1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Cláusulas suelo: si firmas, gana la banca

Mientras los magistrados europeos deciden si dos millones de españoles pueden recuperar entre 15.000 y 20.000 millones pagados de más en sus hipotecas, las asociaciones de consumidores denuncian tretas de los bancos para blindar estas condiciones

Eduardo Bayona Zaragoza , 18/11/2015

<p>Manifestación anti cláusulas abusivas en Madrid, febrero 2013. </p>

Manifestación anti cláusulas abusivas en Madrid, febrero 2013. 

Barcex: Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Si nos hubiesen quitado las cláusulas abusivas habrían salido 12.000 euros a mi favor”, asegura Antonio Lombardo. Se enteró de que llevaba años pagando una poco después de que el juzgado le notificara, en vísperas de unas navidades, que sacaba a subasta su vivienda, un piso de 80 metros en el barrio zaragozano de Valdefierro por el que llegaban “a pagar 600 euros al mes sólo en intereses”. “A la gente le bajaba la hipoteca y a nosotros nos subía -explica- pero como íbamos saliendo, no lo mirábamos. Tampoco en el banco te informaban de nada”.

Lombardo supo que su hipoteca tenía una cláusula suelo cuando, tras comentar su situación con varios familiares, fue a otra entidad financiera para tratar de negociar una subrogación. “Me pidieron la escritura y en la sucursal, al verla, me dijeron que tenía cláusulas suelo, techo y no sé cuántas cosas más”, explica. Las anteriores consultas en su banco no habían resultado muy exitosas. “Yo preguntaba qué podíamos hacer y la directora nos decía que nada, que fuéramos trayendo dinero”, explica.

Ese banco era CAI/Caja3, una de las cajas de ahorro diluidas en el proceso de concentración del sector, que les aplicaba un suelo del 4,5% --el Euribor no pasó del 2,6%-- y unos intereses de demora del 19%. Y que, cuando decidió ejecutar la hipoteca por un descubierto de 5.294 euros, añadió a los 188.179 euros de la demanda que quedaban pendientes, otros 56.540 de costas. CAI, una caja de origen católico, llegó a embargarle la ayuda de 621 euros que, tras quedarse Lombardo sin empleo, pasó a ser el único ingreso de su familia de cinco miembros. “Ayudan a los bancos y a las empresas, pero no al particular”, lamenta.

Su abogada, Marian Tirado, que asumió el caso por el turno de oficio, logró paralizar la subasta. Sin embargo, ellos decidieron dejar la casa. “Nos fuimos antes de que nos desahuciaran. A mí no me echan”, explica Lombardo, quien asegura que el piso se encuentra en un limbo: “Ni se lo queda el banco ni nos lo devuelven. Estamos negociando la dación en pago, pero está todo parado, no dicen nada”. Mientras tanto, viven de alquiler en una casa cercana.

Dos millones de hipotecas con cláusulas abusivas

Lombardo es uno de los dos millones de españoles que, según las estimaciones de las asociaciones de consumidores, tienen contratadas hipotecas con cláusulas abusivas. La más habitual de esas condiciones ilegales suele ser la llamada “cláusula suelo”, con la que la entidad financiera impone un interés mínimo que el cliente debe pagar en sus cuotas mensuales con independencia del nivel en el que se encuentre el Euribor –hoy, en mínimos históricos, por debajo del 0,1%-. En ocasiones, el interés que soporta el ciudadano llega a superar el 4%, un gravamen muy superior al que la propia banca paga para obtener liquidez, que no suele alcanzar el 1%.

Con la cláusula suelo, la entidad financiera impone un interés mínimo que el cliente debe pagar en sus cuotas mensuales con independencia del nivel en el que se encuentre el Euribor --hoy, en mínimos históricos, por debajo del 0,1%.

El Tribunal Supremo abrió hace dos años y medio, en mayo de 2013, una vía para que recuperaran el dinero que habían pagado por esas cláusulas. Aunque puso limitaciones, como que el banco, aunque las hubiera aplicado, pudiera quedarse todo lo que había ingresado de manera indebida hasta la fecha de la sentencia.

Sin embargo, esa situación puede cambiar en unos meses. Dependerá de la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo en el caso del granadino Francisco G. N., que reclamó en el juzgado que el banco le devolviera todo el dinero. Si el tribunal avala su tesis, habría pagado de más desde que comenzó a devolver el préstamo. El juez en cuya mesa recayó el asunto, el titular del Juzgado Mercantil número 1 de Granada, decidió posponer su fallo hasta que resolviera sus dudas la corte de Estrasburgo. Ante ese pronunciamiento, el sector bancario español contiene la respiración.

Las asociaciones de consumidores cifran entre 15.000 y 20.000 millones las cuantías indebidamente cobradas en los más de dos millones de créditos que incluyen ese tipo de condiciones en España. Esas cifras equivalen a las ganancias de un año o dos, ya que las seis principales entidades del sector sumaron 7.989 millones de euros de beneficios en el primer semestre de este año.

Europa, favorable a la devolución

“No es posible que los tribunales nacionales puedan moderar la devolución de las cantidades que ya ha pagado el consumidor en aplicación de una cláusula declarada nula desde el origen”, sostiene el dictamen que los abogados de la Comisión Europea han presentado en ese pleito. Los servicios jurídicos del ejecutivo comunitario han pedido al Tribunal de Justicia de la UE que obligue a los bancos españoles a devolver a sus clientes todo el dinero que les han cobrado de manera indebida mediante la aplicación de cláusulas abusivas en sus hipotecas. Hasta ahora, y en virtud de una sentencia del Supremo de mayo de 2013, la devolución queda limitada a la fecha de dicha resolución.

Las entidades financieras restan importancia al dictamen. “Expresa solo la opinión de los servicios jurídicos de la CE”, señalan fuentes de AEB (Asociación Española de la Banca, patronal del sector), que destacan que “se trata, por tanto, de la opinión de una de las partes personadas en el procedimiento”, en el que los gobiernos de España y del Reino Unido han presentado alegaciones “favorables al criterio establecido por el Tribunal Supremo”.

Las entidades financieras restan importancia al dictamen. “Expresa solo la opinión de los servicios jurídicos de la CE”, señalan fuentes de AEB (Asociación Española de la Banca, patronal del sector)

La posición de la Comisión Europea sobre las cláusulas suelo contradice el criterio que la Sala Primera del Tribunal Supremo estableció en mayo de 2013, según el cual las entidades financieras solo estaban obligadas a devolver el dinero cobrado de más a partir de esa fecha y siempre que una sentencia no hubiera establecido otras condiciones. El resto podía quedarse en las cuentas de la banca.

Las conclusiones de los letrados comunitarios no establecen una norma, aunque sí reflejan la opinión de la Comisión Europea sobre este asunto. Su dictamen fue emitido dentro del proceso abierto a instancias del Juzgado Mercantil número 1 de Granada, que elevó una consulta a Estrasburgo sobre cómo debe interpretar el artículo 6.1 de la directiva 13/93, que regula el tratamiento de las cláusulas abusivas en los contratos entre consumidores.

Los réditos de las cláusulas abusivas

Los abogados de la UE consideran que la limitación que estableció el Supremo “implicaría que solo si los consumidores denunciaran una determinada cláusula ante el juez nacional y solo si éste llegara a declararla abusiva, dejaría de surtir efectos”.

Eso, explican, “generaría un aliciente perverso para los comerciantes [los bancos], quienes no tendrían nada que perder al incluir sistemáticamente cláusulas abusivas en sus contratos con los consumidores, ya que solo a partir de una hipotética declaración de abusividad de la cláusula, ésta dejaría de surtir sus efectos. Los comerciantes, en cambio, retendrían todos los réditos obtenidos hasta dicho momento por la aplicación de la cláusula abusiva”.

“Dicha interpretación sería totalmente opuesta al contenido de la directiva y la vaciaría de contenido”, añade el dictamen. Consideran que los bancos deben devolver todo el dinero cobrado de más a quien lo ha pagado de más.

La patronal bancaria sostiene lo contrario. El Supremo ha reiterado su criterio “en sentencias posteriores, con lo que constituye jurisprudencia”, señalan fuentes de AEB, que matizan que tanto la sentencia de mayo de 2013 como el procedimiento que tramita el Tribunal Europeo de Justicia “tratan sobre la adecuada comercialización de determinadas cláusulas suelo -en concreto, sobre si cumplían los requisitos de transparencia exigidos- y no sobre la legalidad de las cláusulas suelo en sí mismas”.

Cinco Audiencias suspenden los procesos hasta que hable Estrasburgo

La AEB considera que la normativa que rige el mercado hipotecario en España “se compara positivamente con los más exigentes de otros países de la Unión Europea”, entre otros aspectos, porque la comercialización de préstamos “cuenta con la garantía para el prestatario de la participación de fedatario público y de su anotación en el Registro de la Propiedad, entre otras”. “Más allá de los problemas de vivienda derivados de la crisis económica, el sistema hipotecario español  ha demostrado su eficacia al facilitar el acceso a la propiedad de la vivienda a una gran parte de la población”, añaden las mismas fuentes.

Mientras tanto, cinco audiencias provinciales --las de Álava, Alicante, Girona, Guipúzcoa y Valencia-- han suspendido la tramitación de procesos relativos a cláusulas abusivas a la espera de que se pronuncie el Tribunal de Estrasburgo, según informó Luis Pineda, presidente de Ausbanc, la asociación de consumidores que ha llevado el asunto a Estrasburgo.

Cinco audiencias provinciales –-las de Álava, Alicante, Girona, Guipúzcoa y Valencia-- han suspendido la tramitación de procesos relativos a cláusulas abusivas a la espera de que se pronuncie el Tribunal de Estrasburgo

Pineda se mostró “avergonzado de que nuestros jueces tengan que pedir permiso a Europa cada vez que se suscita un procedimiento de estas características contra la banca, como ya sucedió con el redondeo al alza” de los intereses de las hipotecas. En aquella ocasión, la justicia comunitaria respaldó las tesis de Ausbanc, que espera que la corte se pronuncie antes del próximo verano.

Pineda rechaza que una eventual devolución de esas cantidades pueda provocar un quebranto en el sector bancario. “La devolución se hará por orden, caso por caso --pronostica--; y además, el dinero no desaparece del circuito bancario, solo se traslada desde la caja del banco a los bolsillos de los clientes”. Por el contrario, prevé que tenga efectos balsámicos en el plano social y en el económico: la reducción de la morosidad y el descenso de los desahucios.

El presidente de Ausbanc anima a los consumidores que soportan cláusulas suelo a demandar a los bancos para intentar recuperar el dinero pagado de más. Otra cosa es que eso sea sencillo.

Adicae denuncia un decálogo de artimañas

Mientras tanto, la banca ha comenzado a maniobrar para evitar que una eventual sentencia que acogiera la tesis de la Comisión Europea provocara una mella en sus cuentas de resultados: Adicae, que cifra en 6.000 millones de euros al año el perjuicio que soportan los hipotecados como consecuencia de las cláusulas suelo, ha detectado diez artimañas con las que diferentes entidades bancarias tratan de evitar esas devoluciones. Se trata, básicamente, de persuadir a los clientes para que firmen nuevos acuerdos, explican desde la asociación, que atenúen los efectos de las cláusulas abusivas y que, paralelamente, generen una situación jurídica ajena a los efectos de la demanda que tramita el tribunal de Estrasburgo.

Esas ofertas coinciden en dos aspectos, destacan desde Adicae: “ninguna propuesta incluye la obligación de devolver las cantidades cobradas ilegalmente por la cláusula suelo, además de exigir al usuario que renuncie a acciones legales ya iniciadas o que pudiera emprender en el futuro”.

El catálogo de artimañas incluye la propuesta de reducir la cláusula suelo a cambio de una declaración en la que el cliente dice conocer las consecuencias y riesgos que entraña, eliminarla por periodos de dos a veinte años, suprimirla a cambio de aumentar el diferencial, convertir temporalmente en fijo el interés variable de la hipoteca e, incluso, poner sobre la mesa la posibilidad de “mantener el préstamo hipotecario en la situación actual”, posibilidad, esta última, que faculta a la entidad financiera para seguir cobrando el gravamen ilegal.

Un acuerdo nuevo para blindar el viejo

El objetivo de este tipo de maniobras consiste en lograr que el cliente firme un documento en el que asegure que es consciente de las condiciones del crédito y que las asume libremente y sin engaños. En ese caso, los tribunales no tienen por dónde hincarle el diente al contrato.

Otra treta se basa en imponer al consumidor la obligación de contratar “productos como seguros de vida o seguros de protección de pagos”, y una más consiste en “reducir o eliminar la cláusula suelo sin avisar al usuario ni notificarlo por escrito, con el fin de que el banco vuelva a aplicarla cuando lo estime oportuno y sin avisar”.

Los tres ardides que completan el manual de trapazas que denuncia Adicae se centran en el procedimiento: exigir confidencialidad, prohibir que el documento con la oferta salga de la sucursal e impedir que el contrato pase por sus manos antes del momento de la firma.

“Si nos hubiesen quitado las cláusulas abusivas habrían salido 12.000 euros a mi favor”, asegura Antonio Lombardo. Se enteró de que llevaba años pagando una poco después de que el juzgado le notificara, en vísperas de unas navidades, que sacaba a subasta su vivienda, un piso de 80 metros en el barrio...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. los ilegales

    Totalmente ilegales desde el año 2013 en que se dicto sentencia ,,sentencia que por supuesto se aparco y no se aplica ,,y las siguen cobrando ..empresas y particulares pierden todos los juicios frente a la banca ,,Ningun banquero pisa la carcel ni devuelve un duro de las estafas .. se expulsa al juez y se suelta el chorizo..,,preferentes ,convertibles ,,ilegal suelo,,etc,,puertas giratorias hacia los grandes bufetes y prestamos sin devolver ni ser reclamados

    Hace 6 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí