1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La mayoría de los sirios huyen de la violencia del régimen de Al-Assad

Entre los refugiados en Alemania solo el 32% nombra al ISIS como una de sus motivaciones para exiliarse, según un estudio de tres ONG y el Centro de Investigación Sociológica de Berlín

Laura Alzola Kirschgens Hamburgo , 28/10/2015

<p>Campo de refugiados sirios en Jordania.</p>

Campo de refugiados sirios en Jordania.

ENES REYHAN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Viktor y Sami regresarán a Alepo cuando dejen de caer bombas del cielo. Dicen que les da igual quién gobierne mientras haya paz. El ISIS da miedo pero las bombas, las bombas son lo peor, insisten. Ambos huyeron a través de Turquía y de los Balcanes, por países de cuyos nombres no se acuerdan. “Está lejos, todavía tengo las piernas azules de andar, ¿ves?”. Se conocieron en agosto en las tiendas de atención médica, frente a la estación de trenes de Múnich. Con el móvil en las manos heladas atrapan el wifi del Apple Store del centro de Hamburgo para chatear un poco con sus madres, preocupadas, y decirles que siguen bien, que hace frío, que aún no han recibido carnés de identidad. Tienen 19 y 20 años. Las bombas han matado a tres excompañeros de colegio de Sami. Ambos quieren reunirse aquí con sus familias, con sus hermanos pequeños que vienen de camino. Estar a salvo.

La extrema derecha alemana, minoritaria pero ruidosa, demuestra estos días en las calles y plazas germanas su falta de empatía, humildad y sentido de la justicia con los refugiados sirios. Sin embargo, la mayoría de los alemanes comprende las causas de aquellos que han emprendido la huida y buscan protección en su país, entre otras cosas, porque asume que para abandonar todo y correr el riesgo de morir ahogado, congelado, de hambre, encarcelado o maltratado, la desesperación tiene que ser más grande de lo que en la Europa actual alcanzamos a imaginar. Sobrevivir, vivir. Ése es el deseo que mueve a la mayoría de los refugiados,  como Viktor y Sami,  a cambiar todo lo que conocían por Alemania.

El éxodo sirio, flagrante y mediático como ningún otro, ha puesto la política europea contra las cuerdas. Ahora que la mitad de la población del país está desplazada y que podría hacer tambalear la estabilidad del oasis europeo, la complejidad del conflicto ya no sirve como excusa para no abordarlo. El debate sobre las causas y posibles soluciones de esta situación produce titulares desde hace meses; sin embargo, no ha sido hasta cuatro años después del comienzo de la guerra, este septiembre, cuando se les ha preguntado al respecto a los protagonistas, a las propias víctimas.

El debate sobre las causas y posibles soluciones de esta situación produce titulares desde hace meses; sin embargo, no ha sido hasta cuatro años después del comienzo de la guerra, este septiembre, cuando se les ha preguntado al respecto a los protagonistas, a las propias víctimas

El pasado 7 de octubre, tres organizaciones no gubernamentales y un centro de investigación sociológica presentaron en el Parlamento alemán los resultados del primer estudio realizado con refugiados sirios en los centros y hogares de acogida del país germano. Concretamente, entre el 24 de septiembre y el 2 de octubre de 2015, dieciocho personas de nacionalidad siria entrevistaron a 889 refugiados del mismo origen en cinco ciudades germanas: Berlín, Hannover, Bremen, Leipzig y Eisenhüttenstadt. La iniciativa de Adopt a Revolution, The Syria Campaign y Planet Syria contó con la colaboración del Centro de Investigación Sociológica de Berlín.

Para el estudio, los encuestados fueron abordados cuando entraban o salían de los centros y hogares de refugiados, lugares frecuentados por todos aquellos que llegan a Alemania en busca de asilo, independientemente de sus opiniones políticas o características sociales. Además, con el fin de asegurar la confianza y el anonimato de los entrevistados, y de no excluir del estudio a personas analfabetas, se utilizó una combinación de entrevistas cara a cara y de cuestionarios para autocompletar utilizando tabletas. Las preguntas habían sido traducidas al árabe.

El solo hecho de que, al fin, se preguntase a los afectados por las razones para huir y de que las respuestas de éstos se tratasen con el respeto y el rigor que merecen, es noticia. Pero los resultados que ofrece la encuesta tienen mucho más valor que el meramente simbólico, ya que ponen de manifiesto contradicciones entre la percepción de la crisis siria en el exterior, y la apreciación de las víctimas directas del mismo. La encuesta arroja, en definitiva, resultados sorprendentes.

Interrogados en formato multirrespuesta acerca de sus razones para abandonar el país, el 92% de los participantes afirmó haber huido de la violencia. 

Interrogados en formato multirrespuesta acerca de sus razones para abandonar el país, el 92% de los sirios participantes afirmó haber huido de la violencia. De éstos, más de dos tercios, el 70%, arguyeron como principal amenaza la violencia organizada del régimen de Bashar al-Assad. Lo que llama la atención es que únicamente un tercio, el 32%, nombró al ISIS como una de sus motivaciones para refugiarse.

La segunda razón de peso para huir en busca de asilo es haberse visto en peligro de ser arrestado o secuestrado. El 86% de los entrevistados adujo este miedo como una de sus causas de huida. De este grupo, el 77% afirmó verse en peligro de ser arrestado por el régimen de al-Assad mientras el 42% temía un secuestro del ISIS.

Por otra parte, los resultados del estudio confirman que prácticamente la totalidad de refugiados sirios desea volver a casa, al país que conocen y sienten suyo. Así, solo el 8% afirmó pretender quedarse en Europa. Sin embargo, el 52% aseguró que únicamente regresaría a condición de que Bashar al-Assad abandone el poder.

“Mientras en la opinión pública alemana prevalece en un primer plano la indiscutible brutalidad del ISIS, de facto, es la violencia del régimen de al-Assad la que obliga a la mayoría de los sirios a huir”, afirmó en la rueda de prensa de presentación de los resultados Elías Peribo, cofundador de la asociación sirio-germana Adopt a Revolution En palabras de Peribo. “La batalla contra el terrorismo del ISIS no resolverá el problema según los resultados de la encuesta y éste es un mensaje que la diplomacia alemana debería tener en mente”.

El 58% de los encuestados afirmó que una zona de prohibición de vuelo ayudaría o incentivaría a los sirios a no abandonar su país, mientras sólo el 24% de los encuestados eligió el aumento de la ayuda humanitaria como una medida efectiva

Con un barril de petróleo, cilindros de gas o un depósito de agua, llenos de explosivos de gran potencia y chatarra para mejorar la fragmentación y causar el mayor daño posible, se logra aterrorizar a un pueblo entero. El 73% de los sirios encuestados afirma que estas “bombas barril”, explosivos no dirigidos/guiados lanzados desde helicópteros y de fabricación barata y producción local, eran “una amenaza para su seguridad personal”.

Desde la organización Human Rights Watch destacan que, a pesar de las presiones internacionales, el régimen de al-Assad “persiste en el lanzamiento de un gran número de bombas de barril altamente explosivas sobre la población civil, en contra de la resolución 2139 aprobada el 22 de febrero de 2014 por el Consejo de Seguridad de la ONU”.

Amnistía Internacional denuncia en su informe de 2014/15 que tanto las fuerzas gubernamentales como los grupos armados no estatales cometen con impunidad gran número de crímenes de guerra y abusos flagrantes contra los derechos humanos. Las fuerzas del Gobierno lanzan ataques deliberados contra civiles, “bombardeando indiscriminadamente zonas residenciales e instalaciones médicas civiles con artillería, morteros, bombas de barril y agentes químicos, y perpetrando homicidios ilegítimos de civiles”. Añaden que el régimen lleva a cabo ataques con bombas de barril u otras municiones con cloro, pese a estar prohibidas por el derecho internacional.

¿Y cuáles podrían ser las soluciones de un conflicto que va a comenzar su quinto año, exacerbado por la violencia del ISIS y la de un dictador encaramado al poder, así como por una de las peores crisis de refugiados del siglo? El 58% de los sirios encuestados en Alemania por las posibles soluciones al conflicto y el fin del éxodo afirmó que una zona de prohibición de vuelo ayudaría o incentivaría a los sirios a no abandonar su país, mientras sólo el 24% de los encuestados eligió el aumento de la ayuda humanitaria como una medida efectiva.

La mayoría cree que Bashar al-Assad es el responsable de la situación actual. Para el 79% de los encuestados, la decisión de al-Assad de usar la fuerza militar contra los manifestantes pacíficos que demandaban libertad y dignidad en 2011 es el desencadenante y la causa principal de la violencia actual.

Heiko Giebler, mentor científico de la encuesta y miembro del centro de investigación sociológico de Berlín, considera los resultados como válidos y matiza que “lo destacable no son tanto los porcentajes, sino las tendencias claras que estos muestran”. La percepción pública de que la mayoría de los refugiados que llegan a Alemania son varones de entre 16 y 25 años, se ha visto confirmada. La necesidad de preguntar más a menudo a los afectados, también.

Viktor y Sami regresarán a Alepo cuando dejen de caer bombas del cielo. Dicen que les da igual quién gobierne mientras haya paz. El ISIS da miedo pero las bombas, las bombas son lo peor, insisten. Ambos huyeron a través de Turquía y de los Balcanes, por países de cuyos nombres no se acuerdan. “Está...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Laura Alzola Kirschgens

Reportera e investigadora. Migración, educación, discurso y cambio social. Múnich, Hamburgo y ahora, Barcelona. Periodista. Máster en Inmigración por la Pompeu Fabra. Extranjera, como lo son todos en algún lugar

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Krapocho

    Más propaganda OTANista. "Artículos" como este sólo buscan tergiversar la realidad para intentar justificar una intervención militar imperialista. No es nada nuevo, eso sí. Lo hemos visto en las últimas guerras donde occidente ha "intervenido": Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia... Ya tenéis un lector menos.

    Hace 6 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí