1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

"A Badia solo vienes si tienes familia"

Badia del Vallès, a 20 kilómetros de Barcelona y antes un polígono de pisos sociales, se convirtió en municipio en 1994 pero sigue sin poder financiarse por sus propios medios. Es la localidad con renta familiar más baja de Cataluña

Silvia Cruz Barcelona , 9/09/2015

<p>Badia del Vallès.</p>

Badia del Vallès.

Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dieciocho kilómetros separan la renta familiar más alta de España de la más baja de Cataluña. La primera está en Matadepera y la segunda, en Badia del Vallès, que tiene poco y gasta lo justo. Según el Ministerio de Economía y Hacienda, la deuda municipal no llega al millón y medio de euros, cifra muy alejada de las de pueblos catalanes con una población parecida. Algunos ejemplos son La Seu d’Urgell, con una deuda de más de once millones y medio; Santa Coloma de Farners, con 8.367.000 de euros, o Cunit, que acumula más de 32 millones. “Nos ceñimos a lo que tenemos pero eso implica que no puedo ni cambiar las farolas”. Habla Eva Menor, alcaldesa socialista de Badia, refiriéndose a lo que puede verse en cuanto el autobús entra a esta localidad situada a 20 kilómetros de Barcelona: que calles, equipamientos y bloques precisan limpieza, obra y pintura.

El 22 de julio el consistorio firmó un acuerdo de financiación con la Generalitat por el que Badia recibirá tres millones de euros anuales durante cuatro años con los que pagar parte de los servicios que da a sus ciudadanos.

Badia es un territorio de apenas un kilómetro cuadrado sin encantos aparentes que cuando sale en las noticias lo hace en la sección de sucesos, algo que molesta a sus vecinos, o en la de deportes: Carlos y Sergio Busquets, padre e hijo, exjugador y jugador del Barça, respectivamente, son badienses. Pero la noticia más importante del año pasó casi desapercibida. Sucedió el 22 de julio, cuando el consistorio firmó un acuerdo de financiación con la Generalitat por el que Badia recibirá tres millones de euros anuales durante cuatro años con los que pagar parte de los servicios que da a sus ciudadanos. Se firmó con carácter de urgencia en el último pleno del Parlament, antes de que Artur Mas firmara el decreto de disolución del mismo para convocar las elecciones del 27 de septiembre.

Un no-lugar con la forma de la Península Ibérica

Badia es un invento del Instituto Nacional de la Vivienda, que en 1961 toma la decisión de construir un parque con más de 11.000 pisos sociales en los suburbios de Cerdanyola y Barberà, a pesar del rechazo de los alcaldes de la zona, que propusieron repartirlos por los municipios ya existentes. Nadie les hizo caso. El organismo edificó una primera fase que acabó en 1973 pero antes de iniciar la segunda, se había comido buena parte del terreno para construir la autopista que une Barcelona con Terrassa. De esta manera, los 11.000 pisos proyectados se quedaron en poco más de 5.000 viviendas. Y sin servicios.

El polígono, levantado en unas tierras compradas a la hija de un empresario textil de Sabadell, Elisa Badia, costó llenarlo. La idea era que convivieran funcionarios de distintos organismos públicos con trabajadores y que todo lo gestionara la Obra Sindical del Hogar. Pero ante la falta de candidatos, fue llegando gente de diversos puntos y orígenes con dificultades para adquirir vivienda. En 1975, este no-lugar con la silueta de la Península Ibérica fue inaugurado por los Príncipes de España y durante años fue gestionado por una mancomunidad formada por Barberà y Cerdanyola. Hasta 1994, cuando una ley del Parlament convierte un polígono en un pueblo. Nace Badia del Vallès.

“Yo no habría apoyado nunca la independencia pero no vale de nada mirar atrás,” explica Elisabeth Ruiz, de Badia en Comú, en referencia a la consulta celebrada en 1982 y con la que los badienses apoyaron la emancipación. Ruiz nació tres años después de que Don Juan Carlos y Doña Sofía inauguraran las viviendas. “Aquí no había nada, sólo los bloques. Por eso enseguida empezó la lucha para reclamar servicios”, explica la regidora.

La independencia vino con un primer acuerdo de financiación especial bajo el brazo debido a las particulares características de la localidad: poco espacio, alta densidad de población e incapacidad para generar ingresos por la escasez de terreno y de actividad económica. El acuerdo tendría validez durante diez años, tiempo en el que los firmantes pensaron que Badia andaría sola. “Al principio se pensó que el problema era la falta de actividad económica pero luego vimos que era algo estructural y que no íbamos a normalizar nunca nuestra hacienda”, explica la alcaldesa. 

El acuerdo tuvo una réplica en 2007 y la tercera, con algunas mejoras, es la de julio pasado. “Tiene aspectos positivos. Ahora, por ejemplo, es una norma con rango de ley”, declara la edil, que espera que eso garantice los pagos trimestralmente y no ocurra como en 2012 cuando los colegios casi se quedan sin luz por no pagar las facturas. “La Generalitat, amparada en la crisis, no pagó nada en todo el año y la situación fue muy angustiosa”, explica la alcaldesa de un pueblo para el que esta financiación supone el 30% del presupuesto municipal.

Por qué Badia no tiene ingresos

“En Badia hay 200 bloques de pisos, todos de protección oficial en régimen especial, por lo que el IBI, único impuesto que podemos recaudar los ayuntamientos, es ridículo”, apunta Eva Menor como uno de los problemas. A esto se suma que Badia no tiene terreno donde construir ni viviendas ni industria. “Y tampoco hay fondos para invertir, por eso la ciudad cada vez está más deteriorada. Es un pez que se muerde la cola”.

De ese desgaste urbano se queja Isabel, nacida en Dos Hermanas (Sevilla) hace 75 años y vecina de la Avenida Burgos desde hace 40. “El anterior alcalde cuidaba las calles y nos puso el centro cívico pero desde que está la alcaldesa no he visto que haga obras. Y ya ves cómo está todo.” Lo dice señalando las fachadas y los tejados dañados por el amianto y el paso del tiempo. La alcaldesa, que lleva seis años en el puesto, conoce la situación: “Soy consciente de cómo está la ciudad pero he priorizado: las personas van antes.” Y también conoce los reproches de la oposición. “En lo referente a la nueva financiación, hemos trabajado codo con codo pero creemos que ante organismos supramunicipales, al Gobierno municipal le ha faltado carácter”, expone Quim Duran, líder de Alternativa d’Esquerres per Badia (AEB). “Pero tampoco esperamos que un gobierno socialista corte la autopista o haga una marcha hasta el Parlament reclamando lo que es nuestro”, dice Duran.

Ese trabajo “codo con codo” del que habla dio como resultado una propuesta de financiación que proponía una fórmula por la cual, si los esfuerzos de municipio y ciudadanos conseguían recaudar más dinero, la Generalitat debería aportar menos y viceversa. “Es más justo y muestra nuestra voluntad de trabajar pero ya intuíamos que el Govern no lo aceptaría pues suponía pagos de cuatro millones anuales y no los tres que han aprobado”, dice la alcaldesa.

El paro roza el 25% y el 33% de la población depende de los servicios sociales. “Hay más de tres mil familias que precisan algún tipo de ayuda básica, y además es un pueblo bastante envejecido”, afirma la alcaldesa socialista Eva Menor

En eso están también de acuerdo Ruiz y Duran aunque el último no duda en calificar de “chantaje” la estrategia de CiU en el Parlament. “Todos los grupos parlamentarios recibieron bien la propuesta de Badia pero en el último minuto los convergentes se desmarcaron con una fórmula antagónica a la nuestra. La clave de la votación la tenía ERC pero a nadie se le escapa que estamos en periodo electoral”, dice en referencia a la falta de apoyo de la formación republicana.

Especulación donde era imposible

La situación en Badia es precaria. El paro roza el 25% y el 33% de la población depende de los servicios sociales. “Hay más de tres mil familias que precisan algún tipo de ayuda básica, y además, es un pueblo bastante envejecido”, explica la alcaldesa. Esta observación se puede confirmar dando una vuelta por el mercado y en el bar que hay frente al ayuntamiento, al que acude mucha gente mayor pero también personas en edad de trabajar que pasan allí buena parte de la mañana. También hay jóvenes. “Aquí no hay trabajo ni viene gente a vivir. ¿Quién va a venir aquí? Sólo alguien que tenga familia. Como yo, que vivo en Sabadell y vengo a ver a mis abuelos”, explica Jordi, de 21 años y estudiante de la Universitat Autònoma de Barcelona, separada de Badia sólo por la C-58.

“Aquí no hay trabajo ni viene gente a vivir. ¿Quién va a venir aquí? Sólo alguien que tenga familia. Como yo, que vivo en Sabadell y vengo a ver a mis abuelos”, explica Jordi, de 21 años y estudiante de la Universitat Autònoma de Barcelona

Esa falta de gente nueva la acusan los comerciantes. “Cuando se fundó Badia venían familias con tres, cuatro y hasta cinco hijos. Ahora el que tiene más, tiene un crío”, explica Carmen Moreda, propietaria de una pesca salada en el mercado desde hace 34 años. Para ella, más que la financiación del municipio, lo que ha machacado a Badia es el desempleo de los últimos tiempos. “Aquí nunca han estado boyantes pero el paro ha hecho mucho daño. Mientras hubo trabajo, iban tirando. Ahora muchos de mis clientes viven de la pensión del abuelo”, opina Moreda.

La situación se agravó con la crisis y la especulación inmobiliaria. Todas las viviendas de Badia están protegidas de tal manera que si su propietario se ausenta de ellas por un periodo largo o quiere alquilarlas tiene que pedir permiso a la Agència de l'Habitatge de Catalunya. La gente tiene que demostrar rentas muy bajas para acceder a un piso pero aun así, en Badia se compró y vendió a precio de mercado. “Los notarios firmaron hipotecas por 30 o 40 millones de pesetas por casas que están valoradas en 9.000 euros”, explica Elisabeth Ruiz, que fue miembro de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). “Se especuló donde era imposible. Se informaba a Habitatge pero nadie hizo nada”, explica Ruiz.

La imagen de la ciudad sin ley

Fuera de sus lindes, Badia sigue teniendo la imagen de lugar inseguro. “En los ochenta no había equipamientos ni servicios y como ocurrió en Barcelona, la droga hizo estragos. Pero eso ya no es así”, explica Quim Duran. A nadie se le escapa que Badia sale en la televisión cuando hay casos de vandalismo o alguna detención por tráfico de drogas, algo que cansa a los vecinos. “Es que parece que sea lo único que hay. Yo llevo 34 años viniendo a trabajar cada día y jamás me ha pasado nada, ni me he sentido insegura”, explica la bacaladera del mercado.

Según el líder de AEB, en las reuniones de la Junta de Seguridad y con las cifras en la mano, Badia no es la población con mayor tasa de criminalidad de Barcelona, ni siquiera del Vallès Occidenta, comarca en la que se enclava. “Los medios han jugado su papel y también lo que en sociología se llama ‘indefensión aprehendida’ y que resumiendo quiere decir ‘soy pequeño y me lo creo’”, dice Duran, que afirma que aún hay muchos badienses que prefieren no decir de dónde son. Ninguna de las personas preguntadas para este reportaje dijeron sentirse inseguras en su pueblo pero lo cierto es que fuera sigue hablándose de este enclave como “una ciudad sin ley”, tal como capta “La ciudad vacía”, un proyecto del artista Pedro G. Romero para la Fundació Antoni Tàpies.

“Aquí solamente vivimos pobres y eso marca el tipo de habitante y también el pueblo”, explica Elisabeth Ruiz, a quien le gusta destacar que Badia también se caracteriza por haber sido muy reivindicativa. “Yo he visto situaciones tremendas aquí pero siempre ha salido la gente adelante, son muy peleones”, dice la dependienta de la pesca salada. “Cuando el pueblo empezó no había ni agua. La gente protestó y se consiguió. Y como eso, los colegios o el ambulatorio”, explica Isabel, la sevillana que vive en la Avenida Burgos y que dice echar en falta ese arrojo que mostraban entonces los vecinos. Elisabeth Ruiz tiene una idea parecida: “Se consiguieron muchas cosas pero la gente las dio por ganadas y se acomodó. Ahora, por suerte, parece que los vecinos empiezan a reaccionar de nuevo”, dice la concejala de Badia en Comú.

Falta de voluntad política 

Los badienses tienen un respiro de cuatro años pero a nadie se le escapa que esta financiación es otro parche y por eso reclaman una solución definitiva. El problema es ponerse de acuerdo en cuál. En el pleno del Parlament en el que se aprobó el acuerdo sólo la diputada de Ciutadans, Carina Mejías, insinuó que quizás habría que plantearse la unión a otro municipio. Pero esa idea está descartada en Badia. “Compartir servicios con otros pueblos puede ser una salida, pero anexionarnos es inviable. ¿Quién nos querría si sólo suponemos gasto?”, reflexiona Ruiz.

Para Quim Duran, la solución, sea cual sea, debe venir de la Generalitat.  “Es responsable de que seamos independientes”, asevera el concejal, que comparte con sus contrincantes la opinión de que el Gobierno autonómico no tiene voluntad política para arreglar el asunto. La alcaldesa reconoce que las negociaciones con la Generalitat fueron difíciles y que sólo la exvicepresidenta Joana Ortega mostró cierta comprensión. “Los técnicos me llegaron a decir que envidiaban nuestra situación por tener tan poca deuda. Nos hemos sentido menospreciados.” Para Menor, es “chocante” que CiU pida la independencia de Cataluña pero no especifique su propuesta territorial. “Los municipios somos estructuras de Estado y deberían aclarar cómo nos conciben, qué competencias nos van a dar y cómo nos van a financiar. Como pueblo nos interesa saber qué pasará si Cataluña se separa de España y más con nuestra situación.”

También la representante de Badia en Comú traza un paralelismo entre el proceso soberanista y la situación de su pueblo. “No entiendo que reclamen el derecho a decidir y tener capacidad de maniobra en su territorio pero no reconozcan que nosotros queramos lo mismo. No queremos ser más el patito feo.” Para el líder de la AEB, sin embargo, este debate es oportunista. “¿Por qué el gobierno socialista de Badia no apretó al tripartito para buscar una solución a nuestro pueblo? No seré yo quien defienda a CiU, pero esta forma de plantearlo me parece interesada.”

Ningún diputado ha visitado Badia

Ahora, con el acuerdo recién firmado y unas elecciones autonómicas por delante, Eva Menor espera que el Govern que salga de las urnas el 27 de septiembre cumpla con lo firmado. “Espero que no usen la crisis como excusa”, dice Menor, que cuenta que cuando ha pedido un régimen especial para Badia, le han respondido que sería un agravio comparativo. “Badia es la que está agraviada. Aquí hay casi 14.000 catalanes que tienen los mismos derechos que los demás y no están garantizados”, opina el líder de AEB.

La alcaldesa prefiere hacer una comparación más concreta: “Lo del agravio no lo dice el Govern con la Vall d’Aran”, expone retadora en referencia al régimen que ha permitido al Consell Comarcal de la zona recuperar parte de unos derechos históricos que perdió en la Primera Guerra Carlista. “Badia no tiene una historia ni un patrimonio que preservar pero sí una realidad social que bate todos los récords en negativo. Y precisa una solución.”

Al preguntarle a Menor si algún diputado de la Comissió d’Afers Institucionals del Parlament que ha estudiado y aprobado el nuevo acuerdo de Badia ha visitado el pueblo, sonríe irónicamente y niega con la cabeza.

Lo dijo el chico del bar: “Aquí sólo vienes si tienes familia”.

Dieciocho kilómetros separan la renta familiar más alta de España de la más baja de Cataluña. La primera está en Matadepera y la segunda, en Badia del Vallès, que tiene poco y gasta lo justo.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José M. Ciordia

    Yo diría que, si escribes (me dirijo a la redactora) en castellano y por eso escribes Cataluña con «ñ», por la misma razón deberías escribir «Badía del Vallés» en castellano. Es posible que ni los badienses lo reivindiquen; por lo que uno de los entrevistados —y las disciplinas de la psicología y la sociología— llaman indefensión aprendida. Con independencia de cuál sea su nombre oficial, por supuesto. Un saludo.

    Hace 2 años 10 meses

  2. Rafael

    Hay algunos errores fundamentales, no fueron comprados los terrenos, fueron expropiadas mediante un real decreto, esiste un libro que se titula la nueva ciudad Badia , editado por el entonces ministerio de la vivienda en junio de 1974, esiste en formato digital y esta en la biblioteca del ministerio de fomento, digitalizado. También figura hasta la parcela donde iva una residencia de mayores, otra parcela para construir una central telefónica, y aun siguen robándonos y engañándonos a todos los ciudadanos que vivimos en este municipio de Barcelona. Saludos,

    Hace 6 años

  3. Albert Díez

    Quim Arrufat, diputat de la CUP va visitar el nostre municipi durant la negociació d'aquesta llei fallida, no un cop si no dos, a més de rebre'ns al Parlament. Ignoro si altres diputats d'altres formacions ho van fer també.Potser, a més de preguntar a l'alcaldessa caldria haver-ho contrastat amb els diputats.

    Hace 6 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí