el Consell Assessor de Polítiques Socials i Familiars (CAPSIF). Este último organismo, creado por la propia Generalitat para asesorar al Gobierno para el desarrollo del Estado de bienestar, ha reprochado la falta de interés del Gobierno catalán por los asuntos sociales. El CAPSIF, que preside Teresa Crespo, ha lamentado que no se llegara a celebrar la anunciada Cumbre Económica y Social en 2013, ni una reunión con el Consell Assessor per a la Reactivació Econòmica i el Creixement en 2014 para tratar de implementar los recursos necesarios para hacer frente a la pobreza.

El panorama social que describe el CAPSIF y sus reflexiones son tan ilustrativos como poco sospechosas de falta de objetividad. En su último documento del pasado junio afirma: "Crece la desigualdad en Cataluña y aumenta el número de personas, familias y niños con dificultades para poder subsistir dignamente. Esta debería ser ahora y en el futuro la prioridad del Gobierno de Cataluña".

El desempleo y la aparición de los llamados trabajadores pobres son los factores que más están contribuyendo al aumento de la pobreza

En Cataluña hay 726.200 parados, según la última Encuesta de Población Activa del segundo trimestre de este año. La reducción del desempleo del 5,7% en el último año ha sido más lenta que en el conjunto de España (-8,4%). Un trabajo del sindicato UGT profundiza en el drama del paro al destacar que 312.000 de estos desempleados llevan más de dos años sin trabajo y más de 200.000, más de tres años en una situación de absoluto desespero.

El desempleo es sin duda uno de los factores que más está contribuyendo al aumento de la pobreza, que ha pasado del 19,2% en 2010 al 19,8% en 2013, 2,4 puntos menos que en España, según el INE. Otro indicador de pobreza, la tasa AROPE, acrónimo de At risk of poverty and exclusion, que tiene en cuenta otros indicadores, eleva el porcentaje de pobreza hasta el 24,3%. Es decir, una cuarta parte de la población catalana es pobre y los niños son el colectivo que se encuentra en una situación más necesitada. En Cataluña hay 34.000 familias sin ingresos con niños o dependientes a cargo, según la Mesa del Tercer Sector. La entidad ha pedido al Gobierno de Mas una paga mensual de 465 euros para estas familias. El Gobierno catalán dice que antes de crear nuevas ayudas hay que agrupar las existentes.

Las políticas restrictivas del Gobierno de la Generalitat han acentuado el deterioro social y de las condiciones de vida, que son especialmente difíciles para una parte importante de la población catalana, sobre todo, los niños

En el campo de la pobreza hay que destacar la aparición tras la crisis de los llamados trabajadores pobres debido al hundimiento de los salarios que en el caso de los jóvenes ha supuesto un recorte del 29%. En Cataluña la tasa de trabajadores con riesgo de pobreza es del 12,2%, frente al 10,6% en España y 8,7% en la zona euro, según INSOCAT.

El incremento de las desigualdades sociales que se ha acentuado durante los últimos años significa que "saldremos de la crisis con una sociedad más polarizada entre ricos y pobres pero también más desigual entre hombres y mujeres", según un reciente trabajo de Entitats Catalanas d' Acció Social  (ECAS). El análisis indica, por ejemplo, que las diferencias entre hombres y mujeres en los salarios son del 19,8%, superiores al 17,8% en España.

Las condiciones de vida de los ciudadanos se han visto agravadas por la acción del Gobierno catalán, que ha intensificado los recortes en el campo de la salud y la educación. El Instituto Catalán de la Salud ha reducido su plantilla en 5.600 personas durante los últimos cuatro años. Los recortes de plantilla han tenido un efecto directo para la salud de las personas, por el aumento de las listas de espera, el cierre de quirófanos y otras limitaciones. La directora de La Marea, Magda Bandera, ha escrito un excelente e impresionante artículo sobre el impacto de los recortes sanitarios basado en su experiencia personal. El relato factual de los hechos constituye la mejor contribución para comprender lo que está ocurriendo.

Las condiciones de vida de los ciudadanos se han visto agravadas por la acción del Gobierno catalán, que ha intensificado los recortes en el campo de la salud y la educación

En el ámbito de la educación la reducción del número de profesionales también ha sido devastadora. Actualmente hay 2.300 profesores menos en escuelas e institutos y las universidades han perdido 1.400 enseñantes.

A la vista de este tremendo panorama social resulta asombroso el contenido de los debates que se están produciendo en Cataluña. Tienen bastante fundamento quienes apuntan que el acelerón independentista ha sido una fuga del Gobierno para evitar pasar el examen de su gestión, que sabe muy bien que merece un clamoroso suspenso.

 

 

 

Cataluña es una de las regiones más ricas de Europa. Sin embargo, su riqueza está cada vez peor distribuida. El aumento del paro y la pobreza junto al recorte de las ayudas públicas han provocado un incremento incesante de la desigualdad y la pobreza. Las políticas restrictivas del Gobierno de la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andreu Missé

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sergi

    Para ser periodista y catalán quien firma el texto, no he visto ningún comentario a los motivos que realmente busca la población catalana desde hace años. El discurso basado en los anhelos de Artur Mas, han quedado un tanto trasnochados y demasiado partidistas (visión Podemos). Digamos que no hay nada que decir, simplemente cargar contra alguien concreto y dejar de lado lo que muchos catalanes desean. Imagino que no és más que el reflejo de la deriva del periodismo.

    Hace 6 años 2 meses

  2. Sergio

    #3 Así que expolio al que somete Cataluña el gobierno central. ¿Y pensáis que en el resto de España se vive mejor? El enorme problema es que los ciudadanos no pagamos los mismos impuestos independientemente de donde vivamos. Ese es uno de los engaños de las autonomías, que debieran ser suprimidas. Teendríamos que pagar los mismos impuestos y recibir las mismas prestaciones independientemente de en qué región del país vivamos. Lo contrario es lanzar a unos ciudadanos contra otros. La renta ha de pagarse dependiendo de la cantidad de dinero que tenga uno.

    Hace 6 años 2 meses

  3. Nacho

    #2 CAT no paga nada, lo pagan los ciudadanos. Una diferencia muy sutil, ya que quienes más tienen, deben contribuir más. Es ley de vida, sino, se acabó el estado de bienestar y la democracia. Si "CAT" paga más es sencillamente porque su renta es el doble de extremadura, galicia, andalucia o canarias. Eso, por no hablar de que concentra la sedes españoles de un sinfín de multinacionales. Y por cierto, esto es gracias al centralismo económico español de los siglos XIX y XX: cerrar altos hornos y fábricas en estas regiones para concentrarlas en Euskadi y Cataluña. No hay más que el franquismo, una época en la que millones de españoles escapaban del hambre en el sur y norte del país para ir a regiones bien regadas de dinero público de todos: cataluña, euskadi y madrid. Pero claro, eso no interesa comentarlo ¿verdad?

    Hace 6 años 2 meses

  4. Víctor

    El discurso independentista marcha por los derroteros de que todas esas tropelías cometidas por Mas y sus muchachos vienen porque el Gobierno Central les quita gran parte de sus impuestos. Y puede que en parte tengan razón porque desde que se tumbó el Estatut de Catalunya se ha reavivado este sentimiento. A parte esta, la huida hacia delante de Convergencia haciendo oídos sordos de las reivindicaciones sociales. Por no hablar de sus socios en Junts pel Si que supeditan todo a conseguir la independencia primero. Incluso venden la moto del ingreso ipso facto en la UE, cosa que podría suceder. Pero me resulta un despropósito dejar la lucha de clases ahora más que nunca por apuntarse al carro del patrioterismo más rancio. Por no hablar de la insolidaridad entre pueblos. Como somos ricos, no queremos compartir. Pues a mi me da que no es precisamente el resto de Españistan la que "roban" al pueblo catalán. Sino los oligarcas que siempre han utilizado la bandera de turno para azuzar a las masas y así desviar la atención sobre lo que realmente estaban haciendo.

    Hace 6 años 2 meses

  5. Carlos Quintana

    El problema no está en la acción del gobierno catalán, sino en el expolio constante a la que somete Catalunya el gobierno central. No solo eso. También ocurre que incumple sistemáticamente todos los acuerdos en el sistema de financiamiento y a la vez obliga a Catalunya a un nivel de déficit irreal que es una de las principales causas de todos los problemas que menciona el artículo.

    Hace 6 años 2 meses

  6. copitodenieve

    El modelo social catalán, como el español y el de los países de la UE tiene los pies de barro, sin embargo parece que los patriota de cualquier signo entienden que "siempre ha habido pobres y siempre los habrá". A los patriotas les interesa la patria, la dignidad de la propia identidad, la libertad del pueblo, y el resto se dará por añadidura más adelante, "cuando nuestra riqueza sea nuestra y la disfrutemos entre todos".

    Hace 6 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí