1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EDITORIAL

Mas y Rajoy, nunca más

9/09/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las elecciones son el método que se han dado las democracias para elegir a sus gobernantes para un periodo predeterminado, cuatro años en nuestro caso. La modalidad plebiscitaria tiene escasos precedentes y a menudo ha sido un recurso vinculado a opciones autoritarias. Esta es la vía a la que ha apelado Artur Mas para tratar de comandar la voluntad secesionista que demanda una parte de la población de Cataluña. Desde hace tres años, tanto Mas como Mariano Rajoy han hecho permanentes invocaciones a un diálogo que nunca han practicado. Y así, de grito en grito, haciendo mucho ruido mediático para tratar de acallar las protestas generadas por asuntos más urgentes y menos sentimentales y electoralistas (el austericidio, el aumento de la desigualdad y el paro, su gestión económica ultraliberal y su bochornosa cercanía a los escándalos de corrupción), hemos llegado a unas vísperas electorales en las que dos listas --Junts pel sí y la CUP-- podrían conseguir la mayoría del Parlamento catalán, y prometen declarar unilateralmente la independencia de Cataluña. 

Este proceso hacia la ruptura entre instituciones es el resultado de un cúmulo de errores en el que han participado con similar fervor los dos Gobiernos. El primer hito fue la decisión del Gobierno de Zapatero de avalar, bajo la presión del tripartito que encabezaba Pasqual Maragall en Barcelona, una reforma del estatuto catalán con el rechazo manifiesto de un Partido Popular radicalizado y echado al monte, al que los socialistas catalanes se habían comprometido a aislar mediante el pacto del Tinell. El previsible recurso del PP al Tribunal Constitucional se saldaría con una sentencia castradora de una parte sustancial del Estatut, justamente la que pretendía satisfacer sin ruptura política la gestión continua de la identidad de CiU. Y lo que podía haber sido una pieza estabilizadora por un periodo de varias décadas se convirtió en detonante de la teatral deflagración --alentada hasta el hartazgo por los medios subvencionados por los dos gobiernos-- que nos ha traído hasta aquí.

Estamos ante la tercera convocatoria de elecciones catalanas en cuatro años. Es un evidente fracaso de Mas, que sin embargo ganó las dos primeras y se convirtió así en uno de los pocos líderes europeos que consiguió la reelección durante la Gran Depresión. Y nada hace pensar que esta vez el President vaya a salir peor parado. Lejos de perjudicar a Mas, la parálisis de Rajoy --que primero prefirió mirar hacia otro lado y ahora opta por cabalgar el miedo al "se rompe España", quizá para tratar de sumar votos anticatalanistas al mantra de la recuperación-- ha servido de gasolina al acorralado líder de Convergéncia.

La rotunda negativa del presidente español a dialogar sobre la legítima aspiración democrática de una mayoría de la sociedad catalana --cambiar las leyes españolas para poder convocar un referéndum de independencia-- ha exacerbado odios y rencores, y ese clima ha animado a Mas, que como su mentor Pujol nunca fue un independentista, a envolverse en la estelada y erigirse en víctima del sistema del que siempre formó parte el catalanismo pujolista.

Hábil como es, el President se las ha arreglado para volver a las urnas negando el dictamen de los ciudadanos ante su política económica, que nada tiene que envidiar al destrozo promovido por su socio ideológico a escala española. Conviene no olvidar que, entre otras cosas, CiU apoyó la regresiva reforma laboral del PP y los sucesivos recortes en sanidad y educación; con alevosía, porque sus votos no eran matemáticamente necesarios. 

Lo cierto es que Mas y Rajoy comparten mucho más de lo que les separa, y parece claro que la puesta en escena del jaleado conflicto entre Estados les ha concedido a ambos más réditos que problemas: nada mejor que un gran enemigo inventado para desviar la atención del público. En materia de libertad de prensa y corrupción los dos líderes pueden darse la mano junto a sus respectivos partidos, habituados a poner los medios públicos y privados a su servicio y a financiarse --desde siempre-- mediante un sistema clandestino de comisiones en la adjudicación de contratos. Naturalmente sin que ninguno de los dos supiera nada de las apestosas corrientes subterráneas de dinero negro con las que PP y CiU estafaban a la Hacienda pública, financiaban campañas, pagaban sobresueldos y aun enriquecían a tesoreros e incluso a padres de la patria, como Jordi Pujol (y familia).

Bien mirado, se trata de los dos políticos españoles que, al margen de su talante (desaliñado y afásico Rajoy, relamido y napoleónico Mas), coincidirían en casi todo en una hipotética mesa del Consejo de la UE. De hecho, nadie parece haberse escandalizado mucho al saber que los dos se reunían en secreto mientras interpretaban ante los focos una confrontación irresoluble... 

Cabe pensar que la estrategia de los dos partidos que, junto al PSOE y el PNV, forman la médula del Régimen del 78 es, en parte, un intento desesperado de frenar el desgaste del bipartidismo a cuatro. En ningún sitio como en Cataluña se evidencia la crisis del sistema de partidos nacido hace 38 años, y esa nueva pluralidad de fuerzas es una noticia saludable para nuestra democracia low cost. El PSC es casi irrelevante, el PP recurre a un exaltado xenófobo para tratar de rascar un puñado de votos y la venerable CiU se hizo pedazos tras perder la alcaldía de Barcelona ante Ada Colau, una brillante activista antidesahucios.

Este declive del Sistema explica en buena parte el ataque de independentismo y el giro casi socialdemócrata de Mas, que tras romper con Unió ha tratado de presentarse como un político sin pasado y ha buscado amparo en el cuarto puesto de una amalgama electoral "ciudadana" --apropiándose de paso del estilo y el lenguaje de las plataformas municipalistas-- con Esquerra. Pero los electores catalanes deberían preguntarse qué se propone Mas hacer con sus votos si llega a alzarse, como parece posible, con la mayoría parlamentaria. ¿Hará algo concreto y rápido con el derecho a decidir? ¿Va a corregir acaso la política que ha disparado los índices de pobreza y desigualdad en Cataluña aún más que los españoles? ¿Sus planes van a contribuir a crear empleo para más de medio millón de parados? ¿Piensa tal vez corregir los recortes de gasto que han originado una sanidad dual que solo presta determinados servicios a quien pueda pagarlos?

Sea cual sea el escrutinio de las urnas, estas son cuestiones prioritarias que el 28 de septiembre seguirán preocupando a la mayoría de los catalanes y que Mas no va a resolver. La suya es una hoja de ruta que no afronta los problemas reales y que conduce irremediablemente a un choque de trenes, un choque que la mayoría de los españoles no quiere y ni siquiera --pese al manipulador bombardeo mediático-- parece temer: según el último sondeo del CIS, los nacionalismos son la preocupación número 16 de los ciudadanos.

Cataluña y España necesitan oxígeno, justicia y más democracia para superar su crisis sistémica: políticos capaces de poner en práctica programas de emergencia social para los sectores que ha marginado la crisis, líderes con sentido de Estado que estén dispuestos a abordar la relación Cataluña-España mediante el diálogo y una nueva cultura democrática, desde la convicción de que el modelo vigente ya no sirve y que será necesario buscar un nuevo consenso y una nueva Constitución. Pero esa es una tarea para la que han quedado inhabilitados tanto Mas como Rajoy, quien, en un penúltimo gesto de autoritarismo y desprecio a la separación de poderes, se apresta a aprobar una peligrosa reforma exprés de la ley orgánica que regula el Tribunal Constitucional. La maniobra no deja de ser irónica para un presidente que lleva cuatro años diciendo que con la Constitución no se juega. 

El 27 de septiembre se votan las autonómicas catalanas; las generales serán probablemente el 20 de diciembre. Es de esperar que en ambos casos la afluencia a las urnas sea masiva y traiga vientos de cambio. Son dos oportunidades de oro para mandar a casa a los dos políticos que han cometido la irresponsabilidad histórica de azuzar la división y las bajas pasiones, y que, gobernando de espaldas al interés general, la honradez y la equidad, han dejando a Cataluña y a España en una situación social mucho peor de la que había cuando llegaron al poder. La mayor contribución de la nefasta pareja a esas patrias que tanto les excitan será haber demostrado a los ciudadanos que la esclerosis del sistema de poder que ambos protegen no necesita un Gattopardo mal disimulado sino un cambio real y una democracia más abierta y profunda. 

Las elecciones son el método que se han dado las democracias para elegir a sus gobernantes para un periodo predeterminado, cuatro años en nuestro caso. La modalidad plebiscitaria tiene escasos precedentes y a menudo ha sido un recurso vinculado a opciones autoritarias. Esta es la vía a la que ha...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús

    Mr V. No te han podido lavar lo que demuestras no tener. Si cambiar papa estado español por papa estado català es un gran logro, que venga dios y lo vea. Suprimir el estado, o suprimir al menos todas las fronteras, si lo sería. ¿Dónde está lo novedoso y revolucionario en añadir un nuevo estado a los ciento noventa y pico existentes? ¿Este será todo el poblado de gente musculosa, guapa y atlética? Pues ya está inventado, te vas a Jamaica y les copias, saldrás muy beneficiado…. Los recortes que atribuyes al estado se los enseñó el Honorable Mas al peripatético Rajoy. Mas ha sido el brujo y Rajoy el aprendiz. Y seguro, cuando seamos independientes nos lloverá maná del cielo, no tendremos cáncer y seremos el pueblo elegido para guiar a la humanidad.

    Hace 6 años 2 meses

  2. Jesús

    Es muy evidente, y solo una ceguera total o una ausencia absoluta de la realidad, que Mas y Rajoy son las dos caras de la misma moneda. Es cierto que los dos fueron a escuelas privadas muy diferentes y parece muy acertada la abreviada descripción de ambos en la editorial. También los dos son ricos, y sus riquezas son igual y sospechosamente ilegítimas. Son dos estilos diferentes con una misma finalidad, el insulto y la exclusión de los contrarios. Muy demócratas…. Igual uno es más guapo que el otro, o tiene más don de gentes o está versado en lenguas extranjeras Y desde luego, no son iguales, pero consiguen lo mismo en desigualdad social y en el fomento de la crispación. Y como me siento aludido y cansa mucho ese monolitísmo que quieren vender los que creen ir en un tren que sabe adonde va, voy a rememorar algunos pequeños detalles de los que no se habla casi nunca. Soy Catalán, nací por accidente o error de medida y no voy en ese tren que dice saber donde va y que, lo diré sin eufemismos, va lleno de crédulos a estrellarse contra un muro infranqueable. También empieza a cansar la letanía de la modernidad catalana frente al inmovilismo español, con una visita rápida por toda España se comprueba fácilmente que las gentes se adaptan a los cambios y se espabilan por igual. El verdadero inmovilismo es seguir con un discurso falaz y ofensivo, descalificando al resto del país enemigo. Y ahora resulta que Pablo Iglesias, tanto el joven como el viejo, son casposos. Casposa es la segregación que hizo Catalunya con los emigrantes del resto de España, a los que envió a guetos alejados de sus ancestrales hogares para no contaminarse. En Catalunya, casi todas las ciudades han crecido de dentro a fuera, un indicador gracioso e idiosincrático del seny català. Ahora necesitan a esos emigrantes, han convencido a muchos de sus hijos y nietos de las bondades de la independencia y los quieren sumar a su causa. Algunos tenemos memoria y recordamos a nuestros padres realizando trabajos peligrosos y mal pagados. Curiosamente en los entornos laborales de las faraónicas obras hidráulicas del Pirineo Catalán, en las primeras líneas de metro hechas a pico y pala, se hablaba exclusivamente castellano con los diversos acentos del resto España. Casposos son la televisión y la radio públicas nacionals de Catalunya. Desde que nacieron, los apellidos castellanos de los triunfadores se catalanizaban y los de los indeseables y delincuentes se pronunciaban con una dicción castellana exquisita. Muchos años de mentiras y manipulación les permiten ahora acariciar una mayoría de acólitos para culminar una obsesión. El canal infantil es ya de juzgado de guardia, jugando con banderas que se mueven y ciñendo el universo a los paisos catalans. Hay tanto que explicar y que se obvia o desconoce en los debates….. La tan cacareada integración catalana no ha existido nunca, lo de tierra abierta a otras lenguas y culturas falso. Lo que se anhela es la asimilación, si no se consigue, que campi qui pugui… Alguien nacido en los años 50 o principios de los 60 no oía catalán hasta que se incorporaba al mercado laboral. En lo que luego se llamaron barrios periféricos solo se hablaba castellano. Por eso siempre ha sido muy gracioso, por llamarlo de alguna manera, que acusaran a nuestros padres y nuestros abuelos de que no querían integrarse… Que perversa es la memoria, unos lo recordamos, otros lo han oído y muchos lo han olvidado.

    Hace 6 años 2 meses

  3. Gemma

    Totalmente de acuerdo con el comentario de Cesc. Es absurda la comparación entre Rajoy y Mas.

    Hace 6 años 2 meses

  4. Jesus

    Los nacionalismos grandes o pequeños los de aquí o los de allá sólo hacen q separar a la gente y crear un montón de problemas.Son el cáncer de los pueblos y esperemos q el asunto no se nos escape de las manos.

    Hace 6 años 2 meses

  5. Cesc

    Dejando de lado las similitudes políticas evidentes entre ambos, comprar a los dos líderes uno de ellos no sabe ni idiomas ni porqué llueve y además es un demófobo..., a mi como catalán que nunca he votado ni votará a ninguno de ellos, me saca los colores pero por la vergüenza, además no hay un choque de trenes, es un tren que sabe dónde quiere ir contra un muro inamovible. La equidistancia de la que hace eco éste artículo es cuanto menos discutible, comparando la libertad de prensa y corrupción en ambos cuando si se analiza con detalle, las diferencias son de bulto y eso se muestra fácilmente con cifras en la mano: equiparar en competencia tramposa el gobierno de La Moncloa y el de la Generalitat es igualar una chinche con un hipopótamo. El proyecto de hacer un país de 0 es símple y llanamente ilusionante y rompedor, algo que en mucho tiempo no se va a poder hacer en España, y se hará desde una base social ámplia; deslegitimar eso con la corrupción y las políticas liberales y conservadoras de CiU, ambas cosas reales, es hacerle el juego al régimen del 78; cerrando la puerta a que el cambio en España llegue por la vía catalana, como la jornada laboral de las 8h. Tampoco es cierto que no haya programa, y todo se limite al camino de la independencia, lo hay y sorprendentemente menos consevador de lo esperado, dada la candidatura transversal de JuntspelSi; sin contar que ésta legislatura se han aprovado leyes y normas como la dación en pago, contra el fracking, la pobreza energética, impuesto a los bancos, la ley de consultas ciudadana.... todo eso y más tumbado por el Gobierno Español y su TC, claro CiU y PP han obrado igual esta legislatura, seguro . En el artículo se exponen con más o sobretodo menos acierto el mapa catalán pero no alternativas reales ni propuestas sólidas, sólo la crítica a ambos; porque seamos sinceros, la última arenga etnicista de Pablo Iglesias es de una casta y caspa de mear y no echar gota.

    Hace 6 años 2 meses

  6. Mr. V

    No habéis entendido nada. La independencia es el único modo de acabar con los recortes impuestos por el Estado, el déficit fiscal y poder hacer las políticas que necesitamos sin que papá Estado nos diga cuales nos permite y cuales no. Primero la independencia, una vez obtenida (y al cabo de un tiempo, reconozco que no lloverá dinero de la noche a la mañana) podremos arreglar todo lo demás. Sin ella estamos abocados al desastre de la gestión del Estado. Ahora ya podeis decir que me han lavado el cerebro los medios controlados por la Generalitat...

    Hace 6 años 2 meses

  7. Alfonso

    los dos a la cárcel que es donde deben estar

    Hace 6 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí