1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Granada, “ciudad de creación, no de botellón”

PSOE e Izquierda Unida denuncian el abandono de la cultura, el recorte de subvenciones y la gestión opaca en la ciudad regida desde 2003 por el popular José Torres Hurtado

Manuel Gare Granada , 28/10/2015

<p>Una vista de La Alhambra de Granada.</p>

Una vista de La Alhambra de Granada.

Wikimedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En el año 2003, el Partido Popular ganaba las elecciones municipales de Granada por mayoría absoluta y José Torres Hurtado pasaba a ocupar la alcaldía de la ciudad, puesto que ha ido renovando hasta la actualidad. Ahora, doce años después, conviene hablar del paso de Torres Hurtado y el PP por el Ayuntamiento. Del nacimiento del botellódromo de Granada en 2007 y de su repercusión en la ciudad. De la creación de GEGSA un año más tarde. Del hostigamiento permanente a la música en directo protagonizado por las multas a salas, que han conducido al cierre de muchas de ellas. De la retirada de subvenciones a la cultura. De las peleas con la Alhambra, que acusaba a principios de año al Ayuntamiento de “extorsión” al reclamarle parte de sus arcas. De las recientes declaraciones de Juan García Montero, concejal de Cultura del Ayuntamiento, anunciando que preparan un decreto para evitar el cierre del botellódromo tras la entrada en vigor de la Ley Mordaza, mientras la apuesta por el turismo de la ciudad es cada vez más precaria. 

El pasado junio, el exsenador del PSOE Luis Salvador, que se había presentado a las elecciones a la alcaldía de Granada bajo las siglas de Ciudadanos, otorgaba una nueva legislatura al PP que permitía a Torres Hurtado seguir como alcalde. El líder socialista, Francisco Cuenca, quedaba en segunda posición en votos —con un 25.86% frente al 35.37% del PP— y a las puertas de un posible pacto con Vamos Granada, Izquierda Unida (PG) y Ciudadanos que permitiera renovar el Ayuntamiento.

Cuenca encabeza la oposición en Granada con ocho concejales que igualan sus resultados de 2011 pero que los aproximan mucho más al PP, que ha pasado de tener dieciséis (superando la mayoría absoluta, en catorce) a tener once. En mayo se presentó por segunda vez a la alcaldía en Granada con propuestas muy críticas hacia la gestión de Torres Hurtado que pasan, por ejemplo, por cerrar el botellódromo.

Granada es una ciudad más valorada fuera a nivel cultural y patrimonial que desde el gobierno municipal

“Granada es una ciudad más valorada fuera a nivel cultural y patrimonial que desde el gobierno municipal”, dice Cuenca. Cuesta entender que una ciudad rica en música, llena de creación y espacios de cultura esté en una situación tan paupérrima. “Esa contradicción se da porque hay un equipo de gobierno del Partido Popular que es retrógrado y rancio, y que está más pendiente de las bandas de música de Semana Santa como prioridad que de ser una ciudad  realmente  vanguardista desde el punto de vista de la muestra cultural o de lo que es más importante, del apoyo y el respaldo a la creación”.

Un ejemplo bastante significativo de la decadencia cultural que atraviesa Granada es el Centro García Lorca. Complicaciones políticas y problemas recurrentes a la hora de financiar el proyecto han hecho retrasar su apertura una década, que culminó el pasado verano con un edificio vacío y que por fin, a finales de mes, albergará su primera exposición. Falta de previsión y disparate transformado en 4.700 metros cuadrados y un gasto de 23 millones de euros que de momento siguen sin poner una solución definitiva encima de la mesa.

Cuando se le pregunta a Cuenca al respecto, reformula la pregunta: “¿Por qué todo lo que es una seña positiva de Granada se convierte en un problema?”. Se responde: “Pues en los últimos 13 años, lo que coincide en todas y cada una de esas cuestiones se llama Torres Hurtado. No hay más”. Y añade, refiriéndose al alcalde: “Es un hombre con mentalidad de otra época y que por desgracia hace que Granada sea conocida por sus declaraciones machistas o por ser la ciudad del botellón, cuando es una ciudad de creación, no de botellón”.

En febrero los vecinos de la zona del botellódromo presentaban más de 700 firmas contra el mismo, alegando el sufrimiento constante al que están sometidos todos los fines de semana del año. El mismo manifiesto hizo la plataforma No al Botellódromo en julio, cuando reivindicó su derecho al descanso. Un mes antes, Cuatro emitía un reportaje sobre la fiesta de la primavera de Granada, un macrobotellón que reúne anualmente a más de 20.000 personas en el botellódromo. En él, las quejas de vecinos y comerciantes, que aludían incluso a daños materiales en sus negocios, reabrían el debate por enésima vez.

El problema del botellódromo se topa directamente con el problema de la cultura en Granada

El problema del botellódromo se topa directamente con el problema de la cultura en Granada. Al público joven no se le ofrecen alternativas, ni de ocio ni de precio. “En los últimos años, todas las ciudades andaluzas que habilitaron espacios para beber como el botellódromo han ido reduciéndolos y montando actividades alternativas”, expone Cuenca. “Yo he escuchado a Torres Hurtado decirles a jóvenes en un concierto de Nuevas Generaciones que vengan a Granada porque ‘tenemos una ciudad magnífica con un excelente botellódromo’. ¿Eso es lo único que tienes que venderles a esos jóvenes? Con esa mentalidad al final lo que ha conseguido es un efecto llamada, y viene gente de toda Andalucía para que esta sea la capital del botellón. No sólo me parece irresponsable, sino que está haciendo un daño tremendo”, comenta.

Está claro que no es un problema que afecte sólo a Granada. La pregunta sería, por tanto, si Granada tiene la capacidad de ofrecer una oferta de ocio capaz de sacar a los jóvenes del botellódromo y de llevarlos a sitios donde estén igual de cómodos y puedan realizar actividades similares. Y ahí entra de lleno la música y su participación en la vida nocturna.

Sobre si hay que aumentar el apoyo en este campo, concretamente a las salas, Cuenca dice que “los profesionales que se dedican a la música en Granada no quieren apoyos, quieren que les dejen trabajar. La música en Granada es perseguida, la música en directo es perseguida”. El año pasado, la organización Granada en Off convocaba por las calles del centro una manifestación con tintes de marcha fúnebre que venía a denunciar la situación a la que se enfrentan los profesionales del sector en Granada. Hace apenas unas semanas, el festival de música Granada Sound, que este año se ampliaba a dos días y pasaba a celebrarse en el Recinto Ferial, ponía a los vecinos en contra de su celebración en el lugar. A estos vecinos no los avisó nadie, nadie les dijo que iban a tener cerca de sus casas un evento que como mínimo tiene unos decibelios un poquito más elevados de lo normal”, se queja Cuenca.

Otro tema igualmente preocupante en Granada es el turismo. La tasa de ocupación de la ciudad es alta, pero tiene truco. Buena parte de los turistas apenas pasan uno o dos días en la ciudad. Otros muchos forman parte de viajes organizados de ida y vuelta en el día. Es llamativo en una ciudad con el patrimonio de Granada, y sorprendentemente, el problema está muy ligado a la Alhambra, la principal fuente de visitantes e ingresos por turismo de la ciudad. 

“La visión cortoplacista y limitada de quien está en el gobierno de la ciudad ha convertido Granada en la ciudad de la Alhambra, y la Alhambra se visita en un día”, dice Cuenca. “Hay que diversificar, y eso se llama vender la cultura, vender el Albaicín, vender el Sacromonte, vender el flamenco, vender la música indie. De eso estamos hablando”, argumenta. El presupuesto del Ayuntamiento en Turismo para 2015, entre lo destinado a la promoción de la ciudad, el bono turístico y la Fundación Albaicín, dedicada a la conservación y difusión del patrimonio histórico del barrio, apenas supera los 700.000 euros. Muy próximo a Granada, el Ayuntamiento de Málaga aprobaba el año pasado, con los votos también del PP y también en solitario —mayoría que perdieron en las pasadas elecciones, pero al igual que en Granada, siguen gobernando con el apoyo de Ciudadanos—, un presupuesto de 43,4 millones de euros para 2015 en Turismo y Cultura.

El presupuesto del Ayuntamiento en Turismo para 2015 apenas supera los 700.000 euros

Para ahondar un poco más hay que ir hasta la que parece ser una de las raíces del problema. Francisco Puentedura, Paco Puentedura, candidato granadino de Izquierda Unida, lleva desde 2011 denunciando prácticas irregulares en GEGSA (Granada Eventos Globales Sociedad Anonima), empresa municipal dedicada en un inicio a espacios deportivos que a día de hoy gestiona prácticamente todo el abanico de eventos culturales que tienen lugar en Granada — incluyendo el Teatro Isabel la Católica, la escuela de Flamenco o el Auditorio Manuel de Falla. Ese mismo año Puentedura aludía a la creación de dos nuevos altos cargos que no habían pasado por un proceso público de selección y que Torres Hurtado había creado con “retribuciones salariales muy por encima de las de cualquier trabajador” mientras se recortaba en “servicios básicos para la ciudadanía”.

Dos años más tarde el total de altos cargos de GEGSA era de cinco, con unos sueldos que suponían un coste anual a la ciudad de 400.000€, y Puentedura se refería a la empresa como “un coladero de directivos del PP” que llevaba “más de un año sin presentar su memoria de actividades”. El año pasado GEGSA volvía a la palestra por un robo en el Estadio Municipal de Los Cármenes, y desde IU volvían a pedir explicaciones, en un caso que ponía en entredicho las relaciones laborales de los trabajadores en la empresa y que acabó costando a la ciudad 131.000 euros en indemnizaciones.

Hablando con Puentedura, manifiesta que desde el Ayuntamiento siguen sin contestar a los requerimientos que han hecho desde su formación, por lo que siguen sin tener la memoria de actividades de GEGSA y siguen sin saber “con quién se contrata, para qué se contrata y con cuánto dinero”. Y aunque los grupos de oposición forman parte del consejo de administración de la GEGSA —si bien tras las últimas elecciones municipales el equipo de gobierno municipal ha impedido a IU formar parte del mismo—, Puentedura dice que “sólo hay dos consejos al año” y que “el verdadero órgano rector es la comisión ejecutiva que tiene muchas competencias delegadas y donde sólo está representado el alcalde y su equipo de gobierno sin dar participación a la oposición”. Además, declara que la gestión de una empresa “no se regula por el derecho público sino por los mecanismo de la ley de sociedades que son mucho más laxos (y por tanto más oscuros y menos transparentes) en materia económica, de contratación y de personal, lo cual permite hacer y deshacer al gobierno municipal sin apenas rendir cuentas”.

Más allá de la estructura interna de la empresa municipal, el problema relativo a GEGSA atañe a la privatización de la gestión cultural de la ciudad, olvidando las bases culturales para centrar todos sus esfuerzos en grandes producciones. “Los eventos de los espacios culturales en muchos casos están en manos de empresas privadas, dejando la cultura sólo en grandes eventos y para quien pueda pagar entradas muy caras y olvidando la cultura en los barrios. De este modo el gobierno municipal ha hecho desaparecer la cultura como servicio público para la ciudadanía”, concluye Puentedura. En 2014, la subvención destinada a cultura y fiestas de los barrios del Albaicín, la China y el Zaidín, junto a las de todos los distritos de la ciudad, se eliminó. Mientras, el Ayuntamiento despilfarra en otras partidas de gasto, como la de informática, donde lleva gastados en los últimos tres años más de 2,8 millones de euros entre licencias software (evitables con software libre) y adquisición de material electrónico y microinformática.

Izquierda Unida denuncia que durante la anterior legislatura, entre 2011 y 2014, el presupuesto dedicado al área de Cultura de la ciudad se redujo en casi tres millones de euros. En 2015, la partida en Cultura vuelve a ser de las más bajas  —3.5 millones de euros frente, por ejemplo, a los 6.4 millones destinados a Deportes. Desde el Ayuntamiento no hacen declaraciones al respecto.

Las cifras se topan, además, con el oscurantismo presupuestario del PP de Granada, que lo convierte en el Ayuntamiento más opaco de España (según datos de Transparencia Internacional) y hace casi imposible analizar su gasto. De hecho, aún no se tienen datos de la ejecución presupuestaria de 2014. “Mientras siga el mismo alcalde y la misma gente no va a cambiar nada. La única solución que existe para Granada, para la Granada cultural, es que se vayan lo antes posible”, señala Cuenca.

En el año 2003, el Partido Popular ganaba las elecciones municipales de Granada por mayoría absoluta y José Torres Hurtado pasaba a ocupar la alcaldía de la ciudad, puesto que ha ido renovando hasta la actualidad. Ahora, doce años después, conviene hablar del paso de Torres Hurtado y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Vir

    Solo un apunte, el barrio que se nombra junto al del Albaicín y al del Zaidín es el de La Chana, no la China. Por lo demás, muy buen artículo. Gracias.

    Hace 6 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí