1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Las renovables bajan los humos a las eléctricas

El creciente peso de las energías renovables y las fuentes de producción limpias en el mercado energético español ha permitido en los últimos años reducir un 25% las emisiones de CO2 de las centrales térmicas, las de ciclo combinado y la cogeneración

Eduardo Bayona Zaragoza , 28/10/2015

<p>El sector energético genera casi la cuarta parte de las emisiones de CO2 que se producen en España.</p>

El sector energético genera casi la cuarta parte de las emisiones de CO2 que se producen en España.

Pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La creciente presencia de las energías renovables como ingredientes del pastel eléctrico español ha permitido reducir la destacada colaboración de España en el proceso de calentamiento global que está desequilibrando la meteorología en el planeta: el sector energético ha reducido en los dos últimos años un 25% sus emisiones de CO2 o dióxido de carbono, uno de los gases que mayor influencia tiene en procesos como el efecto invernadero, gracias a la mayor cuota de mercado de los sistemas de producción que no queman combustibles fósiles como el carbón o los derivados del petróleo.

La Memoria de Red Eléctrica Española cifra en 60,4 millones de toneladas las emisiones de CO2 a la atmósfera que el año pasado provocó el sector energético español, un volumen muy similar al del ejercicio anterior -60,1- y claramente inferior tanto a las 80 de 2012 como a las 72 de 2011. De hecho, los registros de los dos últimos años suponen el regreso a niveles prácticamente desconocidos en lo que va de siglo. Con la excepción de 2010, cuyos 58 millones de toneladas supusieron un notable bajón frente a las 74 o las 85 de los ejercicios que le precedieron.

El sector energético genera casi la cuarta parte de las emisiones de CO2 que se producen en España: 60 de los 250 millones de toneladas de ese gas que, según las estimaciones que el Ministerio de Medio Ambiente recoge en el Perfil Ambiental de España 2014, provocan varios sectores productivos.

Más de 300 millones de toneladas de CO2 equivalente

El documento indica que el 78% de los 319,67 millones de toneladas de CO2 equivalente que genera España cada año son, efectivamente, CO2. La cifra global, que incluye la equivalencia de otras sustancias en ese gas –un 12% de metano, por ejemplo-, es netamente inferior a los 364,53 del quinquenio 2008-2012.

“Los principales sectores que han contribuido al descenso de las emisiones totales en 2013 han sido el energético (-9,7%), influenciado por la reducción de las emisiones procedentes de la generación eléctrica (por el descenso en el consumo de carbón y de gas natural en las centrales térmicas) y los procesos industriales (-5,3%)”, señala el Perfil Ambiental, que anota que “las emisiones ligadas a la agricultura aumentaron un 1,7%, influenciado por el incremento en el uso de fertilizantes” para situarse en el entorno del 12%: casi 40 millones de toneladas.

“Las energías renovables han mantenido un papel destacado en la producción global de energía del sistema peninsular cubriendo el 42,8 % de la producción total (un 42,2 % en 2013)” en 2014, señala la memoria de Red Eléctrica, que destaca cómo la eólica, pese al ligero descenso de su aportación, generó el 20,3% de la electricidad. Eso “coloca a esta tecnología en el segundo lugar en cuanto a la participación de los distintos tipos de energía en la cobertura de la demanda peninsular, tan sólo detrás de la nuclear”. Y la diferencia fue escasa: de 1,7 puntos, tras alcanzar los 51.026 gigawatios/hora.

Aprobado en cobertura, suspenso en contaminación

Esa presencia de las renovables cumple con creces el objetivo de que cubrieran el 27% de la demanda que el Consejo Europeo acordó en octubre de 2014, para la UE y el año 2030.

Sin embargo, y pese a ser el sector que más progresa en este sentido, sus resultados siguen alejados de la meta comunitaria de recortar “al menos un 40% menos de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en comparación con 1990”.

Pese a ser el sector que más progresa en este sentido, sus resultados siguen alejados de la meta comunitaria de recortar “al menos un 40% menos de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en comparación con 1990”.

Más lejos todavía queda el objetivo de la Hoja de Ruta hacia una Economía Baja en Carbono Competitiva en 2050, presentada en 2013: “prevé que, en 2050, la UE reduzca sus emisiones un 80% por debajo de los niveles de 1990 a través de reducciones domésticas y establece hitos intermedios (reducciones del orden del 40 % en 2030 y 60% en 2040)”.

Los bosques resultan insuficientes para absorber tanta polución

¿Son ambientalmente asumibles para España esos niveles de emisiones? No, aunque los sectores productivos que más gases de efecto invernadero generan van camino de lograrlo si siguen la senda del sector eléctrico.

En España hay 27,7 millones de hectáreas de superficie forestal que suponen algo más de la mitad del territorio. Dando por buenas las estimaciones que apuntan que cada hectárea de arbolado absorbe anualmente unas 20 toneladas equivalentes de CO2, esa masa arbórea sería suficiente como para procesar más de 500 millones de toneladas.

Sin embargo, la realidad tiene un tono menos verdoso: solo 10,7 millones de hectáreas pueden considerarse boscosas y otros 3,2 son de arbolado poco denso. El resto, más de doce, son de monte bajo, estepas y áreas de arbustos. Es decir, que harían falta al menos otros tres millones de hectáreas de arbolado para equilibrar la balanza. Y eso, siempre que la tendencia de las emisiones siga siendo descendente.

Viento y agua ya generan más de un tercio de la energía

Uno de cada cinco kilowatios que se consumieron el año pasado en España salieron de los molinos de viento, que en los meses de enero, febrero, noviembre y diciembre –los de mayor demanda- fueron “la tecnología con mayor contribución a la producción de energía total del sistema eléctrico peninsular, alcanzando el 29,2 %, el 27,8 %, el 25,6 % y el 21,7 %, respectivamente”. Le sigue la hidráulica, que cubrió casi la sexta parte de las necesidades –un 15,5%-, mientras “por debajo del 10 % se han situado las tecnologías solares y la térmica renovable que conjuntamente han cubierto el 7 % de la demanda, aportación similar a la de 2013”.

Uno de cada cinco kilowatios que se consumieron el año pasado en España salieron de los molinos de viento

Ese aumento del peso de las renovables permitió compensar los nocivos efectos para el medio ambiente de los sistemas de producción energética que consumen combustibles fósiles como -especialmente- el carbón, cuya participación creció hasta cubrir el 16,5% de la demanda pese al cierre de la central de Escucha; las centrales de ciclo combinado, que cayeron del 9,5% al 8,5%, y la cogeneración, que bajó del 12,5% al 10,2%.

La participación de los distintos tipos de generación energética venía a confirmar la tendencia iniciada unos años antes. En 2013, cuando la modificación del sistema de primas ya se estaba traduciendo en un frenazo de la instalación de parques eólicos, fotovoltaicos y termosolares ajenos a las grandes compañías, la eólica había sido, en un empate técnico con la nuclear -21,2%-, la principal fuente de energía de la que se habían abastecido los españoles.

Récord de cobertura de la demanda por las renovables

El “comportamiento” de las hidroeléctricas hizo que las renovables marcaran el año pasado “un récord en la cobertura de la demanda peninsular al alcanzar una cuota del 42,2 %, más de 10 puntos superior a 2012 e igualmente casi 7 puntos mayor si se compara con el 2010, año de elevada generación hidroeléctrica”. “El conjunto de energías consideradas renovables han reforzado un año más su papel destacado en la cobertura de la demanda y ello a pesar de la desaceleración experimentada en el desarrollo de nuevos parques eólicos y solares”, indica la memoria de Red Eléctrica referente al año anterior.

La potencia de energías limpias instalada en España está cerca ya de igualar a la suma de la nuclear y las que utilizan combustibles fósiles: alcanza un 49,3% que se reparte entre el 22,3% de la eólica, el 19,5% de la hidráulica, el 4,3% de la solar fotovoltaica, el 2,2% de la termosolar y el 1% de la térmica renovable. Sin embargo, su dependencia de la meteorología hace que, por lo general, cada una de ellas cubra cuotas menores de demanda.

La potencia de energías limpias instalada en España está cerca ya de igualar a la suma de la nuclear y las que utilizan combustibles fósiles

Ocurre lo contrario con los sistemas de producción que, en lugar de utilizar fuentes naturales, reciben el combustible en camiones y cuyo ritmo de generación del ritmo que marca el jefe de planta: las centrales de carbón cubren un 16,5% de la demanda con un 10,7% de la potencia instalada. La desproporción es mayor en la nuclear, que cubre un 22% del suministro con un 7,7% de la potencia instalada.

Una economía energéticamente voraz

La combinación de esos dos bloques de generación eléctrica fue, de hecho, uno de los principales problemas de gestión con los que se encontraban los responsables de la distribución de la energía en España. La puesta en funcionamiento del Cecre (Centro de Control del Régimen Especial) supuso en 2010 el despegue de las renovables, cuya cobertura superó por vez primera la tercera parte de la demanda.

Sin embargo, el principal desequilibrio del sistema energético español no se encuentra en el origen –la producción- sino en el destino, en el consumo. “Se trata de una economía energéticamente voraz”, señala el Perfil Ambiental de España 2014, que explica esa conclusión: “Se consume mucha energía obteniéndose un PIB bajo”; es decir, que tiene “un coste alto en la conversión de energía en riqueza”.

De hecho, añade el informe, “en el período 2004-2013, la intensidad energética final se redujo a un 19,17%”, lo que indica que “en el ámbito de la Unión Europea (UE-28), España es el octavo país con menor intensidad energética con 128,7 kilogramos de petróleo equivalente por cada 1.000 euros”.

Ese sector industrial poco eficiente utiliza la cuarta parte de la energía que consume el país para generar el 8% de las emisiones de CO2 equivalente. Su demanda, después de tres años seguidos de descenso, se elevó en 2013 a 20,75 millones de toneladas equivalentes de petróleo.

La creciente presencia de las energías renovables como ingredientes del pastel eléctrico español ha permitido reducir la destacada colaboración de España en el proceso de calentamiento global que está desequilibrando la meteorología...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí