1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Enrique Santiago / Asesor jurídico de las FARC

"España ha dado la espalda al proceso de paz en Colombia"

Gorka Castillo 25/11/2015

<p>Enrique Santiago.</p>

Enrique Santiago.

Fernando Sánchez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Contratado por el Gobierno de Noruega, el español Enrique Santiago (Madrid, 1964) es asesor jurídico de las FARC en el proceso de paz colombiano que se negocia en La Habana. Además, fue uno de los seis juristas que redactaron el primer acuerdo sobre justicia que salvó en septiembre unas negociaciones difíciles y complejas. Casos extremos que parecen acompañar la carrera de este histórico militante del PCE desde que formó parte del equipo jurídico de la acusación popular contra el dictador chileno Augusto Pinochet y ocupó la secretaría general del Comité español de ayuda al refugiado (CEAR). Pero lo de ahora está en otra escala. Santiago reconoce que la trascendencia de lo que está en juego es tan alta que varios países extranjeros decidieron enviar observadores. EE.UU., como primer inversor en Colombia, mandó una nutrida representación. No es el caso de España. La ausencia de la diplomacia española ha sorprendido al resto de delegaciones, sobre todo al tratarse del segundo país con mayor presencia empresarial en suelo colombiano. Santiago coincide con los noruegos al considerar que ese desinterés responde a la “negación del diálogo” que aplica el Gobierno de Rajoy para solucionar conflictos.

La Corte Penal Internacional (CPI) recomienda aplicar un modelo de justicia integral para abordar las negociaciones de paz. Eso es lo que se está haciendo por primera vez en el conflicto colombiano. ¿Qué significa exactamente?

Que se crearán tribunales especiales que velarán para que no haya espacios de impunidad. Desde la entrada en vigor de la CPI en 2002, 24 países y 50 organizaciones guerrilleras solventaron las negociaciones de paz sin sistemas de justicia, con amplias amnistías y con medidas de reincorporación a la vida civiI de los combatientes. Durante los años posteriores se dictaron ocho órdenes internacionales de captura contra guerrilleros, incumpliéndose así los acuerdos firmados, lo que provocó que volvieran a la lucha armada. Eso es lo que se está tratando de evitar en Colombia. 

¿Hay riesgo de que algunos casos queden impunes?

La CPI tiene sobre la mesa informes bien documentados sobre la impunidad en la que viven muchos paramilitares colombianos.

La CPI tiene s informes bien documentados sobre la impunidad en la que viven muchos paramilitares colombianos.

También las FARC deberán encarar crímenes ominosos, algunos de lesa humanidad.

Pueden haber cometido crímenes de guerra pero no de lesa humanidad. Para que se contemple este supuesto debe haber existido una persecución sistemática contra colectivos de la sociedad civil y, salvo que lo demuestren, las FARC nunca pusieron en práctica esa estrategia. 

Bombardearon aldeas y secuestraron civiles.  

Pudieron no aplicar correctamente el principio de distinción entre objetivos militares y civiles. O realizaron retenciones que rayaban la toma de rehenes. Pero eso son crímenes de guerra.

Un conflicto armado tan antiguo y sangriento como el colombiano, donde todas las partes han cometido atrocidades espeluznantes, abordado desde la justicia integral de la que habla, ¿no corre el riesgo de minimizar la reparación de muchas víctimas? 

Estamos trabajando sobre la base de lo que llamamos “Justicia prospectiva”, es decir, proteger a las generaciones futuras de las infracciones cometidas en el pasado y evitar que el rencor perdure en el tiempo. Es el primer paso. Esto nos obliga a buscar una vía urgente para cerrar definitivamente un conflicto que comenzó hace 60 años, exigiendo responsabilidades jurídicas y profundizando en la reconciliación para que, en la medida de lo posible, las causas del enfrentamiento vayan desapareciendo y no se hipoteque el desarrollo de las futuras generaciones.

¿Y las condenas?

En todo final de un conflicto armado, la justicia que se aplica es reparadora y restaurativa. Para los ricos, aplicar la justicia significa 30 años de prisión para los asesinos, algo que para los pobres no tiene excesivo valor si no les devuelven las propiedades que les arrebataron al perpetrar el delito. Este es el modelo en el que estamos trabajando en Colombia. 

¿Negocian cambios políticos?

En absoluto. Aquí no se trata eso. Quien quiera promover un cambio político o aspire a transformar la sociedad deberá plantearlo mediante la confrontación exclusivamente política cuando concluya el proceso de paz.

Colombia tiene un ejército con 500.000 efectivos, casi la mitad del de EE.UU. y casi el doble del de Brasil.

Una de las mayores críticas es que el Gobierno de Juan Manuel Santos está cediendo a las demandas de las FARC.

Es falso. Sólo hace falta leer el acuerdo de reforma agraria alcanzado para verificar que es menos avanzado que el programa agrario propuesto por el Partido Liberal de Colombia en 1940. Es algo tan básico como que se limita a garantizar la propiedad privada de la tierra para todos. También para los pobres, claro. Lo normal en cualquier país democrático y de derecho.

Entonces, ¿por qué hay recelos?

Porque la propiedad de la tierra es un gran negocio en Colombia. Las grandes fortunas terratenientes y ganaderas se conformaron gracias a la guerra, el paramilitarismo y el desplazamiento forzado de campesinos. Estos tres factores son los elementos que han articulado Colombia desde que alcanzó su independencia. 

Colombia tiene una geografía compleja que dificulta el control del Estado.

Sí, por eso tiene un ejército con 500.000 efectivos, casi la mitad del de EE.UU. y casi el doble del de Brasil, un país con una población cinco veces mayor y cuatro veces más de territorio. La guerra ha sido un inmenso negocio en Colombia desde todos los puntos de vista. 

¿Cómo valoran la actitud del Gobierno de Santos para llegar a acuerdos?

Su deseo de alcanzar la paz es indiscutible pero tienen problemas. El más importante es que su delegación no es homogénea ni monolítica. Tiene visiones diferentes sobre cuestiones clave y así es difícil avanzar.

¿Por ejemplo?

No está representada la oligarquía rural, uno de los sectores fundamentales en el conflicto. 

Pero están los militares, los partidos políticos y el empresariado industrial. Con Álvaro Uribe habría sido imposible.

No lo creo. 

¿Cree que con Uribe en la presidencia de Colombia se habría iniciado un proceso de paz?

Sí. Ahora es hostil al proceso pero terminará sumándose porque un acuerdo le puede resultar hasta beneficioso, tal y como tiene el expediente judicial. Y también porque nadie que aspira, como es su caso, a ser líder de opinión mayoritario puede autoexcluirse de un proceso de paz imparable. Su entrada es cuestión de tiempo.

España está teniendo un nulo protagonismo en el actual proceso. La diplomacia española ha desaparecido.

España apoyó la decisión del Gobierno colombiano de negociar con las FARC pero no muestra flexibilidad en la extinción de ETA. ¿Cómo entiende esta diferencia de comportamiento? 

España está teniendo un nulo protagonismo en el actual proceso. La diplomacia española ha desaparecido. No han mandado ni un solo observador a La Habana ni tiene intención de hacerlo. Uno de los representantes de Noruega, que actúa de mediadora junto a Cuba, comentó que un diplomático español les preguntó una vez en Oslo cómo iban las negociaciones. No han tenido más noticias del Gobierno de Rajoy.

Pero España siempre ha tenido un papel destacado como mediador en el conflicto colombiano.

A diferencia de los tres intentos anteriores por alcanzar la paz donde la diplomacia española tuvo una actuación destacada, en esta ocasión el Gobierno se ha desentendido por completo.

¿Cómo explican los mediadores ese aparente desinterés, siendo España uno de los países con más empresas operando en Colombia?

La delegación noruega y algún observador extranjero presente en las negociaciones han mostrado su sorpresa por el desinterés español hacia un asunto crucial para la estabilidad regional. La conclusión a la que han llegado es que España ha tomado la decisión de dar la espalda a la resolución negociada de los conflictos. Y eso es muy grave porque significa reducir los problemas al ámbito de la seguridad y del orden público.

Contratado por el Gobierno de Noruega, el español Enrique Santiago (Madrid, 1964) es asesor jurídico de las FARC en el proceso de paz colombiano que se negocia en La Habana. Además, fue uno de los seis juristas que redactaron el primer acuerdo sobre justicia que salvó en septiembre unas negociaciones...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí