1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL CINTURÓN NARANJA

La lengua y el disfraz de pobre

La victoria de Ciutadans en Nou Barris, bastión socialista donde ya ganó Ada Colau en mayo, ha sorprendido incluso a sus dirigentes. Esta crónica indaga en la memoria del barrio que mandó callar a Jordi Pujol

Silvia Cruz Barcelona , 30/09/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando mi abuela y su familia, que supongo que es la mía, llegaron a Barcelona fueron a vivir junto a otros murcianos a los barrios habilitados por el Patronato Municipal de la Habitación, en unas construcciones sin planificación ni lustre ubicadas en las afueras de la ciudad. Corrían los años 30. Luego Consuelo, que así se llamaba mi abuela, se casó y vivió toda su vida en las Viviendas del Gobernador, otro “exitazo” de la vivienda social ubicado en lo que luego se conocería como el distrito de Nou Barris, el mismo que hace una semana formaba parte del cinturón rojo por ser feudo socialista y que ahora ha desteñido hasta volverse naranja.

A ese barrio llegó Jordi Pujol hace justo 16 años a pedir el voto para unas autonómicas sin tintes de plebiscito. Y no fue solo: se llevó a Artur Mas, a Josep Antoni Duran i Lleida, a Los Chunguitos y a Maíta vende cá. Al escuchar a Pujol ponerse en la boca los nombres de gentes como Camarón de la Isla, la reacción de los miles que allí se concentraron fue silbar y abuchear hasta que consiguieron que el molt honorable se callara. Ni Justo Molinero, facilitador y presentador del evento y director de Radio Tele Taxi, consiguió que sus oyentes obedecieran a sus peticiones de civismo. Esa mofa, involuntaria pero cruel, encerraba otro desdén hacia esa gente, uno que los convergentes no han practicado solos.

Mientras mi abuela intentaba dejar de sentirse ofendida, los líderes barriales socialistas buscaban la manera de amortizar el desacierto de CiU encabronando a la gente

Mi abuela no era fan de Los Chunguitos, tampoco de Pujol y de los suyos, pero al contrario que me pasa a mí, era más rumbera que flamenca y, sin embargo, aquel día se negó a bailar. Pasó horas intentando comprender qué pretendían aquellos señores usando a la gente de su barrio, la música que la emocionaba y sus símbolos como si fueran careta, maquillaje y postizo, es decir, partes de un disfraz. Porque al contrario de lo que sucede con el que pretende aparentar ser rico, en esta ciudad a nadie le parece mal que alguien quiera parecer pobre. No solidarizarse, no, sino jugar a serlo. Mientras mi yaya intentaba dejar de sentirse ofendida, los líderes barriales socialistas buscaban la manera de amortizar el desacierto de CiU encabronando a la gente. Algunos piensan que las cagadas, sobre todo las ajenas, admiten el reciclaje y tanto unos como otros han tratado siempre a esos y a otros votantes como si fueran un ente que sabe, piensa y siente lo mismo. Debe ser por las encuestas. Pero había una diferencia: unos vivían con ellos y los otros sólo iban de visita. Y al que viene de fuera se le detesta pero al vecino que peca se le castiga.  

Hemorragia interna

El día que Pujol fue a hacer campaña al compás de la rumba carcelaria de Los Chunguitos, era 11 de octubre de 1999. Estaba el mundo a un paso del 2000 pero Nou Barris era un barrio que apenas había empezado a deshacer las miserias urbanísticas del franquismo, incluidos los bloques donde vivía mi abuela, y que ese mismo año estrenaba el parque en el que tuvo lugar el show de Pujol. Nou Barris era entonces el distrito que empezaba a levantar la cabeza gracias a 14.000 millones de pesetas de inversión municipal y a disfrutar de calles, equipamientos y fuentes como los del resto de la ciudad, a pesar de que la droga aún daba coletazos mortales que los habitantes de otros barrios sólo vieron en las películas.

Fue un barrio de inmigración procedente de otras zonas de España en los años 50 y 60 y ahora lo es de otras partes del mundo y sigue siendo el más pobre

Aquel PSC que buscaba la forma de sacar partido del bochorno de Pujol había ganado todas las elecciones en esas calles desde que se inauguró la democracia pero dejó las necesidades de sus habitantes en segundo lugar cuando tocó ponerle a la ciudad un traje olímpico. De aquel Nou Barris del concierto de Los Chunguitos al de hoy han cambiado algunas caras pero en el fondo pocas cosas. Los gobiernos locales socialistas se jactan de haber invertido allí mucho dinero, cosa que es cierta. Pero fue un barrio de inmigración procedente de otras zonas de España en los años 50 y 60 y ahora lo es de otras partes del mundo; fue el más desabastecido de la ciudad en los primeros años de democracia y sigue siendo hoy el más pobre con una renta familiar de 56 puntos, siendo 100 la media de Barcelona; y en los años setenta faltaban calles asfaltadas y transporte pero hoy, como resultado de la crisis, algunas líneas de autobús se han privatizado y ambulatorios como el de la Guineueta se han quedado sin urgencias.

Aquellas de 1999 fueron las últimas elecciones en las que el PSC contó su porcentaje de votos en Nou Barris por encima del 50%. A partir de ahí, empezó a perder sufragios progresivamente, no de golpe ni por sorpresa, sino como una hemorragia interna que no se nota pero es mortal. También los fue perdiendo CiU, pero ellos no cargaban con el peso de perder en casa.

Hoy en día, uno de sus barrios, Ciutat Meridiana, es conocido como Villa Desahucios por la cantidad de desalojos que se han producido en estos años, y uno de los “logros” del Gobierno municipal del convergente Xavier Trias fue que numerosas entidades de vecinos se agruparan bajo el nombre de Nou Barris cabreada dice basta, plataforma desde la que no han dejado de denunciar ni un solo día la precariedad en la que viven. Fueron sus miembros quienes dejaron plantados a los políticos en el pleno monográfico dedicado a la pobreza que se celebró en marzo pasado. Presidenta y regidora del distrito pretendían dar lectura a un informe socioeconómico y zanjar el tema. La primera era socialista; la segunda, convergente. Eso sucedía en marzo, y en mayo, Ada Colau arrasó en los comicios locales en el distrito con más de un 33% de los votos. Era el primer castigo de Nou Barris a los socialistas, quién sabe si por haberse ablandado en tiempos duros.

“Es la lengua”

Luis Cabrera es exdirector del Taller de Músics y, como yo, exhabitante del barrio. Luis nació en Jaén, es director de la entidad Altres andalusos y se declara independentista. Él dice que no es tanto la independencia como el desprecio constante y clasista que han ejercido los convergentes con los castellano hablantes y la tibieza del PSC en cuestiones de lengua e identidad lo que han permitido el ascenso de Ciutadans en Nou Barris. Pero Junts pel Sí ha sacado un buen resultado, mejor que el de los socialistas, por lo que es inevitable pensar que el voto naranja huele a sanción. La segunda del año para el PSC y aún faltan por celebrarse las generales.

“Es la lengua lo que les ha abierto las puertas. Ciutadans les ha hablado en su idioma, literalmente, y ya estaban hartos de tanto desprecio", afirma Luis Cabrera, director de Altres andalusos

“¿Se han pasado los vecinos de Nou Barris a la derecha?”, le he preguntado a Luis, y él ha dicho que sí pero que muchos lo han hecho sin saberlo. Es cierto que los vecinos que fueron a su último acto de campaña en la Plaza Virrei Amat jaleaban a Albert Rivera con lemas de la Plataforma por la Hipoteca: “Sí, se puede”, se escuchaba desde los balcones. Y no eran abucheos. También es verdad que el líder de Ciutadans ha dicho que no es de derechas y que Inés Arrimadas y todo su equipo hacen equilibrios para no moverse del centro, al menos en los discursos. Quizás ellos no precisen de un disfraz completo para entrar en Nou Barris, ni fingir españolidad o que les gusta la rumba. Pero, ¿explica eso el 23% de votos obtenidos en un distrito donde tienen tan poca presencia que el 27-S no tenían ni interventores para enviar a los colegios electorales?

“Es la lengua lo que les ha abierto las puertas. Ciutadans les ha hablado en su idioma, literalmente, y ya estaban hartos de tanto desprecio”, dice Cabrera, y su frase me hace recordar el día en que le comunicaron a mi abuela que iban a derribar las Viviendas del Gobernador para construirlas de nuevo. Para dignificar el barrio, le decían desde Adigsa, como si la dignidad se construyera con ladrillos. La operación supuso unos costes para los propietarios, algo que ella no entendió, pues la vivienda estaba pagada desde hacía tiempo. Por todo ese cabreo acumulado, otro día que el president Pujol fue a visitar la zona, mi abuela, al pasar por su lado le gritó: “Lladre!”. Ladrón, le dijo y fue chocante que lo hiciera en catalán, no porque no lo dominara sino porque es sabido que en la lengua materna se ama y se insulta con más ardor.

No sé qué habría pensado mi abuela de este giro hacia el naranja del barrio en el que vivió toda su vida. Ese lugar desde el que ella y sus vecinas decían “ir a Barcelona” cuando cogían el 47 para ir al centro. Conociendo su carácter, es posible que hubiera aparcado la inocua rumba y hubiera optado por el flamenco para contestar a mis preguntas. “En mi hambre mando yo”, me la imagino diciendo. Y esta vez, sí, en castellano.

 

Este artículo nace al calor del libro en el que trabaja la autora, una crónica del viaje que ha hecho por España en clave flamenca.

Cuando mi abuela y su familia, que supongo que es la mía, llegaron a Barcelona fueron a vivir junto a otros murcianos a los barrios habilitados por el Patronato Municipal de la Habitación, en unas construcciones sin planificación ni lustre ubicadas en las afueras de la ciudad. Corrían los años 30. Luego...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Manu González

    Hola Carlos, gracias por el comentario. La parte de CIU y sus pan para los pobres y Los Chunguitos si la he entendido y me parece bastante razonable, pero creo firmemente que si Ciudadanos ha ganado ha sido por dos motivos básicos. 1) El desapego que los diferentes alcaldes del PSOE han tenido por la zona. 2) El poco trabajo de base que gente como ICV ha hecho en la zona. A Podemos no la cuento porque es una fuerza nueva y la CUP ha trabajado mucho pero siempre serán vistos por la gente de barrio como esos catalanes radicales, buenos chicos pero poco creibles. Luego existen los casos como el de Ada Colau, una persona que ha sido la cara visible de muchas luchas sociales en televisión, que transmitía integridad y que ha podido ilusionar a mucha gente de Barcelona.

    Hace 6 años

  2. Carlos

    Hola Manu, no creo que se refiera solo por el Castellano. el tema del idioma creo que engloba más que la lengua en la que se habla. Creo que la autora habla de tono, de no tratar de tontos, que el discurso parezca honesto y no trepa. A estos aún no se les conoce, a Pujol y cia solo se les veía el pelo por Nou barris en Campaña y luego incumplían sistemáticamente todo lo dicho y destinaban más millones a tener Pedralbes y la "barcelona noble" impoluta, mientras la periferia seguía sin tocar. Si tuviéramos el infortunio que Ciutadans mandase algo y no cumpliera, su vuelta a Nou Barrris sería en otro tono.

    Hace 6 años

  3. Héctor González

    En los barrios pobres de esas ciudades, quería decir.

    Hace 6 años

  4. Héctor González

    A ver si en las ciudades monolingües de Castilla y León o Murcia, la gente toma ejemplo. Bueno, mejor no.

    Hace 6 años

  5. martinito

    Llevo tiempo esperando un libro de "charnegos sobre charnegos", sobre ese viaje desde el sur a un norte siempre rico, que despreciaba e incluso obligada a bajarse del tren kilómetros antes de entrar en Barcelona, para evitar que los volvieran a meter en el tren rumbo de vuelta al sur. Los ricos nunca quisieron mezclarse con los pobres y menos pagar impuesto para cosas que ellos ya no necesitan.

    Hace 6 años

  6. Manu González

    Con todo el respeto del mundo por el periodista, pero... ¿ya está? ¿Los motivos que mucha gente obrera haya votado a un partido de derecha es simplemente el idioma? ¿Sólo una declaración al respecto de una persona que no vive en el barrio? ¿Una persona de Jerez de la Frontera viene a vivir a Catalunya, aprende catalán y lo usa en discursos, en el parlament y en todos lados y lo han votado por el idioma? ¿En serio? De verdad, me parece una análisis muy pobre.

    Hace 6 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí