1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Atila Kasas y el profesor Pavlosky, historia de unos años salvajes

Toni Cruz 9/09/2015

<p>Cromos de Atila Kasac.</p>

Cromos de Atila Kasac.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ocho millones de pesetas costó en El Fenómeno, película de José María Elorrieta, que la estrella rusa Alejandro Pavlosky fichara por el Castellana FC. Los intermediarios Rodríguez y Fernández --con esos nombres no se rompieron la cabeza los guionistas-- le aseguraron al presidente del club que era el mejor delantero del momento (en 1956, con el telón de acero por medio y sin YouTube, no resultaba increíble). Lástima que en el aeropuerto de Fráncfort un atolondrado catedrático de Ética alemán llamado Claudio Enkel (Fernando Fernán-Gómez) cambiara involuntariamente sus billetes con los del astro ruso y, con ello, suplantara su personalidad al ser recibido en Barajas. Después de descubrirse el equívoco, en el filme el profesor acuerda vestirse de corto hasta que el auténtico futbolista llegara a España. Y, claro, pues se le nota que no sabe desde la primera vez que su cuerpo contacta con el balón: “¡Qué difícil es esto! Empiezo a comprender lo de los ocho millones”.

El Club Deportivo Logroñés viste --vestía, porque desgraciadamente la institución dejó de existir como tal en 2009-- camiseta roja y blanca, igual que el imaginario Castellana FC. En el verano de 1994 militaba en Primera. Al final de la campaña anterior se había salvado merced a los 16 goles de Oleg Salenko, que luego se había convertido en el primer jugador de la historia en colar cinco tantos en un mismo partido de un Mundial. Naturalmente, un grande, el Valencia, se llevó al delantero ruso (y de paso a Poyatos y Romero, que también despuntaban por entonces) y a Marcos Eguizábal, el empresario vinícola que presidía el club riojano, le tocó buscar un sustituto de garantías. Merced a sus contactos en la antigua Yugoslavia, Eguizábal había contratado a Blagoje Paunovic, mítico exjugador de Partizan sin ninguna experiencia en los banquillos. El aspecto enfermizo de Paunovic fue síntoma de lo que le esperaba al Logroñés una vez que el verano diera paso al invierno.

Paunovic recomendó a un compatriota. Un matador. Alguien que no sólo haría olvidar a Salenko, sino que también pondría en evidencia a otros delanteros que maravillaron en Las Gaunas en épocas precedentes como Polster o Sarabia. Su nombre ya asustaba: Atila. ¿Sus credenciales? Formar parte de la selección que ganó el Mundial sub-20 de Chile en 1987 junto a futuras estrellas como Suker, Mijatovic, Prosinecki o Boban. Atila, a pesar de que aquella Yugoslavia anotó 17 tantos en el torneo, no metió ninguno. Pero él estuvo allí. “¿Qué hace esa joya aún por los Balcanes? Ya estamos tardando”, debió pensar Eguizábal antes de ponerse a negociar con el Becej, el club en el que teóricamente se inflaba de marcar (20 veces anotó durante la 93-94).

Kasas, tal era su apellido (o Kasac o Kasash, nunca existió uniformidad al respecto en la prensa española) pisó suelo español un 7 de junio. En el Mundo Deportivo del día siguiente avisaban de que había llegado quien llamaban “El azote de Dios”, debido a “su voracidad en el área”. Lo cierto es que aspecto de tener hambre tenía. Muy delgado, desgarbado y con una melena, su look hacía parecer al recién aterrizado el hijo que Rosendo y Joey Tempest nunca tendrían. Pronto llegaron las presentaciones. Atila era carne fresca para los underground del fútbol. Algunos aún recuerdan ese video del Plus en el que los nuevos refuerzos de ese Logroñés 94-95 iban saludando a las cámaras diciendo su posición. Cuando llegó el turno de Kasas, éste apenas acertó a decir que era “goleado”. Sin erre.

“Si aprendió media docena de palabras en castellano, muchas fueron. Le costó muchísimo. En las entrevistas se quedaba el mister Paunovic con él para hacerle de traductor”. Julio Carpintero, veterano periodista de Onda Cero en Logroño, informó sobre Atila esa campaña. Como muchos, confío al principio en ese delantero al que vendieron como “un contrastado delantero centro en su país. Un matador. Vamos, que iba a ser el copón”. Sin embargo, a los pocos amistosos ya empezó a percatarse de que ese chico “con la nariz así como medio rota y pinta de boxeador” no iba a triunfar. ¿Motivos? “Nunca se adaptó. Era un bendito, hacía faltas y pedía perdón (hay una escena de El Fenómeno en la que el supuesto Pavlosky le dice a su rival, el jugador de fútbol profesional, Ángel Castejón: “Hombre, espere, eso no es correcto. Creo que todos podemos jugar sin necesitar de empujarnos. Ande, llévese el balón”). Era, además, según Carpintero, “muy tímido. Majísimo, encantador, buena persona… pero no se puede ser todo en la vida”.

Aún no había comenzado esa 94-95 y otro factor más empujó a aumentar la expectación sobre Atila. Los amantes de los cromos sufrieron un auténtico shock cuando vieron el de Kasas en la colección que Ediciones Este preparó para esa temporada. La cabeza del jugador --con sus mullets a lo MacGyver-- salía sobredimensionada con respecto al cuerpo mirando al espectador mientras el resto de su cuerpo indicaba un sentido contrario en su caminar. Un escorzo imposible. Un corta y pega grosero que luego fue rectificado en versiones posteriores. El aspecto de la estampa era aterrador. Ese verano muchos empezaron a amar a Atila sin ni siquiera haberle visto jugar. En el álbum, por cierto, había que colocarlo en lugar de Paco, que había causado baja.

Aunque cuando llegó septiembre tampoco es que Kasas fuera visto mucho de corto. Su estreno en partido oficial se produjo en la jornada tercera del campeonato. Un 18 de septiembre y en un gran escenario, el Sánchez Pizjuán. Nada. Al narrador de la SER le sorprendieron las maneras del nueve del Logroñés, que no le parecía futbolista profesional. En la crónica del día siguiente del ABC no fueron mucho más generosos. Cero de nota para los 66 minutos que disputó el serbohúngaro.

José Ignacio Sáenz fue la estrella de ese Logroñés con apenas 21 años. Tan buena temporada realizó el centrocampista --luego internacional-- que firmó al acabar el año por el Valencia. No obstante, no obvia en perspectiva que la 94-95 fue “un desastre”. “La inversión fue mínima y así pasó lo que pasó”. Atila era “muy buena gente, muy buen compañero, buen profesional, trabajaba muy bien…”, pero “venía como estrella y cuando le veíamos entrenar nos sorprendía a todos porque no le veíamos ninguna cosa destacable como delantero. Nos sorprendió porque en el verano se fue Salenko y Atila, que iba a ser su sustituto era… (se lo piensa) totalmente diferente. Otro nivel”. Conforme fueron pasando las semanas la desesperación iba llegando a la plantilla de aquel Club Deportivo Logroñés, porque “necesitábamos un hombre que anotara mínimo veinte goles y Atila, pues… igual se había creado una expectación que no le correspondía. Y él –por Kasas- sufrió igualmente”.

Juan Carlos Herrero era junto con el portero Otxotorena el jugador más veterano en ese año de sufrimiento. Al menos él, después de siete años comprometido con la causa, se libró de disputar la temporada completa. Se marchó –y se retiró del fútbol-- tras doce jornadas “en las que siempre fui titular” por desavenencias con la directiva. Explica el vasco que “hubo muchos problemas. Subieron muchos efectivos del filial y se vendieron a jugadores importantes”. Sobre Kasas, coincide con el análisis de José Ignacio: “Le costó adaptarse. Era muy introvertido, buena persona y muy trabajadora”. Pero “igual para el nivel de la Liga española no daba, aunque nosotros no éramos tontos y las estrellas ya sabíamos quiénes eran”. Atila hizo piña con sus compatriotas Gudelj y Markovic, lo cual “le dificultó también el aprendizaje del idioma”. Aparte, “al Logroñés de esos años siempre le costaba mucho hacer, la diferencia era que Salenko era muy hábil y aprovechaba todas las ocasiones que tenía. Y Atila, pues no”.

Tras su debut, diez partidos más vistió la rojiblanca del club riojano el serbio. Sólo en cuatro de ellos como titular --uno fue en el Camp Nou: cero de puntuación en el Mundo Deportivo--. Apenas 399 minutos que no fueron óbice para que muchos le consideren uno de los principales emblemas de aquellos años locos en los que el dinero se movía con generosidad en los mentideros de los comisionistas y todo valía para dar pelotazos (nótese el doble sentido).

El Logroñés bajó sumando apenas 13 puntos (uno de los peores colistas de la historia), pero aún siguió Atila un año más en Logroño, aunque no llegó a jugar nunca en Segunda. Por fin, el 4 de abril del 96 se desvinculó del club para volver a su Serbia natal. “Se acabó la pesadilla”, dijo ese día el delantero antes de añadir que lo mejor que le pasó durante su estancia en La Rioja fue el nacimiento de su hijo Adrián.

Ahora Atila trabaja en el área de deportes de la corporación municipal de su localidad natal, Becej. Ya no luce esas greñas ni ese aspecto famélico que le hizo característico en el fútbol español. El Logroñés volvió a subir al año siguiente a Primera de la mano de Juande Ramos, pero no aprendieron la lección y en la 96-97 bajó de nuevo como colista con una plantilla en la que se encontraban otras ´leyendas´ como el japonés Nobuyuki Zaizen (ni debutó) o un tal Kelly (para ser justos, junto a ellos también se encontraba el Principito Rubén Sosa). Desde entonces, nunca más ha vuelto a ver Logroño un partido de Primera.

Las historias del falso Pavlosky y Atila tienen puntos convergentes, pero finales distintos. El profesor Enkel terminó, a los postres, como un héroe. Kasas se fue por la puerta de atrás y aún hoy en Logroño y en la España friki se le recuerdan sus extrañas maneras. Ambas son, sin embargo, historias de esa invasión “de las kas y las uves dobles” de las que hablaba Delibes en sus artículos en los cincuenta. Eso sí, el profesor fue capaz de meter goles en la película hasta con el culo. Atila Kasas no estuvo ni cerca de hacerlo.

Ocho millones de pesetas costó en El Fenómeno, película de José María Elorrieta, que la estrella rusa Alejandro Pavlosky fichara por el Castellana FC. Los intermediarios Rodríguez y Fernández --con esos nombres no se rompieron la cabeza los guionistas-- le aseguraron al presidente del club que era el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Felipe

    ¿Cómo que ganó el Mundial sub-20? Yo no recuerdo tal cosa. https://es.fifa.com/u20worldcup/archive/chile1987/teams/team=1888306/players.html

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí