1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Análisis

El desánimo inunda el PP

Los dirigentes populares no saben cómo frenar a Ciudadanos, y solo aspiran a ganar en escaños al PSOE. Desconfían de Rajoy y prevén, que si hay desastre, Aznar tutelará el cambio

Soledad Gallego-Díaz 7/10/2015

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El desánimo que las elecciones catalanas han provocado en las filas del Partido Popular no se debe tanto al resultado propio, por muy bajo que fuera (11 escaños, frente a los 18 obtenidos en 2010 y los 19 de 2012), sino al balance ajeno, más concretamente al resultado de Ciudadanos. A los dirigentes del PP les desconcierta que C's haya alcanzado más puestos en el Parlament, 25, de los que nunca obtuvo su partido. Cualquier análisis realista pasa por constatar que Ciudadanos, desde posiciones ideológicas muy cercanas al PP, ha sido capaz de entrar en sectores mucho más amplios de la sociedad, gracias a su novedad, pero también gracias a sus diferentes modos de actuar y de hablar a esa sociedad, y a su excelente estrategia.

Los dirigentes del PP saben que no entra ya dentro de lo posible cambiar al candidato presidencial y que tampoco es posible esperar que Mariano Rajoy se “reinvente” a sí mismo. Quizás puede mostrarse más activo, patearse otra vez el país y recorrer todos los platós televisivos y radiofónicos de España, es decir, trabajar mucho, pero, al término, no podrá cambiar su peculiar manera de expresarse ni su dificultad creciente para captar la atención o la simpatía de su interlocutor.

El desánimo, pues, del PP tiene difícil arreglo, porque sus problemas tienen muy poco margen para la solución. De hecho, la mayoría de los cargos intermedios del Partido Popular afirman que la operación de cambio de cara que protagonizan los nuevos vicesecretarios estuvo bien diseñada y que salió bien. Pero si esa operación fue correcta desde el punto de vista de la estrategia política, ¿por qué no mejora la imagen del partido? La única explicación, una vez más, sigue siendo el candidato presidencial. Los propios protagonistas de aquella operación, Andrea Levy, Pablo Casado y Javier Maroto, creen que han cumplido satisfactoriamente con su trabajo y se lamentan de que, pese a todo, se les incluya como parte de la frustración general.

Sea como sea, la gran mayoría de los cargos populares descarta cualquier movimiento anti Rajoy, por mucho que José María Aznar le alancee públicamente. Apartado el problema del candidato, queda por definir la estrategia para la campaña. Y ahí, nuevamente, surgen problemas muy serios.

Inicialmente se intentó difundir la idea de un futuro pacto con Ciudadanos, pero muy pronto los expertos se dieron cuenta de que C's sigue tomando posiciones fuertes en su electorado y que no era buena idea dejarles el campo completamente libre. Se imponía el ataque y la crítica. Pero esa es una estrategia muy difícil por su coincidencia ideológica de fondo. ¿Qué tipo de ataque es acusar a Ciudadanos de ser de centro izquierda? Suena realmente muy raro.

Tampoco es fácil atacar a C's por su posición respecto a la unidad de España, porque fueron, precisamente, las elecciones catalanas las que demostraron que el partido de Albert Rivera ofrece más garantías en ese campo que el propio PP y con la enorme ventaja de no provocar tanta crispación añadida.  Someter a fuego graneado su programa electoral no es tampoco muy creíble: Ciudadanos defiende la bajada de impuestos (de hecho, ha hecho aceptar ya esa medida en Andalucía, donde Susana Díaz depende de su apoyo parlamentario) y presenta a un grupo de economistas que hace años hubieran podido fichar por el PP sin especiales problemas de conciencia, pero que se mantuvieron alejados por la evidente corrupción que corroía la organización popular y por su agresiva manera de colonizar las principales instituciones del país.

Quedan entonces pocas bazas que jugar en ese campo. Por supuesto, siempre se puede recurrir a la descalificación personal contra Albert Rivera y al ataque contra un supuesto pacto ya esbozado con el PSOE. El problema con esa estrategia del miedo es que no hay nadie en España al que le asuste el PSOE, mucho menos si se le asocia con Ciudadanos, algo que podría ser percibido casi como atractivo por los votantes más ilustrados del PP e incluso por algunas cúpulas financieras. Para atacar a los socialistas, el PP solo tiene un camino: unir su imagen a la de Podemos.

¿Qué estrategia oponer, entonces, a C's? “Ahora es muy difícil”, explica un dirigente popular. ”Habría que haberlo planteado al principio, pero claro, eso hubiera supuesto al mismo tiempo dar respuesta a las carencias e insuficiencias que iban mostrando el partido y el propio Rajoy”.

Así que la estrategia electoral del PP para el 20-D girará mucho más en torno al PSOE, con un único objetivo: conseguir quedar por delante en número de escaños. Esa es la única meta por la que se luchará: por mucho que se pierda, lograr superar al PSOE aunque sea por un único escaño. “Después ya veremos cómo se compone el gobierno”. La estrategia implica, por supuesto, estar convencidos de que C's no será capaz de producir el sorpasso que ansía Rivera, algo en lo que las encuestas dan, al menos por el momento, la razón a Rajoy. Los resultados de Podemos les preocupan mucho menos (salvo en lo que afecte al voto socialista).

La estrategia electoral del PP para el 20-D girará en torno al PSOE, con un único objetivo: conseguir quedar por delante en número. 

La claridad con la que los populares veían su victoria, en minoría y por la mínima, pero victoria al fin y al cabo, empieza a enturbiarse. Las encuestas siguen dándole como partido más votado, pero ya hay suficientes señales de debilidad como para que asomen las dudas. Su seguridad se basaba sobre todo en la resistencia al cambio demostrada por el votante clásico popular, pero esa resistencia ha quedado ya en entredicho en Cataluña. El PP no consigue ser un proyecto atractivo para casi ningún grupo social y eso deja abierta la posibilidad de un voto que apoye al PSOE y a Pedro Sánchez, como alternativa, y a Ciudadanos y Albert Rivera, como socio seguro.

Aznar y D'Hont

José María Aznar no pretende nada concreto en estos momentos, por mucho que critique a Rajoy, pero si el PP no lograra superar al PSOE en número de escaños y votos, Mariano Rajoy quedaría tan abrasado (al igual que Soraya Sáenz de Santamaría y algunos otros de sus mayores apoyos) que ni siquiera podría aspirar a pilotar el proceso de elección de su sucesor. Ese sería posiblemente el momento en el que Aznar volvería aparecer, para tutelar los cambios y controlar un partido en desbandada.

“Por el momento, eso son habladurías de pasillo”, asegura un ex dirigente nacional, para quien el desánimo no se traduce en una percepción generalizada de derrota. “Internamente, el escenario es: sigamos adelante”. Las campañas electorales tienen sus propias dinámicas, que ayudan a mantener ese clima. Pero los encargados de hacer los números están nerviosos. La regla D´Hont, por la que se atribuyen escaños según los restos, en contra de lo que algunos creen no es beneficiosa para los dos grandes partidos en todos los casos. Lo es, y mucho, cuando tercero y cuarto no superan un determinado porcentaje de voto, pero complica mucho la situación cuando esos nuevos partidos superan holgadamente el 15%. En provincias con cuatro escaños, por ejemplo, el partido más votado necesita alcanzar más del doble de los votos del cuarto para lograr el segundo escaño. El 20-D puede ofrecer el resultado más extraño de la historia.

Autor >

Soledad Gallego-Díaz

Madrileña, hija de andaluz y de cubana. Ejerce el periodismo desde los 18 años, casi siempre como informadora, cronista política y corresponsal. La mayor parte de su carrera la hizo en El País. Cree que el suyo es un gran oficio; basta algo de humildad y decencia.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Independiente Libre Alaia

    No hay que hacer nada, el PP se cae solo por sus propios méritos, hay que enfocarse en soluciones, programas y periodo constituyente para entre todos plantear grandes cambios, anular los grandes errores y proponer ¡nuevo modelo de país,. Si volviera Aznar la caída será mas estrepitosa, es el premio a tanta mentira, corrupción, inoperancia, mediocridad y estupidez.

    Hace 5 años 6 meses

  2. Luis Jiménez

    Dice Pep: "C's es el único partido catalán que no aspira a tener votos en toda Catalunya, solo quiere un público concreto, situado en la àrea metropolitana de Barcelona y de orígen andaluz, extremeño, murciano o castellano, la immigración de los años 70". Para ser el único partido catalán que no aspira a tener votos en toda Cataluña, resulta que C's ha obtenido más escaños (y por tanto, más votos) en TODAS y cada una de las circunscripciones catalanas que PSC, PP, CUP y CSQEP. No sólo "la àrea (sic) metropolitana de Barcelona" ni la provincia de Barcelona, sino también Gerona, Lérida y Tarragona. Lo que viene a ser: es la segunda fuerza en cada una de las provincias. No está mal. Después de un derrape tan grande, la credibilidad del resto del comentario es perfectamente imaginable.

    Hace 5 años 6 meses

  3. Pep

    En primer lugar remarcar un pequeño detalle, C's no ha ganadao ningunas elecciones, ni en Catalunya ni en ningún sitio aunque muchos de sus líderes y muchos medios de comunicación nos lo quieran hacer entender de así. Su incremento de escaños en Catalunya ha sido producto de varios factores. El primero, y muy importante, es que muchos votantes del PP les han votado como voto de cástigo al PP , su corrupción y la ineptitud de Rajoy. En segundo lugar, y también muy importante, el discurso de C's y su público diana. C's es el único partido catalán que no aspira a tener votos en toda Catalunya, solo quiere un público concreto, situado en la àrea metropolitana de Barcelona y de orígen andaluz, extremeño, murciano o castellano, la immigración de los años 70. C's solo se dirige a este público a través de medios de comunicación que la mayoría de este público mira a diario (Telecinco, Antena 3 y La Sexta). C's capta votos de esta gente haciendoles creer que tener raices en algun lugar de España es incompatible con estar a favor de la independencia y si estas a favor eres un traidor y un renegado a tu antepasados y a tu patria. Ellos intentan inculcar que lo primero y por encima de todo es ser español y esto pesa más que cualquier deficit fiscal, cualquier immersión lingüística o cualquier falta de inversion del Estado en Catalunya, esto es secundario. Por lo tanto, se basan en el hecho sentimental de estas personas, haciendolas sentir culpables por querer la independencia y a lo mejor tener un futuro mejor. Y esto lo demuestra el hecho que muchas de estas personas pertenecen a clases trabajadoras y obreros, y la paradoja es que votan C's, un partido neoliberal más bien contrario a la protección de los derechos de los trabajadores. Por tanto, estamos delante un partido claramente etnicista, solo le interesa un público, que vive en una zona de Catalunya y que tiene orígenes fuera de Catalunya. C's representa el españolismo en Catalunya, y no defiende ni una piza de la cultura catalana, ni su historia y menos su lengua, solo basta recordar sus orígenes, en que su único propósito era uno, eliminar la immersión lingüística y pintar la lengua castellana como una víctima en Catalunya, cuando es al revés. Su estrategia no es mala, juega con la imagen, gente guapa y joven y bien vestida. Creo que mucha gente les vota por esto y no hacen un anàlisis más profundo de su discurso, tambien se hacer ver como el cambio, el único cambio posible y la fin del bipartidismo, pero desde una ideologia que podriamos definir de PP 2.0,. Otra de sus bazas es que estan limpios de corrupción, bueno limpios, os suen Jordi Cañas? no hace faltar decir nada más. El fenómeno C's es un cúmulo de factores, una buena estrategia jugando con los sentimientos de muchos catalanes con orígenes en España para tener un incremento de votos y utilizarlo como trampolín para las generales.

    Hace 5 años 6 meses

  4. dsgh

    se escribe "D'Hondt"

    Hace 5 años 6 meses

  5. Trabuco

    Qué concepto más miserable y peregrino tienen algunos de la felicidad

    Hace 5 años 6 meses

  6. Trabuco

    "Ciudadanos es lo más parecido a un partido europeo que hay en España. Ideas socioliberales como las que funcionan en los países que funcionan. Si esto hace que el PSOE se vuelva un partido serio y el PP se hunda, me hará profundamente feliz" Define socioliberal, chato. Espera, que te lo chivo yo: reforma laboral absolutamente dañina para el trabajador, privatizaciones a mansalva, recortes por todos los lados y venga a la planta joven de El Corte Inglés que amablemente el señor Rivera le venderá un producto con obsolescencia programada (capitalismo) para que venga el próximo año a comprárselo de nuevo, hipoteca mediante. Por tanto, según tú la seriedad debe ser robar a manos llenas y tomar el pelo al personal. Muy europeo, claro.

    Hace 5 años 6 meses

  7. la corte de los milagros

    ciudadanos no es mas que la desesperada llamada de aquel empresario catalan que decia que podemos le daba mucho miedo y que habría que crear o fomentar un podemos de derechas. Ciudadanos no es mas que el intento desesperado de la casta corrupta empresarial despañistan de no perder sus privilegios aparejados a la suerte del pp que va en franco y deseable declive y desaparicion. Con ciudadanos, que no pide mas que una parte del pastel que supone el expolio despañistan, el pp como se ha visto en madrid tiene garantizado que no se va a investigar nada, al menos profundamente y que los expliadores y saqueadores se van a ir de rositas. Votar ciudadanos es cambiar de cara para que todo siga igual o peor

    Hace 5 años 6 meses

  8. Javier

    Ciudadanos es lo más parecido a un partido europeo que hay en España. Ideas socioliberales como las que funcionan en los países que funcionan. Si esto hace que el PSOE se vuelva un partido serio y el PP se hunda, me hará profundamente feliz

    Hace 5 años 6 meses

  9. Txoni Poligonero

    Un análisis del ascenso del C's en el cinturón rojo de Barcelona sin mención al descalabro del PSC. ¿Que pasa, que no nos gusta admitir la estrecha relación entre clase obrera y clase choni poligonera?

    Hace 5 años 6 meses

  10. Trabuco

    Suele decirse que el PP es hijo del franquismo, pero creo que el hijo del franquismo es Ciudadanos. El PP es directamente franquismo. Por otro lado, parece que empieza a vislumbrarse un preocupante tándem PSOE-Ciudadanos (o PP-Ciudadano, lo mismo da que me da lo mismo), con lo cual nos esperarían otros cuatro años de agrevisa política neoliberal, nacionalismo español a borbotones y todo ello encima con un barniz de supuesta regeneración democrática. Esta España oscura, deprimente y falaz que llevamos padeciendo principalmente desde 2010 tiene todavía cuerda para rato.

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí