1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Frente al terror de una guerra espectral

Hagamos política para vencer al terrorismo y erradicar sus causas, y el fantasma de la guerra se irá disipando

José Antonio Pérez Tapias 23/11/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Todo duelo necesita su tiempo y sus rituales, máxime si es duelo por decenas o por centenares de víctimas de atentados terroristas. El asesinato de inocentes, a los que la violencia más brutal les robó la vida, hace más difícil enfrentarse a la muerte y sobreponerse al horror de la sangre injustamente derramada. En medio del dolor, la solidaridad de ciudadanas y ciudadanos, próximos y lejanos, expresada de muy diferentes maneras, como ahora en París, en toda Francia, a lo largo y ancho de Europa..., cataliza la infinita pena por las vidas humanas perdidas, a la vez que canaliza la indignación de toda una sociedad que ve atacado lo nuclear de su convivencia y quebrado el más elemental de sus derechos: el derecho a la vida.

Es, por tanto, abriéndose paso a través del dolor como hay que enfrentarse al terror que pretenden sembrar quienes, con los métodos más abyectos de muerte y destrucción, buscan amedrentar a la población y subyugar a los poderes del Estado para conseguir sus infames objetivos. Tal es el caso del denominado Estado islámico buscando su consolidación y expansión, volcando su terrorismo yihadista tanto hacia la lucha frontal contra el odiado mundo occidental, como hacia las matanzas y abominables crímenes contra los considerados infieles en el campo del Islam.

Ése es en este caso el enemigo, un enemigo al que es necesario conocer bien si se le quiere derrotar -no me resisto a citar a aquel Erich Fromm que en las páginas iniciales de El miedo a la libertad escribía en 1941 que había que conocer al fascismo si se le quería derrotar-. No será fácil conseguirlo, por lo que aún es más necesario diseñar una estrategia adecuada para hacerle frente, lo cual exige, desde la memoria del horror, acertar en el análisis para evitar todo error. Demasiados se han cometido en el pasado, hasta el punto de ser obligado reconocer cómo ellos --desde el "patrocinio de Bin Laden" contra los soviéticos y los posteriores desastres de Afganistán, pasando por las guerras de Irak, hasta la intervención en Libia y la parálisis en Siria, sin dejar atrás el conflicto entre Israel y Palestina que es epicentro de todo lo que ocurre en Oriente Medio-- fueron generando y alimentando la bestia que hoy es azote de países de tradición musulmana y monstruo que lacera las sociedades occidentales. Es así como el espectro de la guerra, con el terrorismo como pieza central de una estrategia de muerte, emerge desde Medio Oriente y el Norte de África para cernirse sobre Europa con toda su real carga de sufrimiento y destrucción.

Lo que estamos viendo tras el fatídico 13 de noviembre --pocos días después del atentado contra un avión ruso en el que perecieron más de doscientas personas, o del despiadado ataque con bombas, otro más, en un mercado de Beirut- es, sin embargo, una acelerada carrera del presidente Hollande, tratando de evitar que por la derecha le pisen los talones Sarkozy o Le Pen, para modificar "en caliente" la constitución del país galo. Se pretende cobertura para el prolongado estado de emergencia con que se plantea acometer en el mismo territorio nacional la "guerra de aniquilación" con la que, a la vez, se quiere destruir el Estado islámico. Para ello se ha empezado por bombardeos sobre la ciudad siria de Raqa, importante base de operaciones -"capital"- de dicho califato fundamentalista. Con todo, del invocado derecho a la legítima defensa no se deducen determinados cambios constitucionales ni un planteamiento bélico que en la misma Francia, aun con miles de voces aunadas al entonar La Marsellesa, suscita dudas respecto a su acierto. El apelar a la cláusula de obligado apoyo en la UE a un país miembro que haya sido atacado tampoco oculta los reparos a una estrategia que no tiene nada claro, salvo la coincidencia con Rusia aparcando divergencias respecto al dictador Al Assad.

Es cierto que las disensiones que afloran en torno a cómo hacer frente a los ataques yihadistas --desgraciadamente cabe esperar que haya más-- se reflejan en la discusión sobre si se trata de "luchar contra el terrorismo" o si, por el contrario, se está "en guerra contra el Estado islámico". La cuestión no puede trivializarse como si fuera una estéril polémica más sobre galgos o podencos. De cómo se entienda la situación depende cómo se actúe hacia dentro de los Estados europeos, empezando por la misma República Francesa, y hacia fuera, con las miras puestas en los territorios del Estado islámico, pero sin perder de vista qué pasa en el mundo árabe-musulmán en su conjunto (más el papel de Irán) y qué sucede en el interior de nuestras propias sociedades, donde emergen, sin que tengan que venir de fuera, yihadistas dispuestos no sólo a atacar, sino a matar inmolándose. La complejidad de la situación está exigiendo a la política de seguridad europea dotarse de un nuevo paradigma para resolver exigencias de seguridad, respetando las libertades de las democracias constitucionales.

Como muchos analistas han subrayado, hay que tener en cuenta la doble perspectiva que confluye sobre los hechos que padecemos: lo que sufrimos los ciudadanos como terrorismo es, para los asesinos, acción de una guerra explícitamente declarada por quienes planifican y ejecutan esos atentados de una crueldad inusitada. Ya no es el terrorismo de otras épocas, selectivo con sus víctimas y centrado en el eco mediático de sus crímenes, sino que es ahora del todo indiscriminado y a la búsqueda de la máxima espectacularización; es terrorismo global llevado a cabo además no ya por quienes subjetivamente podían considerarse héroes de sus (injustificables) causas, sino por quienes están dispuestos a ser mártires ante su propia comunidad. La idea de inmortalidad parece desplegar aquí una terrorífica maldición.

No es menor, además, la confusión generada por quienes decretan una guerra contra un Estado que, en verdad, no lo es, por más que sea organización que tenga estructuras de poder, sobre todo militar, las cuales dejan caer todo su peso como dominio sobre propios y ajenos. Ni siquiera se trata en el caso del mal llamado Estado islámico de un Estado fallido, o de un Estado previamente existente colonizado por grupos fundamentalistas con sus correspondientes brazos armados. Es una organización paraestatal que protagoniza un belicismo propio de las denominadas "guerras asimétricas", o incluso "guerras híbridas" trasladadas también fuera de su zona de influencia por quienes operan como "enemigo invisible". Son, en definitiva, guerras espectrales, que no son menos crueles y reales que la guerra tradicional; todo lo contrario.

Mas para ganarlas hay que tener en cuenta esa condición y superar la dicotomía entre terrorismo dentro de un país o guerra vista desde el exterior, y adoptar estrategias de seguridad propias de Estados democráticos de derecho que quieren defenderse sin dejar de serlo. Por ello, mejor hablar de defensa frente al terrorismo, quizá teniendo en cuenta más a un Sun Tzu, cuyo Arte de la guerra sostenía la ventaja del arte defensivo, para ganarla incluso sin hacerla, frente a los halcones militaristas partidarios de la guerra total. Quizá hasta Clausewitz, si hoy reescribiera su tratado De la guerra, diría que ahora ésta es la continuación de la falta de política por otros medios. Hagamos, pues, política para vencer al terrorismo y erradicar sus causas, y el espectro de la guerra se irá disipando. Aunque también haga falta estrategia militar en una coordinada política común de seguridad.

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí