1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Santiago Alba Rico / Filósofo

“Es mucho más peligrosa la islamofobia que el islamismo radical”

Amanda Andrades / David Perejil Madrid , 28/10/2015

<p>El filósofo Santiago Alba Rico alerta en su último libro sobre la interiorización mansa de la inferioridad de otros pueblos.</p>

El filósofo Santiago Alba Rico alerta en su último libro sobre la interiorización mansa de la inferioridad de otros pueblos.

D.P.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

En tiempos en los que la llegada de refugiados vuelve a traer debates simplificados y estereotipados sobre el imaginario árabe y/o musulmán, el filósofo y ensayista Santiago Alba Rico (Madrid, 1960), quien vive desde hace 17 años en Túnez y antes residió seis años en Egipto, es una de las voces que hay que escuchar. En su libro Islamofobia. Nosotros, los otros, el miedo (Icaria editorial), analiza de manera rigurosa y crítica, con datos y hechos, y sin lemas ni proclamas apriorísticas –de la misma forma en la que habla–, los mecanismos de construcción del otro exterminable. Su objetivo, advertir de los peligros a los que nos enfrentamos.

¿Por qué un libro sobre islamofobia? 

Estaba trabajando más bien en un poemario y en un ensayo sobre literatura e identidad. Entendí, sin embargo, que era importante ocuparse de este asunto. No es la primera vez que lo hago. Había escrito numerosos artículos, sobre todo después del 11S y de la campaña feroz contra el islam que se desató para justificar guerras e invasiones. Cuando Icaria me encargó el libro me daba mucha pereza escribirlo, pero comprendí que era necesario. Me parecía importante reflexionar sobre un peligro que es ya muy real y que está introduciendo muchos efectos destructivos tanto en términos políticos e institucionales como, sobre todo, antropológicos. Esto es lo que más me preocupa: la interiorización mansa de la inferioridad de otros pueblos, de otras gentes. A nivel internacional, la intervención de los europeos y estadounidenses es creciente tras las revoluciones árabes y además está el caos generalizado en toda la región. Tenemos también la cuestión de la inmigración, donde nos encontramos con que la mayor parte de las minorías vulnerables en Europa se identifica con el islam. En este contexto alertar sobre los peligros de la islamofobia como un peligro político inmediato, no solo para sus víctimas directas, sino también para los que la ejercen, para nosotros los occidentales, me parecía muy necesario. Para eso había que recordar otros periodos de la historia en los que esquemas de exclusión semejantes se han aplicado sobre otros pueblos produciendo efectos catastróficos.

Nuestros periódicos hablan sin parar del Estado Islámico y de sus peligros. No digo que no sea un peligro. Lo que trato de demostrar en el libro es que es mucho más peligrosa la respuesta frente al yihadismo, sobre todo cuando afecta a comunidades extensas en Europa y en EE. UU. Es mucho más peligrosa la islamofobia que el islamismo radical.

Nuestros periódicos hablan sin parar del Estado Islámico y de sus peligros. No digo que no sea un peligro. Lo que trato de demostrar es que es mucho más peligrosa la respuesta frente al yihadismo, sobre todo cuando afecta a comunidades extensas en Europa y en EE. UU.

¿Cuáles son esos peligros?

Los de construir un falso enemigo, un enemigo que, falso como construcción, subsume en su seno, sin embargo, a muchos seres reales y concretos, víctimas directas de la exclusión y de sus prácticas al mismo tiempo institucionales y cotidianas. Por experiencia sabemos que cuando las prácticas institucionales y las creencias de las poblaciones --el “sentido común”-- coinciden el resultado es siempre catastrófico. Varias veces utilizo de manera provocativa, pero yo creo que muy precisa y muy bien justificada, la cuestión de los judíos. Siempre pensamos que los judíos fueron masacrados y exterminados durante la Segunda Guerra Mundial porque un gobierno muy malo con un programa de exterminio se hizo con el poder en Alemania. No, esos dos elementos fueron posibles precisamente porque durante siglos, y desde luego, durante todas las décadas anteriores, en Europa se había tratado a las comunidades judías exactamente como hoy se trata a las comunidades musulmanas. Es decir, que cuando nos horrorizamos ante el Holocausto se nos olvida que fue posible porque en ese momento no nos horrorizaba el trato que se infligía a los judíos. Que fue, por tanto, la aceptación de la inferioridad de una determinada comunidad, convertida en programa de gobierno por un partido que, de alguna manera, hizo visible y manipuló el racismo de un sector de la población, lo que hizo posible el Holocausto. Alertemos entonces sobre las consecuencias históricas que tiene la aplicación de esquemas de exclusión en las relaciones de poder. Si utilizamos estos esquemas, acabaremos construyendo inevitablemente otros incómodos, prescindibles y exterminables. Y si construimos otros incómodos y exterminables y tenemos los medios para exterminarlos, apenas haya una ocasión histórica que lo permita acabaremos haciéndolo. 

¿Observa ya ejemplos concretos de esa amenaza latente en Europa?

Sí, clarísimamente. No vamos a hablar de la inmigración. Hablemos de las comunidades ya asentadas en nuestro país. Hemos visto cómo en la última campaña electoral tanto el PP como Plataforma per Catalunya han hecho una campaña claramente islamofóbica, utilizando además términos relacionados con la “limpieza” que evocan eufemísticamente procesos de exterminio que deberían darnos mucho miedo. Cuando se habla de limpiar el Raval, cuando se utilizan ciertas imágenes para identificar el islam con el terrorismo y se hace una campaña electoral sobre esos pivotes ideológicos los peligros están ya ahí. Y más si vemos además que, al hilo de la crisis, hay un sector de la población que, como ha ocurrido tantas veces a lo largo de la historia, desvía las responsabilidades sobre lo más visible, lo más empírico. En las relaciones desiguales de poder hay siempre una espontánea racialización del otro; todos los racismos trabajan sobre lo empírico, sobre lo visible, sobre la carne. Los conceptos no se ven. Es mucho más difícil explicar cómo funciona el capitalismo y comprometer a la gente en luchas contra estructuras intangibles que movilizarlos contra cosas que puedes medir, que puedes tocar, que están en tus barrios, que puedes clasificar con la mirada. En los humanos hay una especie de impulso clasificatorio espontáneo que no tiene por qué ser necesariamente malo. Cuando uno es niño y va al colegio, siempre encuentra allí al de la nariz grande, al que más corre, al rubio, al cabezón... Clasificamos lo que nos entra por los ojos, por la nariz, por los sentidos. El racismo trabaja obviamente sobre el material empírico. Y el peligro del empirismo es precisamente este: que mediante él acabas aceptando o no viendo las verdaderas relaciones de poder que están detrás. Quién realmente tira de los hilos, quién es el responsable de lo que nos está ocurriendo. Por eso, a lo largo de la historia, se ha recurrido a chivos expiatorios. Es lo normal en situaciones de crisis. Lo que pasa es que vivimos en 2015 y hemos tenido experiencias históricas dramáticas, hemos hecho progresos en término de derechos, somos más o menos conscientes de que un sistema de gobierno democrático es formalmente más racional que uno autoritario basado en el manejo de las emociones, y no deberíamos, de ninguna de las maneras --y menos en esta crisis en la que los responsables pueden nombrarse incluso con nombres y apellidos-- permitir que para solventarla nos busquemos un chivo expiatorio y generemos así una situación de caos y de violencia de la que puede no haber retorno.

Durante siglos, y desde luego durante todas las décadas anteriores, en Europa se trató a las comunidades judías exactamente como hoy se trata a las comunidades musulmanas

Su libro parece escrito más en clave europea que española, aunque la está introduciendo ahora. ¿Es  también un miedo real ya aquí?

En España tenemos todavía una ventaja comparativa con respecto a otros países, pero, en todo caso, España está en la periferia y, de alguna manera, ha acabado siempre sucumbiendo a las corrientes o movimientos que venían de otros sitios. ¿Cuáles son los dos motores de la Europa contemporánea? Francia y Alemania. En estos dos países, el fascismo y la islamofobia, concretamente como forma de racismo especializada, están muy generalizados, son muy potentes y muy agresivos. Y en el caso de nuestro vecino, además, tiene una dimensión intelectual que aquí no tiene. Aquí todavía no tenemos intelectuales que hayan dado una cobertura de prestigio y de autoridad a la islamofobia, mientras que en Francia sí. Allí hay toda una serie de intelectuales de primera línea que salen todos los días en televisión, que escriben libros, algunos de los cuales son inclusos grandes escritores, como Houellebecq, que están, de alguna manera, alimentando el discurso islamofóbico que se traduce luego en votos para el Frente Nacional, un partido del que afortunadamente no hay ningún equivalente en España. En términos islamofóbicos, al menos, pues en otros sí los hay. En España no hay ultraderecha porque el PP ha sido siempre la ultraderecha. Si se agrava la así llamada crisis migratoria y también las intervenciones en el exterior y si, como todo parece indicar, la crisis no cede, es muy fácil que se busquen chivos expiatorios y los más cercanos, los más idóneos, para ese tipo de representaciones, porque vienen precedidos de clichés históricamente muy trabajados, son las comunidades musulmanas. Por otro lado, en España hemos pasado de que no hubiera ningún inmigrante musulmán a principios de los años ochenta a tener ahora unos cuantos millones. Es una presencia muy reciente que se puede percibir como intrusa, como advenediza o como forastera y que se asocia con la violencia. En el libro cuento la experiencia con un colectivo de profesores de secundaria a los que hicieron un test: les daban diez segundos para identificar una lista de términos con lo primero que les viniera a la cabeza. Pues bien,  muchos de ellos, al lado de “islam”, escribieron terrorismo, violencia o fanatismo. Era gente con formación y progresista y, si hubieran tenido 20 segundos en lugar de 10 o algunos minutos para pensar, habrían  escrito otra cosa. Pero vivimos en la cultura de los 10 segundos, las noticias se emiten en 10 segundos, se leen en 10 segundos, las decisiones se toman en 10 segundos y es muy difícil, por lo tanto, desmontar discursos --y los comportamientos concomitantes-- en tiempos tan rápidos. En 10 segundos es más fácil destruir que conservar el mundo.

Cuando ocurrieron las revueltas árabes, durante tres o cuatro meses, se le dio la vuelta a este discurso, ¿por qué duró tan poco esta inversión?  

Por varios motivos. Algunos no sospechosos o condenables. Quiero decir que, a veces, tendemos a interpretar que siempre hay una mano que mueve todos los hilos. A veces, algo entra en la agenda periodística y hay como una epidemia, una bola de nieve. Hay esquemas de interpretación que se imponen casi inercialmente, en forma pandémica. Con el mundo árabe eso ocurrió durante unos pocos meses. Junto con las dictaduras, también el islamismo radical quedó fuera de juego y los medios occidentales descubrieron, con un reflejo no menos orientalista, un nuevo mundo árabe muy similar a Europa. ¿Y por qué se vuelve al modelo islamofóbico? Porque las contrarrevoluciones, convergentes con intereses cruzados en juego, ponen de nuevo en primer plano, y de manera polémica, el referente islámico. Por ejemplo, Al Jazeera, un medio árabe que al principio juega incluso un papel fundamental en la difusión de las revueltas por toda la región, se convierte claramente en un instrumento de Catar y de Turquía, del expansionismo turcocatarí en la zona, que en todo caso no era el peor, sobre todo, si se compara con el de sus rivales Arabia Saudí y los Emiratos. Si hablamos de Europa, lo que ocurre es que, tras la victoria lógica y democrática de los islamistas en Túnez y Egipto, el cliché islamofóbico vuelve con una fuerza inaudita. Se acuña esa frase, que una parte de la izquierda recoge también, que habla despreciativamente del paso “de las primaveras árabes al invierno islamista”, frase completamente falaz y de efectos muy negativos. El retorno al modelo islamofóbico tiene que ver con la visibilización de la verdadera relación de fuerzas en el mundo árabe, favorable a los islamistas llamados moderados, y también con ese falso laicismo beligerante que comparten tanto la derecha imperialista como la izquierda antiimperialista. Hemos visto cómo a un cierto sector de la izquierda le parece mucho mejor Bashar Al Assad en Siria que Rachid El Ghanouchi o Hamadi Jebali en Túnez. Cualquier persona con un mínimo de sensatez, que entienda lo que está pasando en el mundo árabe, y quiera además un poco más de democracia, debería ver que, por ejemplo, Ennahda es un partido democrático y Assad un dictador sanguinario y asesino. Yo no sé qué plan tenía en la cabeza Ennahda. Apostaría a que, por pragmatismo o por convicción, nunca buscaron el establecimiento de un Estado islámico. Lo cierto es que gobernaron en condiciones en las que a nadie se le hubiera ocurrido ni proponer eso y, de hecho, acabaron firmando como gobierno la única constitución laica que hay en el mundo árabe.

En España tenemos todavía una ventaja comparativa con respecto a otros países. Aquí todavía no tenemos intelectuales que hayan dado una cobertura de prestigio y de autoridad a la islamofobia, mientras que en Francia sí

Volviendo a la cuestión de la laicidad y a la intelectualidad francesa islamófoba, hay un discurso que utiliza la propia Marine Le Pen y que está basado en valores que compartimos como la defensa de la igualdad de género. ¿Cómo evitar caer en ese juego? 

Es muy interesante. Está, por un lado, ese populismo islamofóbico que tiene que ver con las falsas evidencias sociales: “Vienen a robarnos nuestro trabajo” o “se quedan con los subsidios del paro” o “reciben ayudas del Estado mientras los pobres nacionales son abandonados”... Populismo nacionalista muy elemental que, en todo caso, funciona. Pero luego está el otro, el que interpela a muchos progresistas que o han acabado realmente sumándose a las filas de Le Pen o haciendo discursos que le dan votos. Se trata de un discurso progresista que gira en torno a la emancipación de género o del laicismo. Es completamente fraudulento. Yo cito en el libro a Benjamin Constant (muerto en 1830), el padre del liberalismo francés, un tipo que reivindica todas las libertades formales después de la Revolución Francesa, y cuya lectura demuestra hasta qué punto hemos retrocedido. Él explica muy bien qué es el laicismo. Este no consiste en que gobierne el ateísmo sino en que el gobierno garantice dos cosas: que cualquier ciudadano va a poder practicar la religión que quiera y que ninguna comunidad, ni religiosa ni civil, va a gobernar el país. Y además añade: cuidado, lo que siempre es religioso es la persecución, aunque se haga en nombre de la no-religión. Si el catolicismo persigue a los ateos (o a los protestantes) eso es una persecución religiosa, pero cuando los laicos persiguen a otras personas porque practican una determinada religión, esa persecución es también religiosa. No hay laicismo si hay persecución. Y en el caso de Francia es clarísimo. Empieza a haber signos evidentes de persecución religiosa, de cómo se utiliza toda una serie de signos empíricos e indumentarios para identificar a ciudadanos de pleno derecho -- la mayor parte de ellos franceses-- con una determinada religión y perseguirlos por ello. No es laico un Estado que persigue a nadie por sus creencias religiosas. Y, por lo tanto, el laicismo a la francesa es una religión equivalente en todo a la del peor islam, porque se convierte en un elemento de persecución de los otros. No sólo con ánimo provocativo, en el libro digo que el discurso islamofóbico es la réplica en el espejo del discurso de Al Baghdadi, el llamado califa del Estado Islámico. Son discursos idénticos. Y a uno lo puedes llamar laicismo y al otro religión, pero en realidad los dos son discursos religiosos.

La feminista Brigitte Vasallo afirma que cuando se identifica el conjunto del islam con sus interpretaciones más rigoristas llevamos a cabo la misma operación que hace el Daesh.

Así es. Es exactamente lo mismo. ¿A quién estás dando la razón? Precisamente a aquel que estás combatiendo y cuando lo haces, estás construyendo un enemigo, en lugar de buscar lazos. Cuando uno nace en un contexto cultural concreto, solo tienes dos soluciones. Si buscas la democracia, la dignidad, la justicia social, si eres bueno, si crees en valores universales como la justicia o la libertad tienes dos soluciones. O buscas todo eso fuera de tu cultura o lo buscas dentro de ella.  No hay  ninguna creencia compartida por mucha gente que no permita encontrar esos valores y, en efecto, millones de musulmanes en todo el mundo creen que su religión no es incompatible con la democracia, la libertad y la justicia y buscan esas cosas sin renunciar a su fe. Cuando decimos que 1.300 millones de musulmanes están todos manejados por Al Baghdadi y el Estado Islámico estamos precisamente imponiendo esos esquemas de exclusión que lo que hacen es convertir a los otros en una unidad negativa inasimilable. Y eso es mucho más que un error. Es siempre el umbral de la destrucción del otro.

¿Cuáles son los tres mecanismos que plantea por los que se construye ese otro exterminable? 

El primero consiste en convertir una multiplicidad en una unidad. Un hecho muy evidente y que además en el caso del islam es sencillo de aplicar porque nadie sabe nada de él. Estamos hablando de una religión dentro de la cual hay distintas ramas, con muchas escuelas de interpretación coránica, con reformas y contrarreformas sucesivas, con corrientes místicas como el sufismo y con costumbres culturales tan distantes como la distancia geográfica que separa unos países de otros. Imaginemos las diferencias que puede haber entre el islam de Mauritania y el de Indonesia. Cuando a esos 1.300 millones de personas concretas, que practican distintas formas de religión a partir de historias locales muy diferenciadas, los convertimos en una unidad y a ese ramillete heterogéneo lo llamamos islam hemos ya cometido una peligrosa generalización. Las generalizaciones, es verdad, son un peligro con el que cualquiera que interpreta el mundo tiene que vérselas. De hecho, hablamos de cultura islámica, del islam como civilización, y es legítimo hacerlo si lo justificamos trabajosamente, pero desde el punto de vista del abordaje cotidiano espontáneo ese esquema convierte de manera peligrosa una multiplicidad en una unidad. Ya no hay ni chiíes, ni suníes, ni malaquíes, ni hanafíes, ni huthíes, ni wahabíes, ni nada. Imagina la reacción de un católico del Opus Dei al que confundiéramos con un protestante luterano o con un testigo de Jehová. Pues bien, ésta es la práctica habitual de nuestros medios de comunicación. Cito siempre el caso paradigmático de la portada de La Razón del 13 de febrero de 2003, la víspera de la invasión de Irak. En vez de utilizar un mapa con la escala Mercator, la que usamos habitualmente, La Razón usó por una vez uno con  la escala Peters, la que representa de manera más proporcional el planeta y en la que África aparece, de manera fiel, como tres veces más grande que Europa. De manera que, por una vez, el Viejo Continente, representado tal y como es, parecía muy pequeño y frágil en relación con el resto del mundo. En ese mapa y en color rojo (¡rojo!) aparecían todos los países en los que hay población musulmana, de África hasta Asia. El titular decía:  “Temor a la reacción de 1.200 millones de islamistas”. Mezclaba así sin distinción a todos los musulmanes del mundo y a través de término “islamistas” (en lugar de “musulmanes”) los identificaba además con el terrorismo, justificando así la invasión de EE.UU. apoyada por Aznar.

Si se agrava la así llamada crisis migratoria y también las intervenciones en el exterior, es muy fácil que se busquen chivos expiatorios y los más idóneos, porque vienen precedidos de clichés históricamente muy trabajados, son las comunidades musulmanas

¿Y los otros dos?

Son también muy sencillos, porque la sencillez es la condición misma del conocimiento excluyente. El segundo mecanismo, una vez reducida la multiplicidad a unidad, es el de contemplar esa unidad como negativa. Frente a nosotros, la unidad positiva, demócratas y civilizados, el islam es la unidad negativa. La Razón, una vez más, proporciona el paradigma: 1.200 millones de “islamistas”, es decir, de terroristas violentos invasores. ¡Los invasores son ellos! Y eso la víspera de la invasión de Irak. En cuanto al tercer mecanismo, consiste en considerar esa unidad no sólo negativa sino además inasimilable. En mi libro reproduzco toda una serie de citas, de Renan a Aznar, que revelan la monotonía de este mecanismo que confirma la idea interesada de que los musulmanes --como antes los judíos y siempre los negros-- están fuera de la historia y no son integrables en ella. Son ineducables, irrecuperables, inemancipables, salvo a través de eso que Hegel llamaba la “conexión esencial”; es decir, la esclavitud y el colonialismo. Curiosamente, esta idea ha servido también en la izquierda para defender ciertas dictaduras (pienso en Gadafi) en nombre del “relativismo cultural”. Esta izquierda relativista pone también a estos pueblos “fuera de la historia”, de tal manera que acaba reivindicando la tiranía y el carisma arbitrario como “formas autóctonas de gobierno” apetecidas por las poblaciones porque coincidirían con sus “rasgos culturales esenciales”. No se puede dar razón de peor manera a Hegel y la islamofobia: pues acaban reivindicando la dictadura como el modo “propiamente árabe o musulmán” de gobierno, que es justamente lo que sostiene el orientalismo islamofóbico. ¡No es una tiranía! ¡Es su cultura! En esto, como en tantas otras cosas,la derecha y la izquierda a menudo coinciden frente al mundo islámico.

A veces, la anti-islamofobia parece caer en un buenrollismo, en el que no son posibles las críticas.

En la anti-islamofobia se dan también a veces los mismos tipos universales de exclusión que analizo. Hay un cierto “buenismo”, que es la inversión del esquema de dominio, según el cual todo lo que viene de allí, todo lo que es islámico o no-occidental,  es bueno. En realidad, ése es un discurso tan colonial y orientalista como la islamofobia. Porque los árabes y los musulmanes, insisto a menudo, tienen derecho a su propia barbarie y también a su propio modelo de defensa contra la barbarie. El discurso anticolonial occidental al uso incurre en el mismo desprecio por el otro: considera que, por ejemplo, la respuesta yihadista radical no es “autóctona” sino una construcción imperialista. Todo lo que no nos gusta, todo lo que no coincide con los patrones de la izquierda tradicional (patrones muy occidentales) es rechazado como un producto imperialista, de manera que no se reconoce a los pueblos de la zona autonomía de resistencia: o están pagados por EE.UU. o alienados o se limitan a responder de manera automática --lo que Vincent Geisser llama “miserabilismo”-- a la presión imperialista.

Siempre que se buscan ejemplos positivos dentro del islam se remontan a los siglos X y XI. ¿No hay ejemplos recientes?

Es verdad que históricamente hay un momento de esplendor ilustrado, coincidente con los siglos de oscuridad en Europa, que va desde mediados del siglo VIII hasta el siglo XI, cuando Al-Ash'ari y  AlGhazali cierran el iytihad o libertad interpretativa, en una traducción muy audaz. La riqueza librepensadora de este periodo prueba, en cualquier caso, la inconsistencia de los moldes islamofóbicos. Por lo demás, se olvida a menudo también el vasto movimiento cultural llamado Al-Nahda (despertar o renacimiento) a caballo entre los siglos XIX y XX, una corriente que incluyó autores y pensadores muy variados tales como Al-Tahtawi, Rachid Rida, Al-Afghani, Mohamed Abdu y otros muchos, y que pretendió conciliar el islam con los progresos tecnológicos y políticos occidentales. Curiosamente, este movimiento ilustrado va a llevar a la fundación de los Hermanos Musulmanes en 1927, con Hassan El Bana, en una paradójica derivación política islamista, en pleno dominio colonial, de un movimiento obsesionado con el retraso cultural islámico. Frente a esta deriva islamista nacerán las izquierdas panarabistas en el marco de la guerra fría, con sus derivas a su vez autoritarias y esencialistas. Se trata de un proceso histórico muy complejo, en el cual, en todo caso, lo que impide que haya un despertar islámico democrático es el acuerdo estadounidense-saudí de 1945 en torno al petróleo. Lo cito siempre porque creo que es fundamental. En 1945 el wahabismo era una corriente muy minoritaria confinada en los límites de la península arábiga. Comprometía solo a unos cuantos miles de sujetos y era despreciada por el resto de las comunidades musulmanas del mundo. Es el dinero del petróleo saudí el que convierte el wahabismo en una opción, no voy a decir mayoritaria, pero sí respaldada por mucha, mucha gente. A EE.UU. obviamente le interesaba mucho utilizar esa versión alienante y fanática de la religión contra los nacionalismos árabes que en el marco de la guerra fría se oponían a su control de la zona. Es verdad, en todo caso, que, tras el fracaso de Al-Nahda y de la réplica secular panarabista, no ha habido o no hay todavía un movimiento cultural emancipador poderoso. Pero lo que no se puede hacer de ninguna de las maneras es ignorar dos cosas. La primera es que si algo demuestran las revoluciones árabes de 2011 es que la población árabe estaba y está muchísimo más abierta a cualquier propuesta político-cultural que concilie islam y democracia que a una propuesta nihilista y negativamente revolucionaria como el Estado Islámico. Y la segunda es que si existe Daesh no es solo como consecuencia del fracaso de las revoluciones árabes, que también, sino como consecuencia de un trabajo propagandístico en el que se ha movido mucho dinero y que tiene que ver con el pacto contra natura de 1945 entre un Estado teocrático, el más teocrático del planeta, Arabia Saudí, y el Estado que se pretende más liberal y democrático, los EE.UU.

Si algo demuestran las revoluciones árabes de 2011 es que la población árabe estaba y está muchísimo más abierta a cualquier propuesta político-cultural que concilie islam y democracia que a una propuesta nihilista y negativamente revolucionaria como el Estado Islámico

Define Daesh como una propuesta negativamente revolucionaria.

Gramsci decía que el fascismo es siempre el resultado de una revolución fallida o derrotada y creo que, en ese sentido, no podemos dejar de relacionar el éxito del Estado Islámico con el fracaso de las “primaveras árabes”. No me gusta hablar de fascismo a la hora de abordar el yihadismo radical, pues ese término ha sido utilizado de manera peligrosa, como bien denuncian Gilbert Achcar o Alain Gresh, por la propaganda islamofóbica. Hablemos, pues, de una revolución negativa, porque invierte el contenido democrático de la de 2011 e implica probablemente a los mismos jóvenes, que encuentran ahí no un refugio religioso sino una fuente de radicalidad reivindicativa y de empoderamiento destructivo. Como insiste Alain Bertho, el EI no revela una radicalización del islam sino una islamización de la radicalidad. Lo que atrae muchas veces a miles de jóvenes, muchos de ellos conversos occidentales, consumidores fallidos o indígenas humillados, es precisamente la violencia como rechazo de la hipocresía y la falsa moral occidentales. Esta violencia, lo sabemos, es sistemática y concienzudamente utilizada como medio estético de propaganda y con un éxito indudable: baste pensar que, según una encuesta, más del 50% de los jóvenes británicos no musulmanes se siente atraído por el Estado Islámico. Y en este sentido, no cabe duda, hay que hacer indirectamente responsables del fenómeno a todas las fuerzas que impidieron el triunfo de las revueltas de 2011 y la democratización del mundo musulmán. Vuelven a ese mundo las tres fuerzas trillizas inseparables contra las que se rebelaron los jóvenes en 2011: dictaduras locales, intervenciones extranjeras y yihadismo radical. Siria es el colofón trágico y el paradigma puro de este retorno de los zombis.

¿La islamofobia alimenta a Daesh y Daesh alimenta la islamofobia?

Así es y creo que ambas fuerzas se miran en el espejo del otro y están de acuerdo tácitamente en suprimir cualquier opción intermedia. Se necesitan, se alimentan, se corresponden. Las dos aplican los mismos esquemas de exclusión universal y construyen oposiciones binarias entre una unidad positiva verdadera (nosotros) y una unidad negativa inasimilable (ellos). Mientras la islamofobia criminaliza incluso el conocimiento del árabe y, desde luego, ciertos signos indumentarios y fenotípicos, identificando ontológicamente las comunidades musulmanas con el EI y empujándolas a él, el islamismo wahabí radical, llamado takfirí, separa ontológica y racialmente de la “comunidad de los creyentes” a la mayor parte de la humanidad, incluidos los musulmanes, dando razón así a la islamofobia y sus esquemas agresivos de exclusión.

Si, como dice el economista marxista crítico Isaac Joshua, el fin del capitalismo se va a parecer más al fin del Imperio Romano que a la Revolución Francesa, hay que pensar que, incluso si conseguimos esa alianza, el mundo postoccidental va a ser un mundo difícil y violento

¿La llegada de refugiados de países de mayoría musulmana refuerza la islamofobia? O sucede a la inversa, que está ya tan fuertemente asentada como para permitir que no se esté dando una respuesta humanitaria?

Considero que son las dos cosas. Hay una retroalimentación entre una islamofobia ya existente y toda una serie de desplazamientos migratorios que proceden de esa zona del mundo y que, de alguna manera, vienen a alimentar esos temores fantasmagóricos de la población. Creo que lo que estamos viendo es básicamente una crisis civilizacional. En un artículo que he escrito recientemente establecía un paralelismo, que yo mismo declaraba forzado pero preñado de sentido, entre el fin del Imperio Romano y el fin de la civilización occidental moderna. Es verdad que uno nunca sabe cuándo está viviendo el fin de una civilización. Un tipo de Sagunto o de Capua del año 230 después de Cristo no se decía a sí mismo ¡Qué mala suerte he tenido! ¡Me ha tocado vivir la decadencia del Imperio Romano!  Ésta duró 350 años. Vino, eso sí, marcada por las invasiones bárbaras, muchos de los cuales se asentaron pacíficamente dentro de las fronteras y fueron utilizados incluso para frenar a las tribus más agresivas. Es un paralelismo muy forzado porque obviamente lo que aquí genera la ilusión de barbarie es la propia frontera. Los romanos pusieron fronteras contra los bárbaros. Aquí no. Aquí ponemos fronteras para generar la ilusión de barbarie. Los bárbaros sólo son bárbaros porque tienen que cruzarlas. Solo porque quieren cruzarlas. Eso está también muy bien trabajado desde el punto de vista simbólico. Además, al contrario que en aquella época en la que los bárbaros digamos que eran empujados por la naturaleza, los inmigrantes son empujados ahora por las propias metrópolis, por las guerras en las que éstas han intervenido, por esa conexión colonial esencial de la que hablo en mi libro. Lo importante de los bárbaros, sin embargo, no es que provocaran el fin del Imperio Romano, internamente podrido desde hacía siglos, sino que iluminaron esa podredumbre. Y este es el sentido positivo del bárbaro, tal y como lo defiende también el genial historiador tunecino Ibn Jaldun en su condición de reactivador de la civilización cuya decadencia él mismo revela. Es muy difícil elegir una fotografía de la caída del Imperio Romano, ese momento a partir del cual ya no hay retorno. Tal vez sea la batalla de Adrianopolis. Pero si tuviera que decir cuál es la imagen que expresa el punto de no retorno de la decadencia de Occidente, diría que es la de esos miles de personas flotando entre las olas, tratando de llegar a la costa, o la de esos miles que intentan subirse a un tren, o la de esas decenas de cadáveres amontonados en camiones. Creo que eso retrata perfectamente el fin de una civilización.

¿Y cuál es la solución?

No lo sé. En la época romana había dos fuerzas, una interna y otra externa, que fueron las que finalmente construyeron una alternativa, la mayor parte de las veces muy infeliz. La externa eran los bárbaros y la interna, los cristianos, el Podemos, si quieres, de la época. No es ninguna broma. Los primeros cristianos planteaban enmiendas a la totalidad muy significativas: frente a ese imperio arbitrario, corrupto y ya postmoderno, insistían en una combinación de conversión subjetiva, disposición al sacrificio y comunitarismo democrático, cuestionaban la legitimidad del imperio a partir también de rupturas generacionales muy tajantes: el imperio no nos representa. Hay que buscar una alianza como sea entre los bárbaros exteriores y los interiores. Y tiene que estar basada en el derecho, que es lo que justamente no es capaz de representar bien en estos momentos Occidente. A sabiendas, en cualquier caso, de que si, como dice el economista marxista crítico Isaac Joshua, el fin del capitalismo se va a parecer más al fin del Imperio Romano que a la Revolución Francesa, hay que pensar que, incluso si conseguimos esa alianza, el mundo postoccidental va a ser un mundo difícil y violento. Pero si no conseguimos esa alianza tenemos que prepararnos para una larguísima decadencia tribal, violenta y ultrarreligiosa. Lo que Europa tiene que aceptar es que no van a dejar de venir inmigrantes o refugiados, no van a dejar de entrar. Así que si no estamos dispuestos a reconocerles sus derechos con arreglo a la carta fundacional de Naciones Unidas, tendremos que admitir que no podemos evitar que vengan y que cada cosa que hacemos mal contra los desplazamientos migratorios socava aún más los cimientos de una civilización que está ya tocada de muerte.

Autor >

Amanda Andrades / David Perejil

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

19 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan

    Este señor ha vivido y vive en Túnez y donde pasan cosas como arrestar a jovenes por ser homosexuales, pero para qué hablar de eso. http://www.news24.com/Africa/News/two-young-tunisians-arrested-for-homosexuality-20161213 Mientras los presuntos progesistas sean solo de boquilla para unos temas, autoproclamados referentes morales con una doble medir sonrojante lo que se va a lograr es que más gente huya despavorida de estas opciones. Si islamofobia es rechazar que de tapadilla se vayan metiendo medio-sharias en la legislación eso es más que saludable. Se puede ser musulmán de otra forma como se demostró décadas en la Turquía pre-Erdogán.

    Hace 3 años 6 meses

  2. Ateo

    La izquierda postmoderna y sus filósofos perdieron el rumbo hace tiempo. Su complejo colonial, el rechazo a la Ilustración y a la razón les impide criticar y rechazar aspectos retrógrados de otras culturas y religiones. La defensa del “feminismo islámico” (como si feminismo y religión fueran compatibles) y el multiculturalismo -basado en la diferencia y no en la igualdad de los seres humanos- o el abandono de las cuestiones materiales frente a batallas de orden simbólico absurdas, es un ejemplo de su legado.

    Hace 3 años 6 meses

  3. Reivindicación del anticlericalismo: respuesta a Santiago Alba Rico

    "... Es tramposo acusar de racismo a aquellos que criticamos la religión musulmana con los mismos argumentos que hemos criticado y criticamos la católica. La extrema derecha coge, precisamente, la bandera que ha abandonado la izquierda. La izquierda ha sido crítica con el catolicismo acertadamente; ¿ahora no puede criticar al islam? La extrema derecha no es laica, es racista." (Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/reivindicacion-del-anticlericalismo-respuesta-a-santiago-alba-rico)

    Hace 3 años 6 meses

  4. Soles

    Un momento, por favor. Sé muy bien, la historia de los sabios musulmanes a lo largo de los siglos, y también conozco las grandes mujeres que el Islam ha tenido. Pero, si veo a una mujer musulmana, con un hombre, un niño, paseando por la calle, cubierta de velos negros de los pies a la cabeza, y con el rostro tapado, excepto los ojos, y a veces, ni siquiera tiene los ojos libres del velo, me niego a pasar por al lado de esa señora. Y si encima, a esa mujer se le ocurre subir a un autobús, con el cuerpo cubierto de velos oscuros, me bajo del vehículo en la primera parada. No acepto ese machismo, a mi juicio. Porque, las mujeres musulmanas tan cubiertas de velos oscuros, deben tener carencia de vitaminas por la falta de sol, y las personas necesitan tomar el sol, moderadamente. Ya está bien de tanto políticamente correcto. Y ya se ven mujeres musulmanas por algunas ciudades en España ataviadas de esa manera, no es que vayan con su pañuelo islámico a la cabeza, más o menos colorido. Es que parecen bultos negros, e impresiona mucho. No se sabe lo que pueden llevar debajo de esos velos negros, ropas occidentales, o el cuerpo lleno de explosivos.

    Hace 5 años 3 meses

  5. Harto de tanta payasada

    De la wikipedia: "escritor, ensayista y filósofo" "hijo de Lolo Rico, cineasta y periodista conocida por ser directora del programa infantil La bola de cristal." Vaya, familia de pelas y ni un palo al agua en toda su vida ¿Por qué no me sorprende?

    Hace 5 años 3 meses

  6. Harto de tanta payasada

    Mis opiniones, preferencias o fobias ni lapidan ni degüellan a nadie.

    Hace 5 años 3 meses

  7. David m

    Valiente gilipollas Díselo a las familias de los 60 asesinados hoy en francia por esos putos Islamistas

    Hace 5 años 3 meses

  8. Octavio Cadelo

    Recientemente escribí algo semejante, en el que llego a unas conclusiones muy similares a las de SAR: http://yihadistanaron.blogspot.com.es/2015/10/cual-es-el-monstruo.html A día de hoy la islamofobia es más peligrosa para nosotros que el yihadismo porque en nuestras sociedades hay muy pocos musulmanes y por lo tanto el yihadismo no llegará a coger fuerza nunca. En cambio la islamofobia sirve como elemento transmisor de ideas fascistas, que a la larga acaban volviéndose contra el pueblo. Y no soy ningún progre, lo digo para evitar acusaciones rápidas.

    Hace 5 años 3 meses

  9. Ignacio

    Pero ¿Qué majaderías dice este SAR? ¿Es esclavo del capital Árabigo y judío que ha financiado y entrenado a todos los mercenarios de las primaveras árabes y de la propia guerra de Siria? ¿Y estos son los pensadores de los podemos? ¡¡Unos agentes de los grandes capitales que quieren involucrarnos más aún en la destrucción del pueblo Sirio!! ¡¡Maldito seas SAR!!

    Hace 5 años 3 meses

  10. nomad

    Ojalá la tenga no, ya tiene la repercuSIÓN que se merece, NINGUNA.

    Hace 5 años 3 meses

  11. Av

    Claro Santiago Alba, ahora resulta que no podemos criticar y rechazar el Islam, porque cometemos el peor pecado posible, la Isamofobia. No podemos rechazar una religión que se quiere imponer por la violencia, que condena a la muerte a los infieles, a los apostatas, a los homosexuales, a las adulteras, que considera inferior a la mujer, y no estoy hablando del terrorismo yihadista, sino de lo que está escrito en el corán, la palabra de alah revelada a un profeta que se dedicó a hacer la guerra y por lo tanto a matar a quien no quería convertirse.

    Hace 5 años 3 meses

  12. Ayala

    SAR y sus escritos como ejemplo de vacuna sistémica Santiago Alba Rico (en adelante me referiré a él como SAR, para abreviar), uno de los fundadores del partido Podemos, nos tiene acostumbrados a sus meaditas fuera de tiesto. Sus retorcidos argumentos adquirieron un valor práctico de legitimación de la intervención militar en Irak y Libia. Fue de los intelectuales, ¡cómo no!, que raudos y veloces contribuyeron a crear un estado de opinión favorable a la intervención occidental en Siria, difundiendo una imagen demoníaca y muy tergiversada de Al-Asad. Lo mismo con Ucrania, adoptó una postura de defensa velada de los golpistas neonazis (a la vez que daba la apariencia de criticarlos): "lo de Ucrania fue "una rebelión, un movimiento muy amplio y espontáneo de los ciudadanos indignados, por el abuso y la prepotencia del poder, sin mayor experiencia y menos cálculos políticos", llegó a escribir. SAR es un abonado a las revoluciones de colores y a esas primaveras árabes que gusta de calificar de espontáneas, asumiendo el mismo discurso que el gobierno de EE.UU. y sus socios de la UE. Recientemente nuestra compañera Gaby publicaba la traducción de una excelente conferencia de Rainer Mausfeld ("¿Por qué callan los corderos?"), en la que precisamente se pone de manifiesto el trasfondo de estas revoluciones cromáticas y primaveras que tanto le gustan a SAR y que tanto defiende. Dice Mausfeld: Una estrategia totalmente distinta se persigue cuando las sublevaciones van dirigidas contra un gobierno desaprobado por la “comunidad de valores occidentales”. En tal caso se considera que los movimientos hacia el cambio sistémico deseado reflejan la voluntad de libertad del pueblo, por lo que han de ser fomentados por todos los medios a modo de “promoción democrática” (“democracy promotion”). Obrar un cambio sistémico sin que intervenga ninguna fuerza militar y que parezca salir del centro del pueblo, se llama “revolución de colores”. Comparada con los múltiples golpes de Estado y militares de la CIA durante décadas, tiene una serie de ventajas. Estos cambios sistémicos encubiertos suelen salir más económicos y son mejor recibidos y aceptados entre el público occidental y la comunidad internacional que cualquier golpe. Aunque las trastienda de estas "revoluciones de colores" resultan muy evidentes como nos hace ver Rainer Mausfeld, SAR insiste en todo lo contrario, ejerciendo de charlatán legitimador del discurso dominante de las élites y sus medios sistémicos. Y es que, para que esto que nos explica Mausfeld pueda ser viable, se necesitan cocineros intelectuales, autores como SAR que vendan convenientemente el "producto", la mentira, el espejismo... Diríase que de la pluma de SAR siempre salen escritos con un común denominador: una defensa del status quo del Imperio americano y de sus socios europeos. Pero no lo hace nítidamente (generaría rechazo en su público), sino de forma más o menos velada y a menudo recurriendo a una sutil estrategia discursiva: la de meter por medio aseveraciones susceptibles de levantar el apoyo de personas progresistas. Es muy importante que tengamos en cuenta que SAR escribe para un tipo de público que se considera de izquierdas, presentándose como un intelectual y militante de la izquierda. Esto le otorga un plus de credibilidad entre aquellos lectores más ingenuos o menos formados, pero a la vez le obliga a recurrir a artes del trilero. El truco consiste en introducir en el discurso ciertos guiños que siendo fácilmente reconocidos por ese lector confiado de izquierdas, predispone a éste a tragarse con gusto el resto del plato. Para el funcionamiento de la máquina propagandística de defensa del status quo, resultan mucho más imprescindibles personajes como SAR que escritores identificados con la derecha. Estos últimos tienen muy difícil llegar a un público vinculado al progresismo y a la izquierda en general. De ahí que para influir en la opinión de este tipo de público, los múltiples SAR tengan un valor estratégico en los procesos de control de la conciencia colectiva mantenidos por la clase dominante. Alguien que hasta se permite criticar al capitalismo, siempre resultará más verosímil para esa opinión pública de izquierdas que un Alfonso Rojo o un Marhuenda, por poner un par de ejemplos. Por ello, estos personajillos que se pavonean por la pasarela progreburguesa vendiendo una imagen de sí mismos como intelectuales divos y divinos, actúan de vacuna sistémica. ¿Por qué exactamente? Una vacuna es un antígeno que, introducido en el organismo, genera anticuerpos de defensa contra microorganismos patógenos. El antígeno puede ser semejante al microorganismo patógeno que se pretende combatir, pero previamente se ha convertido en inocuo, en una cepa no peligrosa. Identifíquese el organismo con la sociedad y el microorganismo patógeno como el peligroso virus de la izquierda que amenaza con destruir el orden existente (un virus que se muestra resistente al tratamiento convencional suministrado por los medios sistémicos). Nada mejor que recurrir entonces a una cepa inocua procedente de esa misma izquierda, para generar los necesarios anticuerpos ideológicos que permiten al Poder controlar y someter el virus subversivo. Por ello, los creadores de opinión como SAR, toman una apariencia de intelectuales de la izquierda, que se formaliza por ejemplo en cierta crítica al sistema. Pero tal crítica, aunque a veces nos pueda parecer contundente, en realidad es inocua y tiene como misión generar anticuerpos ideológicos entre las personas con riesgo de contraer la enfermedad subversiva. No cabe duda: SAR es un buen ejemplo de intelectual que actúa como vacuna sistémica. La duda está en si lo hace porque le pagan para ello, o si lo hace por convicción. Un cagón compulsivo: la culpa de que haya refugiados sirios, es del gobierno sirio, de Irán y de Rusia. Decía que SAR, muy amigo de Manolo Monereo (uno de los cerebros desguazadores de IU), nos tiene acostumbrados a paridas periódicas que levantan el enfado de muchos. Algunas perlas de SAR extraídas de uno de sus muchos artículos (rebelion.org): no creo que los EEUU tengan en estos momentos una política internacional más agresiva que en el pasado EEUU nunca ha intervenido tan poco, al menos en términos militares convencionales EEUU lleva diez años sin intervenir militarmente en ningún sitio. EEUU en Libia dejó a los franceses e ingleses el protagonismo, se ha reprimido en Siria, se ha retirado de Iraq, se está retirando de Afganistán, va a reducir sus fuerzas armadas y su presupuesto de defensa. Y en otro artículo del mismo portal: "No es la OTAN quien está bombardeando a los libios sino Gadafi" y "En Libia se ha producido una revolución popular". Su última perla cultivada ha sido sonora. Para SAR, los culpables de la crisis de los refugiados sirios y del dolor del pueblo sirio son, en primer lugar, el gobierno sirio, y en segundo lugar Rusia, Irán y Hizbullah (rebelion.org). Difícilmente se puede ser más manipulador y alcanzar tal grado de cinismo. Y también es una muestra de la deriva de rebelion.org al publicar propaganda imperial de este tipo, comprensible si tememos en cuenta que dicho portal -antaño la perla de la información alternativa de izquierdas- está actualmente controlado por SAR y sus amigos (nuevamente vemos el efecto de vacuna sistémica: la mejor forma de neutralizar un portal subversivo como rebelion.org, fue conseguir poner al frente del mismo a SAR). Sin embargo, para que semejante patraña pueda tener alguna credibilidad entre el público de izquierdas, es necesario introducir un elemento de crítica que no ensombrezca la afirmación principal, tal como antes explicaba. Por ello SAR hacer referencia también al suministro de recursos y armas hacia los yihadistas por parte de Arabia Saudí, Turquía, EEUU y la UE. Esta referencia a SAR le viene impuesta, ya que hasta los medios sistémicos más pro-norteamericanos han reconocido tal ayuda (después de haberla negado durante mucho tiempo, hasta que las evidencias hicieron imposible seguir ocultando la verdad sobre el apoyo de EE.UU. al yihadismo). Ahora bien, esta inevitable nota crítica es introducida de tal forma en su discurso, que no desvía la atención de lo que el autor desea enfatizar: los culpables son el gobierno sirio, Rusia, Irán y Hizbullah. Lo demás aparece ya en un segundo plano de importancia. Tal ejercicio de manipulación convierte a SAR en un encantador de serpientes. En su dialéctica fecal, SAR consigue rizar el rizo al sugerir que vivimos en un error: "se ha asentado en nuestra opinión pública la idea de que el peligro para los sirios -y también para Europa- es el Estado Islámico". Así que, estimado lector, si consideras que el Estado Islámico es el peligro, estás en un error si hacemos caso a su excelencia SAR. E insiste en su cagada: en esto, "curiosa y dolorosamente, están de acuerdo los gobiernos que atienden a regañadientes a los refugiados, la extrema derecha que los concibe como enemigos y un sector de la izquierda “antiimperialista” que apoya los crímenes de Bachar Al-Asad". El peligro para SAR, por supuesto, es el gobierno sirio y el yihadismo es apenas una disculpa, una distracción de la atención. ¿Cómo fundamenta SAR semejante afirmación? Básicamente argumentando que la crisis de los refugiados es anterior a la intervención del yihadismo en Siria, siendo provocadas por la represión del gobierno de Bachar Al-Asad. ¿Estamos ante un tonto o ante un cínico canalla? Dice: "el 11 de julio de 2014, antes de la “invasión” de Iraq y Siria por parte del EI, había ya 3 millones de refugiados sirios en la región y que, si en el último año esa cifra ha aumentado en 1 millón". La manipulación de SAR es de campeonato. Las acciones terroristas del llamado Ejército Libre de Siria, formado mayoritariamente por mercenarios extranjeros, y de otros grupos integristas, se iniciaron en el año 2011, provocando los primeros desplazamientos de población. Cuando a mediados de 2014, el EI (Estado Islámico) después de enfrentarse a otras facciones consigue hacerse con el control del Este de Siria y de una parte de Irak, el terrorismo yihadista ya llevaba más de tres años arrasando el país y cometiendo sus crímenes. El EI no surge por arte de magia, de la nada, y el terror yihadista no comenzó en verano de 2014. Un detallito que SAR pasa por alto. Los testimonios que nos están llegando de los refugiados sirios, culpan al integrismo de su dramática diáspora. Sin embargo, SAR lo tiene más claro que los propios refugiados: la culpa es de Al-Asad, digan lo que digan aquellos que vagan por Europa buscando un refugio seguro. Las "solventes" fuentes utilizadas por SAR En su pedorreta dialéctica, SAR no duda en sentar cátedra afirmando contundentemente: "el 90% de las víctimas civiles del conflicto sirio en los últimos cuatro años deben ser atribuidas al régimen criminal de Bachar Al-Asad". Para dar soporte a tal afirmación, SAR tira de fuentes tan "solventes" como Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional. Human Rights Watch (HRW) es una ONG americana que recientemente salió en defensa del venezolano Leopoldo López, al que califica de "víctima" y "prisionero político". Esta ONG, a la que Santiago Alba Rico otorga plena credibilidad y cuyos informes utiliza como fuente solvente, está en el ojo del huracán del escándalo: "El 12 de mayo de 2014, la irlandesa Mairead Maguire y el argentino Adolfo Pérez Esquivel ―ambos premios nobel de la paz―, junto con un centenar de profesores de Estados Unidos y Canadá, solicitaron a Human Rights Watch que tomara «medidas concretas para afianzar la independencia» de la organización, ya que sus más altos directivos tenían relación directa con el Partido Demócrata, con el gobierno de Estados Unidos y también con la CIA (Agencia Central de Inteligencia). La carta se dirigía al director de Human Rights Watch, Kenneth Roth, y se solicitaba el fin de las «puertas giratorias» entre dichas instituciones y Human Rights Watch. Entre los personajes relacionados con dichas instituciones estaban Miguel Díaz (ex-analista de la CIA en los años noventa y actual funcionario del Departamento de Estado), Tom Malinowki, Miles Frechette y Michael Shifte que tendrían vínculos directos con el Partido Demócrata. El 3 de junio de 2014, Human Rights Watch respondió argumentando que su «preocupación está fuera de lugar». El 8 de julio de 2014, los dos premios nobel ―junto a otros activistas― volvieron a solicitar a Human Rights Watch la destitución de sus puestos en Human Rights Watch a personas relacionadas con el Gobierno de Estados Unidos, así como la expulsión del exsecretario general de la OTAN, Javier Solana, de la junta directiva de Human Rights Watch." (Wikipedia; véase también: A) "Nobel Peace Laureates Slam Human Rights Watch's Refusal to Cut Ties to U.S. Government. Human Rights Watch's affiliation with ex-CIA and NATO officials generates perverse incentives and undermine its reputation for independence."; B) Who is behind Human Rights Watch?) Que Human Rights Watch surgiera como una empresa conjunta de George Soros y el Departamento de Estado de EE.UU., que Soros haya sido y sea el gran financiador, que en su plantel figuren ex-agentes de la CIA, etc., sin duda a SAR deben resultarle tonterías sin importancia. Que Human Rights Watch defienda los intereses de EE.UU. y de sus cortesanos de la UE, debe ser un asuntillo anecdótico para este ilustre miembro del partido Podemos. Para SAR, lo que diga Human Rights Watch va a misa, incluso cuando lanza acusaciones que luego se demuestran que eran falsas. Otra de las fuentes de SAR es Amnistía Internacional, cuya parcialidad en beneficio de los intereses de los países dominantes de Occidente ha llegado a alcanzar un nivel de obscenidad. Escribe Mikel Itulain (en "Amnistía Internacional y otras ONGs"): "(...) Amnesty International Limited para ver cómo recibe dinero de las corporaciones (ej. Open Society del criminal financiero Soros) o de gobiernos, como el británico, o de la propia Comisión Europea. Esta, la Comisión Europea, forma parte de la Troika (junto al Banco Central Europeo y el FMI), que están destruyendo con las corporaciones la democracia y el nivel de vida en Europa, y curiosamente financian a Amnistía, lo que nos dice muchas cosas. " El caso es que tampoco parece tener importancia para SAR, a la hora de otorgar su credibilidad como fuente, que Amnistía Internacional recibe generosa financiación de George Soros a través de su Open Society Institute y también del gobierno británico y de Bruselas. Sobre este tipo de organizaciones os sugiero la lectura del epígrafe "Instigar o incitar la sublevación", en el artículo de Rainer Mausfeld "¿Por qué callan los corderos?". Me ha parecido muy clarificador un testimonio recogido en este artículo por Mausfeld, de un dirigente de una de estas organizaciones (Allan Weinstein, ex presidente de NED): "mucho de lo que estamos haciendo hoy día, ya lo venía haciendo la CIA hace 25 años de modo encubierto". Escritores y académicos convertidos en mercenarios. ¿Es el caso de Alba Rico? La pregunta que nos hacemos muchos es si SAR realmente realiza este trabajo propagandístico por dinero o por algún otro tipo de favores. La existencia de escritores, periodistas, académicos, intelectuales en general, en nómina de oscuras agencias dedicadas a la propaganda política constituye un hecho probado y muy extendido en el tiempo. Los antecedentes son muy abundantes y personalmente he conocido algún caso verificado en mi trayectoria vital. Ya durante la Guerra Fría, el Gobierno de EE.UU. empezó a financiar a escritores, académicos e intelectuales para que escribiesen libros "serios" de contenido anticomunista: "A través de una variedad de convenios con editores norteamericanos y extranjeros, distribuidores, agentes literarios y autores, la CIA y la Agencia de Información de EE. UU. (USIA) produjeron, subsidiaron o auspiciaron “mucho más de mil libros” hasta 1967, con fines de propaganda. (...) Ninguno llevaba indicación alguna que lo relacionara con el Gobierno." (W. Blum, "Intervenciones secretas de EE.UU. en la URSS, desde final de los 40 a los 60") En la larga lista de escritores subsidiados por agencias del gobierno americano, figuran algunos académicos ilustres destacados como Walt Rostow (Blum). Las décadas de los 50 y 60 fueron especialmente pródigas en este tipo de actividad intelectual mercenaria. Una de las iniciativas más sonadas fue la creación y financiación, por parte de la CIA, del llamado Congreso por la Libertad Cultural (CLC), que reunía a científicos e intelectuales de EE.UU. y Europa comprometidos en la divulgación de los puntos de vista del gobierno americano en relación con los problemas del mundo. Determinadas revistas, periódicos, editoriales y agencias de noticias, fueron generosamente financiadas a cargo de este operativo de la CIA. Uno de los casos más ilustres fue quizás el del alemán Axel Springer, el gran patrón de los medios de la RFA. Periodistas e intelectuales, algunos con conocimiento y otros sin saberlo, trabajaron para este potente programa de la CIA, en torno a un mensaje central: "una Europa occidental unida, fuerte y bien armada, aliada de EE.UU., que pudiera constituir un dique contra el bloque soviético; el apoyo al Mercado Común y a la OTAN" (W. Blum, "Frentes dentro de los frentes dentro de los frentes. Intervenciones de la CIA en Europa occidental, años 50 y 60."). De entre todos aquellos intelectuales que se prestaron a este tipo de trabajo sucio, destaca por encima de todos Robert Conquest, recientemente fallecido. Conquest fue uno de los grandes creadore sde la leyenda negra sobre la URSS, junto con el filonazi William Hearst y Franco Alexander Solzhenitsyn, un siniestro fascista admirador de Franco. En 1978, The Guardian reveló que Conquest había sido agente del Departamento de Investigación de Información (IRD) del Servicio Secreto Británico. El IRD había sido creado en 1947 para combatir la influencia comunista en todo el mundo, mediante la publicación de artículos, libros, etc., contratando a intelectuales y periodistas en posición de influir sobre la opinión pública. Después de dejar el IRD, Conquest siguió con un trabajo semejante pero para los americanos, adquiriendo un plus de credibilidad que le daba su condición de respetable profesor en la Universidad Stanford de California (para el caso Conquest véase "Desmontando la leyenda negra sobre la URSS: Mentiras sobre la Historia de la Unión Soviética", de Mario Susa). Después de la Guerra Fría, este tipo de trabajo mercenario se ha mantenido, no ha cesado nunca. Mucha de la información que consumimos se fabrica en las "cocinas" de escritores y periodistas sin escrúpulos, convertidos en publicistas y divulgadores de determinadas políticas necesarias para el mantenimiento del status quo. Y si hay que inventar, pues se inventa y no pasa nada. Creo que podríamos citar ejemplos a patadas. ¿Es el caso de Santiago Alba Rico, SAR? ¿Es un tonto o un caradura vendido? Pues resulta difícil saberlo. Son cosas que no es fácil probarlas y a veces tienen que pasar décadas hasta que nos enteramos de lo que dieron de sí ciertas alcantarillas relacionadas con algunos intelectuales. Cualquier acusación que lanzásemos sobre SAR al respecto, sería sin pruebas sólidas y, por tanto, no dejaría de ser una mera especulación y hasta podría ser calificada de difamación. Pero opino que existen suficientes indicios para que, cuando menos, una persona desconfiada pudiese llegar a tener dudas razonables, dado que SAR nos hace recordar a un tipo de intelectuales pagados por escribir ciertas cosas y divulgar determinados puntos de vista en política internacional. En absoluto estoy afirmando que lo sea, pero lo parece y considero razonables las dudas que puedan existir sobre ello. Un detalle final: la obsesión por Irán. Me ha hecho gracia encontrar un detalle en el artículo referido de SAR. No sé hasta qué punto puede pasar desapercibido, aunque en mi opinión es donde se le ve el plumero muy claramente a SAR. Si deconstruimos el artículo y lo exprimimos para quedarnos con el zumo, podemos ver con nitidez una preocupación del autor que en realidad es uno de los ejes sobre el que pivota el texto y que personalmente me ha llevado a plantearme: 'este tío, ¿para quién trabaja?' Me explico... En el desarrollo de su argumentario, con fina arte de prestidigitador, SAR acaba trasvasando el foco del problema a Irán. Lo que finalmente ilumina es Irán, quebradero de cabeza y máxima preocupación del gobierno americano y de Israel, obsesión enfermiza de los halcones de la política exterior americana y del sionismo: "Alguien puede pensar que es el EI el que ha convertido a Al-Asad en un interlocutor necesario; mi opinión, al revés, es que es el nuevo orden medioriental el que hace del EI el pretexto perfecto para ceder ante el protagonismo regional de Irán" En un artículo que habla de refugiados sirios, ¿está justificado que SAR nos meta el miedo con Irán? Un intelectual sionista no lo habría hecho mejor. Al final, el problema ni son los refugiados ni el EI: ¡¡¡es Irán!!! @VigneVT Blog del viejo topo Recomendaciones Con insistencia, sugiero la lectura de "¿Por qué callan los corderos? ¿Cómo manipulan nuestra opinión y nuestra indignación?", de Rainer Mausfeld. Sobre el papel mercenario de Amnistía Internacional, os emito a la lectura de los excelentes artículos de Mikel Itulain: - "Amnistía Internacional: su actuación en la guerra de agresión sobre Libia" - "El papel de Amnistía Internacional en la guerra contra Siria" - "Por el bien de los derechos humanos en Siria, no apoye la campaña de Amnistía Internacional" Mikel Itulain ha dedicado bastantes entradas de su blog a analizar el papel de Amnistía Internacional. Puedes consultar la lista al final de este post suyo: "Amnistía Internacional y otras ONGs". Para los que estéis interesados en temas de Oriente Medio o del Este de Europa, el blog de Mikel Itulain es de los imprescindibles. También sobre AI, el post "Recopilación de todas las noticias de Amnistía Internacional sobre Libia: un absoluto fraude". Sobre Human Rights Watch os apunto un par de artículos: - Who is behind Human Rights Watch? - Nobel Peace Laureates Slam Human Rights Watch's Refusal to Cut Ties to U.S. Government. Human Rights Watch's affiliation with ex-CIA and NATO officials generates perverse incentives and undermine its reputation for independence. Sobre la utilización de intelectuales en operativos de propaganda, os remito al mágnífico trabajo de William Blum, Asesinando la esperanza, en concreto estos capítulos que hemos publicado en el blog: - "Intervenciones secretas de EE.UU. en la URSS, desde final de los 40 a los 60") - "Frentes dentro de los frentes dentro de los frentes. Intervenciones de la CIA en Europa occidental, años 50 y 60." Sobre el mismo tema, véanse algunos apartados del artículo de Mario Sousa: "Desmontando la leyenda negra sobre la URSS: Mentiras sobre la Historia de la Unión Soviética", donde el autor analiza el papel de algunos escritores y académicos en nómina de los servicios secretos. Por último, aunque ya tiene un par de años, me parece muy clarificadora una entrevista con el Secretario General del Partido Comunista Sirio: "Siria como la España republicana. Entrevista con Ammar Bagdash, secretario general del Partido Comunista Sirio." http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2015/09/santiago-alba-rico-para-quien-trabaja.html

    Hace 5 años 3 meses

  13. Ego

    http://yihadistanaron.blogspot.com.es/

    Hace 5 años 3 meses

  14. alberto

    eres de verguenza

    Hace 5 años 3 meses

  15. Eres un mentecato e ignorante

    La islamofobia es tan solo una mera defensa del porvenir europeo a lo que refiere a su raza, etnia y religión; solo una defensa agresiva aunque quizá exagerada de tu propia raza y religión (islamofobia) es algo óptimo para algo que aporta sharia, ablación del clitoris y terrorismo yihadista. Según el autor, por ejemplo, es más positivo morir degollado por un grupo de yihadistas en el norte de Siria, que defender una cultura europea católica o inclusive laica, pero al margen de radicalismos islamistas? Que al fin y al cabo llevan donde llevan.. en los países del Golfo y África hemos visto su resultado: destrucción.

    Hace 5 años 3 meses

  16. Juan Manuel

    Es cierto que la islamofobia en sí misma es negativa, pero la defensa de los derechos fundamentales (mujeres, minorías étnicas, homosexuales, etc), debe primar sobre cualquier religión, incluyendo los postulados reaccionarios del Islam. Por otra parte el Estado Islámico (Daesch) es una organización terrorista siniestra y peligrosísima, cuyas atrocidades hay que condenar y combatir con toda firmeza

    Hace 5 años 3 meses

  17. Manuel Sánchez de Nogués

    Excelente entrevista. Santiago Alba siempre te hace pensar.

    Hace 5 años 3 meses

  18. Oriol

    Feliciades por esta entrevista magnifica. Seguid así.

    Hace 5 años 3 meses

  19. MT

    Gracias por está magnifica entrevista ojalá tenga la repercusión que merece,

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí