1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Evidencias

Usos del machete, I

Alain-Paul Mallard 28/10/2015

<p>La alarmante prontitud con que saltaban los machetes a su danza carnicera.</p>

La alarmante prontitud con que saltaban los machetes a su danza carnicera.

ELBRAGON

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

I.

El sábado 10 de octubre me apareció en el feed de Facebook un status urgente y perturbador. Sin mucho respeto por la sintaxis y con demasiada premura para la ortografía, lo firmaba desde Conakry (Guinea) Noel, uno de mis antiguos estudiantes. Noel refería para sus amigos digitales, en un francés salpicado de caprichosas abreviaciones fonéticas, lo siguiente:

“Lo que pasa en este país es grave, ¡muy, muy grave!

Ayer a eso de las 15-16h, mi familia y yo vivimos el momento más espantoso de nuestra existencia. Niños y niñas armados de machetes, de clavas y de filos detuvieron y rodearon nuestro coche en el trozo T7 y T8 de la carretera. Buscaban miembros de una etnia cuyo nombre prefiero callar. Nos obligaron a hablar nuestra lengua —el Kpèle--. De rehusarnos, de no poder hablarlo, nos matarían. Creí, mientras la turba crecía en torno nuestro, que había llegado nuestro último momento. Dos guardias forestales armados que andaban por los parajes lograron interceder y soltarnos. No supe qué pasó antes o después.

¡Eso no es eso lo que Guinea necesita!”.

Abajo aparecía el retrato de un compungido Noel, la cansada cabeza sostenida en el puño —¡él, el dandi que se sabe apuesto, siempre tan atento a sus mejores perfiles!

II.

Sé que debo apurar un mínimo de contexto, aunque lo que genuinamente me interese sea la anécdota pura, descontextualizada, para pensar a partir de ésta sobre los usos del machete.

La República de Guinea es uno de los países más pobres del África Occidental. Saltó recientemente a titulares y noticieros con la crisis del ébola —acaso hayan ustedes visto, en los controles migratorios de los aeropuertos del planeta, carteles que piden al viajero procedente de Guinea que se apersone ante las autoridades sanitarias--. El pérfido ébola paralizó la economía de un país de infraestructuras e instituciones ya de por sí endebles durante cosa de dos años.

Abrí, sí, el inciso subrayando la pobreza de esta antigua colonia francesa. Sin embargo bajo un inextricable manto de jungla, al extremo sur de la cordillera de Simandou (sudeste del país) yacen reservas de mineral de hierro —acaso la más ricas del planeta aún sin explotar— que las inescrupulosas mineras internacionales miran con avidez. En un mundo hambriento de acero, los intereses creados en torno a los contratos de explotación de semejante tesoro son, cabe suponer, singularmente difíciles de gestionar desde el poder. La Historia tiene mucho que decirnos —y vaya que el relato es cruel— sobre las materias primas en África: a menudo valen su peso en sufrimiento.

2. El 11 de octubre pasado se celebraron las segundas elecciones democráticas en la historia de Guinea. (La agresión sufrida por Noel y su familia —el indecible escalofrío de verse rodeado de machetes— ocurre, pues, la víspera de la contienda electoral). Ganó los comicios en primera vuelta, con el 57,85% de los votos, Alpha Condé, el presidente en turno, ante su mismo rival de cinco años atrás. El candidato perdedor, Cellou Dalein Diallo, quien en un primer momento declarara los resultados fraudulentos, decidió finalmente no contestarlos. Si bien el proceso preelectoral fue tenso, atribulado, y se vio mancillado por exabruptos de violencia, el saldo total de ‘muertos electorales’ fue de tan sólo tres… El comunicado conjunto de los observadores internacionales consideró que el proceso, en su globalidad, había sido válido y, ante lo que se avizoraba, bastante satisfactorio.

3. Guinea es un país con una sorprendente diversidad étnica. En un territorio de superficie comparable a la del Reino Unido conviven 24 etnias y se ama, comercia, canta en unas 40 lenguas. La minoría mayoritaria la constituyen los Fulanis (40% de la población), seguida por los Mandingas (26%), los Sosso (11%), y el otro 23% se reparte entre las 21 etnias restantes.

La lengua Kpèle o Kpelle —que los chicos y chicas armados de machetes piden oír en el examen sorpresa del bloqueo carretero— pertenece al grupo lingüístico mandé, y es una de tantas en que se expresan los grupos étnicos mandingas. La etnia que con tacto y cautela Noel decide callar es, cabe aventurar, la Fulani, también denominada Peul.

¿Con qué bases me atrevo a suponerlo?

 Durante la crispada, populista campaña electoral, los dos principales candidatos no vacilaron en jugar la explosiva carta étnica: Alpha Condé azuzando a sus hinchas Mandingas, Cellou Dalein Diallo arengando por y para sus seguidores Fulanis. Y en la arrebatada víspera de los comicios, una jauría de niños improvisa un retén en el camino…

III.

Puse en el muro digital de Noel un breve comment para transmitir mi empatía. Hice referencia a algo que años atrás, al norte de Senegal, en un aula polvorienta de la Université Gaston Berger, se había largamente debatido: la alarmante prontitud con que en el África, en determinadas circunstancias, saltaban los machetes para comenzar su danza carnicera.

No obtuve respuesta, pero —así están parametrados los settings de mi Face— recibí una notificación cada vez que alguien comentaba el status de mi antiguo alumno. A partir de entonces pude, en días siguientes, ir monitoreando una ristra de opiniones que no por previsibles dejan de ser elocuentes.

Hay quien se indigna del acto en sí, quien se lamenta desolado por el estado de barbarie en que vive la patria, el que intenta aligerar el tono con una dudosa chispa de humor y es prontamente amonestado por bromear con algo tan grave. Están también los muchos que dan gracias a Dios (Alá), y quienes los interpelan: ¿¿¿pero gracias de qué??? Hay quien dice llorar por Guinea, hay gente —de corazón más grande— que prefiere llorar por el África entera. Hay quien se atreve a hacer vaticinios: el etnocentrismo se dispone a incendiar al país… Muchos recomiendan prudencia y piden a Dios que las elecciones se desenvuelvan en calma, ci-vi-li-za-da-men-te. Algunos comentarios se explayan en impenetrables lenguas africanas erizadas de kas, eles y haches —¿será en Kpèle?

Sólo un par de veces Noel replica.

Aprendo de su primera acotación (lo cual me pone la carne de gallina) que la turba de niños macheteros ronda los ¡trece años! Más tarde, Noel cita a un Martin Luther King Jr. involuntariamente recontextualizado: “Debemos aprender a vivir juntos como hermanos o terminaremos por morir todos como idiotas”. Luego alguien apela a la riqueza étnica de Guinea y trae a la discusión un nombre cargado de aciagas imágenes. Ruanda. Noel responde, filósofo, que hay quien mira a Ruanda y, en vez de ver una lección, vislumbra un modelo.

En cosa de una semana, los desahogos virtuales cesan. El remoto país ecuatorial parece estar en paz: tiene un nuevo presidente electo, el mismo que estaba ya en el cargo. Mi feed, en Facebook regresa a su frívola fatuidad.

IV.

Elucidar si la etnia en sí —un signo de pertenencia— es antidemocrática o democrática trasciende —y por mucho— tanto mi competencia teórica como la ambición de estas acrobáticas elucubraciones. Guardo no obstante en memoria, desde que lo escuchara por vez primera atribuido al revolucionario independentista Amilcar Cabral, un lema contundente: “Para que nazca la Nación, la tribu tiene que morir”.

(También lo he visto atribuido con alguna variante —”Para liberar a la Nación… ”— a Samora Machel y esgrimido por el Frente de Liberación de Mozambique. Sean de quien fueren el crisol y la forja en que se fundieron y martillaron las ideas hasta lograr tan acerada fórmula, se trata de un lema claramente fechado en aquellos años candentes de luchas de emancipación en que, por decirlo con el cineasta Chris Marker, el fondo del aire es rojo.)

Cuando empecé a enseñar el cine documental en diferentes puntos del continente negro, hube de vérmelas con bien anclados sentimientos anticoloniales (sentimientos heredados, ciertamente ideológicos; mis estudiantes son todos bastante jóvenes) y comencé a leer, de manera un tanto desordenada, sobre las luchas y procesos de descolonización.

Aunque las preguntas, sin que yo lo supiera, me habitaban de tiempo atrás…

Gustaba de niño, de bruces sobre el atlas (un descomunal Rand-McNally que me obsequiara mi padre), seguir con el dedo índice el curso de los ríos: el Níger, el Zambezi, el Nilo azul, ¡el Limpopo !, el Ubangui-Chari… Algunos marcaban serpenteantes fronteras naturales: aquí es el Congo y acá Zaire, y entre ambos un vigoroso río cuyo caudal jamás decrece porque, como su curva magnífica atraviesa en dos puntos la línea ecuatorial, se beneficia de las temporadas de lluvias de ambos hemisferios. El mapa de África, sin embargo, abundaba en líneas rectas, en ángulos precisos trazados sobre el terreno como con punta de diamante. Singularidad que me intrigaba poderosamente.

Años después, el lema de Cabral y las rectas en el mapa se iluminarían recíprocamente: a menudo la geografía política se explaya con geométrica indiferencia sobre las geografías física y humana. En el proceso complejo y fascinante que los historiadores han dado a llamar “el reparto del África”, las potencias europeas del siglo XIX se distribuyeron el continente con regla y tiralíneas. (Luego, sobre el terreno, se harían la guerra...)

Siglo y medio más tarde, llegado el momento de las luchas de liberación, hubo que forjar las nuevas naciones dentro de las antiguas fronteras coloniales. No pocos de los jóvenes países se desgajaron: no se reconocieron a sí mismos. Otros —pensemos en la guerra de Biafra, en la frustrada secesión de Katanga— trataron en vano de separarse con saldos humanos desastrosos.

Hoy, cuando la presión demográfica pone en disputa los recursos de una región, las partes en pugna se revierten a sus más atávicos sentimientos de pertenencia grupal: la etnia, la tribu. 

Hay teóricos, y de peso, que afirman que incluso la tribu en sí es un artefacto colonial. Si no un invento, sí una política voluntaria que asienta, sobre las burdas clasificaciones etnográficas de los primeros evangelizadores, divisiones de corte identitario —administrativas a fin de cuentas— fomentadas para debilitar, al dividirlos, a los colonizados. 

No lo sé…

Lo que sí sé (me lo enseña el poeta D.H. Lawrence) es que “toda línea recta hiere y desgarra: va contra la voluntad del mundo”.

Cosa que —¡ay!— también el machete sabe.

I.

El sábado 10 de octubre me apareció en el feed de Facebook un status urgente y perturbador. Sin mucho respeto por la sintaxis y con demasiada premura para la ortografía, lo firmaba desde Conakry (Guinea) Noel, uno de mis antiguos estudiantes....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alain-Paul Mallard

Escritor, coleccionista, fotógrafo, viajero, cineasta, dibujante, Alain-Paul Mallard (México, 1970) es autor de 'Evocación de Matthias Stimmberg', 'Nahui versus Atl', 'Altiplano: tumbos y tropiezos'. Vive en Barcelona.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí