1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Kirmen Uribe / Escritor

“La identidad se construye mediante ficciones del pasado"

Isabel Camacho 11/11/2015

<p>El escritor, en Barcelona el pasado septiembre.</p>

El escritor, en Barcelona el pasado septiembre.

CEDIDA POR EL AUTOR

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si enviamos un mensaje por Facebook a un escritor que posee el Premio Nacional de Narrativa y el Premio de la Crítica en euskera, entre otros galardones, un hombre ocupado recién llegado de una gira por Inglaterra y que ya se prepara para presentar Lo que mueve el mundo (Seix Barral) en China y Japón, parece difícil que nuestras plegarias sean atendidas. Pero, Kirmen Uribe (Ondarroa, Bizkaia, 1970) no solo es un narrador y poeta diferente. Así que responde inmediatamente y se preocupa con amabilidad inusitada. Quizá tenga algo que ver el consejo de una tía para que no olvidara que procedía de una familia obrera --su padre era arrantzale (pescador)-- cuando disfrutaba del éxito de Bilbao-Nueva York-Bilbao (Seix Barral). O que su primer premio importante --Becerro de Bengoa, en 1995, por Lizardi eta erotismoa-- lo recogiera mientras estaba en prisión por insumiso al negarse a cumplir el servicio militar obligatorio.

Escribe en euskera, una lengua en un tiempo prohibida. “En Bilbao a la gente se le expulsaba del tranvía por hablar euskera y se pegaba a los niños en la escuela por la misma razón. Quienes hablaban euskera han sido considerados no cultos, ciudadanos de segunda”.

El euskera, esa lengua que, como alguien le sugirió a Uribe, tiene tantas x que parece un mapa del tesoro. Y, como el viento del mar, rolan sus palabras en castellano, japonés, inglés, francés y muchos de esos 72 idiomas que junto al vasco dice la leyenda que surgieron de la Torre de Babel. Sus palabras están hechas de fábulas, historias familiares, realidad y ficción. El autor vasco escribe “sobre personas que viven en el País Vasco pero sus historias son comprendidas en todo el mundo porque nuestros sueños y miedos son parecidos”. Eso deben sentir sus entregados lectores. Y lo hace de tal manera que llega un día en el que contemplan una orgía de luces al aterrizar en Nueva York al final de un viaje que solo existió en la imaginación.  

Su obra Bilbao-Nueva York-Bilbao ha hecho más por la ciudad que el Museo Guggenheim. Y encima le concedieron el Premio Nacional de Narrativa en 2009. Para alguien como usted, que se reconoce un enamorado de Bilbao, no está mal.
Lo tomaré como un cumplido, que lo es. De todas maneras, es exagerado decir que mis libros han hecho más que el Guggenheim. El efecto Guggenheim ha creado puestos de trabajo, que es lo que verdaderamente importa. Lo mío es bonito, saber que leen una historia tuya en Londres, Tokio o Pekín, una historia localizada en Bilbao… Pero también soy consciente de que los tiempos en los que funciona la cultura son otros, trabaja más a largo plazo y en un plano mucho más individual, va de lector en lector.

“Escribo sobre personas que viven en el País Vasco, pero sus historias son comprendidas en todo el mundo porque nuestros sueños y miedos son parecidos” 

¿Por qué cree que atrapa a lectores tan dispares, como japoneses o croatas, por ejemplo?  ¿Tiene que ver con que las historias humanas son universales? ¿Con eso de sentir un nudo en la boca del estómago?
Yo escribo sobre personas, personas que en mi caso viven en el País Vasco aunque sus historias pueden ser comprendidas en todo el mundo. Nuestros sueños, nuestros miedos, son parecidos en todas las partes del planeta. Por otro lado, me gusta mucho plantear en mis libros el desplazamiento, cómo las personas van de un lugar a otro, hay muchas migraciones en mis novelas, tanto en Bilbao-New York-Bilbao como en Lo que mueve el mundo. Es algo que se ha dado siempre y todavía se sigue dando. La niña exiliada de la guerra del 36 en Lo que mueve el mundo es la misma niña que trata de entrar en Europa huyendo de la guerra de Siria.

En Bilbao-New York-Bilbao  alude a una pregunta que le hicieron a Meryl Streep en el Festival de Cine de San Sebastián. Era esta: ¿Cuál sería la mejor pregunta que podríamos hacerle y cuál es su respuesta? Y ella dijo: ¿Hoy en día sirve para algo la ficción? Y la contestación fue: “Si cuenta cosas verdaderas, sí”. En sus novelas parecen entremezclarse todo el tiempo hasta no distinguirse. ¿Qué es ficción y qué realidad?
Creo que Bilbao-New York-Bilbao es la antinovela comercial, la que busca la lectura fácil, el entretenimiento, en la que el autor domina a su antojo al lector. Yo no creo en ese tipo de relaciones, ni en la literatura ni en la vida. Creo en establecer una relación horizontal con el lector, el lector es inteligente y a su modo participa en la escritura de tu propia novela. Yo no cuento todo, es el lector quien debe completar aquello que no se dice en la novela. La literatura que escribo es una reacción contra la ficción pura, que ha perdido a mi entender toda verosimilitud. Sin embargo, no es algo que haya inventado yo, Emmanuel Carrere, Karl Ove Knausgård, Siri Hustvedt, Enrique Vila-Matas, Alejandro Zambra u otros autores están en la misma dirección, tratando de buscar formas nuevas de narración, lejos de lo convencional.

¿Lo real es lo que hemos vivido o cómo lo recordamos y contamos?
Las dos cosas. Por supuesto, lo que hemos vivido es real. Sin embargo, es importante cómo interiorizamos esa información. En la vida vamos creando nuestro propio personaje, vamos seleccionando unos recuerdos y eliminando otros. Dicen que es un mecanismo de defensa, que recordando todo no podríamos vivir, sería algo insoportable. A mí me interesa cómo la memoria va creando ficciones, va modulando la realidad a su antojo. Pero es algo que hacemos todos los días en la redes sociales. Cada uno de nosotros crea un personaje en Facebook, por ejemplo, va seleccionando eventos y colgándolos en la Red. Y creando ficciones con esos recuerdos seleccionados. La identidad, personal, familiar y nacional, se construye mediante ficciones del pasado. Y a mí me interesa una identidad abierta, aquella que va cambiando, una identidad que no pone trabas en la libre elección de los individuos.

Escribe en euskera pero en sus colaboraciones periodísticas suele hacerlo en castellano. ¿Echa de menos algo del idioma que no usa?
Considero que mi lengua literaria es el euskera, escribo las novelas en esa lengua. Aunque también me gusta escribir cosas en castellano, textos cortos, periodísticos en su mayor parte. Lo hago de manera natural. Pero de momento no me planteo hacer literatura en una lengua que no sea el euskera. Me gusta tener un trato preferente hacia ella, que es la lengua más débil en una situación diglósica como la vivimos en el País Vasco.

¿Hay algo de reivindicación al expresarse literariamente en euskera? Alguna vez ha recordado que su uso estuvo prohibido.
La ha habido. Y gracias al compromiso de mucha gente es una lengua que está viva ahora mismo. En Bilbao a la gente se le expulsaba del tranvía por hablar en euskera y se pegaba a los niños en la escuela por la misma razón. La imagen del tranvía me recuerda a lo que vivieron los afroamericanos en EE.UU. La gente que hablaba euskera ha sido considerada no culta, ciudadanos de segunda. Ahora mismo parece increíble pero a la persona que era bilingüe se la miraba mal y se fomentaba el monolingüismo, en castellano, por supuesto. Yo no olvido todo eso, pero por otro lado es verdad que se ha avanzado muchísimo en estos últimos años, mucha gente ha estudiado la lengua, más de trescientas mil personas. En la Universidad de Aston, en Birmingham, un profesor me decía hace poco que un millón de hablantes no está nada mal para una lengua que ha estado a punto de desaparecer, que los maoríes en Nueva Zelanda son tan solo medio millón. En términos relativos no estamos nada mal.

El euskera es una de las lenguas más antiguas pero tanto como para remontarse a la Torre de Babel… Lo digo por la historia que escribió sobre el hijo de Noé.
Sí, lo que pretendía era meter un poco de humor en el tema. Estos son mitos que se crearon para dignificar la lengua. Se acudía al pasado para justificar su supervivencia. A mí personalmente no me interesa mucho el pasado de la lengua vasca. Es verdad que no es indoeuropea y que es un milagro que haya llegado hasta nuestros tiempos, pero ya está. A mí me interesa su presente y su futuro, que esté viva, que se hable, que siga evolucionando.

Kirmen Uribe, en Hudson, Nueva York.

Kirmen Uribe, en Hudson, Nueva York.

¿Hay una literatura vasca o  es mucha pretensión?
Hay un sistema literario que funciona con sus autores, editoriales, críticos y, lo que es más importante, sus lectores, que no son pocos. También tenemos una cierta tradición continuada, cierta estabilidad, cosa que no ha habido hasta ahora, con tres o cuatro generaciones de autores que hemos coincidido escribiendo al mismo tiempo.

Le suelen invitar a participar en congresos internacionales de escritores en lenguas minoritarias. Frente a esa defensa sigue habiendo voces que critican el uso del euskera aduciendo que solo se habla en Euskadi y poco. ¿Cree que, sobre todo fuera de Euskadi, aún corre el riesgo de usarse como arma política o ya no?

Cuando salgo fuera, yo siempre digo que el euskera no es solo un bien de los vascos, sino que es un bien común, mundial. Y si se perdiese todo el mundo perdería algo. Sobre lengua vasca y política, considero que sin el apoyo del nacionalismo vasco a duras penas habría sobrevivido, aunque creo que ahora mismo la situación es diferente, y quisiera que la lengua se abriese a todo el arco político, que lo hablase quien quiera, independientemente de su ideología. Piensa que uno de nuestros primeros novelistas, Txomin Agirre, de principios del XX, era de ideas conservadoras. Vasco en euskera es euskaldun, que quiere decir “aquel que tiene la lengua”. Por lo tanto, mi traductora japonesa es euskaldun, forma parte de la comunidad vasca aunque no tenga pasaporte. Me gusta esta idea de comunidad abierta. El que quiera puede ser euskaldun, no tiene que ver con fronteras o cuestiones genéticas, que a mí siempre me han dado un poco de reparo.

“No me planteo hacer literatura en una lengua que no sea el euskera. Me gusta tener un trato preferente hacia ella”

Leyéndole, da la sensación de que el azar es muy generoso regalándole tantas historias. Y luego están su padre, sus tías, hasta los colegas le dan un material mágico y usted es como un nuevo Tusitala que lo narra. Supongo que en esto también habrá algo de ficción, ¿no?
Creo que esto de saber “cazar” historias me viene de las mujeres de mi familia, que han sido buenas contadoras, mi abuela, mi madre, mis tías. Uno de mis primeros recuerdos es sonoro, es escucharlas contar historias en la cocina a mi padre cuando volvía de la mar mientras yo estaba medio dormido en mi cama. Creo que soy escritor por esa música que escuché de pequeño. También me han enseñado a no olvidar mi origen. Cuando me dieron el Premio Nacional, mi tía, que era delegada sindical en las conserveras de pescado, me dijo: “Nunca te olvides de que somos una familia obrera”. No lo olvido. Yo, en cierto sentido, soy un “obrero” de la escritura.

Creo que está preparando una trilogía sobre la memoria. Siempre la memoria en su obra: “Rescatar historias de la muerte y el olvido”, según sus palabras  ¿Podría adelantar algo?
Que es una historia que he querido contar desde siempre. Pero hasta ahora no me sentía capaz, no tenía la mano del escritor ni las lecturas para ello. A ver cómo queda…

¿Y usted qué busca en la lectura? ¿Qué lee?
Leo mucha poesía, novela, ensayo… Creo que soy más lector que escritor, mejor escuchador que hablador, como decía Julio Cortázar.

¿Y en la vida?
Hace poco, el físico Pedro Miguel Etxenike y el neurocientífico Rafa Yuste me contaron que hasta los organismos más primitivos y simples buscan el placer y lo sienten al conseguirlo. Es algo que va unido a la vida misma. Yo también busco el placer en la vida, pasarlo bien con la gente que quiero y, de paso, luchar a mi manera para que el planeta sea un lugar más justo, más habitable y más sostenible.

Si enviamos un mensaje por Facebook a un escritor que posee el Premio Nacional de Narrativa y el Premio de la Crítica en euskera, entre otros galardones, un hombre ocupado recién llegado de una gira por Inglaterra y que ya se prepara para presentar

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Isabel Camacho

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Maite Toledo

    Interesante

    Hace 6 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí