1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

27-S, valoración mutante

Guillem Martínez Barcelona , 30/09/2015

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hola. Esto es una valoración mutante de los resultados del 27-S. Valoración-mutante es un concepto no funcional, como sucede con el grueso de objetos que atienden a una palabra compuesta --no sé; hombre-lobo, elecciones-plebiscitarias, compresa-cenicero-. Lo utilizo porque me ha parecido comercial y pegadizo, y en tanto que no intento presentarles a los integrantes del nuevo Parlament bajo las coordenadas que utilizan para verbalizarse -inútiles y poco fiables en una democracia mutante, como la de aquí abajo-, sino a la mutación más llamativa de su ADN. Una mutación del ADN es esa cosa que de pronto te sale, te copa, y hace que, cuando es menos aconsejable, te dé el jamacuco, te vuelvas verde y cumplas tu destino/lo destroces todo.

Todos, en fin, somos mutantes --somos víctimas de nuestra cultura/idealismo/salvajismo, esa cosa mutante, arbitraria, no discutible, no siempre perceptible, pero determinante como, en fin, un gen--, por lo que siempre deberíamos ser fieles al lema que preside el templo de Apolo en Fukushima: "Conócete a ti mismo tu gen mutante". Para acabarlo de liar, mientras escribía todo esto, el Gobierno del Estado se ha puesto verde, ha doblado su volumen, le ha venido el siroco mutante y ha citado a Mas a declarar el mismo día que, en el tiempo, por cierto, una mutación anterior de ellos mismos se peló a Companys --sí, de ser un mutante, el Gobierno sería Hulk--. Lo que invita a pensar que, ahora que caigo, en esta democracia de la Srta Pepis, sólo son válidos los análisis mutantes. Bueno. Al tajo.

Si en las próximas generales se genera una mayoría razonable PP-PSOE-C's, se acometerá una reforma de la Consti que dará juego a CDC --el interlocutor favorito del Estado.

-PACK JXS. No ha sacado mayoría absoluta. Su objetivo fundacional, por otra parte, no era ese. Era contrarrestar una candidatura de confluencia que, finalmente, no se produjo. El resultado final es algo fuera del contexto previsto, complejo, contradictorio y sometido a tensiones. Muchas y, tal vez, de manera fatal. Una de ellas será la propia composición del grupo parlamentario, integrado, entre otros, por 29 chicos y chicas de CDC, 20 de ERC y 11 independientes. Algunos, por lo que se sabe, palmeros/con el gen mutante de CDC, otros, pues no tanto. Quizás, sometidos a determinada temperatura y presión, no voten necesariamente todo lo que el gen mutante de CDC crea conveniente. O no a la primera. Llegados a este punto, quizás sea necesario describir el gen mutante de CDC, una especie de anillo que, al menos, por ahora, les une a todos. Se trata de un gen que le obliga a ser el interlocutor de Catalunya con el Estado --para lo que precisa de a) una Catalunya y, b), un Estado con el que interlocutar--, de manera que cuando le sale la mutación --cada día a la misma hora--, puede destrozar cualquier objeto que se interponga entre ella y esa posición de mediador oficial. Lo hizo con el Estatut del Tripartit --lo mató, como en el tango mutante, porque no era suyo--, y lo hará con el Procés, sin pestañear, si deja de ser suyo/mutante. Si fuera un mutante, CDC sería el Doctor Xavier. Un Doctor Xavier que se levanta de la silla de ruedas, se pira y se lleva el juego de mesa si sus interlocutores no le siguen la bola con eso de que es telépata.

ERC, por lo que se ve desde 2012, vela por ese gen mutante de CDC, para que CDC no se gire y deje, definitivamente, el Procés en la vía muerta. La pregunta es, dos puntos, ¿CDC puede seguir liderando el Procés sin Mas como President? Respuesta, dos puntos, sí. Mas no es nadie en particular, a pesar de los esfuerzos propagandísticos. En CDC hay tantos pollos como Mas --hombres maduros discretos y comedidos, que salen de la ducha para hacer pipí, inoculados de serie todos con el gen CDC--: cualquier día, por error, uno acabará durmiendo con la esposa de otro, y la esposa no notará la diferencia en los primeros 25 años. Que siga Mas como Presi es una cuestión de representación del poder. Importante pero, a cambio de poder, discutible. De hecho, las 24 horas y pico en que la política catalana estuvo abandonada a sí misma desde el 27S, ya se elaboraron propuestas de substitución de Mas, a cambio de que CUP votara JxS. Por lo visto congeladas, o ralentizadas, desde que Rajoy, ese hombre, mutó y aceleró la causa de Mas.

Con eso, por cierto, Rajoy demuestra a) preferir a Mas como líder del Procés, al hacerlo un héroe --lo es, pero de los recortes y de la paraeconomía--. O b) demuestra no saber o no poder encontrarse el culo con ambas manos, ser una inteligencia víctima de esa mutación yuyu y nacionalista que tantos éxitos cosechó en la Cuba del XIX.

Sobre el gen CDC: el PP lo conoce. Sabe además, de primera mano --al parecer, CDC no lo esconde en sus contactos discretos con el PP; los hay; Margallo parece ser un buen interlocutor- que CDC utiliza la cosa indepe para conseguir algo parecido a lo que destrozaron juntos en 2006 --reconocimiento del trade-marck nación, blindando de competencias, financiación, tal vez un Pacto fiscal--. Ese conocimiento podría tranquilizar esta partida de póker o, incluso, visualizar que es una partida de póker. Si no fuera porque el Gobierno --lo dicho-- es un Hulk con unos calzoncillos 8 tallas menos --es decir, muy irritable-- y, por lo visto, no piensa negociar ni siquiera eso. Importante, el votante de CDC --y, me temo, el de JxS--, está dispuesto a observar lo que CDC señala. Ya sea independencia o, más probable, algo varias casillas menos. Puede cambiar de opinión en 5 minutos, o en una tertulia radiofónica, tras el speach de un periodista patriótico --tenemos la tira--. Lo que da juego a un proceso largo de escenificación de choque contra el muro, sustentado en propaganda, hasta que un Gobierno del Estado se siente a negociar. Puede ser pronto. Si en las próximas generales se genera una mayoría razonable PP-PSOE-C's --es decir, si Podemos se estrella, algo no descartable--, se acometerá una reforma de la Consti que dará algún tipo de juego a CDC --también el interlocutor favorito del Estado--, y una solución escenográfica y a la baja al Procés.

C's es un partido netamente catalán. Es decir, como el Procés, nació de lo mismo: el Estatut del Tripartito

-PACK LOS OTROS. Por primera vez, en el Parlament habrá otro gran nacionalismo ampliamente representado. El español, en su estadio mutante fijado en el Aznarato/Hulkirato. Estará formado por C's y PP, dos objetos mutantes con cromosomas similares --verbigracias: son los únicos grupos del Parlament que han perdido la sangre fría en votaciones que pretendían condenar el Franquismo. C's --25 parlamentarios, que se dice rápido--, es un partido netamente catalán. Es decir, como el Procés, nació de lo mismo: el Estatut del Tripartito. Recordemos aquellos dorados años: el nacional-constitucionalismo era el juguete de moda, que copaba los medios, los argumentarios de todo, y que iba a ganar las elecciones en Euskadi y reenvagelizar incluso a quién no lo quisiera o no se dejara. C's nació, precisamente, como una lectura integrista de aquel proyecto, de por sí, glups, integrista, en una autonomía en el que el PP --contrariamente a lo acaecido en Euskadi-- había traicionado los Principios Fundamentales del Movimiento Constitucionalista pactando con CiU, y en la que el PS, en vez de ir por la vida golpeando con el lomo de la Constitución, como el buen Socialista Vasco de Rousseau, estaba animando un nuevo Estatut en el que se hablaba de nación y federalismo.

C's, si fuera un mutante sería, por tanto, Flash, ese tipo que corre tan rápido que no se le ve. Si se le viera, veríamos elementos de extrema derecha, una defensa de una Constitución sin título territorial y con sus tramos sociales definitivamente elididos -es decir, una defensa de otra cosa no necesariamente próxima a la constitución--, una cruzada identitaria y, muy importante, ausencia de corrupción llamativa --si bien ya han sustentado con su voto a dos de los cuatro gobiernos peninsulares con más apego a la creatividad económica: el andaluz y el madrileño; les falta sólo el catalán y el Central; ya llegará--.

¿Qué van a hacer en Catalunya? Demostrar que Hulk es un moñas, y que ellos sí que saben. Es decir, una política dramatizada --algo muy español y catalán--, sustentada en golpes teatrales de efecto. Tal vez, centrados, a su vez, en la defensa de la enseñanza del castellano, al parecer, el único derecho individual que, contrariamente al aborto, por ejemplo, se plantean. La crispación resultante podrá elevar varios centímentros el cenicero de una mesa en Algeciras. Importante: C's parece haber aglutinado el voto de clase alta, el de extrema derecha --no se ha presentado ninguna lista de ese negociado en las elecciones; C's es la nueva forma de la unificación de la derecha, esa cosa que se unifica periódicamente en torno a un nuevo lenguaje--, y el voto de los ex-asalariados y precarios de las zonas industriales. Sin duda, y en ese sentido, C's es --socorro-- el partido que más ha rentabilizado el 15M y su visualización de la corrupción. Será en breve el partido hegemónico de la derecha española. Una derecha hungarizante, más ultraliberal que la actual, y --quién entienda este país, que lo compre-- más nacionalista que la actual.

Falta saber aún cual será el partido de izquierdas tras esta crisis política y democrática que, como se está visualizando en Catalunya, parece que no dejará ningún partido de la Restauración2.0 en pie/con el mismo nombre artístico. PP. El PP catalán, comparado con C's, es el SPD. O, al menos, y aunque cueste creerlo --incluso a mi-- es un partido menos nacionalista, o que se corta más antes el tema, lo que puede orientar sobre la magnitud de la tragedia. En esta campaña, el PP --se sabe marginal en Catalunya; sabe que lo que haga en Catalunya sólo son coreografías para retransmitir al resto del Estado-- ha hecho algo rarísimo. Una campaña poco agresiva --Albiol/Hulk estaba irreconocible-, sin muchas banderas, centrada más en robar votos al PSC que a C's. Eso es quizás fruto del error, o de la meditación de que, tras las Generales, se tendrá que pactar algo con CDC --o cómo se llame el invento entonces--, sin ese enojoso referéndum vinculante que tan poco atrae a PP o a CDC. Es posible que, por competencia con C's, ese otro depredador que también se alimenta de lo mismo, PP radicalice hacia la performance sus actuaciones en el Parlament. ¿Un mutante que visualice al PP catalán? Superman decidiendo ir, por propia voluntad, a ExpoKriptonita.

En el programa de las Generales del PSOE no va a aparecer el palabro federalismo

-PACK LOS 80's. El PSC no ha muerto. Pero casi. Es decir, parece ser que no ha accedido a un nuevo electorado, sino que ha recuperado el viejo, en su significado más literal. Su campaña ha consistido en bajarse de Google una campaña de los 80's. Incluso también se bajaron de Wikipedia una versión lenta y pesada de Felipe González, que hizo un mitingZzzz. Han ido por todos los mercados públicos besando viejas, han bailado, y han demostrado que son simpáticos, haciéndose un hueco notorio en el mapa de la socialdemocracia europea. En Escadinavia queda, así, una socialdemocracia con discurso, en tanto que negoció conservar soberanías estatales mientras se aproximaba a la UE; en Holanda, una socialdemocracia que parece intentar renovar su discurso, integrando en él la austeridad, en UK, una socialdemocracia que parece apostar por Keynes nuevamente; en el resto de Europa, nada, y en el Sur, nada y el PSOE-PSC que, como una nadadora de natación sincronizada, nada y sonríe a la vez.

En la campaña han venido líderes del PSOE, que han participado en actos y en ruedas de prensa consistentes en no decir nada, con esa cara de tío que sabe lo que se dice y que podría tener su propio show en la CNN, sobre federalismo, para ceder la palabra luego a Iceta. Iceta, llegado ese punto, bailaba o, dentro de la misma escuela coreográfica y de pensamiento, hablaba de federalismo, sin dibujarlo más allá de términos sentimentales --el federalismo, cuando es sexy, snif, no es una historia de amor, es el control férreo del Estado--. Por lo que se ha filtrado en la prensa --nuevos medios, of course--, en el programa de las Generales del PSOE no va a aparecer el palabro federalismo, de difícil inclusión, por otra parte, en una monarquía. Pero que algo sea de-entrada-no, jamás ha sido un problema ético y estético para el PSOE, y menos ahora que ha vuelto a los 80's, aquella década prodigiosa en la que, por otra parte, se empezó a realizar la desindustrialización de la economía, cuyos frutos disfrutamos a diario. Otra curiosidad de la campaña. PSC apostó por la bandera española federalista --tal y como quedó tras los consensos del 39 y del 78--, incluso más que C's y PP. Esto, en fin, va de banderas, el desodorante peninsular favorito. ¿El mutante que visualiza el PSC? Sin duda, Wonder Women. En el cuartel general, una oficial subalterna más, discreta y al quite. Hasta que tiene que ponerse el uniforme de faena y, técnicamente, se convierte en una loca. Federalista.

Los grandes derrotados de estas elecciones son las izquierdas

-PACK LAS IZQUIERDAS. Los grandes derrotados de estas elecciones son las izquierdas. Vamos, que sólo 21 parlamentarios están en contra de detalles como la austeridad, la precariedad, la deuda o los desahucios, y hablan abiertamente de ruptura democrática. Esta bajuna puede orientar sobre la polarización electoral --no creo que sea social; curiosamente, la perceptible ruptura social en Catalunya parece formularse a través de una economía que se ha aplazado, como tema de discusión, en esta campaña--, en la que ha primado más el discurso del Procés, propuesto por el President, que una meditación más amplia sobre la crisis política, económica y democrática del Sur.

Tenemos dos izquierdas, en todo caso. La CUP --10 parlamentarios--, izquierda rupturista, con una pronunciada, en ocasiones, cultura libertaria --la cultura política más antigua de Catalunya--, es una organización que tiende a ser descentralizada y municipalista y, por lo tanto, lenta en otras Ligas políticas y en su comunicación con la prensa. Es tal vez la única posibilidad de que el Procés pueda desbordarse democráticamente --única posibilidad, por otra parte, de que viva y llegue a algún sitio no previsto por CDC--. Ignoro cómo. La CUP, no obstante, sabe que un parlamento postdemocrático --es el caso-- no es el centro del poder. Por lo que cabe suponer que pondrá en contradicción al Procés y a sus líderes, a través de la comunicación y, otra vez, la dramaturgia. Antonio Baños, un tipo divertido --lo mejor que te puede pasar en la vida es que te toque Baños en la mesa de una boda--, parece estar capacitado de serie para ello.

El peligro es la dificultad de la CUP --demostrada el 9N, con la consulta simbólica, un acto de empoderamiento ciudadano, sí, pero sobre todo un acto inocuo y simbólico sensible de ser raptado, como así sucedió, por Mas, un President entonces aislado, que hubiera finalizado su ciclo de especulación del Procés sin esa consulta-- para llevar al extremo las contradicciones del Procés --la mayor de ellas, estar dirigido por un partido no indepe--.

La CUP se parece a Spiderman, un precario, el único super-héroe que verbaliza problemas continuos para llegar a final de mes, y que vive traumatizado por su responsabilidad en la muerte de su tío. Spiderman es, por tanto, un héroe atormentado. Es decir, sensible al bulling, presión que está sufriendo por parte de redes sociales, medios y grandes ideólogos para votar a Mas en la investidura. Iba a votar JxS --es decir, la obra de Mas--, pero el acelerón judicial de la cosa de Mas puede cambiarlo todo / puede hacerle meditar si es culpable de la muerte de su tío. Lo que le puede conducir a protagonizar otro 9N. Por lo que sé, está resistiendo, frente a este boicot al cava pro-Mas, verbalizado 24H sur 24H por la industria JxS. L

La CUP, en dos años de parlamentarismo, por cierto, está amenazando el biotopo de ICV-EUiA. ICV-etc es, a su vez, el partido de izquierdas anterior al 15-M que más adelantada lleva su refundación. Contribuyó con determinación a la creación de Barcelona en Comú, la confluencia. Y ha hecho lo mismo con todo lo contrario --la coalición--, a través de Catalunya Sí Que Es Pot --un nombre tan largo no podía ser bueno; Ramsés, por ejemplo, lo sabía--, agrupación de varios partidos, entre ellos también Podem, que ha sido quien ha llevado el cotarro de la campaña, a través de decenas de actos, siempre llenísimos, que no se han traducido en votos, todos ellos amenizados por los grandes ideólogos madrileños de la cosa.

En sus actuaciones tendieron a utilizar un lenguaje extraño, más cercano a partidos viejos que a nuevos, didáctico, sencillo, esquemático, apriorístico, personalista. ¿Un mutante? No lo sé. Es decir, no sé si es un mutante, pero también va vestido de colorines. Se trata de Coco, el héroe de Sesame Street, que nos explicaba las diferencias entre cerca y lejos que, por lo común, ya sabíamos. Quizás CSQEP defendió lo único razonable en todo este lío, pero escondido en un discurso poco luminoso, politiquero, alejado de una revolución democrática: un referéndum, espero que vinculante, sobre el tema. Es decir, una ruptura democrática que implique ese exotismo democrático, y que respete esa posibilidad y el posible resultado. No hay otra. Bueno, también está su aplazamiento.

CONTINUARÁ, me temo.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Crono

    Entre los que han votado a Ciudadanos también hay gente descontenta por haber votado al PSC y ver que jugaban a ser más nacionalistas que el gobierno de Pujol. Pueden hacer un seguimiento de los dos tripartitos para corroborarlo.

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí