1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Borja Sémper / Presidente del PP en Gipuzcoa y portavoz parlamentario

“La izquierda abertzale tiene pendiente condenar a ETA, pero Euskadi ya vive un tiempo de paz”

Isabel Camacho 4/11/2015

<p>Borja Sémper, presidente del PP de Guipúzcoa.</p>

Borja Sémper, presidente del PP de Guipúzcoa.

Cedida por el PP

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hay instantes que permanecen imborrables en la memoria sin saber muy bien por qué.  Pasa el tiempo y allí se quedan a modo de tatuaje a prueba de láser. En el caso de Borja Sémper (Irún, Gipuzkoa, 1976), es el coraje de un chaval de 18 o 19 años en un tiempo en que ETA dejaba un muerto en la calle cada tres días. Tiempos de plomo que ya son lejanos aunque las heridas no se hayan cerrado del todo. “La izquierda abertzale tiene pendiente condenar a ETA,  pero Euskadi ya vive un tiempo de paz”, sostiene el presidente del PP guipuzcoano. Le preocupa que haya una generación de vascos “que cree que usar la violencia tiene justificación en determinados momentos”.

Con un PP vasco en caída libre –más de 50.000 votos perdidos-- y malas perspectivas, Sémper quiere recuperar la confianza de los ciudadanos que les apoyaban en su lucha contra ETA y ahora les han dejado de lado.

De todo ello, y hasta de Aznar y Otegi, habla en esta entrevista tras la dimisión de Arantza Quiroga como presidenta de los populares vascos. Sémper no ha charlado con su amiga y exjefa desde que ésta decidiera desaparecer de la escena pública después de ser desautorizada por la dirección del PP cuando intentaba acercar a la izquierda abertzale al diálogo a través de la ponencia Justicia y Convivencia.  

Más allá del País Vasco, Sémper se atreve a afirmar que Mariano Rajoy será el próximo presidente de España, “pero con dificultades”,  y afirma: “La próxima legislatura debería ser la de las reformas que modernicen las instituciones en España”. 

Mariano Rajoy ha hecho un balance triunfalista de la legislatura. Usted, que tiene fama de ser crítico, diga algo que haya hecho mal.

Ha sido una legislatura extremadamente complicada para ser presidente del Gobierno. Pero es ahí donde se demuestra la talla de la gente. Y creo que en lo económico, a pesar de los esfuerzos que se han  pedido a la gente, nadie podrá decir que hoy España es igual que hace cuatro años. Cuando se consolide la situación económica, habrá que girar los ojos hacia aquellos que más han sufrido. Y, en cuanto a los errores, pues probablemente habrá habido errores de comunicación pero no porque se haya hecho mal sino porque se debería haber hecho más, y creo que el propio presidente del Gobierno lo ha asumido e interiorizado. Ahora, toca el tiempo de la política. 

Seguro que los casos de corrupción les han pasado factura. Hay  una buena colección de encausados judicialmente. Y esas otras  causas que se han archivado gracias al control judicial.

Los casos nos han indignado y especialmente a los miembros del PP. Lo que sucede es que los controles han fallado. Alcaldes y personas con responsabilidad en el Gobierno aprovechaban para enriquecerse y frente a ello fallaron los controles. Y eso es algo que hizo reaccionar al Gobierno. Si algo se nos puede achacar, y es verdad, es una reacción inicial lenta. Ahora lo que debe pasar es que les caiga un buen puro a aquellos que metieron la mano en la caja. 

El caso Gürtel, Bárcenas  y su relación con María Dolores de Cospedal y el propio Mariano Rajoy… En fin, parece que hubo más que una reacción lenta. 

Por eso digo que la reacción no aportó tranquilidad. Se tardó en reaccionar y eso nos ha pasado factura.

¿Es inevitable la corrupción cuando se está muchos años en el poder? ¿Le asusta que esté generalizado el pago del 3%?

Me asusta mucho cuando los políticos  nos creemos con la capacidad de exigirle pasta a un empresario o a un emprendedor.  Pero no va a volver a pasar porque en esta legislatura se han introducido reformas legales que lo van a impedir. Aunque corrupción siempre va a haber. Lo importante es cómo reaccionamos ante la corrupción. Y esta legislatura va a suponer un antes y un después de los políticos y de los partidos políticos ante la corrupción.

Yo con Ciudadanos tengo una diferencia grande si lo que quieren es cargarse el Concierto Económico, como dijo Rivera

Si tuviera que asesorar al presidente del Gobierno popular ¿con quién le aconsejaría pactar, con Ciudadanos o con el PSOE?

A mí siempre me produce mucho vértigo hacerme estas preguntas cuando ni siquiera sé los resultados.  Lo que creo es que hay que comunicar bien para transmitir confianza a la gente y que eso se traduzca en votos. A mí de Ciudadanos hay cosas que me gustan y otras que no. Y del PSOE, lo mismo. Se trata de saber la talla y la generosidad de los otros una vez que sepamos los resultados.  España no va a estar para juegos.

¿Lo importante qué es, el programa?

Yo con Ciudadanos tengo una diferencia grande si lo que quieren es cargarse el Concierto Económico, como dijo Rivera. Uno de los graves problemas que va a haber para acometer grandes reformas la próxima legislatura es la existencia de un Congreso de los Diputados tan atomizado, tan heterogéneo que impida modificar aspectos que son necesarios y me temo que va a haber mucho partidismo y poca generosidad y altura de miras.  

Usted escribe poesía y narrativa. Si tuviera que escribir un perfil de Rajoy  ¿qué rasgos destacaría? ¿Y algún defecto?

Creo que es un hombre atípico para un momento excepcional. Tiene una concepción de la política tan singular que le lleva a no estar encantado de haberse conocido y a no creerse una estrella. Lo que sucede es que estamos en un momento en que la política juega mucho en los espacios mediáticos. A mí me gusta el Rajoy sereno, tranquilo. El que se encarga de lo que cree que es realmente importante  y me gusta un poco menos el Rajoy al que le gusta aparecer poco en los medios de comunicación. 

¿Y de Aznar? Porque de este no podrá decir que no está encantado de haberse conocido. ¿Cree que tiene que estar tan presente y ser tan crítico con el presidente del Gobierno?

(Risas) Son dos perfiles diametralmente opuestos. A mí me gusta un presidente del Gobierno a la americana que cuando habla solo habla para hacerlo a favor. 

Rajoy es un hombre atípico para un momento excepcional. Tiene una concepción de la política tan singular que le lleva a no estar encantado de haberse conocido y a no creerse una estrella

Y el próximo presidente del Gobierno de España ¿será Rajoy? 

Yo creo que sí. Lo tenemos difícil pero los demás lo tienen más complicado. Rajoy será el próximo presidente pero no sin complicaciones.

Al lehendakari Urkullu no le va a gustar que repita, ya lo ha dicho. 

El PNV no ha apoyado ni una sola de las iniciativas que se han aprobado en el Congreso de los Diputados en materia económica. En cambio, a Zapatero le apoyó todas. Cuanto peor le vaya a España y cuanta mayor inestabilidad política haya, para el PNV mejor. Pero se equivoca porque cuanto mejor le va a España, mejor le va a Euskadi.

¿No le indignó que la dirección de su partido les obligara a retirar la ponencia Libertad y convivencia que usted apoyó con su presencia, dejándoles así en evidencia? 

Esa interpretación no es del todo cierta, pero es lógica, viene a  avalar que se hizo mal la gestión de la moción. El contenido de la moción responde a lo que el PP ha defendido siempre y es que el Parlamento vasco tiene que deslegitimar a ETA. Otra cosa es una mala gestión, que no se haya compartido antes, que no se haya explicado bien y quizás la interpretación equivocada en algunos medios de comunicación, unido a que es un tema muy sensible para el PP, que haya una sombra de sospecha es muy negativo. Todo ello provocó que mucha gente pensara que la moción contenía cosas que no decía. Y, eso obligó a su retirada. 

La ponencia de Arantza Quiroga no era mala, era malo cómo se gestionó  y cómo se contó

¿No se le ocurrió en algún momento presentar la dimisión? 

En la política como en la vida a veces hay que rectificar. Pero lo que más me ha dolido son las sombras de sospechas sobre las intencionalidades reales que se han proyectado sobre Arantza Quiroga. He leído verdaderas interpretaciones torticeras como que Arantza había renunciado a defender las posiciones firmes del PP.

El PP vasco estaba defendiendo algo en lo que creía. ¿No le parece que Quiroga fue valiente y realista abogando por el diálogo y el acuerdo, lo que demanda la sociedad vasca?  

Lo que la ponencia hizo fue cambiar el guión que hay en Euskadi. El PNV se presenta como la centralidad y luego está la izquierda abertzale y el PP. Y nosotros queríamos cambiar ese guión. Si tuvimos un papel determinante en la lucha contra ETA también queremos tenerlo en el tiempo de después de ETA. Y también queremos tener un liderazgo político y ese liderazgo pasa por romper el guión de los nacionalistas, en el cual se van diluyendo responsabilidades hasta el punto de que puede llegar a parecer que aquí todos mataron y todos murieron y que hay responsabilidades equiparables. Y eso no es razonable. 

No es razonable un Parlamento vasco en el que todas las fuerzas políticas  condenan a ETA salvo una. En el que ya hay una ponencia de paz y convivencia en la que no participamos ni el PSOE ni el PP porque en la primera reunión se puso en la mesa la política penitenciaria que, aparte de que el Parlamento vasco no tienen competencias, no es el principal problema de la sociedad vasca. Así que la propuesta del PP era acertada porque quería cambiar por paz y convivencia, por libertad y convivencia, que es lo que necesita Euskadi. Y, además, quería crear una ponencia que se  dedicara en exclusiva a deslegitimar todo tipo de terrorismos.

43 víctimas de distintas violencias, incluidas las de ETA, respaldaron la iniciativa frustrada. 

No parece muy descabellada. Por eso el origen de la controversia no lo genera el contenido sino las interpretaciones que se hacen y una gestión no eficiente de esa moción. Si se hubiera contado antes, si se hubiera socializado internamente y también ante otros compañeros, quizá habría tenido éxito. El contenido no era malo, era malo cómo se gestionó  y cómo se contó.

¿Es  imprescindible que la izquierda abertzale condene a ETA o sería válido que rechazara todas las violencias, como proponía la ponencia?

Pero no lo ha hecho todavía. La palabra condena tiene un contenido político muy potente. Tanto que durante más de tres décadas todas las fuerzas políticas menos Herri Batasuna han utilizado el término condena. Y se ha exigido durante más de tres décadas  a la izquierda abertzale que condenara el terrorismo. No deberíamos renunciar a que condenara aunque todo se puede producir con pasos y con un proceso y lo primero que nos parecía razonable era crear una ponencia para deslegitimar el terrorismo.

Han estado durante tres décadas lanzando un mensaje legitimador de la violencia, social y políticamente,  y hay una generación de vascos que cree que usar la violencia tiene justificación en determinados momentos. Eso hay que desmontarlo. Ese rechazo tan genérico que se pierde en la nada no nos sirve para desmontar un relato que ha justificado el terror. Lo único que me preocupa es que mi hijo, que tiene 9 años, viva en una sociedad tan moderna y tan avanzada que la violencia sea absolutamente rechazable. Y lo digo todo desde la serenidad.

¿Existe el riesgo de que el PP vasco se quede fuera de juego? Han perdido 50.000 votos y casi 100 concejales y cuatro puntos con respecto a las elecciones generales de 2001. Y las previsiones para el 20-D son malas. ¿No les preocupa todo esto?

Claro que me preocupa y me duele. No es que tengan que agradecernos en forma de votos el sufrimiento de que hemos sido víctimas pero lo que no puede ser es que parezca que ahora es el PP parte del problema. No es cierto ni es justo. Yo creo que los resultados del PP en Euskadi se explican por dos motivos  fundamentales: aún hoy no tenemos capacidad de presentar concejales en muchos pueblos de Gipuzkoa. No matan, pero si abres una zapatería o una tienda de ultramarinos es muy complicado siendo del PP y  no es un tema menor. Y también nos perjudica que nos hemos forjado en unas circunstancias extremadamente complicadas. Obtuvimos un respaldo político en un momento determinado porque se creía que hacíamos un buen trabajo contra ETA. Ahora tenemos que recomponer el PP y ver que también lo podemos hacer sin terrorismo.

¿Significa eso la necesidad de un debate político en el PP? Tras cuatro años sin ETA su partido sigue practicando la misma política, como si ETA siguiera matando.  

Fundamentalmente, la política que se hace contra ETA es doble: la política penitenciaria y la política de Interior. No parecería razonable que este u otro Gobierno dejara de perseguir a un delincuente que tiene causas pendientes con la justicia, máxime cuando es una organización clandestina e ilegal.  Y la segunda es la política penitenciaria que se suscribe a la política de dispersión. Debemos adaptarnos a la propia sociedad y a los propios acontecimientos. Y en eso estamos. Nuestro discurso no es el mismo que cuando ETA existía. Se podría discutir pero yo tengo argumentos para defenderlo. Ahora hay dos discursos en Euskadi: el de quienes decimos que ya hay paz; esto es la paz, el día a día, y el de la izquierda abertzale que dice que no hay paz porque se sigue deteniendo a miembros de ETA y porque hay presos en la cárcel. Lo que tenemos que hacer ahora es con toda tranquilidad y serenidad seguir construyendo que en Euskadi haya más libertad y convivencia.  

Asuntos como la dispersión de los presos, con falta de respeto a la legalidad en muchos casos, o el de la encarcelación de Arnaldo Otegi por una sentencia judicial altamente criticada cuando no rechazada ¿no es como para levantar sospechas?

Pero lo que no me puedo creer es que se culpe al PP de que Arnaldo Otegi esté en la cárcel. Independientemente de las opiniones que podamos tener cada uno, yo acato la sentencia judicial que encarcela a Otegi pero también acato la que libera a los presos por la 'doctrina Parot'.  Lo que pasa es que en Euskadi la política quiere influir sobre las decisiones judiciales.

Pero sabemos que muchas decisiones judiciales son políticas y que los magistrados de los órganos judiciales más altos son nombrados entre el PP y el PSOE.

Lo que  no puede ser es que un político critique la actuación de los tribunales cuando le parece mal y aplauda si le parece bien. Independientemente de las opiniones y de la rumorología o las críticas las sentencias deberían ser acatadas. Lo que no significa que estemos siempre de acuerdo con las decisiones judiciales.

No le voy a preguntar entonces si Otegi debería estar ya en libertad, como ha reconocido Garzón, el propio juez que lo procesó. Pero, ¿no cree que su situación beneficia a la propia izquierda abertzale que convierte a Otegi en una especie de héroe y no solo para los suyos? 

La próxima legislatura debería ser la de las reformas que modernicen las instituciones en España. Y si hay que tocar la Constitución no nos tiene que dar ningún miedo

A Otegi la van a intentar encumbrar como el Mandela blanco. Y van a intentar que sea un símbolo de no sé qué cosas. Pero la sociedad vasca es mucho más madura que todo eso y mucho más inteligente y todo el mundo sabe cuál es el papel que jugamos unos y otros. Los presos de ETA no son un problema de la sociedad vasca, son un problema de la izquierda abertzale. Durante muchos años, el mensaje fue “matad, que vamos a conseguir la independencia”. 

Después de tantos años, de tanta sangre, no han conseguido absolutamente nada, salvo estar en la cárcel. Y dicen a los que están en las instituciones “vosotros estáis pisando moqueta y nosotros, en la cárcel”.  La izquierda abertzale quiere meter este debate en la sociedad vasca pero a ésta le importa muy poco. Lo que quiere es que el que haya  cometido un delito pague. Yo he recibido a un familiar de una presa de ETA y me contaba, lo que es sobrecogedor, que queriendo acogerse a beneficios penitenciarios, en el pueblo la tachaban de traidora. 

Tras Cataluña, el foco alumbra a Euskadi, ¿Es partidario de reformar la Constitución?

En las comunidades donde los nacionalistas ganan se habla más de cuántas competencias quieren que de lo que han hecho con las que tienen. Euskadi tiene fiscalidad propia, sanidad, educación, policía… reúne prácticamente todos los requisitos que se atribuyen a un Estado. Pero quieren la independencia. Y ante esto, quienes no la queremos también tenemos voz. Creo que esta legislatura ha sido la de las reformas económicas y la próxima debería ser la de las reformas que modernicen las instituciones en España. Y si hay que tocar la Constitución no nos tiene que dar ningún miedo. No hay que tocarla para contentar a algún partido político pero habría que hacerlo para mejorar el sistema, para darle un nuevo impulso y para mejorar el servicio que se presta a los ciudadanos. 

Hay instantes que permanecen imborrables en la memoria sin saber muy bien por qué.  Pasa el tiempo y allí se quedan a modo de tatuaje a prueba de láser. En el caso de Borja Sémper (Irún, Gipuzkoa, 1976), es el coraje de un chaval de 18 o 19 años en un tiempo en que ETA dejaba un muerto en la calle cada...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Isabel Camacho

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí