1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Catalanes de usar y olvidar

En diez años la inmigración casi ha desaparecido de los programas y de los discursos políticos en Cataluña y ahora sirve para atraer a adeptos al independentismo o para utilizarla de forma alarmista

Silvia Cruz Barcelona , 23/09/2015

<p>Mujeres inmigrantes en una plaza de Barcelona.</p>

Mujeres inmigrantes en una plaza de Barcelona.

Pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En la campaña de las elecciones catalanas de 2006, Artur Mas resumió en 21 puntos sus “compromisos con Cataluña” y los firmó ante notario. Entre las promesas de aquella campaña estaba el carné de catalanidad por puntos, una propuesta que le valió las críticas de sus oponentes. José Montilla, candidato del PSC, dijo que Mas se comportaba al más puro “estilo Berlusconi”; Josep Piqué, del PP, que pretendía establecer catalanes de primera y de segunda, y UGT habló de medida “discriminatoria e inconstitucional.” Joan Saura, líder de ICV, la tachó de “barbaridad descomunal”, y Josep-Lluís Carod-Rovira, entonces candidato de ERC, la catalogó de “hipócrita y poco seria”. Este último partido y algunos miembros de ICV van hoy en la misma lista de Mas y han elaborado un programa en el que apenas mencionan la inmigración, asunto que para el resto de formaciones tampoco parece prioritario.

Más de tres millones de inmigrantes llegaron a España entre 2001 y 2006 y cuando Mas llevó sus propuestas ante notario, el paro y la inmigración eran, según el Barómetro del CIS, los principales problemas para los españoles. En Cataluña, Mas no ganó las autonómicas y un gobierno tripartito compuesto por PSC, ICV y ERC elaboró un Pacte Nacional per a la Immigració al que se sumó CiU gracias a un cambio de última hora: que se exigiera a los extranjeros tener la residencia permanente para poder votar. El pacto se renovó en 2012, con un gobierno convergente, pero para los comicios autonómicos de ese mismo año la inmigración ya había empezado a desaparecer de la agenda política. Joan Subirats, catedrático de Sociología, lo atribuyó a que el soberanismo empezaba a coparlo todo.

Alba Cuevas, directora de SOS Racisme: “El tema de la independencia ha fagocitado los demás. Y no es que la situación de los inmigrantes se haya normalizado, pues lo que ha hecho la crisis es complicarla”

En aquellos años surgieron varios medios de comunicación dirigidos a las comunidades de extranjeros: Sí, se puede, Latino, Raíz o Toumaï eran algunos de los que tenían delegación en Barcelona pero la crisis los hizo desaparecer a todos. Ahora no queda ninguno que informe específicamente sobre inmigración y la agenda política catalana ha aparcado este y otros temas de la prensa generalista. Alba Cuevas, directora de SOS Racisme, cree que la situación que anunciaba Subirats se ha ido acentuando: “Desde entonces, el tema de la independencia ha fagocitado los demás. Y no es que la situación de los inmigrantes se haya normalizado, pues lo que ha hecho la crisis es complicarla”.

Necesidades específicas

Tal como indica Cuevas, la crisis ha provocado situaciones de pobreza sobrevenida en muchas familias, situación que en el caso de los extranjeros puede comportar, además, una situación de ilegalidad sobrevenida. Esta realidad se confirma en el Centre d'Informació per a Treballadors Estrangers (CITE) del sindicato CCOO adonde cada vez llegan más inmigrantes en situación irregular. “En 2014 se produjo un aumento de cinco puntos porcentuales respecto a 2013”, reza la última memoria publicada por el sindicato.

Los extranjeros tampoco sufren el desempleo de la misma manera. A principios de 2013 la cifra de paro entre los no nacionales fue del doble (40,6%) que la de los autóctonos (20,7%) en Cataluña. Desde el Centro de Estudios Sociológicos sobre la Vida Cotidiana y el Trabajo (Quit) de la UAB alertaban en 2014 de que el desempleo de larga duración afecta a un 51,4% a los inmigrantes, mientras que entre los nacionales es del 34,7%. En el mismo estudio, se habla de la dificultad para reincorporarlos a la vida laboral y del riesgo que tienen de caer en una “estigmatización y aislamiento social indeseables.” Es cierto que en 2014 hubo un repunte en las afiliaciones a la Seguridad Social de los extranjeros pero la trampa en este caso estaba en otro lado: la precariedad laboral, que según UGT, afecta más a los extranjeros pues muchos aceptan condiciones inadmisibles para no perder su permiso de trabajo y de residencia.

La falta de trabajo comporta otros problemas al inmigrante. Por ejemplo, no poder buscarlo en otro país. Tal como informa el CITE, para ir a otro Estado de la Unión Europea a buscar un empleo es necesaria la tarjeta de larga residencia, que sólo se puede solicitar con un contrato de trabajo en España. Se habla mucho de los catalanes que salen fuera a buscar trabajo pero se dice menos que nueve de cada diez son extranjeros que en la mayoría de los casos regresan a su país de origen amparado por alguno de los programas de ayuda al retorno. Cataluña es la comunidad, sólo por detrás Madrid, que más extranjeros perdió en el último año.

Cómo atraer al inmigrante hacia el independentismo

Pero Cataluña, como el resto de España, no sólo ha perdido extranjeros y la pérdida de población es algo que, como indicaba un informe de la Fundació Nous Catalans, vinculada a CDC, preocupa a quienes trabajan por conseguir un Estado propio. Quizás por eso en 2006 años se pedía un carné de catalanidad y ahora se pide a los extranjeros apoyo para construir un país. Àngel Colom, presidente de la entidad, reconoce que ha invertido todos los esfuerzos y recursos en difundir información sobre la independencia entre las asociaciones de inmigrantes.

ERC también se ha dedicado a abonar este campo y ha incorporado un candidato de origen marroquí, Chakir El Homrani Lesfar, que ocupa el número 15 de la lista de Junts pel Sí, posición que le garantiza un escaño. El trabajo que hace en este sentido la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC) también es evidente, pues cuenta con una sectorial de inmigración dirigida por el presidente del Casal Argentino, Diego Arcos, que ha realizado actividades similares a las de Colom aunque con menos tiempo y presupuesto.

Esos recursos se intensificaron durante la campaña de la consulta del 9 de noviembre de 2014. La votación se abrió a los mayores de 16 años y para los extranjeros se hicieron dos grupos: los comunitarios, que sólo debían acreditar un año de residencia, y los extracomunitarios, que debían acreditar tres. En total, más de 1.100.000 personas con derecho a participar, es decir, un 18% de todos los llamados a votar. En la práctica, sin embargo, sólo se registraron algo más de 2.300 extranjeros, una cifra muy alejada de los 400.000 que Àngel Colom previó en su día.

Se sabe poco de qué piensan los inmigrantes. Ningún colectivo vota en bloque y la única encuesta que da alguna información sobre la postura de los extranjeros de cara a la independencia es de 2012

Se sabe poco de qué piensan los inmigrantes de este asunto. Ningún colectivo vota en bloque y la única encuesta que da alguna información sobre la postura de los extranjeros de cara a la independencia es de 2012. Procede del Sondeo de Opinión que elabora el Institut de Ciències Polítiques de Catalunya (ICPC), vinculado a la Universitat Autònoma de Barcelona y dice que si se convocara un referéndum de independencia, un 31,2% de los extranjeros estaría a favor, un 30,3%, en contra y un 29,9% no iría a votar. Para las elecciones del 27 de septiembre la cifra de extranjeros con derecho a voto se reduce mucho en relación al 9N: poco más de 250.000 extranjeros podrán elegir el partido que los gobierne y que convierta, o no, a su tierra de acogida en un país independiente.

Medidas supeditadas a un Estado propio

Las competencias de la Generalitat en materia de inmigración son principalmente de acogida, pero desde 2011 también asumen las autorizaciones de trabajo. Precisamente la escasez de competencias ha sido uno de los escudos en los que CiU se ha guarecido para hablar poco del tema. “El gran argumento de Junts pel Sí para no hablar de políticas sociales durante la campaña ha sido que éstas son imposibles sin un Estado propio”, escribía Nuria Alabao en estas mismas páginas.  “Cuando no son las competencias es la falta de dinero. El partido que hasta hace poco estaba en el Govern supedita la situación de los inmigrantes a la independencia, pero también ERC”, opina la directora de SOS Racisme, Alba Cuevas. Para Cuevas, hay otro asunto que pone sobre la mesa el tema de la inmigración: la crisis de los refugiados que vive Europa. “Y este no es un tema de competencias porque la Generalitat las tiene en asilo y, sin embargo, la partida económica que destina a los refugiados es ridícula”, expone la responsable de esta ONG que se queja de que también el resto de partidos toca el tema de pasada.

Para las elecciones del 27 de septiembre la cifra de extranjeros con derecho a voto se reduce mucho en relación al 9N: poco más de 250.000

Efectivamente, los programas electorales para las elecciones del 27 de septiembre sólo citan a los inmigrantes, proponen alguna cosa pero no entran en detalles. La coalición Junts pel Sí habla de crear una ley de extranjería catalana, reforzar la Agencia de Migraciones y consolidar el sistema de integración y acogida de la Generalitat. Todo para cuando Cataluña tenga un Estado propio. “¿Y cómo va a ser esa ley? ¿Cómo van a ponerse de acuerdo partidos tan dispares en temas migratorios como ERC, ICV y CDC? Y aunque hablen en futuro, es el momento de que especifiquen cómo se van a desgranar esas promesas si finalmente Cataluña consigue la independencia”, dicen desde SOS Racisme. 

Propuestas vagas o ya realizadas

La CUP propone algunas cosas más concretas y en sus redactados se contempla la posibilidad de seguir siendo una comunidad autónoma. Espacios en colegios y medios de comunicación para las lenguas que hablan los extranjeros y “plenos derechos para las personas inmigrantes” son las dos referencias al tema que hay en su programa. El voto, sin embargo, lo limita al ámbito local: “Así se garantizará que en Cataluña, ya sea en la futura República Catalana o en un marco autonómico, las personas extranjeras, mediante la política municipal, puedan gozar de los mismos derechos políticos, civiles y de recursos y servicios que el resto de la población.”

Catalunya Si que es Pot es la única que recoge algunas medidas adaptadas a la realidad de los extranjeros y que todavía no existen. Por ejemplo, la de pedir la gratuidad de los trámites para evitar que la extranjería “sea recaudatoria”. Otro de los puntos en los que ponen mucho hincapié desde los sindicatos también está recogido en el programa de esta coalición: la homologación de títulos académicos. Y también se extienden en las campañas de sensibilización en medios de comunicación y colegios para conseguir una integración plena. Es la formación que más espacio dedica a la cuestión y la que entra en más detalles aunque no precisa cómo gestionarían la legalización de todos los migrantes en la República Catalana que la coalición defiende.

Unió Democràtica de Catalunya también tiene un apartado en su programa dedicado a la inmigración. Uno de sus puntos dice así: “Conseguiremos que la Generalitat de Cataluña sea la administración que gestione la totalidad de las autorizaciones de permisos de extranjería, conjuntamente con los de trabajo”. El resto de sus promesas hace referencia a cuestiones de acogida pero todas están contempladas ya en el Pacte Nacional per a la Immigració vigente.

El PSC, artífice de dicho pacto cuando encabezaba el tripartito, cita tres veces a la población extranjera en su programa. “Impulsaremos el ejercicio de la plena ciudadanía, garantizando los derechos políticos y sociales de la población inmigrada”, dice uno de los puntos. En el otro se limita a decir que garantizarán que los inmigrantes conozcan las dos lenguas oficiales de Cataluña. También dice que su formación apuesta por el cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) pero esa apuesta ya está jugada: en julio Cataluña se convirtió en la primera comunidad autónoma en aprobar una resolución para exigir al Gobierno español que cierre los CIE. Y el PSC también la apoyó.

El discurso del miedo

Quienes no la firmaron fueron Ciutadans ni el PP. Los primeros también dedican un bloque a hablar del asunto pero se limitan a adherirse a la normativa europea ya existente y a hacer declaraciones de buenas intenciones sin propuestas ni contenido concreto. Un ejemplo: “valorar sus contribuciones. Hay que facilitar la inserción social, laboral y empresarial al inmigrante que se encuentra en situación legal, ya que con sus aportaciones contribuye a generar riqueza y bienestar en el país de acogida.”

El PP la incluye en un apartado que ha titulado “Libertades” y en el que hace alusión a su discurso habitual sobre derechos y deberes de los inmigrantes. Los populares también garantizan que los extranjeros que no cumplan la ley serán expulsados y prometen ser contundentes contra el yihadismo limitando “la financiación extranjera de los centros de culto” y pidiendo “expulsión de los líderes comunitarios que hagan apología de la violencia”.

El candidato popular, Xavier García Albiol, es el único que hace referencia constante a la inmigración tal y como hacía cuando era alcalde de Badalona. No ha llegado al extremo de Alicia Sánchez Camacho, su antecesora, que en la campaña de 2010 se convirtió en Alicia Croft, una heroína de videojuego en el que aparecía matando inmigrantes ilegales. “Albiol sigue jugando con el discurso de la xenofobia”, dicen en SOS Racisme y, de hecho, la Fiscalía contra delitos de odio y discriminación lo investiga por amenazas racistas entre los comentarios de los usuarios recogidos en su página de Facebook.

En la campaña de las elecciones catalanas de 2006, Artur Mas resumió en 21 puntos sus “compromisos con Cataluña” y los firmó ante notario. Entre las promesas de aquella campaña estaba el carné de catalanidad por puntos,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Albert

    "Para ser honestos las fuerzas independentistas han articulado un mensaje integrador con todos" Integrador si les bailas el agua , Marisa.

    Hace 6 años 11 meses

  2. Marisa

    Es curioso como Silvia minimiza el programa de la CUP para echarle un capote a Catalunya Sí que Es Pot. ¿El artículo está escrito antes del etnicismo de Pablo Iglesias? La diferencia es que ICV y ahora Catalunya Sí Que Es Pot siempre ha utilizado la inmigración con fines electorales a la inversa de la derecha y sólo se acuerda de ellos en período electoral, como con los trabajadores de Valeo ahora para hacerse la fotografía y venderse como defensores de la clase obrera, aunque en sus listas hay personajes oscuros del sindicalismo como Coscubiela, o con el PSUC, cuya tradición ha traicionado. Para ser honestos las fuerzas independentistas han articulado un mensaje integrador con todos, sin importar origen y lengua, algo con lo que Catalunya Sí Que es Pot ha jugado hablando de catalanes de primera y de catalanes de segunda. Qué Silvia y otros pueden pensar que es interesado para conseguir votos forma parte de su propio sesgo político. Animo a las izquierdas progresistas a sumarse a la ola de cambio real.

    Hace 7 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí