1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Evidencias

Por sus tatuajes los conoceréis, II: amar en Jerusalén

Alain-Paul Mallard 11/10/2015

A.P.M

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Por fin el confuso rodaje ha terminado. Llevó una semana persiguiendo por la Ciudad Vieja elusivas postales de Jerusalén. Sabía de entrada que nada que yo contara sobre tan disputado epicentro del planeta —para mí completamente ajeno— tendría legitimidad ninguna. Así que opté por consagrar el breve documental que me había sido encomendado a sus tarjetas postales. Sí, sus tarjetas postales. Una manera, claro, de no pronunciarme.

Tras fustigar de arriba para abajo a un mínimo equipo de rodaje que no atina a saber qué quiero (principalmente porque ni yo mismo lo sé), es grato para todos sentarnos al fin a fumar chicha y beber té en una de las largas galerías abovedadas y oscuras que dan acceso a la Explanada de las Mezquitas.

Un gélido poyo de cantera corre al pie del muro centenario. Banquitos cojos, mesas octogonales. Un viejo mal rasurado nos distribuye astrosos cojines y vasitos de té. Trae, de una covacha sombría, dos grandes narguiles ya preparados: tabaco aderezado con melaza de manzana. No hay a esa hora otra clientela y nuestra cámara, trípode, cinturones de baterías y equipo de grabación estorban desenfadadamente el paso. Somos, como en los chistes, un mexicano, un español, un francés, un israelí y un árabe-israelí —denominación, ésta última, problemática: Meher Dana prefiere llamarse árabe-palestino.

Mis camaradas pueden relajarse al fin. También yo intento hacerlo, aunque sé bien que la película se me ha escapado, que la gracia se ha portado esquiva y poco o nada habrá en mis bandas de vídeo. Porque grabamos en bandas, sí: corre el año de 1999 (bueno, eso en el calendario gregoriano; en el hebreo es ya el 5760 y en el calendario islámico apenas 1420.) Pero aunque se vivan fechas distintas, se comparte el presente. Para efectos prácticos la ciudad de Jerusalén está, una vez más en su atribulada historia, en estado de tensión: en menos de un año, el infame Ariel Sharon irrumpirá en la Explanada de las Mezquitas, provocación que dará inicio a la Segunda Intifada.

De momento, la Explanada es el arco cegador en que culmina el húmedo y helado túnel. En contraluz, una garita; las siluetas de tres guardias armados que exigen a los fieles sus documentos de identidad.

La manguera, con su boquilla de metal, comienza a pasar de boca en boca. Un humo blanco borbotea en el agua antes de brotar y ascender, ya filtrado por el aparato respiratorio, en morosas, fragantes bocanadas. Pronto le cogemos el modo y la chicha nos impone su ritmo. Cada inhalación relaja más los hombros, suelta aún más la lengua, lanza la mente a flotar. Reímos, a menudo a mis costillas, de las peripecias de la semana.

Hasta entonces, Meher Dana me ha resultado bastante opaco. De naturaleza desconfiada y retraída, la fachada de cara al público —la de alguien siempre dispuesto a complacer— raramente me dejaba leer lo que en verdad pensaba. Así que me sorprende, entre bocanada y bocanada, que se torne locuaz.

Sopla sobre el vaso de té con cardamomo, se apodera de un narguile y nos cuenta —palpable en su tono exaltado el sentimiento de haber pertenecido a algo, de haber luchado por algo— la Primera Intifada (1988). Poco importa que nada se haya obtenido: esos álgidos meses de trifulca constituyen, sin duda, su épica personal.

Meher Dana es mi facilitator. La etiqueta viene del reportaje radiofónico y designa al contacto en el terreno que ayuda a conocer interlocutores, abrir puertas, aceitar relaciones. Ansioso como estaba yo por sacudirme el vergonzante estatuto de turista, lo contraté por desesperación cuando él mismo me abordó frente al Santo Sepulcro: me urgía que alguien me ayudara a navegar los múltiples niveles de la Ciudad Vieja.

No pude haberme equivocado más. En el transcurso de la semana, le pedí que me granjeara el acceso a azoteas, a un salón de clases, una panadería. Nada, a priori, demasiado difícil.

No problem, yes, no problem —asentía siempre Meher Dana. Pero, llegado el momento, la cosa simple y llanamente no ocurría.

(Un ejemplo: quiero rodar un plano en un salón de clases y le pregunto si tiene algún contacto en  una escuela primaria.

Absolutely no problem —me asegura.

Un par de días más tarde inquiero cómo avanza con lo de la escuela. Quizás ya debería yo hablar con el director… Nervioso, Meher Dana me responde que aquí todo es muy, muy complicado. Acto seguido me expone su plan: vamos a poner un pizarrón, unas bancas; tiene muchos sobrinitos y sobrinitas que podemos sentar delante. Su esposa hará de maestra.

Incapaz de sacudirme los prejuicios de novato contra la puesta en escena documental, dejo pasar la ocasión).

Un lustro mayor que nosotros, meros estudiantes de cine, Meher Dana tendrá unos 35 años. Alto, de complexión delgada, camina ligeramente encorvado. Apuesto al modo levantino, tiene un rostro triangular de tez aceitunada, nariz fina, las mejillas hundidas y un bigote más bien ralo. Los ojos son muy negros, muy precisas las cejas. La parte izquierda de su frente ostenta una misteriosa abolladura. “¡Uy, eso debió doler!”, pensé nomás de verla.

Vive en Jerusalén Este. No lejos, en una de esas cañadas al pie de la Ciudad Vieja en las que el Ejército israelí dinamita de cuando en cuando construcciones. Se gana la vida como puede. A veces vende dulces, otras se improvisa como guía —como cuando me viera, con el norte perdido, ante el Santo Sepulcro.

A Meher Dana le asoman en el brazo, bajo la playera, los azulados ribetes de un tatuaje. Pareciera el dibujo de una jamsa, esa omnipresente palma de una mano, simétrica, con el pulgar y el meñique curvados hacia fuera y el ojo de Dios en el centro. Tanto el islam como el judaísmo la comparten como un vago talismán.

Noam, el asistente de cámara israelí, rebate en un punto de detalle la épica  de pedruscos de Meher Dana y la plática se interrumpe, se atolla.

Por salvar el bache de silencio, pregunto a Meher Dana por su tatuaje. Qué es, cuándo se lo hizo…

Se sube un poco la manga. Aparece la mano abierta. Algo lleva encima, escrito en árabe.

—Es una jamsa, la mano de Fátima. Protege del mal de ojo —explica parcamente.

—¿Y arriba qué dice?

—Aquí —señala con el dedo— dice al Quds. Mi ciudad.

Al Quds es el nombre árabe de Jerusalén.

—Acá tengo más —se alza la manga derecha y nos enseña otro tatuaje: una lista de palabras en árabe, la primera es de trazos más anchos.

—¿Y eso?

It’s a long story! —sonríe. Una vez más, su semblante se anima.

Hace ya mucho, antes de la Intifada, Meher Dana se enamoró de una muchacha del barrio: Fátima.

—Aquí entre árabes las cosas no son como con ustedes —acota Meher Dana en su inglés de guía de turistas. —A las muchachas no se las puede tocar. Uno siente un gran, gran deseo, y es difícil aguantarse, pero a la muchacha nunca la tocas. Ni aunque ella quiera. Es difícil. Siempre hay primos o hermanos vigilando, prestos a romperte el hocico. No, aquí las cosas no son como allá, con ustedes…

A veces se cruzaban por la calle, o en el mercado. Meher Dana aprovechaba cada ocasión para declararle su amor. Fátima no le creía: lo trataba de embustero. Que la muchacha idolatrada lo tratara de hablador lo sacaba de quicio. Un poco desesperado —como cuando se está enamorado de Fátima—, Meher Dana optó por tatuarse el brazo derecho con un nombre.

Fátima.

En hermosa grafía árabe.

Un par de días más tarde, ya calmados los escozores en el brazo, sin ser visto, anduvo siguiendo a su amada por la Ciudad Vieja. La abordó en las escalinatas de la Puerta de Damasco. Se alzó la manga, puso en tensión el bíceps, y mostró, a la incrédula Fátima, su nombre. Indeleble.

El gesto desesperado inclinó las cosas ligeramente en su favor. Fátima dejó de llamarlo embustero, aunque le pidió que guardara el tatuaje secreto. Cosa que ella no hizo: las amigas de su amada cuchicheaban al mirarlo pasar.

En eso, ocurrió algo inesperado.

Tiempo atrás, Meher Dana había tramitado el pasaporte israelí. Muchos árabes-palestinos se rehusan, por principio, a tramitarlo —aunque los habitantes de Jerusalén Este, que el Estado de Israel considera árabes-israelíes desde 1967, tienen pleno derecho--. A sus 19 años, Meher Dana no veía muchas perspectivas. Se había enterado de un programa piloto de visas de trabajo que ofrecía el Departamento de Estado norteamericano. Eran casi imposibles de obtener, pero igual apuró el papeleo, pidió el afrentoso pasaporte —que le dieron—, y metió su solicitud. Pronto se olvidó del asunto. Y resulta que, muchos meses más tarde, ¡le concedieron el visado!

¡Un vástago en los Estados Unidos! ¡Un hijo que enviara, de cuando en vez, algunos dólares! La familia hizo una gran fiesta en la que sirvieron cordero a todos los vecinos. Incluso Fátima se asomó tímidamente por ahí…

Para Meher Dana el american dream, asequible de pronto, cobra un amargo significado: cierra definitivamente la puerta a su incipiente historia de amor.

Vaya dilema. Desgarrado entre el deber filial y las exigencias del corazón, opta por lo impensable: a la semana de la fiesta, rompe su pasaporte israelí en pedacitos y se ensaña con los papeles de la visa norteamericana.

Tan romántico gesto desató la cólera paterna: su padre, su tío, dos hermanos mayores, lo escarmentaron a patadas, lo tundieron a garrotazos.

Meher Dana se echa el pelo hacia atrás y nos muestra el añejo descalabro.

Fue a dar a una cama de hospital, con fracturas múltiples. Tres semanas pasó hospitalizado.

Fátima lo fue a visitar todas las tardes: pruebas de amor, dificilmente hallaría más contundentes. Le dijo lo feo que estaba: parecía Rocky. En esas tardes de hospital pudieron estar solos, conversar, enamorarse. Una tarde, Meher Dana enumeró, nombre por nombre, los seis hijos que planeaba tener con ella. Le dijo cómo sería cada uno. Fátima nada más bajaba la vista y sonreía. Y luego le sostuvo la mirada y le respondió que no anduviera de hablador.

En cuanto Meher Dana pudo salir del hospital, volvió, todavía en muletas, a que le tatuaran en el escuálido brazo seis nombres, tres de varón, tres de mujer.

—Y ésta es la lista —nos dice satisfecho y sonriente, frotándose el moreno bíceps. —Ya tuvimos cinco y, por el momento, ¡ninguno ha fallado! Ahora nos toca niña, Sabiha, y mi esposa está de cinco meses. ¡A ver si atinamos, Insha’Allah!

Javier aplaude el primero. François y yo lo secundamos.

Insha’Allah —alzamos los estriados vasitos de té.

En ese preciso instante, el rostro de Meher Dana resplandece aún más:

—¡Miren!, —señala mirando por encima de nosotros—, es mi hijo mayor. ¡Bribón, debería estar en el colegio!

En la boca de la galería se pavonea un adolescente de unos dieciséis años. Lo ilumina la columna de luz de una claraboya. La camisa abierta, color mamey, es de tela satinada y tiene insolentes solapas triangulares, mangas abombadas, puños ajustados. El desmedido fashion statement que sólo la pubertad permite osar.

Meher Dana se levanta y acude raudo a su encuentro. En un gesto veloz, el chico esconde el cigarrillo sin fumar que lleva tras la oreja. Parlamentan. Enseguida vuelven juntos a nuestra mesita octogonal. No sin orgullo, Meher Dana nos presenta a su primogénito.

Rizos cuidadosamente esculpidos con fijador le ornan la frente, un leve bozo le adorna el labio superior, una cadenilla dorada cuelga en su cuello. Sonríe con timidez. Saluda a cada uno. Tiene todavía algo de niño, algo que se esmera, con enternecedores artificios, en dejar atrás. Pronto se despide y se retira por la galería. El timing fue idóneo para dar al relato un remate perfecto.

La gracia, lo sé de cierto, hizo su aparición en la percudida galería. Acaso revolotee todavía bajo los arcos de piedra. Tengo que hacer, y pronto, algo para capturarla. Mis colegas y yo intercambiamos miradas e instalamos apresurados el equipo. Pero una cámara Betacam resulta mucho menos ágil que una red de cazar mariposas.

Explico a Meher Dana que quiero que me cuente una segunda vez la misma historia, así, tal como nos la acaba de contar. Luego iremos a su casa y nos presentará a su mujer embarazada. ¿O.K?

O.K., my friend, no problem.

Cuando todo está listo, Noam hace chasquear la claqueta: Amar en Jerusalén, toma uno.

Nada que hacer. Problem.

Las frases, los ademanes, nacen muertos y se desploman. Meher Dana comienza, enfrena, recomienza. Contada una segunda vez, la sublime historia de amor y arraigo avanza, penosamente, a trompicones. No asistimos al milagroso nacimiento de  la palabra, sino a su acartonada repetición: consciente de sí mismo, Meher Dana pretende darme lo que quiero, y ello lo torna tieso y obsequioso. Ha dejado de ser libre: lo he aprisionado. Conozco el desenlace, él sabe que lo conozco, y yo sé que él lo sabe. ¿Cómo, de parte y otra, seguir creyendo en la historia en tales condiciones?

Así que empacamos nuevamente el material de rodaje. Dejo al Quds con un montón de cromos coloridos y la presente tarjeta postal, que envío hoy, con 16 años de retraso.  

Autor >

Alain-Paul Mallard

Escritor, coleccionista, fotógrafo, viajero, cineasta, dibujante, Alain-Paul Mallard (México, 1970) es autor de 'Evocación de Matthias Stimmberg', 'El don de errar' y 'Nahui versus Atl' y miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte - FONCA, México. En su filmografía destacan las películas 'Evidences' y 'L'adoption'. Enseña la escritura y dirección del cine documental. Tras dieciocho años de vida parisina, radica hoy en Barcelona.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí