1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El fútbol ya no integra en Melilla

Ander Cortázar 11/11/2015

<p> El equipo azul posa al final de un partido.</p>

 El equipo azul posa al final de un partido.

A. C

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Abú, guineano de 27 años, vive desde hace siete meses en el CETI --Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes-- de Melilla. Es el único residente que queda en el centro que haya jugado en el CETI CF, equipo de la Primera División Autonómica de Melilla, un club con poco parangón pero una particularidad especial. Desde su creación en 2006, este club ha competido durante años solamente con internos del centro en su plantilla. La mayoría de ellos, subsaharianos que encontraron en el equipo una pequeña válvula de escape.

“Era el único momento donde sentíamos estar en igualdad de condiciones que los demás. Dos porterías, once jugadores en cada equipo y un balón. Al menos durante noventa minutos me relajaba de la frustración que suponía no llegar a Europa”, relata con sobriedad. Además del equipo operaba la Escuela de Fútbol del CETI. Cada lunes, miércoles y viernes cerca de 60 inmigrantes del Centro se congregaban en el Estadio de La Cañada bajo las órdenes de Manuel Agulló, un militar en la reserva que ejercía de entrenador.

“Aquellos partidos eran el único momento donde el CETI y la ciudad se relacionaban sin conflictos políticos de por medio, y bajo las mismas reglas”, coinciden Agulló y Rachid, exentrenadores del equipo. El fútbol suponía prácticamente la única actividad en la que melillenses y migrantes se encontraban. La otra, sacar a hombros --los residentes cristianos del Centro-- el paso del Cautivo en Semana Santa. Sin embargo, esta historia vertebradora entre migrantes y oriundos se conjuga en pasado y no en presente. El presente es un CETI CF íntegramente compuesto por chavales de Melilla y una Escuela de Fútbol reducida a esporádicas “pachangas”.

Hace un año, la mitad de los cerca de dos mil residentes del CETI procedían del África subsahariana. A finales de 2015 éstos solamente representan el 7% del Centro. “Ahora la inmensa mayoría del centro son sirios, y como todos, quieren irse lo más rápido posible a la península”, señala el director del CETI, Carlos Montero. “El interés por el fútbol nace cuando la estancia comienza a prolongarse, como en la mayoría de los casos de los subsaharianos”, más implicados en el proyecto, según Montero.

La disminución de residentes subsaharianos no es la única razón por la que el CETI CF y la Escuela de Fútbol hayan mudado de piel. La falta de subsidio y la precariedad del material deportivo han resultado determinantes para poner en riesgo el proyecto. Durante los últimos años, la subvención de 18.000 euros anuales destinada al fútbol la decidía el propio CETI de Melilla. Con ese dinero compraban botas de fútbol, balones, ropa deportiva y pagaban el sueldo de los entrenadores. Sin embargo, este año esa subvención la decide la Secretaría General de Inmigración y Emigración, y de momento, no hay balones, ni botas de fútbol, ni respuestas desde Madrid. Tampoco a las preguntas de CTXT.

Los exentrenadores creen que una de las razones por las que no hay subvención es porque el Ministerio considera que el fútbol no es prioritario como herramienta para la cohesión y la integración. Algo que de ser cierto les indignaría. “Sería absurdo. Se relacionaban con gente local. El campo se llenaba y formaban parte, de alguna manera, de la vida melillense”, coinciden. De todos modos, son conscientes, dicen, de la dificultad que entraña organizar el equipo de fútbol en las actuales circunstancias “caóticas” del CETI, sin material deportivo, ni relativa estabilidad. Aun así, inciden en la importancia de recuperar la subvención. Sobre todo para restituir la Escuela de Fútbol, el lugar donde “se desahogaban, hacían grupo, y conocían gente de la ciudad”, según relata el propio director del CETI.

Un equipo singular

En el austero estadio de La Espiguera, ninguna ley mordaza impedía la libertad de expresión de tambores, vuvuzelas y silbatos. Cerca de 400 personas del CETI acudían con regularidad para ver jugar y animar a los suyos frente a otros equipos que de antemano quedaban fascinados. “Aquello era una maravilla. Llenaban el estadio. Daba gusto jugar así”, exclama Eduardo Aparicio, entrenador del River Melilla B, equipo rival del CETI CF. Aparicio recuerda intensos los partidos entre sus pupilos y los del CETI, con los que evitaba ser condescendiente: “No había clemencia. Sentir lástima por alguien no ayuda a nadie. Además, ¡ellos eran portentos físicos! Salíamos a competir como si fuera cualquier otro equipo”.

Pero no lo era. No podían ascender de categoría por cuestiones legales, y pocos jugadores del CETI CF disputaban la temporada completa, ya que a la mayoría les reubicaban en otros centros de inmigrantes de la península. Esto suponía un problema con las fichas federativas, que estaban ya hechas, por lo que otras personas del CETI suplantaban la identidad deportiva de las que ya no estaban en Melilla. “Yo creo que los árbitros hacían la vista gorda”, confiesa uno de los trabajadores del estadio de fútbol de La Espiguera. Samir Amar Ahmed, árbitro melillense, niega la mayor: “Vigilábamos que todo estuviese en orden. Pero no somos la policía, no íbamos a analizar el ADN” . Él, y los linieres que le acompañan, recuerdan con cierta nostalgia los tiempos en los que arbitraban al CETI CF. “Eran partidos diferentes. El gran ambiente en la grada, la comunicación gestual con ellos… Era algo bonito. Eso sí, protestaban --en francés-- como pocos. Incluso tuvimos que expulsar a más de uno porque nos llamaban constantemente racistas cada vez que alguna una decisión arbitral no les gustaba” , afirman.


El CETI CF nació en una ciudad de contrastes. Cristianos, musulmanes, hebreos e hindúes conviven entre calles de tinte modernista que acogen de la misma forma comercios bereber como banderas de España. Melilla es un lugar donde el Adhan suena en las mezquitas y “Una, Grande y Libre” es el lema del monumento ‘Héroes de España’, ubicado en la Avenida Juan Carlos I Rey, arteria principal de la ciudad.

Sin embargo, la realidad multicultural del entorno no impide que las anécdotas sobre el CETI CF se apoyen, en gran medida, en la diferencia étnica. Rachid, un joven melillense de 22 años, fue asistente del CETI CF durante el año pasado. Desborda simpatía y memoria de aquellos días, en los que recuerda con especial cariño el colorido ambiente en las gradas, y el calentamiento previo a los partidos: “Sonará a tópico, pero antes de salir al campo bailaban y cantaban. Era una forma bastante diferente de encarar los partidos. A la vista de los resultados --mitad de tabla en la clasificación-- no nos iba mal”, asegura Rachid. Algunos de esos encuentros acababan más allá de las 23.30 horas, el horario límite que tienen los residentes del CETI para volver al centro. Sin embargo, los jugadores del equipo contaban con un permiso especial para llegar más tarde del ‘toque de queda’.

Su pareja en el banquillo del CETI CF, Manuel Agulló, también organizaba la Escuela de Fútbol del CETI, donde todas las personas del Centro que quisieran podían acudir tres días a la semana a jugar. “Cuando había entrenamiento se anunciaba por la megafonía del CETI. Estaban todos invitados”, recuerda. La gran mayoría de los asistentes eran de origen subsahariano, y el francés su lengua de comunicación. Algo que facilitaba la labor de Agulló, miembro de una generación que domina el idioma galo mejor que el inglés.

Así sucedían las semanas hasta este año, cuando la falta de fondos y la reorganización del CETI con motivo de la crisis migratoria han abocado al proyecto a su fin. Agulló sigue intentando, a título personal, organizar “pachangas” con relativa frecuencia. Lo hace en aras de mantener un entretenimiento más que necesario. Abdulá, Malik, Kalilo, Ibrahima o Touré encuentran en el Estadio de La Cañada un lugar donde al menos, temporalmente, olvidan la valla.

“Jugar a fútbol es el mejor momento de la semana. Vivimos con mucha incertidumbre. Estamos a la espera de poder ir a otro centro a la península. No sabemos donde ir, pero no queremos volver atrás. El fútbol es ese momento donde no nos hacemos esas preguntas. Nos relajamos y nos divertimos”.

Sin embargo, no es lo mismo que antes, donde se enfrentaban y conocían a melillenses. “Había auténticos peloteros en el equipo. Tácticamente eran limitados, pero física y técnicamente los había muy buenos. En cualquier caso, lo importante era jugar y divertirse. Para ellos, los días de partido eran los días más felices aquí”, afirma con cierta nostalgia. Estar en Melilla durante tres días es, posiblemente, lo más parecido a hacer ‘la mili’ para alguien que no quiere hacerla. Militares en bares adornados con lemas de la Legión y banderas de España es más cotidiano que excepción.

Deporte, inmigración e integración

“Es la comunicación lo que tiene valor. Que se reúnan, que se desfoguen, que hablen. En un estado de exclusión y aislamiento como el que se encuentran mantener contactos sociales es importante” afirma Gaspar Maza en referencia a la Escuela de Fútbol del CETI. Maza es antropólogo, profesor de la Universitat Rovira i Virgili y coautor junto a Ricardo Sánchez del ensayo Deporte e inmigración.
Considera que el deporte como instrumento, no como fin, puede apoyar los procesos de inclusión social cuando desempeña funciones de lugar, punto de encuentro, y de comunicación entre iguales. Gaspar Maza asegura que “el deporte en sí no cambia su situación, y hay que tenerlo en cuenta, pero sí les ayuda socialmente”.

 

Abú, guineano de 27 años, vive desde hace siete meses en el CETI --Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes-- de Melilla. Es el único residente que queda en el centro que haya jugado en el CETI CF, equipo de la Primera División Autonómica de Melilla, un club con poco parangón pero una particularidad especial....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ander Cortázar

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí