1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El HACHA

Respeto y memoria

Rubén Uría 5/11/2015

<p>El Cholo.</p>

El Cholo.

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Qué tiempos tan felices aquellos en los que Gil y Gil, después de arrebatarle el club a sus socios para convertir una sociedad histórica en una histérica, le preguntaba a Imperioso si había que echar al entrenador de turno y el caballo contestaba afirmativamente. Qué nostalgia deben sentir los atléticos de aquellas noches maravillosas en los que los despidos de los entrenadores, a los que se contrataba sin saber para qué, se radiaban, en vivo y en directo, para vergüenza del vestuario y algarabía del ego del finado Gil. Qué añoranza despiertan aquellos recuerdos imborrables en los que los atléticos eran felices y comían perdices cuando su equipo aspiraba a ganar todo en verano, se desinflaba en otoño, cambiaba de rumbo en invierno y era el campeón del mundo de mediocridad en primavera.  Qué morriña debe sentir la tribu atlética de aquellos dos apoteósicos 'añitos' en el infierno, donde el equipo no ganaba ni los amistosos pero había campañas de publicidad y anuncios fatalistas que dibujaban al Atleti como un perdedor entrañable, encantado de haberse conocido, porque no conjugaba el verbo competir. Cuanta melancolía debe embargar a los atléticos al rememorar aquellos maravillosos años en los que Bianchi hacía abdominales con el equipo en descenso, en los que Ferrando era el alquimista del Calderón y en los que Manzano soñaba con jugar como el Arsenal, por petición expresa del consejero delegado, que cada verano confeccionaba una plantilla de ensueño con la que disfrutaban niños y mayores.  Cuantos atléticos de bien deben estar pasándolo realmente mal recordando aquellos entrañables recortes de periódico donde el equipo coqueteaba con el descenso y cuantos hinchas rojiblancos deben estar sufriendo como nunca en sus vidas, recordando aquellos tiempos en los que estaban encantados de llegar a la oficina los lunes, para ser el chiste fácil de los aficionados del vecino rico. Dónde va a parar. Aquello sí que era felicidad. Sin duda, una época de prosperidad, paz social y unión.

Qué morriña debe sentir la tribu atlética de aquellos dos apoteósicos 'añitos' en el infierno, donde el equipo no ganaba ni los amistosos

Hoy el Atlético vive una de las peores crisis de su centenaria historia. Ha ganado cinco títulos en dos años, se codea con los mejores de Europa, es alternativa de poder a los dos ogros de siempre, cuenta con buenos jugadores, tiene un gran presente y un mejor futuro y se ha habituado a ganar siete de cada diez partidos. Algo intolerable. De ahí que esta desgracia, similar a las siete plagas de Egipto, deba ser erradicada con urgencia. No se puede consentir que el equipo esté funcionando con regularidad y que ahora, por primera vez en muchos años, sea capaz de ganar en primavera. No se puede permitir que el Atleti cuente con uno de los mejores entrenadores del mundo (realmente, el mejor), con un cuerpo técnico de elite y con un maravilloso grupo de jugadores, que no son los mejores que el dinero puede comprar pero que rebosan compromiso y entrega por todos los poros de su piel. No se puede admitir que el Atleti se haya colado, por derecho propio, hambre y voracidad, en la mesa de los grandes, cuando la felicidad era plena y máxima con aquella pose elegante de contemplar cómo Madrid y Barça se repartían triunfos y trofeos, mientras los atléticos se peleaban por las migajas y por, faltaría más, mantener su eterno y elegante estatus de marginal convidado de piedra.  No es de recibo que el Atleti, obligado a vender para poder comprar y reinventarse, necesite tiempo cada temporada para que el entrenador acople las piezas de los siete u ocho cromos habituales de cada verano, porque como todo el mundo sabe y los atléticos de bien conocen, la vida era maravillosa antes, cuando los entrenadores del Gilismo, que se conformaban como obedientes empleados con lo que les traían, cambiaban todo para que nada cambiase. Es intolerable que desde que Simeone llegó, los atléticos de bien se hayan aficionado a la terrible y perniciosa costumbre de sonreír los lunes en la oficina, todo cuello, porque ya nadie se ríe de ellos en el trabajo.

El peso de la historia invita a recordar que el principal enemigo del Atlético siempre ha sido su propia capacidad de autodestrucción

Sin ironía: un mal partido es censurable, un mal resultado es criticable, un mal planteamiento del entrenador merece reproches. Así es la vida. Así es el juego. Así es el fútbol.  Con ello conviven los profesionales. Nadie es más o menos atlético por hacerlo.  Nadie tiene la verdad absoluta y aquí, querido lector, quien esto escribe no tiene ninguna intención de impartir lecciones o repartir carnés.  Sin embargo, el peso de la historia invita a recordar que el principal enemigo del Atlético siempre ha sido la propia capacidad de autodestrucción del Atlético.  Después de los últimos partidos del Atleti – decepcionantes en juego y resultado, no hay que esconderlo-, no ha habido forofo, hincha o gacetillero, letrado o iletrado, que no haya azotado, a dos manos, a un equipo comprometido y a un entrenador que debería figurar por méritos propios en el escudo de la entidad. El fútbol presume de no tener memoria pero los atléticos deberían tenerla. No hace demasiado tiempo, vivían, bendita ironía, en el deleite de la contemplación, en la ansiada calma, cuando su Atleti se arrastraba por esos campos de Dios.  Hoy su Atleti compite, y aunque no lo es,  pelea como el mejor, como reza su himno. Y más allá del resultado, de un puñado de derrotas, de una racha negativa o de un año malo, los atléticos deberían tener la suficiente estatura moral como para tener presente que el orgullo que perdieron durante años se lo devolvió, intacto e inmaculado, Simeone. Ese señor al que quien esto escribe prefiere, con sus cien errores y los próximos dos mil, antes que volver a aquella mediocridad infinita que devoraba al Atlético cuando se arrastraba por esos campos de Dios.  El Cholo no es Dios. No es infalible. Y se equivoca, como todos. Pero es el hincha número uno de un club que ha puesto a funcionar como un solo hombre, es un ganador nato, defiende la camiseta que ama y está comprometido hasta el tuétano.Eso exige respeto. Y sobre todo, memoria. 

Autor >

Rubén Uría

Periodista. Articulista de CTXT y Eurosport, colaborador en BeIN Sports y contertulio en TVE, Teledeporte y Canal 24 Horas. Autor de los libros 'Hombres que pudieron reinar' y 'Atlético: de muerto a campeón'. Su perfil en Twitter alcanza los 100.000 seguidores.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sergio

    Pero es que el mérito de Simeone va más allá incluso de los títulos y el orgullo... El sólo ha conseguido esto mientras al mismo tiempo ha facilitado a los pésimos dirigentes el ir subastando la deuda ficticia que ellos mismos generaron... El cholo, si no es Dios, mucho se le parece... Da igual si no vuelve a ganar un partido, ha llevado al atleti a lo más alto desde el fango más inmundo, y además, todos sabemos que ganará 7 de los próximos 10 partidos... Si no más

    Hace 5 años 5 meses

  2. Sergei

    El comentario de Ben Barek es una estupidez indigna del nick que se ha puesto su autor. Y es justo lo que critica este artículo. En Astaná por el momento no ha ganado nadie. Por algo será.

    Hace 5 años 5 meses

  3. Van

    El comentario de Ben Barek es para enmarcar.

    Hace 5 años 5 meses

  4. Marta

    Gracias Señor Uría por derrochar tanto sentido común.

    Hace 5 años 5 meses

  5. William Munny

    Ahora más que nunca, ole, ole, ole, Cholo Simeone. Una abrazo, Uría.

    Hace 5 años 5 meses

  6. Metropolitano

    ¡Extraordinario! No mucho más se puede comentar. Gracias Uría por existir, por ver asi las cosas, por ser valiente y digno en un periodismo deportivo español repugnante.

    Hace 5 años 5 meses

  7. lucho

    De mi nunca se ha reído nadie por ser del Atleti ni sé cuántos campos tiene dios.

    Hace 5 años 5 meses

  8. eduardo

    Simplemente magnífico. Gracias Uría

    Hace 5 años 5 meses

  9. Julián

    Yo sólo puedo aplaudirle señor Uría. Para mí es un placer leerle. Creo que hace falta una crítica constructiva para el juego del equipo, pero al Cholo no le quiero fuera. Creo, espero, deseo, que sólo sea cuestión de tiempo para dar con la tecla con la remozada plantilla. Aunque sí veo unas carencias importantes en el centro del campo que no sé cómo se pueden solucionar. Un cordial saludo y diría aún más, un fuerte abrazo de parte de un seguidor colchonero y de usted.

    Hace 5 años 5 meses

  10. Ben Barek

    Yo creo que ningún atlético de bien quiere cambiar al Cholo. Lo que es verdad, es que escurrió el bulto al decir que no tenía nada que reprochar a sus jugadores, cuando al que hay que reprocharle es a él. Su centro del campo contra el Astaná, cambiando Tiago por Mario, es el que sacó contra el Madrid en el Bernabeu. Eso no se puede hacer. Es verdad que si lo pensamos, al Cholo le falta experiencia. A mí en particular hay otro tema que no me agrada. Thomas y Lucas son el futuro y se ganaron minutos, con sus minutos en pretemporada, valga la redundancia. El Cholo debería quitarse la fobia a poner chicos jóvenes (que no sean argentinos, a esos sí). Lo que vemos la afición es que la prensa rojiblanca no es crítica y le tiene miedo, y no le pregunta y le exige como al entrenador de turno del vecino. Al Atlético ahora hay que exigirle, y al entrenador también. Es imprescindible para mejorar.

    Hace 5 años 5 meses

  11. Juanchu

    Se llama autocrítica, con lo que ha hecho el Cholo en estos años, tiene crédito infinito para jugar mal, pero eso no quita a que tengamos mucha mejor plantilla que el año pasado y no estemos jugando a nada, y si somos un grande de Europa, que lo somos, juguemos como tal.

    Hace 5 años 5 meses

  12. Diego Boullosa Carrera

    Es un orgullo que Diego Pablo nos entrene y nos entregue todo lo que tiene y sabe, por y para el club. Este orgullo va más allá de millones o de jugadores, dudo que nuestros vecinos y rivales puedab sentir lo mismo que nostros por nuestro club. Gracias Rubén por ser la voz de muchos.

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí