1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Orbán, el dictador que abochorna a la UE

Aunque en el Partido Popular Europeo hay una masa crítica que no comparte el mensaje del primer ministro húngaro, esta división solo salió a la luz cuando este traspasó todas las líneas rojas con una declaración a favor de restaurar la pena de muerte

Ekaitz Cancela Bruselas , 30/09/2015

<p>El primer ministro hungaro, Viktor Orbán.</p>

El primer ministro hungaro, Viktor Orbán.

Végel Dániel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Viktor Orbán es el nombre de moda en Bruselas. Un personaje pintoresco que lo mismo bromea con el presidente de la Comisión Europea que condena la solidaridad de sus ciudadanos y da más poder al Ejército para frenar a los refugiados en la frontera. Los hay que hablan de él como un niño consentido al que los encargados de educarle le permitieron campar a sus anchas por los pasillos de la Unión desde que Hungría entró en ella en 2004. Otros le definen como un tipo al que los medios europeos han contribuido a criminalizar.

No le rodea un halo de luz como a los ángeles, pero tampoco deberíamos “demonizarlo”, señaló públicamente Horst Seehofer, presidente de la CSU, el partido alemán que forma colación con la CDU de Angela Merkel, hace unas semanas. Lo cierto es que más allá del juego de declaraciones extraoficiales, Orbán es el responsable de que los compromisos que se toman con los derechos humanos sean más negociables que la política monetaria.

Los hay que hablan de él como un niño consentido al que los encargados de educarle le permitieron campar a sus anchas por los pasillos de la Unión desde que Hungría entró en ella en 2004

Los representantes electos del pueblo húngaro autorizaron en el Parlamento al Ejército a “emplear armas para proteger la frontera con Serbia”. La ley permite a los soldados el uso de material antidisturbios como pelotas de goma y gas lacrimógeno. Solo podrán utilizar las armas de fuego si “su vida corre peligro”. Basta la defensa propia como excusa para acabar con la vida de personas inocentes. 

Las veleidades autoritarias y xenófobas de Orbán no son nuevas. Las asociaciones de derechos humanos llevan años denunciando sus coqueteos con la extrema derecha de Jobbik, su aliado en el Parlamento, y su permisividad hacia las expediciones punitivas contra los gitanos y los judíos.

Viktor Orbán, presidente del partido Fidesz (Unión Cívica Húngara), “adelanta por la derecha a la extrema derecha”, señala en Bruselas una fuente de la Izquierda Unitaria europea consultada por CTXT días después de que el paquete de leyes húngaras entrara en vigor. Entre las maniobras para “destruir el orden democrático”, valora ese fuente, el Parlamento húngaro ha previsto penas de hasta tres años de cárcel por cruzar de forma irregular su frontera, y de hasta cinco años, si el migrante va armado o daña las vallas erigidas para frenar la entrada de migrantes.

Las autoridades húngaras han interceptado en lo que va de año a más de 220.000 refugiados provenientes de países en conflicto de Oriente Próximo. “Yo hubiera sido prisionera en la década de 1990 por aceptar a los refugiados de los Balcanes”, reflexionaba la eurodiputada sueca Cecilia Wikström en una rueda de prensa el 23 de septiembre.

Las autoridades húngaras han interceptado en lo que va de año a más de 220.000 refugiados provenientes de países en conflicto de Oriente Próximo

Su grupo parlamentario, la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa,  es uno de los más activos a la hora de intentar que la Unión haga uso del artículo 7 de su Tratado, el cual permite suspender algunos de los derechos de Hungría como Estado miembro, entre ellos el voto, si el Parlamento Europeo determina que existe “un riesgo claro de violación grave de los valores de la UE”.

Es una solución que la Unión solo ha impuesto una vez. Hace 15 años, cuando aprobó aislar diplomáticamente a Austria y a su canciller Wolfgang Schüssel si el líder ultraderechista Jörg Haider era incluido en el Gobierno. Preguntada al respecto por este medio, la portavoz del presidente Jean-Claude Juncker, Natasha Bertaud, señaló que si no queda otra opción para preservar los valores de la Unión Europea, “por supuesto que se aplicará el citado artículo”. Aquello fue en abril. Entre los grupos del Parlamento, la propuesta de los liberales no ha calado. No hay unión entre los socialistas para llevarla a cabo y los populares, por supuesto, se oponen.

En los primeros seis meses de 2015, Orbán ha propuesto reintroducir la pena de muerte y la creación de “campos de trabajo” para los refugiados y migrantes, ha afirmado que las democracias liberales no son “competitivas” en el mundo actual, ha lanzado a su policía contra los refugiados y ha permitido que se les interne en condiciones infrahumanas y se les trate como a animales, tal y como demostraba un vídeo grabado por una activista austriaca.

El artículo 7 del Tratado de la UE permite llegar a suspender algunos de los derechos de Hungría como Estado miembro si el Parlamento Europeo determina que existe “un riesgo claro de violación grave de los valores de la UE”

El 15 de septiembre, Budapest cerró su frontera con Serbia, donde ha levantado una alambrada de cuchillas y una valla de malla a lo largo de 175 kilómetros. A 46 euros cada 10 metros, según European Security Fencing / Mora Salazar, la empresa de Málaga que tiene el monopolio europeo del ramo.

El Gobierno húngaro tiene otras dos vallas en construcción en las lindes con Croacia y Rumanía y otra en el borde con Eslovenia, país que junto con Hungria forma parte del Espacio Schengen.

El Partido Popular Europeo (PPE), el grupo que acoge al partido de Orbán, define en petit comité que lo que hace el primer ministro húngaro “no es ilegal”, así que no se puede emprender ninguna acción. El presidente del PPE, Joseph Daul, llegó a declarar en una entrevista a la web EurActiv que Orbán era el niño malo de la familia, pero que le quería. “Lo que él hace es poner los problemas con firmeza sobre la mesa. Por ejemplo, ¿cuántos islamistas hay entre los migrantes que llegan? Es un asunto complicado, pero ¿por qué no deberíamos empezar a pensar en ello?”, subrayó Daul, para quien a Orbán simplemente le gusta “provocar”.

El partido de Orbán, el Fidesz, tiene 12 diputados en el Parlamento Europeo. Un número decisivo para mantener la mayoría popular ante la oposición de los socialistas, a los que solo aventajan 29 escaños. “Tan sólo es una cuestión de poder”, señalan europarlamentarios húngaros que coinciden en resaltar el nombre de Manfred Weber, eurodiputado bávaro del PPE, para explicar la posición del partido con Orbán. “Apoyar al primer ministro húngaro es una mezcla entre afinidad ideológica de Webber y necesidad política”, puntualiza un miembro socialista del Europarlamento con el que el alemán del PPE ha tenido algún que otro rifirrafe en los plenos.

"La gente de Orbán me quiera encarcelar. Siempre llevo el documento [de identidad] a mano por si acaso”, cuenta Tibor Szanyi, eurodiputado de los socialistas por Hungría, para ejemplificar lo que ocurre en su país con los que van en contra del “régimen”

Para explicar por qué ningún europarlamentario popular húngaro se mueve un milímetro de la línea que marca el Fidesz, algunas fuentes recurren a una comparación histórica con Hitler. Salvando las diferencias y a riesgo de que la comparación sea tendenciosa, sugieren que en la Alemania nazi nadie del partido del Führer se atrevía a poner sus políticas en tela de juicio por miedo. “Yo sí lo hago. Y por eso la gente de Orbán me quiera encarcelar. Siempre llevo el documento [de identidad] a mano por si acaso”, cuenta sin ningún temor Tibor Szanyi, eurodiputado de los socialistas por Hungría, para resumir lo que ocurre en su país con quienes van en contra del “régimen”.

Aunque en el Partido Popular Europeo hay una masa crítica que no comparte el mensaje de Orbán, esta división solo salió a la luz cuando el primer ministro húngaro traspasó todas las líneas rojas con una declaración sobre la posible restauración de la pena de muerte. El grupo reconoció entonces que se enfrentaba a una pugna interna y que estaba tratando de suavizar sus diferencias. "Haremos todo lo posible por no mostrarnos divididos entre nosotros", dijo Antonio Tajani, vicepresidente del Parlamento Europeo y figura de alto nivel en el partido.

Finalmente, el español Esteban González Pons salió al paso y zanjó la discusión con una afirmación rotunda. “El PPE siempre ha sido firme en su oposición a la pena de muerte”.

Tras estas fatídicas declaraciones de Orbán, el Parlamento Europeo pidió el 10 de junio a la Comisión que afrontara la situación en Hungría y estableciera un mecanismo de control para vigilar que no se vulneren la ley y los derechos humanos en la Unión. La resolución fue aprobada por 362 votos, 247 en contra y con 88 abstenciones. Aún se está a la espera de que esta instancia evalúe la posibilidad de ponerlo en marcha.

La Comisión Europea ha de velar por el cumplimiento de los tratados, pero con Hungría “parece hacer una excepción”, señala un eurodiputado socialista. Sobre los porqués, hay enormes contradicciones. El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, es de la misma familia política que el primer ministro húngaro. En un acto público en Letonia, le saludó con un “Hola, dictador”. “Hola, Gran duque,” respondió Orban en referencia al origen del presidente europeo. Juncker nació en Luxemburgo, uno de los países más pequeños del mundo y cuyo nombre oficial es Gran Ducado de Luxemburgo.

En los círculos de la Izquierda Unitaria se atribuye el saludo de Juncker a su conocida afición a la bebida. Una portavoz de los liberales va más allá y habla de una suma entre la estrecha relación política de ambos y la necesidad geoestratégica de defender las fronteras exteriores. Para el socialista Tibor Szany, “si alguien como Juncker llama dictador a Orbán delante de los medios es porque trata de decirle a la gente lo que piensa de una forma en la que les llegue”. La relación entre ambos es complicada desde que el primer ministro de húngaro votara en contra del nombramiento de Juncker como presidente de la Comisión hace un año.

Muy crítico con el Gobierno húngaro, Szany va incluso más allá y afirma que el dinero que destina Europa en materia de cooperación con Hungría acaba en manos de la élite y no en la de los refugiados

La filosofía de la Comisión Europea suele ser la de cooperar con los países aunque estos no quieran. Esto se refleja en sus continuos intentos por incluir en el plan de reparto de los refugiados a países díscolos como Hungría. “Si fueran lo suficientemente valientes, le cortarían un poco el grifo,” critica Szanyi, para quien la cuestión económica es clave en un país “tan corrupto”. Según el eurodiputado, Orbán “no se mueve por consideraciones ideológicas ni políticas, sino por los millones”.

El ejemplo que retrata esta situación --para Szanyi-- es que una compañía presidida por el padre del ministro de Asuntos Exteriores lleva años obteniendo todas las licitaciones de obras públicas. Muy crítico con el Gobierno húngaro, este socialista afirma que el dinero que destina Europa en materia de cooperación con Hungría acaba en  manos de la élite y no en la de los refugiados.

Otras voces críticas señalan que el primer ministro lleva meses invirtiendo en publicidad contra los extranjeros. “Ahora, cuando los refugiados llegan, la gente ya ha aprendido a odiarles”, relata un asistente húngaro recién llegado al Parlamento. Y esto ocurre, según él, en un clima de cooptación del Estado. “Los medios de comunicación y las voces críticas están controlados; y la policía campa a sus anchas, sin que el Estado permita que se investigue su corrupción”.

Todos los grupos políticos europeos --hasta las fuentes más críticas del EPP-- mantienen que la deriva autoritaria de Hungría no se puede afrontar como un juego, ya que impulsa la de otros miembros. Pero de momento nadie se atreve a poner coto a los desmanes del "dictador" Orbán. 

Viktor Orbán es el nombre de moda en Bruselas. Un personaje pintoresco que lo mismo bromea con el presidente de la Comisión Europea que condena la solidaridad de sus ciudadanos y da más poder al Ejército para frenar a los refugiados en la frontera. Los hay que hablan de él como un niño consentido al que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ekaitz Cancela

Escribo sobre política europea desde Bruselas. Especial interés en la influencia de los 'lobbies' corporativos en la toma de decisiones, los Derechos Humanos, la desigualdad y el TTIP.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. R

    Bastante pobre el comentario anterior. Todo lo que pone el artículo es bastante verificable así como la posición de los europarlamentarios (y por supuesto no todos socialistas, el grupo ALDE no lo es ni por posicionamiento ideológico ni por composición). Como es un hecho que se vetó a Haider por menos.

    Hace 6 años 2 meses

  2. ignacio martínez

    Conseguido, desacreditado Orbán. ¡Es un monstruo! Pena de muerte, corrupción en obras públicas, vallas, etc. Todas las fuentes, socialistas (contexto).

    Hace 6 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí