1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El espejo europeo

En Alemania estudiar sí da un futuro

Los universitarios no pagan tasas, reciben becas y préstamos del Estado y son contratados por las empresas tras graduarse

Laura Alzola Kirschgens Hamburgo , 25/11/2015

<p> Universidad de Friburgo, Alemania.</p>

 Universidad de Friburgo, Alemania.

Till Westermayer.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Al cumplir 19 años y terminar el bachillerato, Andreas decidió mudarse a Berlín para cuidar de niños discapacitados jugando con ellos. “Esos meses cambiaron radicalmente toda mi perspectiva y mi forma de ser”. Lo que al principio entendió como una buena excusa para huir a la gran ciudad, a dos horas en tren de su pueblo natal situado en el despoblado land de Brandenburgo, terminó siendo una experiencia que cambiaría sus planes. “Pensaba estudiar para ser maestro y acabé eligiendo Medicina”, dice sonriente, sentado en el comedor universitario de Hamburgo, sacudiendo el tenedor tres años después de comenzar la carrera en la ciudad hanseática.

Desde que en 2011 se eliminara el servicio militar obligatorio para los hombres, y con él, su alternativa, el servicio civil, todos los alemanes, ellos y ellas, pueden comenzar la universidad directamente al terminar el colegio. Sin embargo, siguen siendo minoría quienes se matriculan antes de cumplir los 20.

Hacer una pausa para madurar ideas tras la educación secundaria se convirtió hace mucho en la opción más escogida por los alemanes. Antes de ser  seleccionados en un campus y matricularse, muchos eligen entre viajar, trabajar, hacer ambas cosas al mismo tiempo, o acogerse al plan subvencionado por el Estado: un año de voluntariado social o ecológico.

Antes de ser  seleccionados en un campus y matricularse, muchos jóvenes eligen entre viajar, trabajar o acogerse al plan subvencionado por el Estado: un año de voluntariado social o ecológico

El Año Social Voluntario (Freiwilliges Soziales Jahr, FSJ) es un año de voluntariado social para personas de entre 17 y 27 años. Los jóvenes, que deben haber concluido la escolarización obligatoria, realizan tareas de apoyo en instituciones para personas discapacitadas, geriátricos u hospitales, tanto en Alemania como en el extranjero.

Un equivalente al Año Social es el Año Ecológico Voluntario, en el que las tareas de apoyo se realizan en una institución que proteja la naturaleza y el medio ambiente. Es la oportunidad de hacer algo por otras personas de forma responsable, libre y voluntaria y, para muchos, una manera de tomarse un tiempo de margen, de madurar y de conocerse en otro contexto fuera de las aulas.

Los voluntarios sociales y ecológicos reciben una paga de hasta 363 euros al mes del Estado y, la mayor parte de las veces, tienen el alojamiento y la comida cubiertos, así como el seguro médico y el billete de transporte incluidos, lo que les permite salir del nido sin estar demasiado condicionados por la situación económica de los padres.

Universidad: matrícula cero y subvención del Estado

Los padres de Sarah, ambos en paro, no hubieran podido pagar la matrícula universitaria de su hija más de un semestre. Por suerte para esta tímida estudiante de Psicología de 21 años, Alemania abolió definitivamente el pago de matrícula tanto para estudiantes nacionales como para los extranjeros en octubre de 2014.

Durante ocho años, concretamente desde 2006, algunos länder del oeste alemán habían introducido por primera vez el cobro de tasas universitarias. Pero, tras fuertes presiones  de la oposición y del movimiento estudiantil, considerablemente activo en Alemania, contra los gobiernos conservadores que las aplicaban, las tasas se volvieron a eliminar con el argumento de que eran “esencialmente injustas por desalentar a los jóvenes sin antecedentes de familiares con estudios superiores a matricularse en la universidad”.

El pago por semestre es de entre 200 y 300 euros, un precio con el que se cubre un 'ticket' semestral de transporte públicos, el seguro médico y la cuota del sindicato de estudiantes

La actual matrícula a coste cero no implica, sin embargo, la gratuidad absoluta. El pago por semestre es de entre 200 y 300 euros, un precio con el que se cubre un ticket semestral de transporte públicos, el seguro médico y el pago de cuota al Studentenwerk, el sindicato de estudiantes, y a la Asta, el comité o asociación de éstos.

BAföG: impulso a la independencia

Ser universitario implica en Alemania, casi siempre, independizarse y mudarse de ciudad, ya que haber nacido en un land no da más puntos a quien pretende matricularse en la universidad más cercana a la casa de sus padres. A Sarah sólo la aceptaron en la Universidad de Tubinga, a 500 kilómetros de su ciudad natal, Hannover.

Ella pudo mudarse gracias a que el Estado alemán concede becas y préstamos a aquellos estudiantes cuyos padres no pueden correr con los gastos semestrales de la institución y ofrece una ayuda de manutención y de alquiler a aquellos estudiantes que la necesiten.

La Ley Federal de Fomento a la Educación Superior o BAföG (abreviación de la ley en alemán) establece un máximo de 650 euros de beca: la mitad es una ayuda financiera estatal y la otra mitad, un préstamo sin intereses que los estudiantes deberán devolver, en plazos y cantidades proporcionales a sus ingresos, cuando se encuentren establecidos en el mercado laboral.

El sistema alemán de crédito universitario, que existe desde la década de 1950, pretende que nadie se quede fuera del sistema educativo por motivos económicos. Con el BAföG, el becario debería poder cubrir los gastos mínimos necesarios para vivir. La cantidad recibida es asignada según las necesidades y características socioeconómicas de cada postulante y son los sindicatos de estudiantes los que se encargan de evaluar la situación.

El modelo de crédito universitario, que existe desde la década de 1950, pretende que nadie se quede fuera del sistema educativo por motivos económicos

Según los últimos datos de la Oficina Federal de Estadística alemana, un 50% de los 647.000 estudiantes becados en total obtiene en 2015 el máximo de 650 euros al mes, mientras que la cantidad media recibida está en 448 euros. A partir de 2016, el tope se incrementará hasta 735 euros y también se pretende aumentar el número de universitarios becados.

Estudiar y trabajar sí es compatible

Mario llega cansado a casa el lunes por la noche. “Concierto de pop, muchas adolescentes impacientes en la barra, pero bien”, escribe antes de irse a dormir. Hoy le tocaba un turno de seis horas en la barra de un conocido club de Hamburgo. El siguiente, más largo, será el próximo viernes en una fiesta. “Me gusta el trabajo, lo disfruto por la música aunque a veces me canse, y gano entre 400 y 450 euros al mes, según el tiempo que tenga y los turnos que me pida”.

En Alemania, es muy común que los estudiantes trabajen mientras estudian. El resto de la semana, Mario es un estudiante de Trabajo Social. Va a los seminarios, queda con sus amigos, lee y juega al  voleibol cuando los demás se acuerdan de reservar la cancha a tiempo.

Aunque los contratos llamados minijobs hayan sido muy criticados por ser una punta de lanza para abaratar el salario y disminuir las prestaciones sociales, existen algunos sectores de la sociedad, como los estudiantes, a los que esta forma de contrato ofrece muchas ventajas.

Con un 'minijob' y ganando hasta un límite de 450 euros mensuales no se pagan impuestos y se puede seguir recibiendo la subvención del Estado para estudiar

Con un minijob y ganando hasta un límite de 450 euros mensuales no se pagan impuestos y se puede seguir recibiendo la subvención del Estado (BAföG) sin problemas. Si el estudiante gana más de 450, necesitará un número de identificación fiscal y se le descontarán automáticamente los diferentes impuestos y seguros del salario, cuantía que normalmente recuperará tras hacer la declaración de la renta a final de año. Además, a no ser que alegue razones concretas y de peso por las que necesita cubrir gastos más elevados, el sindicato de estudiantes volverá a evaluar su situación y, probablemente, a descontar una parte proporcional de la beca.

La nueva ley sobre el salario mínimo, que entró en vigor el 1 de enero de 2015, estableció un límite de 8,50 euros la hora. Una norma que las empresas deben aplicar tanto a los minijobs como a las prácticas superiores a 3 meses de duración. Lo que significa en la práctica que un estudiante deberá invertir unas 13 horas semanales en trabajar para alcanzar los 450 euros netos mensuales.

Formación dual universitaria: un sueldo para estudiar

Patrick trabaja en el área de desarrollo de uno de los mayores fabricantes de electrodomésticos alemanes. La misma empresa que había invertido en él cubriendo todos sus gastos durante tres años y medio le ofreció un contrato nada más terminar la carrera: dos años con posibilidad de ser renovado.

Un becario con jornada laboral completa, de ocho horas al día, y un contrato de prácticas voluntario recibe alrededor de 1.360 euros brutos al mes

Aunque pueda parecerlo, el de este muniqués de 26 años no es un caso excepcional. Sobre todo en las carreras de Ingeniería o Informática --es su caso--, y tras un proceso de selección de la propia compañía, existen cada vez más promociones de jóvenes que combinan el grado universitario con varias prácticas en dicha empresa. Los estudiantes viven, por un lado, en el mundo laboral con colegas, clientes y procesos reales, y por otro lado reciben una formación teórica con un plan de estudios fijo, exámenes al final del semestre y trabajos escritos.

Las prácticas y el estudio se alternan de forma periódica, y durante la carrera, los estudiantes perciben una retribución por parte de la empresa que comienza, como en el caso de Patrick, con unos 300 euros de media al mes, y termina cumpliendo en los últimos semestres el estándar del sueldo mínimo, con alrededor de 1.300 euros mensuales para el bolsillo del joven.

El 90% de los estudiantes de la formación dual son empleados por empresas tras sus estudios. Hay algunas compañías que incluso se comprometen desde el comienzo a ofrecerles un puesto de trabajo durante un cierto periodo de tiempo, tras haber finalizado la carrera. Este es el caso de Patrick.

Primer empleo: sin encadenar prácticas

El sueldo mínimo interprofesional establecido por ley, junto con la gran disposición a moverse dentro del país germano por parte de los jóvenes, tras haberse desplazado ya durante la carrera, son dos condiciones de partida que ayudan a mejorar la calidad de la entrada en el mercado laboral de los universitarios.

Un becario con jornada laboral completa, de ocho horas al día, y un contrato de prácticas voluntario, es decir, no obligatorio dentro de su carrera, recibe  alrededor de 1.360 euros brutos al mes. Pero cabe destacar que las empresas alemanas, al menos la mayoría adscrita al ranking y al sello Fair-Company, se niegan a aceptar a quienes no están matriculados en la universidad. Aunque a veces esto obstaculice la entrada de personas con la carrera terminada, según los últimos datos de la Oficina de Empleo alemana, cerca del 90% de los recién graduados encuentra un trabajo indefinido en el país, a corto o medio plazo.

Al cumplir 19 años y terminar el bachillerato, Andreas decidió mudarse a Berlín para cuidar de niños discapacitados jugando con ellos. “Esos meses cambiaron radicalmente toda mi perspectiva y mi forma de ser”. Lo que al principio entendió como una buena excusa para huir a la gran ciudad, a dos horas en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Laura Alzola Kirschgens

Reportera e investigadora. Migración, educación, discurso y cambio social. Múnich, Hamburgo y ahora, Barcelona. Periodista. Máster en Inmigración por la Pompeu Fabra. Extranjera, como lo son todos en algún lugar

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí