1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gastrología

‘MasterChef’ electoral

Ramón J. Soria 14/10/2015

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

De vuelta del trabajo encendí la tele por inercia, medio distraído, y me topé con MasterChef. Aunque había oído hablar del programa, nunca lo había visto pero me sorprendió el atuendo de Samantha Vallejo-Nágera, un mono muy ajustado y brillante en látex negro que marcaba la estupenda figura de quienes durante generaciones han sabido convertir el foie en puro músculo y el fósforo del caviar en despiadada inteligencia. Otros con esa dieta habrían criado barrigas toneleras y bombas suicidas de colesterol, pero no ella, que remataba su atuendo de dominatrix BDSM con un látigo corto de siete puntas. ¿Me había equivocado de canal? No, de inmediato el cámara enfocó a Jordi Cruz, el mejor formato de foodie chef para los indies, hipsters y gafapastas patrios, nada que ver con la pinta de bodeguero cervantino de Arzak o la de sátiro de cerámica grecorromana de Ferran Adrià. Varias espectadoras y algún espectador se desmayaron de gusto entre gemidos poco aptos para el horario infantil cuando Jordi comenzó a explicar los ingredientes del concurso del día. ¿Estaba soñando?, ¿esto de MasterChef era así? Me senté en el sofá a ver al último de los jurados, el gran Pepe Rodríguez, que estaba disfrazado de mesonero manchego con su faja de cinco vueltas y una navaja de Albacete de siete muelles que le sobresalía a un costado. Entonces Pepe, sentencioso y muy serio, suelta la famosa frase: Queréis la fama, pero la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar. Con sudor. No salía de mi asombro, ¿era una pesadilla por comer ayer demasiadas castañas asadas?, ¿a esto había llegado la tediosa televisión española para levantar la audiencia? No me pude levantar del asiento para abrirme la cervecita de la noche cuando descubrí atónito quiénes eran los esforzados concursantes. Encerrado en mis tropelías laborales me había perdido la rabiosa actualidad política del momento. Silenciosos, modositos, con sus camisitas y sus canesús de chef se alineaban en los fogones Albert Rivera, Mariano Rajoy, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Alberto Garzón. Consulté en el smartphone la programación, contrasté la información con el runrún de mi face, revisé la ristra de Twitter que hablaban del asunto. Era cierto, verité, reality, se había sustituido el manido, encorsetado, aburrido y tópico debate electoral por la participación de los candidatos en MasterChef con el reto glorioso de preparar ante los votantes un guiso sorpresa del que nada sabían sus asesores de marketing electoral ni los estreñidos jefes de campaña. Hasta el PP, que jamás había participado en un debate estando en el poder, se prestaba a esa charlotada culinaria. La voz de hoja de afeitar oxidada de Samantha enunció lo que debían de cocinar los candidatos esta noche. ¿aire de callos a la madrileña? ¿paella esferificada?, ¿puturú agridulce?  ¡No!, ¡nada más y nada menos que una racial tortilla de patatas!

Me levanté corriendo a la nevera a por unas aceitunas y una cerveza fría, asombrado aún del cariz gastrológico que estaba tomando la reñida campaña electoral. Imaginaba que la audiencia entera se hacía la misma pregunta asesina que me hacía yo: ¿sabrían los candidatos cocinar algo tan simple?, ¿sabrían cocinar siquiera algo? Todos fueron corriendo hacia el lineal simulado en el que estaban los ingredientes y arramplaron en pocos segundos con lo que necesitaban. Samantha hacía restallar el látigo a pocos centímetros de los culos de los candidatos. Jordi Cruz aprovechó esos segundos para mirarse en un espejo y atusarse el flequillo y Pepe sacó la cheira para clavarla en una tabla de madera de olivo mientras sentenciaba, al que peor la haga…. No me podía creer que este programa fuera el debate final de la campaña. ¿Podrían elegir los indecisos a quién votar “en base a” (perdón) la maestría marmitonera de todos esos señores travestidos de chef. ¡El tiempo empieza ya!, tienen ustedes veinte minutos, gritó una presentadora morena guapísima que tenía el mismo nombre que la de la manzana.

Aquello fue el caos, el principio del mundo, el acabose. El público animaba, gritaba, silbaba como hooligans furiosos, los candidatos pelaban, cortaban, batían, manipulaban sartenes humeantes. ¡Qué estrés!, ¡qué peligro! Por la maña que se daban temía que en cualquier momento alguno se cortase un dedo hasta el hueso y un chorreón de sangre salpicara la lente de alguna cámara o que una salpicadura de aceite de oliva virgen extra hirviendo le estropease el cutis a Albert Rivera o engasase el peinado estiloso de Jordi Cruz. Samantha restalló el látigo de nuevo y gritó haciendo mohines con sus labios. ¡Aquí se está jugando la Presidencia del Gobierno! Seriedad, concentración, ánimo chef. Me levanté corriendo a por otra cerveza.  Esto sólo podía pasar en España. Jugarse la primogenitura por una tortilla de patatas, prestarse a chou, jugarse las pestañas y el futuro a intentar demostrar a los votantes que no sólo sabían hacer promesas, engolar la voz o batirse en duelos dialécticos graciosos sino cocinar nada más y nada menos que una irreprochable tortilla de patatas. De pronto pensé, voilá, de acuerdo, es lo más sensato, votaré a quien mejor la haga, a quienes los frikis del jurado den por ganador. Decidir con el paladar en lugar de votar con el corazón o con el cerebro es la mejor opción en estos tiempos de tanto glutamato electoral.

No sé si era intencionado, fue accidental o en la mesa de realización los asesores de los candidatos estaban dándose de mamporros para que sus asesorados chuparan más plano porque las cámaras pasaban a toda velocidad de una cocina a otra, de una sartén a la siguiente, de un primer plano de Rajoy a otro de Garzón a otro de Rivera en un guirigay visual inextricable que no nos permitía aclararnos qué estaba haciendo cada uno, cómo y por qué. Los veinte minutos pasaron en un suspiro. Tres cervezas más tarde, los candidatos tenían ya ante sí las tortillas que pasarían por las bocas de un jurado, ampliado para la ocasión, con dos cocineros invitados: el gran Arzak y el mismísimo Adrià.

El primero en presentar la tortilla fue Alberto Garzón. La probaron todos los jurados y habló dominatrix Samantha: ¡Esta tortilla está seca, demasiado hecha y tiene pimiento verde y rojo ¡herejía!, ¡va de retro satanasa! ¡cómo lo vas a hacer así marichocho! Garzón se defendió con los nervios bien templados. Aludió a la tradición de la izquierda más auténtica, la renovación por las bases, la necesidad de mantener una dialéctica de sabores entre el paladar tradicional y progresista del español proletarizado por la crisis. También confesó que una vez, siendo niño, en casa de Manuel Vázquez Montalbán, tras un Comité Central, el creador de Carvalho les preparó una tortilla igual y a todos les supo rica con los matices propios de cada una de las mil y una izquierdas auténticas allí representadas. 

El segundo en llevar al juicio de dios a su creación fue Pedro Sánchez. presentó una tortilla con buena pinta, de huevos de gallina criadas en libertad, cebolla tierna andaluza, patatas gallegas y sal de Mallorca. Todos picotearon un pedacito y fue esta vez Adrià quien tomo la palabra: Está riquitísima, macho, pero no tiene nada que la haga distinguible de cualquier otra tortilla. Un cocinero debe ser sublime sin interrupción y esta tortilla no es sublime, es mediana, de centro izquierda, aburrida. Sánchez se defendió con elegancia. Respondió que era una tortilla progresista, la de siempre con un toque secreto de modernidad que no quiso revelar. Al final perdió los nervios: “…A mí la que tú hacías, deconstruida, me parece una cosa neoliberal anarquistoide. Que lo sepas. Sin acritud.

El tercero en pasar por la piedra fue Albert Rivera. Presentó una tortilla de regular tamaño y de hechura perfecta. Él no tenía ni una molécula de pringue o de huevo en su impoluta chaqueta de chef. El primero en probar su creación fue Arzak y no dejó que los demás metieran tenedor. ¡Me caguenlahostia niño, que esta tortilla es precocinada!, ¡patata cocida, huevina y calentada en el microondas!. La defensa de Rivera fue una esgrima perfecta. No sólo confesó el aparente timo sino que defendió su controvertida decisión. Sí, precocinada, ¡y qué!, esta tortilla ha pasado todos los controles y tiene todos los certificados sanitarios de la Unión Europea, es una tortilla española que se puede exportar y que se puede presentar en cualquier casa en cinco minutos y quedar como dios. En todos los test con consumidores ha salido elegida como la preferida, es marca España y así fomentamos la industria nacional, el desarrollo económico y bla bla bla que soy el mejor. Arzak estaba púrpura, congestionado, a punto de explotar ¡Norrrrr! -gritó- ¡mecaguendios! ¡que te pego una hostia! ¡Que pareces bueno y eres más malo que la quina! Tu no eres chef, sólo un camarero resultón.

El cuatro fue Pablo Iglesias. Su tortilla no era circular, tenía algunas partes más doradas que otras, había utilizado huevos de un grupo de consumo, las patatas estaban bien fritas, la cebolla poca y bien pochada pero había añadido a la mezcla, por hacer una gracia al paladar, una punta de guindilla. Dijo desafiante: El cielo del paladar no se toma por consenso: se toma por asalto. Samantha comenzó a perseguirlo por el plató a latigazo limpio mientras él iba gritando ¡Sí se puede, sí se puede!, momento que aprovecharon Pepe Rodríguez y Adrià para comérsela entera porque ya tenían hambre y el concurso comenzaba a ser un cachondeo. Mientras el hipster de Jordi Cruz hacía ascos a esa tortilla picante preparada por un piesnegros-perroflauta y hecha en una sartén de oferta del Carrefour, made in China, fijo.

El último fue Mariano Rajoy, se presentó serio, sudoroso, bien teñido, esforzado, su tortilla tenía la mejor pinta y la había hecho él mismo, con sus propias manitas, sin asesores, ni lameculos, ni notitas aviesas de Aznar. No hay tortilla mejor, es fruto del esfuerzo de todos, de muchos sacrificios de la clase media, de la experiencia política gastronómica de un partido que siempre ha estado en los mejores potajes y manchado los manteles de los mejores restaurantes del país para hacer patria por el bien de todos. Probó el primer bocado Pepe Rodríguez, sólo dijo “¡Agggg!, ¡pero si las patatas están crudas, sin freír, absolutamente crudas! ¿pero qué broma es esta Mariano?. Rajoy se defendió poniendo cada de póquer, tras años de entrenamiento su gesto era perfecto. ¡Ah!, ¿que había que freír las patatas?, ¡haberlo dicho antes! Pero si es perfecta, salvo alguna cosita, el huevo medio cuajado, cuando la cortas forma deliciosos hilitos, como de plastilina.

Entonces me desperté. Me había quedado dormido en el sofá. En la televisión ya se estaba terminando el maldito MasterChef. Tenía hambre y me fui a la cocina para hacerme una buena tortilla de patatas con su cebolla heterodoxa. Pero la pesadilla seguía rondando en mi cabeza y la pregunta era obvia: ¿saben nuestros candidatos hacer una sencilla y rica tortilla de patatas?, ¿la han hecho alguna vez?... ¿si no saben hacerla merecen gobernar? Para mí si un político no sabe cocinar no vale nada. Sonó el timbre de la puerta. Salí a abrir. Un escalofrío me recorrió la espalda. Era Samantha Vallejo-Nágera sonriendo, vestida de BDSM dominatrix, con el látigo, dispuesta a todo. Yo quería que hubiera sido Eva, pero no, es lo que tienen los sueños.

De vuelta del trabajo encendí la tele por inercia, medio distraído, y me topé con MasterChef. Aunque había oído hablar del programa, nunca lo había visto pero me sorprendió el atuendo de Samantha Vallejo-Nágera, un mono muy ajustado y brillante en látex negro que marcaba la estupenda figura de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón J. Soria

Sociólogo y antropólogo experto en alimentación; sobre todo, curioso, nómada y escritor de novelas. Busquen “los dientes del corazón” y muerdan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jacinta

    Pues si, que pesadilla ... Leido y vivido, que pluma ramon y que agudeza e imaginacion.

    Hace 6 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí