1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ollanta Humala, el hombre que no quería gobernar

La izquierda lo considera un traidor. La derecha, un blando. El presidente peruano afronta el final de su mandato entre varias investigaciones en marcha y con una pésima valoración en las encuestas

Pablo Pérez Álvarez Lima , 28/10/2015

<p>El actual presidente de la República del Perú, Ollanta Humala.</p>

El actual presidente de la República del Perú, Ollanta Humala.

Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tras poco más de cuatro años en el poder, el presidente de Perú, Ollanta Humala, es uno de los gobernantes peor valorados de América Latina, codo a codo en los últimos puestos en popularidad de la región con la brasileña Dilma Rousseff. Aunque cuando llegó al poder, en julio de 2011, con un programa progresista y respaldado por partidos y movimientos sociales de centro e izquierda, tenía una aprobación de dos tercios de los peruanos, conforme ha ido escorándose a la derecha y olvidando la mayor parte de sus compromisos de campaña, ha ido hundiéndose en las encuestas. Las últimas le daban un apoyo ciudadano de entre el 12 y el 17%.

Acosado por varias investigaciones que de momento sólo afectan a su esposa y más que estrecha colaboradora, Nadine Heredia, por el manejo de fondos de dudosa procedencia durante sus campañas electorales de 2006 y 2011, afronta los últimos meses de su mandato, que termina en julio próximo, enfrentado con casi todo el espectro político, seriamente cuestionado por la prensa y sin apenas iniciativa política. El mandatario ha desarrollado el raro don de no tener contento a nadie. La izquierda lo considera un traidor. La derecha, un blando.

Acosado por varias investigaciones que de momento sólo afectan a su esposa y más que estrecha colaboradora, Nadine Heredia, afronta los últimos meses de su mandato, que termina en julio próximo, enfrentado con casi todo el espectro político

Además, se le acusa de ser un pelele en manos de la primera dama, que para la mayoría de los peruanos es la que realmente toma las decisiones de gobierno. Aunque muchos de los que apoyaron su elección han renegado de él, incluido más de un tercio de su bancada en el Congreso, varios analistas consideran que no ha traicionado ningún principio político porque, en realidad, nunca los ha tenido.

Para el historiador y analista político Antonio Zapata, el presidente “ha demostrado ser una persona que tiene muchos sombreros y que tiene cierta facilidad para cambiárselo”.

El primero, recuerda, fue el sombrero de chavista, con el que acudió a las elecciones de 2006. Humala, un exmilitar que había participado en el año 2000 en una asonada contra el moribundo régimen de Alberto Fujimori (1990-2000), era hasta entonces un desconocido en la escena política. Pasó a la segunda vuelta y los poderes fácticos temían que su victoria colocara  Perú en la órbita de la Venezuela de Hugo Chávez. Incluso hay fuertes sospechas de que su campaña recibió fondos de Caracas. Esto le hizo perder en la segunda vuelta ante Alan García.

Para los siguientes comicios, en 2011, moderó su mensaje. Contrató a asesores brasileños que habían trabajado en la campaña del Partido del Trabajo de su país y se presentó como una especie de Lula peruano. Su programa de gobierno era menos radical que cinco años antes, pero todavía prometía un cambio en la estructura económica y social del país así como derogar la Constitución ultraneoliberal aprobada en tiempos de Fujimori. Al pasar de nuevo a la segunda vuelta, tuvo que moderar aún más su programa electoral para ganarse el centro del espectro político, que le terminó dando el triunfo.

El congresista Jaime Delgado, un político independiente proveniente del movimiento de la defensa del consumidor, fue uno de los que lo apoyó. “Todos apostamos por que este fuera un gobierno diferente, que no estuviera comprometido con los grupos económicos de siempre, que no han permitido hacer cambios importantes en el país. Había que modernizar las estructuras de nuestro país”, explica.

Sin embargo, añade, “nada de eso se ha producido”. Lo primero que hizo Humala, incluso antes de ser investido presidente, fue disolver la coalición que lo había llevado al poder. “Eso nos dio mala espina, algo nos empezó a oler mal. Pensamos que quizás quería gobernar solo, que no quería gente que le incomode”, sostiene Delgado.

Entre sus primeras medidas hubo algunos pasos considerados positivos por quienes le apoyaron, como subir el salario mínimo hasta 750 soles al mes (unos 210 euros al cambio actual); aprobar una ley de consulta previa para los pueblos indígenas por la que había que contar con su opinión en aquellas leyes, proyectos e infraestructuras que les afectaran a ellos o a sus territorios, y hacer modificaciones legales que permitían recaudar más de las empresas mineras.

Lo primero que hizo Humala, incluso antes de ser investido presidente, fue disolver la coalición que lo había llevado al poder 

Pero todo fue un espejismo porque desde el primer momento puso “los cargos principales del país en el manejo de las políticas económicas en manos de economistas de derecha”, señala Zapata.

“Una vez que llega (al poder) es cooptado por los grupos de poder económico, que le muestran los grandes riesgos que correría el país si es que interrumpe la dinámica abierta por Fujimori de crecimiento económico y apertura liberal. Lo asustaron y decidió seguir el rumbo más fácil”, añade.

Tras un conflicto minero en el que hubo varios muertos, a los cuatro meses de asumir el poder, todos los representantes de la izquierda en su gabinete salen del gobierno. Poco a poco Humala fue tomando decisiones que nada tenían que ver con lo que había anticipado en campaña: redujo los controles ambientales a las empresas extractivas, no volvió a tocar el salario mínimo, intentó --sin éxito-- reducir los derechos laborales de los jóvenes e impidió que la petrolera estatal Petroperú volviera a explotar pozos de crudo, actividad privatizada bajo el mandato de Fujimori, entre otras.

Para Zapata, “el problema es que [Humala] no ha hecho nada. Entonces, hay un gran contraste entre lo que prometió y lo que no ha hecho”.

“Eso es porque carece de convicciones, es demasiado influenciable”, lamenta Delgado, que el año pasado se sumó al éxodo de miembros del grupo parlamentario oficialista, que ha pasado de 47 miembros en 2011 a 27 por las renuncias y expulsiones. Una de las últimas bajas ha sido la de la vicepresidenta de Humala, Marisol Espinoza, uno de los pocos referentes de izquierda que quedaban en la bancada. El grupo parlamentario oficialista ha pasado de 47 miembros en 2011 a 27 por las renuncias y expulsiones. 

Los analistas le conceden, sin embargo, algún logro, como progresos en educación y la puesta en marcha de programas sociales. Con estos ha buscado presentarse como el gobierno de la “inclusión social”, pero apenas ha logrado reducir la lacerante desigualdad que comparte con sus vecinos de la región y es visto como un gobierno que defiende ante todo los intereses del empresariado.

El año pasado condonó parte de las deudas tributarias de varias grandes empresas, disminuyó las multas por infracciones laborales e intentó reducir las prestaciones laborales de los jóvenes (una medida que fue finalmente tumbada por el Congreso).

Durante su mandato, el crecimiento económico, que llegó al 8,82% en 2010, ha ido bajando hasta el 2,35% de 2014. Pese al descenso, sigue siendo uno de los más altos de América Latina, que se ha visto duramente afectada por la desaceleración china y la consiguiente caída de los precios de las materias primas. De hecho, durante la celebración del la reunión anual de gobernadores del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) a principios de octubre en Lima, Perú fue puesto como ejemplo a seguir por sus vecinos. Se ha hablado incluso de un ‘milagro peruano’.

El año pasado condonó parte de las deudas tributarias de varias grandes empresas, disminuyó las multas por infracciones laborales e intentó reducir las prestaciones laborales de los jóvenes

Sin embargo, este ‘milagro’ contrasta con los altos niveles de desigualdad que perviven, la baja productividad de los trabajadores peruanos y la alta informalidad laboral (que llega al 72,8%). Los críticos destacan que el crecimiento de los últimos años ha estado basado exclusivamente en el aprovechamiento del superciclo de precios altos de materias primas, dado que Perú es uno de los principales productores de minerales. Es el segundo mayor productor del mundo de plata, cobre y zinc y el quinto de oro. Humala, al igual que sus predecesores, no ha hecho nada por diversificar la economía nacional. Más bien al contrario, ha apostado a fondo por el mismo modelo extractivista exportador.

El año pasado promulgó una serie de medidas económicas que minimizaban la ya laxa regulación medioambiental para impulsar la inversión extranjera en el sector minero. Además, no ha aplicado la ley de consulta a los pueblos indígenas para evitar que interfiera con los proyectos mineros.

Aunque prometió que priorizaría la agricultura y los recursos hídricos a los minerales, ha enfrentado con la fuerza varias protestas ciudadanas contra la apertura de minas.

Esto no sólo ha dejado varios muertos por disparos de la policía en diferentes puntos del país, sino que tres grandes proyectos de extracción de oro y cobre que rondaban los 16.000 millones de dólares de inversión han tenido que ser paralizados por la oposición social en las regiones de Cajamarca, Arequipa y Apurímac,.

Zapata subraya que de este modo “ha quedado mal con todos, por eso es que le odia la derecha. Porque a pesar de haberse pasado a ese lado no ha tenido la fuerza suficiente, el atrevimiento, la convicción y el valor de llevar adelante a la bruta las medidas que le exigía”.

El analista e historiador destaca que es “alguien débil, al que la población le dice ‘cosito’, es decir, una cosa chiquita”, y que ha demostrado que “en realidad no conoce mucho el arte de gobernar, no está muy involucrado en los temas, está como que flota... Me da la impresión de que es alguien que a la hora de la verdad descubrió que no estaba muy interesado en gobernar”.

Como consecuencia, “se ha caracterizado por no tener buenas relaciones con nadie: se ha peleado con sus aliados, se ha peleado con sus enemigos (…) y al final (Humala y su esposa) están muy aislados y con grandes riesgos de pasarlo mal cuando termine su gobierno”. “Los van a enjuiciar, los van a tratar de meter presos”, advierte.

Tras poco más de cuatro años en el poder, el presidente de Perú, Ollanta Humala, es uno de los gobernantes peor valorados de América Latina, codo a codo en los últimos puestos en popularidad de la región con la brasileña Dilma Rousseff. Aunque...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Pérez Álvarez

Pablo Pérez Álvarez es un periodista de Zaragoza que ha trabajado durante varios años en países de América Latina como México, Colombia, Perú y Argentina, en agencias de noticias internacionales y colaborando con distintas revistas y medios digitales fundamentalmente de España y México.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí