1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Junts Pel Sí o el aplazamiento de la política

El argumento de la coalición independentista para no hablar de las políticas sociales aplicadas durante las dos últimas legislaturas es que dichas políticas son imposibles sin un Estado propio

Nuria Alabao Barcelona , 2/09/2015

<p>Integrantes de la candidatura de Junts pel sí.</p>

Integrantes de la candidatura de Junts pel sí.

Junts pel sí

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Qué difícil es explicar lo que pasa en Cataluña. Cosas como la candidatura Junts Pel Sí, donde se mezclan la derecha neoliberal –CDC–, parte de la izquierda independentista –ERC–, asociaciones civiles y otras personalidades de la cultura o el deporte. Una candidatura que no tiene programa más que la independencia “en 18 meses” y cuyo cabeza de lista –ecologista radical de izquierdas– no es el candidato a president, sino que en caso de ganar lo sería Artur Mas –ahora cuarto en la lista–. Mas, conocido delfín de Jordi Pujol, de trayectoria política tan cercana a la de su mentor que cuesta imaginar cómo consiguió no saber nada de sus “problemas financieros”, lidera hoy una Generalitat en bancarrota.

Mas, conocido delfín de Jordi Pujol, lidera hoy una Generalitat en bancarrota

Puede sonar raro, pero en Cataluña casi hemos normalizado nuestra extravagancia y llevamos varios años en los que parece que no vale la pena hablar de cómo salir de la crisis, ni de conflictos entre proyectos de país, ni de propuestas políticas más allá de la improbable “desconexión de España”. Quien más se ha esforzado en que esto sea así es Convergència, un partido que ha tenido que encarar las dificultades económicas al frente de un gobierno de recortes, con innumerables casos de corrupción bajo el brazo y algunos también de mala gestión –llámese prisa en las privatizaciones–. Además de tener que afrontar nuestra versión de la crisis de régimen, donde las demandas sociales de más democracia se han declinado en términos del derecho a decidir y la independencia. Nuestro particular 15M fue la Diada del 2011 y posteriores, que Mas se aprestó a encabezar –acompañado de la maquinaria político-mediática que conlleva el poder–. Es como si Rajoy hubiese tratado de liderar el 15M gracias a la existencia de algún enemigo exterior que lo justificase. Que quede claro, en la clase media con riesgo de descalabro, la demanda de un Estado propio es también la aspiración de mejorar sus expectativas sociales, conservar servicios públicos y buscar una democracia que valga la pena ser llamada así.

Con este trasfondo y para afrontar la crisis electoral, el think tank de Convergència, la Fundación CatDem, hace tiempo que aconseja una refundación del partido basada en la transparencia, la regeneración democrática y la vuelta a la defensa de los valores de la socialdemocracia de sus orígenes. Esa misma fundación que acaba de ser señalada por la Fiscalía de ser la receptora de una parte del 3% de las comisiones que cobraba CDC por adjudicación impropia de obra pública. Un secreto a voces de la Cataluña pacificada, donde no hay lucha de clases, sino un solo pueblo unido en su lucha por la libertad.

La Fundación CatDem, el think tank de Convergència, acaba de ser señalada por la Fiscalía de ser la receptora de una parte del 3% de las comisiones que cobraba CDC por adjudicaciones de obra pública

Así pues, para que CDC pudiese hacer creíble los consejos de sus intelectuales financiados vía constructoras, tenía que pasar algo muy gordo, tan gordo como un lista tipo la Gran coalición alemana, montada sobre los significantes de la revolución democrática, e inspirada un poco, valga decir, en la candidatura de Ada Colau. En la página web, cualquiera puede ser candidato simbólico, y los ciudadanos anónimos están mezclados con los candidatos reales, que ya no aparecen como diputados, concejales o portavoces de grupo parlamentario, sino como “abogados”, “economistas” o “lingüistas”. La cosa es esconder a los políticos profesionales, tan mal vistos hoy día, aunque los candidatos de CDC constituyan más o menos un 60% de la lista y los de ERC el otro 40%, menos unos cuantos independientes.

La “lista de todos”

Independientes que avalan candidaturas de forma simbólica ha habido siempre, pero aquí van en posiciones de salida y los políticos se parapetan detrás. En esta candidatura cuentan con personalidades de trayectoria intachable como Lluís Llach –emblema de la lucha antifranquista–, cabeza de lista por Girona, a quien acompaña una directiva de club de básquet de número dos. En Barcelona, Raül Romeva –ex Iniciativa per Catalunya-Verds– se distinguió en el pasado por sus furibundas críticas a la Cataluña de CiU y al propio Mas y por ser el parlamentario europeo que más ha hecho en favor del atún rojo, y  ahora encabeza y legitima la lista de concentración nacional (así la llaman sin sonrojarse). Como la legitima también la número dos, Carme Forcadell, hasta hace poco presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, organización “apartidista” responsable desde 2011 de agitar las grandes movilizaciones de la Diada. La número tres, Muriel Casals, fue presidenta de otra de las principales asociaciones independentistas, Omnium Cultural –fundada durante el franquismo por la oligarquía catalana– y desde hace unos años haciéndose pasar también por autónoma del poder político. Tan autónomas son ANC y Omnium, que estas dos organizaciones estuvieron presentes en la reunión-trampa de julio donde CDC presionó a una reticente ERC para que aceptase la propuesta.

¿Por qué un partido ganador de las últimas europeas se dispara a su propio pie? Las causas últimas del suicidio, como explicó Durkheim, nunca quedan del todo claras. Parece que Junqueras no quiso figurar en los anales como el gran traidor a la patria, responsable del naufragio del Procés, o quizás no supo liderar una alternativa independentista de izquierdas a la propuesta pacificadora e interclasista de Mas. Nunca como ahora ERC había sucumbido de esta manera a los encantos de la hegemonía cultural convergente.

Nunca como ahora ERC había sucumbido de esta manera a los encantos de la hegemonía cultural convergente

Por último, en Junts Pel Sí, salpicados por aquí y por allá entre la inmensa mayoría de políticos –donde se encuentran hasta consellers en activo–, encontramos a los díscolos del PSC y de Unió Democràtica que se separaron de sus partidos debido a la causa independentista y que ahora se ven así recompensados.

Plebiscitarias

El marco que se supone dota de sentido a esta lista es el de unas elecciones que aparentemente van a servir para hacer pública la mayoría social que quiere la independencia. La justificación es que las elecciones funcionarán como un plebiscito y que una mayoría en el Parlament permitirá comenzar el proceso hacia la creación de un Estado aunque con todas las dudas sobre las consecuencias prácticas y el alcance de esto. También resulta considerablemente difícil medir el éxito de un plebiscito donde las normas no están claras y las definen unos pocos de forma unilateral. ¿Contaremos en escaños o en votos? ¿Cuánta abstención será tolerable para dar el plebiscito como válido? Si se contase en escaños, que es la propuesta de Junts Pel Sí, ¿cómo corregimos el hecho de que debido a la ley d’Hont, para lograr un diputado, vale menos un voto de Barcelona que uno de la Vall d’Aran?

Tan sólo un 22% votará en clave plebiscitaria de sí y no a la independencia. Si se suma a esto la abstención, un tanto por ciento ínfimo

Interrogantes, muchos, profusa confusión, pocas cosas claras. Al menos una, la de que los catalanes, y pese a la insistencia mediática, no ven estas elecciones como plebiscitarias. La mayoría (casi el 51% según la última encuesta del CEO de hace unos meses) votará teniendo en cuenta las propuestas de los partidos en el ámbito económico y un 17% considerando ambas cuestiones –nacional y social–. Tan sólo un 22% votará en clave plebiscitaria de sí y no a la independencia. Si se suma a esto la abstención, un tanto por ciento ínfimo.

Así, puede que la gran coalición sea el sueño de un neoliberal pasado de rosca. Puede que en la política del futuro no haya izquierdas ni derechas, ni programa, ni los presidenciables tengan que responder preguntas ni ser cuestionados por su gestión y sus errores pasados. El gran argumento de Junts Pel Sí para no hablar de políticas sociales durante la campaña ha sido que éstas son imposibles sin un Estado propio. Ha suspendido la historia, ha aplazado la política y la economía –cuestiones en las que difícilmente se pondrían de acuerdo los distintos intereses que integran la candidatura–. Pero la sociedad catalana parece querer escuchar desde ya propuestas políticas, medidas para combatir la crisis que nos acosa y sus consecuencias como la pobreza y el paro crecientes que arrasan nuestras periferias, o para proteger lo que nos queda del Estado del bienestar. Muchos no pueden esperar hasta llegar a Ítaca. Debería ser desde hoy y no en una Cataluña futura e improbable. Estaría bien que pudiese volver pronto la política.

Autor >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marc Fuster

    El tema del coste de los escaños (el hecho de que un voto cueste más en Barcelona que en un pueblo de Girona) no tiene que ver con la ley de Hondt, que afecta a la transformación de votos en escaños, sino con la asignación de un número de escaños a una circunscripción electoral determinada. No es que la ley de Hondt le quite votos a Barcelona en relación a Girona, es que Barcelona, por su número de habitantes, debería escoger muchos más diputados que Girona para que las dos provincias tuvieran una representación proporcional a la población en el parlamento.

    Hace 5 años 9 meses

  2. Cesc Alde

    Es cierto que Mas se ha puesto a la cabeza del proyecto soberanista (él tiene alergia a la palabra independencia), pero no está de más saber que este movimiento social, el 15M catalán, estaba antes, y todos sabemos los detonantes. Ante todo es obvio que es un mal compañero de viaje, con su partido salpicado de casos que huelen a corrupción, y con la sospecha bastante oportuna que usará el mismo para refundar CdD. Encuentro que puede ser un error de gran calado el que la izquierda rupturista Española, que pretende gobernar España y liderar el cambio no apoye el proceso catalán. Porque el proceso catalán parece tan transversal como la oposición a él fuera de Catalunya, especialmente cuando más se mira al bipartidismo establecido. Sabemos que en España, el cambio llegará tarde, si llega y mis ojos lo pueden ver. En cambio en Catalunya es real, se huele la ruptura con el régimen de la pseudotransición. Supongo que los motivos de esta izquierda son electorales; todos queremos pensar que el apoyo a Catalunya es inversamente proporcional a los votos en España, y no a la ceguera de ver una revolución pasar por la cara sin enterarse o el evitar que España entera cambia o no hay ningún cambio permitido.

    Hace 5 años 9 meses

  3. Jose Manuel

    Hace falta acelerar el procés. Si hay un cambio de gobierno y pierde el PP, todo este montaje se irá al garete. El victimismo no cuajará en la sociedad y el independentismo volverá a su 20% histórico. La gente abrirá los ojos y comprobará la gestión de la crisis que ha hecho la coalición CiU - ERC. El movimiento que dio lugar al 15-M va a quedar en nada comparado con lo que se les vendrá encima.

    Hace 5 años 9 meses

  4. Javier González

    Especificidad como "pueblo" distinto? Sí, desde luego, en un mundo cada vez más conectado y global, queda muy "pueblerino" y cansino ya todo este asunto, todo este reivindicar y buscar enemigos fuera sin mirarse las propias vergüenzas, que ya si eso se mirarán luego. Igual que en el lado del Gobierno español, ese bombero pirómano al que le viene de perlas estas diatribas, como vino el terrorismo mucho tiempo para pescar en aguas electorales y distraer la atención. Como se decía en "Senderos de gloria", y aplica igual a catalanes o españolistas, "el patriotismo es el último refugio de los cobardes"... y de irresponsables, añadiría. Tendremos lo que merezcamos... como "pueblo".

    Hace 5 años 9 meses

  5. Alejandro Molina

    Por fin ctxt coge el toro por los cuernos y pone negro sobre blanco la gran farsa del "movimiento nacional" catalán-supremacista, donde se quiere vender que en Cataluña no hay conflicto ni problema social, porque por encima está la patria, la etnia, la lengua (catalana por supuesto, aunque el propio CEO certifique que la mayoritaria en Cataluña, con un 55%, sea el castellano). Ahora dirán que ctxt es también parte de la "prensa franquista de Madrit", o que ctxt es "lerrouxista". Al tiempo, el que disiente del "movimiento" deviene enemigo. Enhorabuena por el artículo y por el especial sobre el tema.

    Hace 5 años 9 meses

  6. VERA Ausiàs

    No comparto en absoluto la vision de su medio de comunicacion sobre los recientos acontecimientos politicos en Catalunya. Es una vision que no corresponde a la de muchos catalanes (quizas la mayoria, ya lo veremos el 27S...) que siempre nos hemos considerado subjetos de la nacion catalana siendo al mismo tiempo ciudadanos de un estado llamado España. Desdel 2006 con el estatuto de autonomia de Catalunya recortado en Madrid y a partir de 2010 con la sentencia del Tribunal Constitucional contra el estatuto una parte muy importante de los catalanes hemos comprendido por fin que España nunca sera un estado pluricultural y plurinacional y por esta razon votaremos Junts pel si o la Cup, para tener un Estado Independiente que represente nuestra especificidad como pueblo distinto.

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí