1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La muy católica (y xenófoba) rebelión de Polonia y los países bálticos

La llegada de los refugiados sirios ha dejado al descubierto un sorprendente nivel de prejuicios entre la clase política y los ciudadanos de los países del Este que se oponen a acogerlos

Nacho Temiño Varsovia , 3/10/2015

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Increíble pero cierto. Lo que se ha venido a llamar la crisis de los refugiados en Europa ha provocado algo que hasta ahora era inimaginable: el principal tema de discusión en los medios de comunicación y en las calles de Polonia y las repúblicas bálticas ha dejado de ser el temor a una invasión rusa. Ese miedo antiguo, que durante años ha sido azuzado por políticos y periodistas, queda congelado junto con el malo-malísimo Vladimir Putin ante una amenaza mucho más inmediata: la llegada de miles de refugiados musulmanes y las exigencias desde Bruselas para que los Estados europeos acojan a estos desplazados en sus territorios.

Amenaza, porque una parte importante de la población de estos países mira con inquietud la llegada de los refugiados, y amenaza porque no son pocos los que consideran que las demandas de Bruselas atentan contra la soberanía nacional de los Estados. Polonia, por ejemplo, ha acabado dando su brazo a torcer y ha aceptado recibir 7.000 refugiados, aunque inicialmente se empeñaba en que esas cuotas fuesen voluntarias y no obligatorias. Eso sí, desde Varsovia se mantiene la demanda de que esos refugiados sean preferiblemente cristianos. Faltaría más.

El 25 de octubre se celebran elecciones generales en Polonia, con el partido nacionalista Ley y Justicia, cercano a los postulados del presidente húngaro, Viktor Orban, como favorito en los sondeos

Algo similar sucede en las repúblicas bálticas, cuya posición ha ido fluctuando en los últimos meses, y que parece haberse cerrado con unas cuotas que obligan a Lituania a acoger más de 1.100 personas, 770 para Letonia y cerca de 400 para Estonia.

Si en los Estados bálticos la cosa parece clara, no se puede decir lo mismo en Polonia, donde el 25 de octubre se celebran elecciones generales, con el partido nacionalista Ley y Justicia, cercano a los postulados del presidente húngaro, Viktor Orbán, como favorito en los sondeos.

Las últimas encuestas revelan que más de la mitad de los polacos rechazan que su país acoja refugiados musulmanes, un estado de opinión que se ha convertido en protagonista de la campaña electoral, y que explica la resistencia inicial que Varsovia planteó al sistema de cuotas propuesto desde Bruselas. Apoyar abiertamente la llegada de refugiados musulmanes puede costar la victoria en las elecciones polacas, y ningún partido quiere correr ese riesgo.

De hecho, el pasado mayo Ley y Justicia ya ganó las elecciones presidenciales, y el nuevo jefe de Estado, Andrezj Duda, ha mostrado expresamente su rechazo a las cuotas obligatorias argumentando que Polonia ya tiene bastante con atender el éxodo de ucranianos de los últimos meses.

Aquí hay que hacer un inciso porque, si bien es cierto que ha aumentado considerablemente la llegada de ucranianos, estos son considerados como emigrantes económicos, además muy bienvenidos por las empresas polacas que ven en ellos una mano de obra cualificada en muchos casos y económica siempre. De hecho, de las más de 1.200 solicitudes de asilo presentadas por ucranianos en los primeros meses de este año, ninguna ha sido aceptada. No obstante, no puede descartarse que un empeoramiento de la guerra en Ucrania no provoque un éxodo masivo, en cuyo caso Polonia sería la puerta de entrada a la Unión Europea.

Las últimas encuestas revelan que más de la mitad de los polacos rechazan que su país acoja refugiados musulmanes, un estado de opinión que se ha convertido en protagonista de la campaña electoral

Más incendiaria es la opinión de la candidata de Ley y Justicia a la jefatura del Gobierno, Beata Szydlo, quien cree que Polonia "ha traicionado a sus aliados", en referencia a Hungría, República Checa y Eslovaquia, al aceptar el sistema de cuotas. Para Szydlo, la imposición de cuotas "es un escándalo, ya que se toma en contra de los criterios de seguridad nacional y sin la aceptación del pueblo polaco".

Lo que hará el partido de Szydlo si se confirma su victoria en las elecciones es una incógnita, pero lo que sí sabemos es lo que hace ahora: alertar del riesgo de que entre esos refugiados se escondan terroristas y de que en el futuro se creen guetos como en Francia, alarmar del elevado coste que tendrá acoger a esos desplazados y echarse las manos a la cabeza ante un futuro en el que los minaretes competirán con las torres de las iglesias.

La crisis de la UE ha dejado al descubierto un sorprendente nivel de prejuicios entre la clase política de estos países. La exministra de Exteriores de Estonia, Kristiina Ojuland, declaraba en Facebook: "Como una persona blanca, siento que la raza blanca está amenazada". Otro ejemplo de disparate lo daba la alcaldesa de Birzai, en Lituania, cuando dijo que preferiría ser violada a permitir refugiados en su ciudad. En otros casos se ha rescatado a pensadores como la periodista Oriana Fallaci, quien alertaba años atrás de que Europa se podría convertir en una colonia del islam y llamaba a la resistencia contra la invasión musulmana.

Así podríamos enumerar decenas de ejemplos de políticos de partidos radicales y no tan radicales, porque la polaca Ley y Justicia es un partido nacionalista y conservador, pero no se puede catalogar como de extrema derecha, al menos no en el espectro político polaco.

Ese discurso de los políticos ha ido de la mano de los comentarios de la gente de a pie en redes sociales, donde expresan sin tapujos sus temores al terrorismo islámico, su escepticismo sobre la autenticidad de las reclamaciones de los refugiados que dicen huir de la guerra y, por supuesto, una xenofobia en estado puro que a veces muestra un alarmante nivel de ignorancia.

Los medios de comunicación de estos países saltan las barreras de lo políticamente correcto a la hora de tratar el tema de los refugiados, y en ocasiones presentan una realidad que nada tiene que ver con la que aparece retratada en la mayoría de medios de países occidentales 

Al mismo tiempo, los medios de comunicación de estos países saltan las barreras de lo políticamente correcto a la hora de tratar el tema de los refugiados, y en ocasiones presentan una realidad que nada tiene que ver con la que aparece retratada en la mayoría de medios de países occidentales como, por ejemplo, España. Si la actitud de los medios es o no responsable es otra cuestión que necesitaría más de un párrafo para analizarse.

Pero tampoco se puede olvidar que la retórica de ciertos políticos de Europa occidental también arrastra una gran ignorancia sobre la realidad socioeconómica de los Estados post-comunistas, donde la tasa de inmigración es casi anecdótica y el nivel económico se sitúa por debajo de la media comunitaria. Es más que posible que el discurso desde Bruselas no haya tenido en cuenta las sensibilidades de una zona de Europa que en muchos aspectos poco tiene que ver con las sociedades más ricas de Alemania, Italia o Francia. Así que no solo se debe cuestionar la actitud de Varsovia, Vilna o Riga, sino también la forma en la que la Unión Europea ha planteado la solución a la crisis migratoria a Europa del Este.

No podemos olvidar que las repúblicas bálticas son Estados pequeños, muy celosos de su independencia y de una identidad cultural que ha resistido durante siglos a la asimilación cultural rusa, donde se teme que los refugiados no puedan integrarse, además de cuestionarse si las finanzas públicas podrán acarrear la carga que supone acoger a estos desplazados.

No podemos olvidar que las repúblicas bálticas son Estados pequeños, muy celosos de su independencia y una identidad cultural que ha resistido durante siglos a la asimilación cultural rusa

En el caso de Polonia, hablamos de la sociedad más homogénea étnicamente de Europa y, de acuerdo con estadísticas europeas, con una proporción de extranjeros inferior al 0,5%, la tasa más pequeña en toda la UE. A ello se suma que más del 90% de polacos se define como católico y que, según datos de 2010, sólo unos 20.000 ciudadanos profesan la religión musulmana, una gran desconocida en Polonia.

Impedimentos que, al final, no han evitado que Polonia y las repúblicas bálticas acepten a regañadientes el sistema de cuotas propuesto por Bruselas, en un giro de timón político en el que ha sido clave el actual presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk.

Tusk, predecesor de Ewa Kopacz al frente del Gobierno polaco, ha presionado para que su país muestre más solidaridad y se desmarque del núcleo duro formado por Eslovaquia, República Checa y Hungría.

Donald Tusk ha venido a decir que si Polonia y las bálticas no muestran ahora solidaridad, cómo podrían esperar apoyo europeo ante un empeoramiento de las relaciones con Rusia. Señores, los europeos del Este no interesados ​​en ayudar a resolver la crisis de los refugiados deben prepararse para que el resto de la UE pierda interés en sus problemas, se dice que espetó Tusk en una de las muchas reuniones que los líderes comunitarios han mantenido en los últimos meses.

El argumento ha calado, al menos en una parte de Europa del Este, mientras que la República Checa, Eslovaquia y, por supuesto Hungría, mantienen su propia guerra al sistema de cuotas. De todas formas, y a pesar del éxito parcial, el papel de Tusk permite volver al comienzo de este artículo: el miedo atávico a Rusia. Si tú no me ayudas hoy, yo no te ayudaré mañana. Así parece que debieran funcionar las cosas si se quiere construir una Europa unida.

Autor >

Nacho Temiño

Periodista en Europa Oriental, adonde llegó fascinado por el mundo postcomunista. Desde ahí trabaja como corresponsal y colabora con diversos medios españoles y locales. Ahora está embarcado en un doctorado. Veremos qué será lo próximo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ignacio martínez

    En los países del Este, el miedo al totalitarismo comunista es contemporáneo, pero el miedo al mundo musulmán es histórico. Desde los Balcanes, a Bulgaria, Hungría, Chequia o Polonia, se tiene presente la amenaza del turco, que se mantuvo durante siglos. Por otra parte, estos países mantienen una independencia respecto a poderes internacionales, que abogan por la destrucción de la cultura cristiana. Y desde luego identifican a los musulmanes como grupos migrantes que nunca se integrarán y que no aceptarán el pensamiento cultural de las sociedades de acogida. Su posición es muy responsable, ya que no hacen el juego fácil, de más gente pobre en el continente, más posibilidad para ahondar en el discurso de la desigualdad social y la necesidad de la existencia de partidos socialistas.

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí