1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gregorio Morán / Periodista y escritor

“España es un país desnortado”

Carlos Pérez Cruz 11/11/2015

<p>Gregorio Morán, en Pamplona, antes de la entrevista con CTXT. </p>

Gregorio Morán, en Pamplona, antes de la entrevista con CTXT. 

C. P. C

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ocho agotadores años le llevó preparar El cura y los mandarines (Akal, 2014), minuciosa disección de las turbias aguas sociopolíticas de la cultura española entre 1962 y 1996. Tres semanas de penoso caminar en 1993, vivir las experiencias que le permitieron escribir uno de sus libros menos conocidos y “más queridos”, Nunca llegaré a Santiago, recién reeditado por la editorial Pepitas de Calabaza.

Acostumbrados a los generosos tomos de concienzudo y agudo análisis cultural, social y político, a la disección de iconos políticos como Adolfo Suárez y el Partido Comunista, sorprende descubrir a este Gregorio Morán (Oviedo, 1947) más lírico e íntimo, cuyos padecimientos de peregrino a Santiago humanizan la airada ironía que caracteriza sus imprescindibles 'Sabatinas intempestivas' en La Vanguardia. El libro, descartado en primera instancia por Anagrama y publicado en 1997 con poca fortuna por Anaya, renace en unos meses en los que también se ha reeditado El precio de la transición (Akal). Su presentación en la librería Katakrak de Pamplona nos permitió una larga conversación que, de camino a Santiago, nos lleva a reflexionar sobre Cataluña, España, sus izquierdas, su gastronomía y la salud de su prensa, entre otros asuntos.

Nunca llegaré a Santiago, reedición de un libro de viajes “a la antigua”. ¿Han acabado la televisión, Internet y los viajes low cost con los libros de viaje? ¿Con el concepto mismo de viaje?

Los libros de viaje llevan décadas que no están de moda. Viajar no era antes solamente un placer, sino algo insólito. Ahora, los viajes de bajo precio permiten que cualquiera haga un viaje a Shangai, no vea absolutamente nada, pero diga que estuvo en China y que conoce perfectamente el mundo chino. Cada vez más tendrá valor cómo haces el viaje: no que vayas a Soria, sino que vayas recorriendo los pueblos que hay antes de llegar a Soria. Eso tiene valor. Si te posan en Soria en sí, en dos horas ya sales corriendo.

Escribe en la dedicatoria inicial del libro: “A los que caminan. Especialmente, a los que no saben adónde van”. Precisamente mi escritorio lo preside una viñeta de El Roto en la que se ve a dos niños de la mano de su padre, niño y niña. Ella le pregunta: “Papi, ¿adónde nos llevas? ¡Ni puta idea, pero no os soltéis!”, responde el padre. ¿Deberíamos sospechar de quien dice tener claro su destino?

El Roto es un pensador. Le conozco bien, somos amigos, y me parece el pensador más lúcido que hay en este momento entre mis contemporáneos. Por supuesto, sin él El País sería de una sosería absoluta. No sé. Mira, cuando empezamos este viaje, Toni Meseguer, que me acompañaba, tenía la idea de que íbamos a encontrar algún cura teólogo, que íbamos a dialogar. Yo le decía: “Toni, yo creo que no vamos a encontrar ninguno, pero bueno”. Él estaba mucho más vinculado al mundo mediterráneo, a Barcelona, y yo, desde Oviedo, conociendo la meseta, pensé que iba a ser una cutrez. No me imaginaba que tanta, eso es verdad.

En aquel año 1993, el caminante parecía despertar sospechas por el mero hecho de serlo. De algo huye, alguna penitencia estará cumpliendo... Algo de ello había en varios de los caminantes con los que se cruzaron. Hoy el Camino de Santiago es una actividad turística más, masificada. Incluso las ciudades, entonces hostiles al caminante, le abren sus puertas. ¿Qué ha cambiado y quién lo ha cambiado?

En primer lugar está la crisis propiamente dicha. Otra, que la gente es muy cerrada de mollera. La gente tenía que haber entendido ya bastante tiempo antes que, igual que Lourdes es un lugar donde a nadie se le ocurre ir como no crea en los milagros --y como hay mucha gente que cree en los milagros, va a Lourdes--, tenían que haber promocionado más el Camino de Santiago. Aquellos pueblos absolutamente increíbles, de subsistencia, donde no había ni una tienda ni nada, nada más que frío. Yo siempre refiero que las dos dominantes del viaje son el frío y el chorizo, no hay más. Creo que era un problema de ignorancia en esa España que, a trompicones, se va dejando atrás.

 

La búsqueda de situaciones, viajes, comidas con pretensiones de autenticidad

no es más que una nostalgia o melancolía, un rasgo de ansiedad ante

un mundo que no satisface. (…) Se busca siempre lo auténtico hacia atrás,

en la memoria, en el pasado. (...)

Este aire rousseauniano vulgar, intuitivo, según el cual el pasado, por más duro o infeliz u olvidado, fue auténtico, nace de la desazón del hombre contemporáneo. Con nosotros se parió la crisis y nada mejor que ella nos limita y nos define.

¿Insatisfacción por ausencia de referentes? Incluso, y volviendo a la pregunta inicial, ¿por un no saber adónde vamos?

Creo que por las dos cosas un poco mezcladas. Pensaba hoy empezar la presentación del libro [en Pamplona] diciendo: ¿se han parado a pensar un momento en la cantidad de cosas que han pasado desde el 92 hasta aquí? Gobernaba Felipe González y pa pa pa pa, un poco la retahíla de cosas que han ido ocurriendo hasta  2015. Y es cuando dices: ¿Nostalgia del pasado? Yo creo que eso cuenta mucho en los casos de la infancia y la adolescencia, pero nosotros ya fuimos demasiado trabajados al Camino de Santiago. Sí hay una especie de melancolía de la experiencia, que no tiene nada que ver con aquellas boberías que a mí me sacaban de quicio de la mili. En la mili todo el mundo lo pasaba como perros y luego decían: “Yo me acuerdo en la mili...”. No, hombre, no, por favor. Era un recuerdo absolutamente vergonzoso y vergonzante. Creo que nostalgia y melancolía no. Lo que sí es cierto es esa experiencia de soledad que da el caminar, que aunque vayas con otra persona es raro que vayas hablando. ¡Al menos entonces! Ahora me imagino que debe de ser... Con esa fila de indios que hay será difícil hasta eso. “¿Me permite? ¿Me deja pasar?” [Risas]. Será diferente.

 

El camino que va de Calzada del Coto a Bercianos constituye

un toque surrealista en una ruta saturada de realismo. (…)

Más que ruta jacobea es camino regio para paseantes de lujo.

Se han gastado una fortuna haciendo estos Campos Elíseos

del Camino de Santiago.

 

Quizá se pueda clasificar éste como uno de los primeros testimonios sobre el terreno de la incipiente especulación en España. No sé si es consciente.

No lo era. Es verdad que era alucinante, porque después de caminar y no encontrar nunca nada, sitio donde comer, de tener que buscar el camino --porque no creas que estaba bien señalizado, al contrario--, de pronto, una avenida con chorritos de gota a gota --que había pagado la Comunidad Económica Europea, obviamente--, durante un trecho de unos cuantos kilómetros. ¿Aquí qué ha pasado? Y había como una hondonada, un valle... ¡Fray Luis de León! Era una cosa impresionante. Después volvimos a la barbarie, al camino real. Siempre sospeché que por allí empezaban ya los manejos. Me parece muy divertido cuando nos dicen: “Van a encontrar ustedes un albergue moderno, precioso, recién construido...”. Y cuando llegamos ahí, ¡vemos la fachada! No había más que la fachada, no había nada detrás. Era todo una triquiñuela. Ahora no, ahora con la cantidad de gente, con Hollywood haciendo una película... Eso ya no tiene que tener nada que ver.

Si extrapolamos esto a la realidad del país, quizá ahí está la clave de nuestra crisis: llegamos a ver como real lo que es puro surrealismo.

Sí, evidentemente. Ahí hay rasgos del salto de la pobreza a la burbuja.

En su descarte del libro, el editor Jorge Herralde lo definió como un “travelling de la cutrez”. ¿Acaso no es cutre España?

Hombre... [Resopla]. Así en genérico es difícil. Hay centros más o menos elaborados de cultura. La verdad es que no se me había ocurrido pensar nunca en esos términos. Si uno sigue las tertulias, que yo no sigo, o qué es lo que tira en este momento, incluso en literatura... Que escriba novelas y esas cosas la tal locutora de televisión... ¡Que no me parece mal! Porque además no las escribe ella. Piensas que más que cutre es un país desnortado. Son todos gente muy fina, pero arañas un poco y sale el pelo de la dehesa.

Me da la sensación de que estos años ha habido una especie de decorado de cartón-piedra y que la crisis ha hecho aflorar esa cutrez.

Sí. Hombre, la cutrez incluso se ha convertido en arte. No quisiera ofender a alguno, me da igual. Algunas películas se basan en la cutrez hispana y son de gran éxito.

En el ideario colectivo se han impuesto como el modelo de la “españolada”.

Sí. La “españolada” ha cambiado hacia lo cutre. Antes era la vulgaridad con ambiciones de finura, pero ahora la cutrez más absoluta. No soy más que televidente de los informativos de las ocho, el único que veo, que es cuando suelo cenar en casa con mi mujer, pero las cosas que te llegan --porque eso es inevitable--, te quedas absolutamente alelado. A veces incluso pregunto: “¿Quién es fulanita? Esta que ha escrito un libro plagiado de no sé quién”. Y resulta que es una presentadora, que yo conocía a su exmarido y tal... Joe, qué follón. Pero, ¡si esta no sabe escribir una o con un canuto!

Traslado la reflexión de la cutrez al terreno gastronómico. El Camino como “ruta de la matanza del cerdo”. El cerdo, que fue vuestro sustento básico en el Camino, junto con la sopa de ajo, frente a la cocina entendida como laboratorio. ¿Es el cerdo nuestra esencia y el laboratorio nuestra impostura?

El laboratorio es la gran burbuja gastronómica, eso es evidente. Estoy harto, primero porque cocino, tengo experiencia, no he pasado hambre de pequeño, cosas que son fundamentales en lo que se llama la formación de una cultura gastronómica. Ir a comer ahora a determinados restaurantes, además de ser un robo y un crimen, es sobre todo una experiencia de laboratorio. Evidentemente jamás podrás hacer esos platos. Primero, porque la explicación que te dan de esos platos es absolutamente desternillante. Tengo un hijo, el pequeño, que trabajó una temporada como enólogo en bodegas de Toro y yo le decía: “Si queréis, yo me dejo contratar para hacer la parte de atrás de las botellas”. Eso de que es un vino oloroso con buqué a bosque y a frutos silvestres y no sé qué... Esas paridas inconmensurables a mí me salen de tirón.

Peregrinos a Santiago. Hablemos de otros peregrinajes. De Nunca llegaré a Santiago a ‘Nunca llegaré a Montserrat’. La peregrinación catalana, ¿terminará en ofrenda de celebración a la Moreneta o en algún cabo costero con tentaciones de suicidio colectivo?

No lo sé, eso es muy complicado. Es un reproche que me hacen algunos amigos veteranos, pero yo nunca he estado en Montserrat.

Antes de las elecciones catalanas, escribió en tus 'Sabatinas Intempestivas' un artículo titulado: “Unas elecciones de trileros”. Una “farsa”, subrayaba, y advertía de la ruptura de la sociedad y de que sólo servirían para alimentar a la “casta política y aledaños”. ¿Hay una voluntad de ruptura fundamentada, razonada, en parte de la sociedad catalana o son víctimas de ese juego de trileros?

Lo primero es que ahí estamos jugando con los sentimientos, y como los sentimientos lo empañan todo, desde el fútbol a todo... Claro, racionalizar los sentimientos es imposible. Tú le dices que hay veintidós tíos en calzoncillos detrás de un balón, te dirá que habrá once gilipollas, pero que hay otros once que son genios, que son su equipo y punto. En primer lugar, es cierto que hay un impulso colectivo que no ha alimentado Rajoy. Eso hay que decirlo, porque los independentistas siempre dicen que Rajoy es el que ha alimentado el independentismo. No es verdad, no necesitaban a Rajoy. Para lo que se hizo en los últimos años en Cataluña no necesitaban a Rajoy, porque muchas de las boberías que se dicen ahora ya estaban con Zapatero. Así que esto no es verdad. Pero sí hay en este momento un clima sentimental según el cual, ¿en qué consiste la independencia? Consiste sencillamente en que somos independientes, en que no pasa absolutamente nada y seguimos igual, pero independientes. Pero bueno, ¿usted ha pensado en qué pasa con la moneda? ¿Qué pasa con las pensiones? ¿Quién cubre los gastos? “No, no, igual, con nosotros, como ganamos muchísimo más dinero del que recogemos...”. Esto es una falacia clarísima, ya lo han explicado tropecientas veces. Es verdad que hay un desajuste en las rentas de tres lugares en concreto, el primero es Madrid, el segundo Cataluña y el tercero, si mal no recuerdo, Baleares. Se está creando un clima muy difícil. Lo cierto es que, independientemente de nuestra opinión, la sociedad catalana se ha fraccionado. Depende, unas veces es el 52-48, otras el 46-54.

Pero eso no parece afectar a la convivencia cotidiana.

Sí, empieza a afectar.

Se menciona mucho lo de las familias cuando se reúnen, pero los periodistas no solemos entrar en las casas de las familias para corroborarlo.

Es verdad, eso es verdad. Vamos, lo notas por tus propios amigos, pierdes amigos. Es un momento muy difícil. En el periódico notas las tensiones. A mí hay cosas que me recuerdan mucho a los malos años de Euskadi, sin la sangre, aunque sí hay un nivel de violencia contenida que no se refleja en los medios de comunicación, pero no existe la sangre. Evidentemente nadie mata a nadie, aunque a más de uno no le faltan ganas de empezar a hacerlo. La tensión es muy grande y no era una sociedad tensionada. Todo lo contrario, era una sociedad amable. Además es que es auténticamente suicida. Una ciudad como Barcelona vive del turismo. En el momento en que haya tensiones... Eso se ve en San Sebastián. Donosti, cuando había tensiones, cayó muy bajo. Sin embargo, ahora es una ciudad perfecta para la convivencia, para vivir, como lo había sido siempre por otra parte.

El Camino de Santiago ofrece rutas variables; la izquierda en España es especialista en dispersarse por los diferentes ramales. ¿Demasiado ramal para que el camino de la izquierda desemboque en La Moncloa?

La primera parte tiene su aquel. Es verdad que han aparecido Caminos de Santiago como champiñones. Hay uno de Asturias, otro de Castilla... Cada uno ha visto el negocio y ha hecho un Camino de Santiago. Pero refiriéndome ya a la metáfora de la izquierda... [Resopla]. Las cosas parecían bastante más fáciles hace unos meses de como están en este momento. Ahora que se nota muchísimo más el peso de la casta es cuando menos se habla del peso de la casta. Es muy difícil, es también una ingenuidad pensar que la clase dominante se iba a retirar sencillamente con el impulso de la palabra. Y no es lo mismo discutir de política que hacer política. La izquierda real, por llamarla de alguna manera, está en muy mal momento de cara a las elecciones. Muy malo.

¿Por errores propios? ¿Porque la presión...?

Primero porque la presión fue muy fuerte y no sabían lo que era la presión del Estado. Claro, están acostumbrados a discutir sobre el Estado como entelequia y el Estado son muchas cosas. El Estado puede ser el ministro Fernández Díaz, que no daría ni para discutir media hora... Pero es verdad que hay además una bajada del nivel de las ilusiones que lleva no sólo a la decepción sino al hecho de que la gente pueda votar útil o no votar. Las elecciones del 20 de diciembre son unas de las más complicadas. En algunos aspectos a mí me recuerdan a las del 15 de junio del 77. Cada uno tiene que enseñar sus cartas y esta sociedad no está muy dispuesta a los cambios. Además, se ha creído un montón de falacias y de mitos que ha ido construyendo el Partido Popular. Y vamos, lo del PSOE tiene nombre, pero no se puede decir. Entonces claro, la perspectiva de la izquierda... Vamos a ver hasta el 20 de diciembre, pero es muy complicado. Y evidentemente están los problemas de trascendencia como pueden ser Cataluña y Euskadi, aunque en este caso menos, pero lo de Cataluña sí que va a ser importante.

En el caso de Ciudadanos, en Cataluña los conocen bien, llevan años en el Parlament. En España aparece como un partido que emerge, nuevo, pero tiene un pasado y una trayectoria. Parece que ha habido un lavado.

Sí, sí, lo de Ciudadanos es un fenómeno a estudiar. Debate acaba de publicar un libro sobre su historia, que lo ha hecho Iñaki Ellakuria (Alternativa naranja), uno de los periodistas más brillantes de La Vanguardia, y es un libro fascinante. Quiero hacer algo sobre ese libro pero, ¡no sé cuándo! Porque claro, si hago algo, ¡parece que voy a hacer una campaña electoral a favor de Ciudadanos! Incluso he hablado con Iñaki para decirle que no lo tengo claro. El libro es muy bueno pero, ¿qué hago ahora? El libro lo que viene a demostrar es que estamos ante un animal político; que pueda funcionar o no es otro tema. A este tío se lo han puesto muy difícil. En Cataluña se lo pusieron imposible. No hay que olvidar que el boicot de los medios de comunicación en Cataluña a Ciudadanos y a él era absoluto, ¡absoluto! Vamos, ¡lo que pudo moverse él! Era visceral el odio. Y les ganó la partida.

Le preguntaba al principio por la salud de los libros de viaje, le pregunto ahora por la de la prensa en virtud de periodista y de “paciente y masoquista lector de periódicos”.

La prensa española está pasando, quizá la de todo el mundo... A mí cuando me dicen que pasa en todo el mundo... Sí, pero resulta que The New York Times vende un millón de ejemplares y además tiene otro millón de internautas. Nuestra prensa es muy chica, muy modesta. Conozco algo la prensa portuguesa y nuestra prensa es mucho peor que la portuguesa, sin comparación. Nuestra prensa es heredera de la Transición, eso está claro. Heredera espuria, pero heredera de la Transición. Y mediatizada, primero porque económicamente no anda bien. ¿Y por qué no anda bien? Porque todos se metieron en un invento alucinante que se llama televisión. Y eso les ha hundido, porque las empresas de prensa estaban más que saneadas pero, hombre, ¿qué era un gran hombre de medios de comunicación sin hacer el Murdoch o el Berlusconi? Eso les ha hundido. Y con ello se ha deteriorado, se ha hecho una gran burbuja, de la cual los periodistas pagaron el pato. Y claro, no digamos la politización, pero la parcialidad periodística es... Como lector habitual y cotidiano, es realmente escandalosa.

Y la relación de Gregorio Morán con La Vanguardia, ¿es una relación de respeto mutuo? ¿De tolerancia a lo que escribe?

De, llamémosla, una amable tolerancia distante. Es que hace años que no voy a la redacción y no conozco ni a los directivos. Yo no he visto al conde [de Godó] en mi vida.

Agradece en el prólogo que Pepitas de Calabaza le ofreciera la reedición de este libro “cuando ni él ni yo mismo sabíamos los avatares y el eco de El cura y los mandarines”. Vuelvo a El Roto: los escándalos, ¿ya no escandalizan?

Sí escandalizan, pero tienen un ciclo de vida muy corto, cortísimo. La creencia de que El cura y los mandarines iba a tener un centenar de querellas y tal... No ha tenido ni una. Creo que es del libro que más sorpresa puede causar. Pero no, nada, ninguna.

Ocho agotadores años le llevó preparar El cura y los mandarines (Akal, 2014), minuciosa disección de las turbias aguas sociopolíticas de la cultura española entre 1962 y 1996....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Pérez Cruz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Donald Shaw

    Hola amigos, estoy muy feliz hoy. Obtuve mi préstamo en mi cuenta para pagar mis facturas y también hacer negocios y cuidar bien a mi familia, si necesita un préstamo también envíeles un correo electrónico y obtenga el suyo también a través de: donaldshawloanhelp@gmail.com

    Hace 1 año 8 meses

  2. hans

    Subscribo lo que dice Udoniano, recuerdo la entrevista a los impulsores de la plataforma que dio lugar a ciudadanos en prime time por Mónica Terribas en su "La Nit Al Dia", siempre han estado representados y aludidos, incluso cuando su fuerza era menor que otras formaciones como la CUP.

    Hace 6 años

  3. Udoniano

    Desde el máximo respecto a Gregorio Morán, debo decir que es falso que en Cataluña se le hiciera el vacío a Albert Rivera en los medios de comunicación. Por supuesto que no caía nada bien en medios nacionalistas, pero también es cierto que Albert fue repetidas veces entrevistado en TV3 y Catalunya Radio desde el comienzo, no tanto como ahora pero si mucho más que no a otros políticos de partidos de nuevo cuño.

    Hace 6 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí