1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El escándalo de dopaje que pone bajo sospecha al atletismo

Una investgación negada por Sebastian Coe cuestiona el pasado y el exitoso presente de los mejores atletas

Álex Moreno Madrid , 25/09/2015

Paula Radcliffe durante el maratón Virgin Money de Londres el pasado 26 de abril.
Paula Radcliffe durante el maratón Virgin Money de Londres el pasado 26 de abril. Alan Crowhurst

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No importa quién compita ni dónde, ni tan siquiera el cómo. La prueba reina de toda competición atlética es siempre la lucha en el hectómetro: los menos de diez segundos que tarda en dirimirse el duelo por ser el hombre más rápido en cien metros de carrera. El pasado 23 de agosto, en el Nido de Pájaro de Pekín, sí que importaba --y mucho-- el quién. Usain Bolt o Justin Gatlin, el aspirante más sólido a derrocar al jamaicano desde que éste iniciara, precisamente en Pekín, su demolición de los límites de la velocidad humana.

E importaba principalmente por el cómo, pues el estadounidense había sido sancionado dos veces por dopaje, la última después de haber igualado en 2006 el récord mundial (9,77 segundos por entonces). No asistió, por tanto, al despegue de Bolt en 2008, aunque a su vuelta participó junto a otros del subidón colectivo de los velocistas: registró mejores marcas que antes de sus sanciones, cuando corría bajo el efecto de sustancias prohibidas. Pocas lecturas previas a la carrera de aquel sábado 23 de agosto se resistieron a presentar el duelo como el de un atleta de trayectoria intachable como Bolt y un tramposo. Incluso dentro del atletismo se manifestó la necesidad de una victoria jamaicana. Si Gatlin se hacía con el oro, decían, más que una historia de redención se escenificaría el triunfo del engaño.

El resultado de aquella noche es de sobra conocido. Bolt volvió a triunfar, merced a un traspié final de su rival, y repitió días más tarde al doblar distancia en los 200 metros lisos, también frente a Gatlin, nuevamente segundo. Frente a la manida imagen del bien contra el mal, fueron menos las voces que advirtieron que todas las mejores marcas de todos los tiempos pertenecían a atletas manchados por la sospecha o la certeza de dopaje, excepto las de un hombre, Usain Bolt. Precisamente el mejor de todos ellos y el que, después de dos años sin competir al máximo nivel, había sido capaz de derrotar a sus rivales. Incluso a aquellos marcados por la sospecha.

El mayor escándalo de dopaje en el atletismo

El primer fin de semana de agosto, apenas tres semanas antes de que dieran comienzo los Mundiales, una investigación conjunta de la televisión pública alemana ARD y el periódico británico The Sunday Times sacude los cimientos del atletismo, al revelar una filtración de resultados de más de 12.000 muestras sanguíneas de atletas correspondientes a controles antidopaje realizados entre 2001 y 2012.

Meses antes, el periodista alemán de la ARD Hajo Seppelt, receptor de la filtración de datos, denunciaba en otro reportaje la existencia de un sistema organizado de dopaje en el atletismo ruso, dirigido y supervisado desde las propias instituciones deportivas, a las que acusaba de suministrar sustancias dopantes y ocultar resultados positivos en los controles. En esta ocasión, Seppelt recababa pruebas para denunciar la corrupción y el encubrimiento de positivos en otro de los países punteros en el atletismo mundial, Kenia.

Tras examinar los resultados de las muestras filtradas se encuentran valores anormales en uno de cada siete atletas. Valores que en el 99% de los casos no pueden ser explicados de forma natural. En determinados países, esta relación se aproxima a uno de cada dos. Las muestras han sido analizadas utilizando los patrones del pasaporte biológico, una de las últimas herramientas empleadas en la lucha contra el dopaje. Se trata de un registro en el que, a través de una gráfica, puede comprobarse la evolución de determinados valores sanguíneos y detectar así variaciones inusitadas que pudieran estar producidas por el dopaje sanguíneo. El atletismo incluyó este sistema en sus propios controles en 2009.

Uno de los expertos antidopaje que cotejaron las muestras, Michael Ashenden, no dudaba en el reportaje de que aquellos valores debían corresponder a ganadores de pruebas atléticas ya que, según su testimonio, “habría sido imposible competir contra algunos de los valores sanguíneos evaluados”. “Son sencillamente grotescos, hasta el punto de ser lo peor que he visto nunca”, decía. Efectivamente, al cotejar los datos con los resultados deportivos el resultado es demoledor: uno de cada tres medallistas de Mundiales y Juegos Olímpicos habría dado valores susceptibles de dopaje sanguíneo en controles.

La informaciones revelan no solo una presencia del dopaje en el atletismo de élite mucho mayor que la detectada en los controles, sino situaciones que llegan a comprometer la salud del deportista, hasta el punto de correr riesgo de muerte por complicaciones derivadas de la manipulación de su sangre. “Hay valores tan extremos y peligrosos que es obvio que se usaba EPO sin ningún tipo de cuidado médico”, aseguraba Ashenden.

La EPO es como se conoce a la eritropoyetina, una hormona que el cuerpo humano produce pero cuyo consumo está totalmente prohibido en el deporte. Con el dopaje sanguíneo, ya sea a través de EPO u otros derivados, se busca aumentar la capacidad de la sangre de transportar oxígeno, función que desempeñan los glóbulos rojos, por lo que en caso de producirse una variación en la sangre acaba reflejándose en los parámetros que se cuantifican al realizar un análisis. Y picos y bajos anormales en los mismos inducen a la sospecha de dopaje.

Las revelaciones dibujan, por otra parte, un desagradable escenario: esos datos eran conocidos por la IAAF (Federación Internacional de Atletismo), que por tanto habría actuado de forma negligente contra las prácticas dopantes de sus deportistas, pues no habría puesto en marcha sanciones contra muchos atletas cuya sangre delataba haber sido manipulada. De los valores sospechosos, únicamente un tercio de ellos habría sido suspendido o se habrían investigado por parte del organismo.

La reacción de la IAAF no se hace esperar. En un comunicado, califica las informaciones de “sensacionalistas y confusas” y niega rotundamente que se haya producido negligencia alguna en los controles, tal y como denuncia el reportaje. Asimismo, especifica que cualquier muestra obtenida antes de la aplicación del pasaporte biológico “no puede ser utilizada como evidencia de dopaje”, señalando que un valor sospechoso no equivale a doping.

La máxima autoridad del atletismo carga también contra los dos científicos a los que la investigación había encargado el análisis de las muestras, los expertos antidopaje Michael Ashenden y Robin Parisotto, porque, al no haber trabajado en ningún momento con la federación, “no están en disposición de hacer ningún comentario acerca de qué ha hecho o no la IAAF en el desarrollo o implantación de su programa antidopaje”.

El por entonces vicepresidente de la federación --y aspirante a la presidencia en aquellos primeros días de agosto— y lord del Parlamento británico, Sebastian Coe, también pone en duda la capacidad y la reputación de los expertos antidopaje para poder establecer conclusiones al respecto. Coe llega aún más lejos a la hora de cuestionar la validez de las investigaciones, ya que en lugar de preocuparse por las informaciones publicadas, considera estas una “declaración de guerra” al atletismo.

Días después, la IAAF anuncia que 28 atletas --una gran mayoría ya retirados-- serán sancionados y desposeídos de triunfos al haberse detectado valores sospechosos tras reanalizar pruebas obtenidas entre 2005 y 2007 con nuevos métodos de detección. Algo que había cuestionado al revelarse el escándalo pero que pone en práctica en virtud de la posibilidad de retrotraerse hasta diez años en busca de deportistas dopados. La IAAF señala que los nuevos análisis se han llevado a cabo en abril, “mucho antes de las recientes acusaciones de la ARD y The Sunday Times”. Sin embargo, The Daily Telegraph subraya que cuatro meses atrás de iniciarse estos nuevos análisis, había publicado que 225 atletas habían dado valores sospechosos en el pasado sin que se llevara a cabo alguna acción contra ellos.

En el Parlamento británico

The Sunday Times cuenta que entre los deportistas sospechosos hay siete atletas del Reino Unido, incluida una gran estrella del atletismo de este país. Días después, desvela la incidencia del dopaje en los resultados de la Maratón. Entre 2001 y 2012, en las seis grandes citas de la Maratón (Londres, Nueva York, Berlín, Chicago, Tokio y Boston), habría resultado ganador un atleta con valores sanguíneos sospechosos hasta en 34 ocasiones. En el caso de la cita londinense, siete primeros puestos, seis segundos y siete terceros corresponderían a atletas con valores susceptibles de dar positivos por sustancias dopantes.

Evidencias suficientes para que, con el fin de esclarecer el caso, el Parlamento británico inicie una investigación dentro de la Comisión de Cultura, Medios y Deportes. A ella acude el 8 de septiembre uno de los expertos antidopaje que sustentan las informaciones, Michael Ashenden, que deja por escrito una serie de interesantes evidencias. Una de ellas, que las autotransfusiones de sangre son indetectables salvo evidencias circunstanciales. La inyección de EPO sí que lo es, aunque su rastro en el organismo desaparece en días. Ashenden asegura que el rastro de inyecciones de microdosis de EPO puede durar entre 12 y 18 horas.

También cita dos casos concretos de atletas finalmente suspendidos tras haberse detectado valores anormales en su pasaporte biológico y haber vuelto a analizar los controles, aunque en un primer momento no se hubiera detectado rastro de sustancias dopantes en el organismo. En ambos casos, las actuaciones de la IAAF fueron considerablemente tardías, pues a pesar de que se tenía constancia de sospechas desde un primer momento, se tarda seis años en un caso y cuatro en otro en analizar de nuevo las muestras. Incluso teniendo en cuenta la aplicación en 2009 del pasaporte biológico, no es hasta 2011 cuando se produce un nuevo análisis.

Las aportaciones a la comisión del científico australiano reflejan su pesimismo respecto a la voluntad de las instituciones deportivas en la lucha contra el dopaje. Entre otras cosas, recupera la sentencia de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), en 2012, en la que este organismo lamentaba la ausencia de ganas para lograr un deporte sin dopaje, y aunque en su testimonio reconoce logros en esta batalla --como la implantación del pasaporte biológico-- apunta la necesidad de “reformas radicales”. Para apuntar a un papel de los controladores no lo suficientemente eficaz, señala que las últimas investigaciones sobre dopaje organizado en Rusia, Kenia o Estados Unidos --otro documental de la BBC había denunciado prácticas dopantes por parte de Alberto Salazar, gurú del atletismo estadounidense y entrenador de grandes fondistas, el británico Mo Farah entre otros--, proceden de trabajos periodísticos y no de actuaciones dirigidas por las autoridades deportivas.

Otra de las evidencias que el Parlamento británico pone encima de la mesa es un estudio de 2011 que hasta entonces no había sido publicado por, según los propios autores, el bloqueo de la IAAF. El informe, elaborado por la universidad alemana de Tubingen, revela que, aun con las estimaciones más conservadoras, entre un 29% y un 34% de los atletas habían tomado sustancias prohibidas durante el último año. El estudio fue encargado para comprobar la eficacia de los controles, preguntando directamente a 1.800 atletas a través de una encuesta anónima realizada durante los Mundiales de Daegu (Corea del Sur). De las cerca de 260.000 muestras de orina y sangre de atletas analizadas por la AMA durante 2010 solo entre el 1% y el 2% dieron positivo. La prevalencia del dopaje en el atletismo de élite era, por tanto, mucho mayor que lo que indicaban los controles.

Sin embargo, son unas pocas palabras pronunciadas el 8 de septiembre en la Cámara de los Lores las que dan una vuelta de tuerca más al escándalo. En su última pregunta al presidente de la Agencia Antidopaje del Reino Unido, David Kenworthy, el presidente de la comisión, el parlamentario tory Jesse Norman alude a que en el caso hay implicado un atleta británico ganador de la Maratón. La insinuación revela una acusación encubierta que, por mucho que horas más tarde desmintiera el político, permite que las piezas que habían ido saliendo a la luz acaben de encajar: Paula Radcliffe, fondista británica y autora de uno de los récords más extraordinarios del atletismo, el de la Maratón, se encuentra entre los atletas sospechosos de dopaje.

El caso Radcliffe

Ese mismo día, pocas horas después de que las palabras de Norman enciendan todas las alarmas y confirmen las sospechas que han ido acumulándose en forma de insinuaciones no incriminatorias, la propia Paula Radcliffe publica un comunicado desmintiendo cualquier práctica dopante y justifica ella misma tres resultados anormales como fruto de circunstancias concretas ajenas al doping. Los tres controles habrían sido realizados, según apunta la exatleta, después de haber realizado entrenamiento en altura y dos de ellos inmediatamente después de la carrera, en un momento de deshidratación.

Sin embargo, rechaza dar más datos concretos de estas pruebas que puedan dar validez a su palabra. De hecho, desde que se conoce el escándalo, el comportamiento hostil de Radcliffe hacia la investigación, en línea con la postura oficial de una IAAF, levanta aún más sospechas. Como el hecho de que recomiende a los atletas británicos no ofrecer todos sus datos cuando años atrás, cuando era una corredora en activo y sus extraordinarias marcas eran objeto de suspicacia, se mostraba firmemente partidaria de la máxima transparencia al respecto.

Tan solo dos días después de alegar que existen circunstancias que expliquen la anormalidad de aquellos resultados, Sky News publica con el consentimiento de la exatleta los resultados finales de esos tres controles (el llamado off-score) aunque sin el resto de valores que permitan corroborar las justificaciones dadas por Radcliffe. Algo que no acaba de despejar las dudas que planean sobre la exitosa fondista británica.

“Como el ciclismo hace veinte años”

Los científicos Ashenden y Parisotto son unos viejos conocedores del dopaje en el deporte. Ambos son responsables del desarrollo e implementación del pasaporte biológico y han trabajado como expertos dentro de un grupo independiente de supervisión para aplicar el mismo en uno de los deportes más castigados por escándalos de estas características, el ciclismo.

Precisamente a él se remite Ashenden tras comprobar la base de datos filtrada. “Algunos de los resultados obtenidos durante la era del pasaporte biológico me hacen pensar que el atletismo está en una situación similar a la del ciclismo hace veinte años”. Hace veinte años la EPO era indetectable y estaba muy extendida en el pelotón, como los sucesivos escándalos destapados permitieron corroborar años después. Comparando la proporción de valores sospechosos entre el ciclismo y el atletismo durante la primera década del siglo, se puede ver que hay años en los que la del atletismo es mayor, e incluso desde 2008 (Juegos Olímpicos de Pekín) en el ciclismo hay una evolución descendente. En el atletismo, todo lo contrario.

Así pues, está en cuestión la eficacia de los controles antidopaje, la escandalosa pervivencia de prácticas dopantes en el atletismo profesional y la supuesta voluntad de los organismos internacionales por limpiar el deporte. De los valores sospechosos denunciados por la investigación, recordemos, únicamente un tercio de ellos han sido suspendidos o se han investigado.

No se trata solo de la existencia de una cultura de dopaje, sino también de la tolerancia con la sospecha con la que presuntamente han operado las autoridades. Volvamos al ciclismo. No hace falta recordar que Lance Armstrong ganó siete Tours de Francia, dopado en todos ellos, sin que los controles pudieran desenmascarar las trampas que realizaba, y que cuando alguna irregularidad pudo empañar su carrera, la corrupción existente en la institución disolvió cualquier posible sanción. Solo la acumulación de evidencias pudo, años después, desentrañar una de las mayores tramas de dopaje organizado conocido. ¿Hasta qué punto las evidencias lograrán que se desenmascaren las sospechas sobre el pasado reciente del atletismo?

El horizonte del atletismo, un presente dudoso

Días antes de que Usain Bolt batiera a Justin Gatlin en el Nido de Pájaro de Pekín, Sebastian Coe fue elegido presidente de la IAAF. El atletismo abandonó la ciudad china dejando un regusto de asombro y satisfacción a todo aquel que presenciara los Mundiales. Antes de la competición se conoció que durante la misma solo se recogerían muestras de sangre a uno de cada tres atletas --en 2011 y en 2013 se obtuvieron muestras de todos--, lo que no empañó para nada el entusiasmo con el que se recibieron las destacadas actuaciones que tuvieron lugar en Pekín.

Sin llegar a batirse récords, hubo una impresionante aproximación a algunas de las barreras más extremas del atletismo. Como la del estadounidense Christian Taylor, que voló hasta quedarse a tan solo ocho centímetros del récord del triple salto de Jonathan Edwards (18,29 m, 1995). O el impresionante rendimiento en los 400 metros lisos, donde los cuatro primeros de la carrera entraron en las ocho mejores marcas de todos los tiempos. En el doble hectómetro, una holandesa de nombre Dafne Schippers corrió para arrebatar a Jamaica el oro y también entrar en la leyenda de la velocidad.

Schippers completó los 200 metros en 21,63 segundos, siendo la primera europea en batir la marca establecida por Marita Koch, velocista de la RDA que batió récord tras récord durante los años 70 y 80, cuando las autoridades deportivas de aquel país organizaban programas de dopaje para sus competidores. Solo dos mujeres han corrido alguna vez más rápido que Schippers: Florence Griffith y Marion Jones. Ambas corrían bajo el efecto del dopaje.

No importa quién compita ni dónde, ni tan siquiera el cómo. La prueba reina de toda competición atlética es siempre la lucha en el hectómetro: los menos de diez segundos que tarda en dirimirse el duelo por ser el hombre más rápido en cien metros de carrera. El pasado 23 de agosto, en el Nido de Pájaro...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. txemistokles

    Buenisimo ARTICULO EN RESUMEN PARA AQUELLOS QUE QUIERAN "VER" WR limpio 9,93 Seg a 1.800 mtr altitud FEMINAS 10,76 Seg con 1.7 de viento a favor...

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí