1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Hasta dónde puede llegar la solidaridad

Miles de personas se han volcado con los refugiados que llegan a Europa. El enfoque asistencial y la atención mediática chocan, sin embargo, con la necesidad de acudir a las causas de las crisis humanitarias

José A. Cano Horgos (Serbia) / Madrid , 30/09/2015

<p>Mahmoud Saad reparte comida entre refugiados sirios en la carretera que une Horgos (Serbia) con el paso fronterizo a Hungría.</p>

Mahmoud Saad reparte comida entre refugiados sirios en la carretera que une Horgos (Serbia) con el paso fronterizo a Hungría.

Iram Martínez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Mahmoud Saad tiene 48 años y es sueco, aunque nació en Líbano. Vivió durante su juventud en los campos de refugiados de Sabra y Chatila, como parte de una familia palestina que sobrevivió a las masacres de 1982. Desde hace 26 años reside en la ciudad sueca de Halmstad, donde ha criado dos hijos y ejerce como profesor y tutor de menores inmigrantes que llegan solos al país escandinavo, tal y como le ocurrió a él en su momento.

Tras las primeras informaciones sobre la llegada masiva de refugiados sirios a la estación de Keleti, en Budapest, Saad se sintió obligado a ayudar de cualquier manera posible. Con el apoyo de la organización local Hamlstad für alla (Halmstad para todos), pero por su cuenta y riesgo, vendió sus dos coches, recuperó uno antiguo que había reparado por afición y se marchó hasta Hungría, donde se dedicó a comprar comida y mantas para repartir en la estación de tren. Cuando este país cerró la frontera, se marchó a Serbia.

La noche del 16 al 17 de septiembre, Saad acudió al paso fronterizo entre Horgos (Serbia) y Roezke (Hungría), con su pequeño utilitario cargado de bolsas de comida de un supermercado de la cercana Subotica. Le acompañaban otros cuatro voluntarios. En la carretera que une la localidad serbia con el paso fronterizo casi 4.000 personas se hacinaban en tiendas de campaña, apenas unas horas después de que la policía húngara lanzara cañones de agua y gas lacrimógeno tras un intento de atravesar la valla de un grupo de refugiados.

Saad y sus compañeros se habían perdido el enfrentamiento por 20 minutos. Apenas una hora antes, estaban haciendo un primer reparto de comida cerca de la vía muerta que marca el final de Horgos, a medio camino del paso fronterizo. Un padre de familia sirio se había negado a que le regalasen un balón a su hijo para evitar molestar a los vecinos serbios, ya que pensaba acampar allí durante la noche. Al mismo tiempo, en pleno reparto, un grupo de hombres apareció y apartó a los voluntarios y a las mujeres y niños que recibían comida y se hizo con lo que pudo. Se llevaron incluso una botella de líquido limpiador al pensar que era agua.

Durante la tarde, en el reparto de las 20.00 horas, para evitar que se repitiese el incidente, dos de los compañeros de Saad buscaron la carpa de Remar SOS, una ONG a la que conocían desde Keleti. Acercando el coche entre las tiendas de campaña, acabaron trasladando toda la comida al interior de la tienda de la organización mientras el sueco-palestino hacía de intérprete para pedir que se hiciese una línea a la espera de que se limpiase la olla para poder cocinar otra ronda de arroz.

Dos lecturas para el vuelco humanitario

Para Carlos Arce, coordinador del Área de Inmigración de APDHA, organización que participa en la Red de Ciudades Refugio encabezada por Barcelona y Madrid, hay una lectura “positiva, como debe tenerla cualquier paso adelante en materia de derechos humanos”. Pero recuerda “muchas vulneraciones” similares que llevan ocurriendo años y “no son portada ni entran en el debate político”, como los desplazamientos dentro y fuera de la República Democrática del Congo, que llevan produciéndose desde hace 21 años. También el precedente de la oleada solidaria con el terremoto de Haití en 2010 y su posterior desinflamiento. Lamenta que nunca se explicó “por qué la población de Haití había sido tan vulnerable a una catástrofe de ese tipo”. Entiende Arca que “si el interés por Siria se queda en puntual, será un paso adelante sólo a medias”.

No hay cifras de cuántos voluntarios han acudido sin coordinarse con ninguna organización a Keleti, a la frontera serbia o a cualquiera de los puntos donde se acumulan campos de refugiados en las diversas rutas que se configuran a cada cierre de frontera. En la estación de tren de Budapest, Migration Aid, una organización húngara que ha reunido voluntarios dentro y fuera del país gracias a las redes sociales, recibía a personas como Mahmoud o Gloria, una bombera británica retirada, además de a varias decenas de húngaros. Repartían comida –aunque sólo Remar SOS tenía permiso para instalar un comedor–, mantas o tiendas de campaña y ayudaba a los refugiados a orientarse para el transporte en la siguiente etapa, hasta que se cerró la frontera y su presencia se convirtió en virtualmente ilegal.

La tarea de instituciones u ONG no puede depender tan sólo de este apoyo espontáneo. La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha insistido en “huir del asistencialismo”, es decir, en ir más allá de dotar de productos de primera necesidad a los refugiados para garantizar su integración en las sociedades de destino. ACNUR, en la misma línea, avisó en un comunicado de que la cuota de 120.000 refugiados sería “insuficiente” sin medidas urgentes de registro y asistencia, y también calculó que esa cifra puede necesitar duplicarse en breve.

Y es que ACNUR también advierte de que antes de final de año Europa ya habrá recibido a más de medio millón de refugiados. Cifra en 488.000 los que han entrado a través de Grecia hasta este septiembre. Su coordinador regional, Amin Awad, advirtió en prensa de que sólo son “la punta del iceberg”. El pasado julio la agencia de la ONU lamentaba que sólo había recibido un 24% de los 5.500 millones de dólares que se estimaron  necesarios para hacer frente a la crisis de refugiados.

“Algo más que compartir en Facebook

Las ONG presentes en las diferentes fronteras –Remar ya ha pasado por tres y se está instalando también en Macedonia– “no podemos llegar y repartir comida de cualquier manera” si repercute en una mala imagen que luego impida su labor en el futuro, explicaba la noche del 16 de septiembre a alguno de los voluntarios Juan Carlos Gálvez, director de Remar SOS para Europa del Este, desde Rumanía. “No nos podemos permitir una imagen de caos”, insistía. Sin Remar, Médicos Sin Fronteras “o cualquier otra”, resumía Gálvez, “aquí hay gente que pasa la noche sin mantas o sin cenar”.

Anna, una estudiante de Relaciones Internacionales, ha acompañado a Mahmoud en Keleti y Horgos. En uno de los repartos de comida improvisado en los que ha participado, un abuelo les pedía agujas para remendarse los pantalones, los hombres jóvenes pedían noticias y  mientras una profesora de matemáticas que salió de Gaza hace más de seis meses pedía al sueco-palestino que la llevase a Alemania en su coche; otros preguntaban cómo llegar a Croacia de la manera más rápida. Anna resume su apoyo en que tenía dos semanas de vacaciones. “Después de ver todo lo que estaba pasando en Hungría decidí hacer algo para ayudar”. La mayoría de sus conocidos compartía fotos o proclamas en Facebook y otras redes sociales, pero ella “quería hacer algo más”.

Carlos Arce resume el actual momento como “una oportunidad política” para que los ciudadanos europeos vayan más allá de la llamada política asistencialista “y se centren en las causas”. También espera que esa misma ciudadanía se vuelva crítica con el actual sistema de asilo de la Unión Europea, “que está fracasando claramente en este caso”. Lo que le preocupa es “que todo se limite a enviar comida o juguetes, cuando se debe ir más allá”.

A partir del 28 de septiembre, y apoyado de nuevo por Halmstad für alla, Mahmoud tenía previsto ir a Croacia en busca de sus conocidos de Remar SOS para ofrecerse como intérprete. Recuerda cómo hace 26 años, al llegar en ferry a su actual ciudad de acogida, en pleno invierno y sin abrigo, un comerciante le invitó a café en un inglés precario. “No olvido la sensación del calor de ese café. Sólo aspiro a reconfortar a alguien como ese café me reconfortó a mí”.

Mahmoud Saad tiene 48 años y es sueco, aunque nació en Líbano. Vivió durante su juventud en los campos de refugiados de Sabra y Chatila, como parte de una familia palestina que sobrevivió a las masacres de 1982. Desde hace 26 años reside en la ciudad sueca de Halmstad, donde ha criado dos hijos y ejerce...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José A. Cano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí