1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ARTE URBANO

Música subterránea en Barcelona

Los artistas del metro trabajan asociados y en régimen de autogestión. Su actividad está autorizada por el Ayuntamiento y celebran un festival anual

Manuel Arenas Barcelona , 2/12/2015

<p>Los músicos del metro de Barcelona se reúnen cada dos semanas y deciden cómo se reparten el trabajo.</p>

Los músicos del metro de Barcelona se reúnen cada dos semanas y deciden cómo se reparten el trabajo.

TUITTRES

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Barcelona, ciudad cosmopolita y heterogénea, aglutina culturas y gentes de cientos de orígenes. Ofrece alma. Aunque sólo en la superficie. El subsuelo, sin embargo, es per se un lugar sin aliento en el que simplemente nos miramos cuando nos cruzamos en el camino.Tan cerca, pero a la vez tan lejos de la vida, tan ajeno a lo que sucede ahí arriba, el metro de Barcelona yace como realidad paralela sólo conocida por aquellos que espontáneamente la frecuentan para ir de un sitio a otro. O quizá no sólo por ellos.

En los pasillos de la parada de metro de Marina, situada justo al lado del Bar Restaurante Andalucía, entre los estudiantes madrugadores que deambulan con legañas y más sueño que otra cosa, Rodrigo Casas desenfunda su guitarra, extiende la funda a modo de bolsa para donaciones, y se sienta encima del ampli, ya conectado. “A mí no me quería una mujer, a ti se te moría una ciudad”, resuena en el túnel. Le encanta Sabina, por eso toca canciones suyas.

Casas, de 43 años, llegó a Barcelona hace 12 primaveras, después de haber estado haciendo cursos de teatro durante diez años en Asturias. Entre unas cosas y otras por aquel entonces no pudo hacer teatro aquí, y como traía unos ahorros para subsistir y la música ha sido siempre su pasión, decidió afiliarse a una asociación de la que le habían hablado muy bien; una asociación ciudadana de músicos que, si bien no estaba ni registrada como tal —por lo que era formalmente ilegal—, ni contaba con reglas ni regulación alguna, agrupaba a los músicos del metro de Barcelona, que se identificaban desde 2001 bajo unos mismos ideales de autoprotección y organización, y bajo unas siglas: AMUC.

Un parto sufrido, pero necesario

Las siglas AMUC responden a la Asociación de Músicos de las Calles de Barcelona, pero paradójicamente sus socios no tocan en la calle, sino debajo de ella: en el metro. La asociación nació para dar respuesta a la iniciativa de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), entidad adscrita al Ayuntamiento de Barcelona, de regularizar la actividad de los músicos en el metro de la ciudad. “Era una realidad imparable”, asevera Rubén H., actual presidente y músico de AMUC. “Cuando en 2001 TMB observó que la presencia de músicos en el metro era muy frecuente, decidió entablar comunicación con nosotros para regular nuestra actividad, hecho ante el que reaccionamos asociándonos para defender nuestros derechos”.

Los músicos se coligaron para garantizarse a ellos mismos “lo último que les queda si lo pierden todo: la posibilidad de expresarse libremente en el espacio público”, explica Rubén. Ariel González, de 37 años, que era maestro en una escuela de música de México, es licenciado en Composición Musical y toca la guitarra en una banda de rock que está en proceso de sacar un disco. Al llegar a España, por mucho que buscó, no encontró trabajo. “Trabajo” que hace 6 meses AMUC le dio.

El asociacionismo, la respuesta al vacío legal de los músicos del metro. / JORDI JARDI

Rubén explica que de 2001 a 2006 todo fueron comunicaciones entre los músicos asociados y el ayuntamiento vía TMB, pero nada estrictamente legal, pues ni existía convenio ni la asociación estaba registrada. Durante ese tiempo, e incluso antes de que TMB tomara la iniciativa, los músicos del metro de Barcelona vivían una situación de desprotección, en ocasiones caótica que podía degenerar en un vacío legal e incluso moral, pues “los seguratas no sabían si darles puerta o monedas”. No era muy frecuente, pero al no estar organizados, los músicos a veces tenían roces. “Yo en Barcelona he llegado a ver a músicos apalearse a hostia viva por ocupar un mismo sitio”, asegura Rodrigo.

Además de conflictos por falta de organización, también podían darse abusos. Rodrigo conoce ejemplos en Granada —allí nunca ha habido regulación de los músicos callejeros— de mafias que se turnan una misma ubicación durante todo el día, sin permitir a nadie más entrar, generando así un monopolio cuyo rédito se reparten entre los que participan en el fraude, y Rubén reconoce que eso mismo ha pasado en Barcelona durante la época del vacío legal. Por otra parte, el hecho de que los músicos no pudieran tocar en el metro les obligaba a estar en las calles, sin garantías y al albur de lo que la superficie les deparara. “En el metro como mínimo nos protegen los seguratas cuando pueden", dice Rodrigo, "aunque yo pocos problemas he tenido. Una vez un borracho me cogió el micro para cachondearse y un hombre de por allí me defendió, le empezó a decir que me dejara en paz. Hasta me sorprendí”.

Los músicos reconocen estar más seguros en el metro, donde muchas veces los seguratas les cuidan, que en la calle.

Ssttella Ella, otra integrante de AMUC, suele ubicarse en el metro de Verdaguer. En vez de llorar, como hacen la mayoría de recién nacidos, canta, y lo hace muy delicadamente. Empezó en el metro por probar, con bromas entre amigas, sin pensar que se quedaría, y lleva ya 5 años. Hoy está ya ahí, justo debajo de la Diagonal. Una turista que pasa le echa unas monedas, y Ssttella aprovecha para darle la mano como símbolo de agradecimiento.

La madurez

En 2006, después de varios años de negociaciones y cordialidad entre AMUC y TMB, la situación de los músicos del metro de Barcelona asociados pasó a estar completamente legalizada. AMUC se registró oficialmente en el Registro de Asociaciones de la Generalitat, y la asociación y TMB firmaron un convenio, vigente actualmente, mediante el cual el Ayuntamiento de Barcelona se comprometía únicamente a ceder el espacio público para que los músicos desarrollaran su actividad. Rodrigo lo ve claro: “El acuerdo tuvo doble filo. Nos dieron un sitio para tocar, pero al mismo tiempo consiguieron limpiar las calles y quedó bonito. Aun así, no podemos quejarnos de nada porque aquí nos dieron la oportunidad, pero en otras ciudades como Madrid, donde no es legal, tienen que estar todo el día escaqueándose”.

“¿Y no obtienen ningún tipo de financiación por gestionar algo asimilable a un servicio público como puede ser la cultura en el metro?”. “No, qué va, ni la queremos”, afirma Rubén. El presidente de AMUC explica que los músicos no anhelan una subvención permanente y periódica, pues eso les convertiría en “una asociación más, cerrada y dependiente del poder”, cosa que no quieren. Lo que ellos pretenden es “empoderar a los músicos para gestionar de manera organizada ese espacio público”, y que el Ayuntamiento, si quiere y les reconoce el trabajo realizado, les financie algún proyecto determinado, sin que ello comporte dependencia. “El Institut de Cultura de Barcelona —también gestionado por el Ayuntamiento— no ha financiado el proyecto Músics al Metro propiamente, pero sí ha subvencionado parcialmente iniciativas concretas nuestras, como el proyecto con el que hemos ido a centros cívicos de Barcelona a hacer más de 100 conciertos, exposiciones fotográficas y charlas de cómo nos autogestionamos”, explica el presidente.

El presente de los músicos en el metro no pasa únicamente por establecer relaciones formales con las instituciones, sino también por cumplir su propia normativa interna y sus pactos éticos, entre los que está no airear los beneficios que cada músico suele recaudar. En 2012 se actualizó la normativa interna, y actualmente existen un reglamento general y unas faltas y sanciones especialmente previstas para las contingencias que puedan darse en el suburbano.

Los músicos pagan una cuota anual de 36 euros —que a todos les parece bien, “qué menos”, dicen— y no pueden tocar dentro de los vagones, sino en los 38 puntos de música oficiales habilitados expresamente —sobre los que AMUC va a solicitar 14 más para aumentar la oferta—, pueden apuntarse a un máximo de 14 turnos por semana de 2 horas cada uno —sin poder elegir más de 2 turnos por semana en el mismo punto ni tampoco seguidos, “para no cansar a los trabajadores del metro”, dice Félix Egea, otro músico de AMUC—, y deben también variar el repertorio, “que a los guiris les gusta”, comenta Rodrigo.

Tampoco pueden beber o fumar a escondidas dentro del metro, ni orinar o defecar en sus instalaciones, cosa que pasó y acabó con la expulsión de un músico a instancia de TMB. Pero ahí va lo más curioso: desde 2006 todo el que quiera tocar en el metro de Barcelona también debe pasar un examen de idoneidad. “No hay que ser Paganini. Con tocar en ritmo y no desafinar, ya está. El examen está bien pensado, porque aquí debe haber músicos que aporten cosas, no buscavidas”, opinan Rodrigo y Ariel. “Somos la viva imagen de la ciudad, estamos en el espacio que ocupan a diario los miles de turistas que vienen, así que debemos hacerlo lo mejor que podamos”, afirma Ssttella.

No hay que ser Paganini. Con tocar en ritmo y no desafinar, ya está.

A pesar de su autoexigencia y compromiso con la imagen de Barcelona, los músicos no entienden la música como virtud, como competición, sino como derecho. “Por eso el examen no consiste en mirar currículos ni cualificaciones de los aspirantes”, asegura Rubén, sino en una prueba que se hace delante de un jurado independiente formado por profesores ajenos a AMUC y TMB –de la Escuela de Música Juan Pedro Carrero, concretamente– con los que los músicos no quieren tener ningún tipo de relación para mantener su independencia. Tocar tres temas de una lista variada de 30 con “calidad agradable al oyente en cualquier circunstancia” es el único requisito desde este 2015 (antes había que pagar una cuota de 10 €) para aprobar el examen y poder acceder a la asociación. Bueno, eso y que no haya saturación, caso en el cual se prevé un sorteo para determinar los aspirantes.

El año pasado hubo 60 solicitudes de ingreso de nuevos músicos, así que en 2015 las pruebas de idoneidad se han tenido que aplazar “de manera indefinida hasta como mínimo finales de año”, por la saturación de músicos que quieren tocar en los túneles de Barcelona, que según Rubén tiene como causa la crisis. He ahí la extravagancia: la crisis deja en el paro incluso a quien ya está en él. Quita oportunidades también a quién no las tiene. “Si quisiera mantener una familia, con esto solo creo que no podría”, reconoce Ariel.

 

Los músicos rotan, en repertorio y localizaciones, para no aburrir a los empleados del metro. / JORDI JARDI

Cada dos semanas, los lunes, los músicos organizan dos asambleas —nunca antes hubiera siquiera imaginado la existencia de una asamblea de músicos del metro—, la general y la de participación, y ambas suelen estar concurridas, cada vez más: en AMUC hay 540 socios, 80 en activo —que toquen habitualmente— y a la asamblea general suelen ir unos 60-70, aunque las asambleas son abiertas en el sentido más absoluto del término: “puede venir quien quiera, incluso tú”, me dicen. A la asamblea de participación, sin embargo, acuden entre 20 y 30 músicos, pero son “el cerebro”.

“El cerebro” porque es en la asamblea de participación donde la Comisión de Fomento y Gestión de la Participación, con nombre complejo para función sencilla, debate, ordena y presenta propuestas para que en la asamblea general, a la que acuden la mayoría de los socios, únicamente se tengan que votar y como mucho debatir brevemente. Fue en esas asambleas —“que funcionan mejor que el Gobierno”, dice Félix— precisamente donde se votaron las reglas que hoy rigen la actividad de los protagonistas de este reportaje. “Aquí no hay nada obligatorio, ¿sabes por qué? Porque las únicas reglas que hay nos las impusimos nosotros; las redactamos nosotros mismos y no se hizo ni en un día ni dos, todo está muy meditado”, afirma el presidente.

Del suburbano al cielo: la inmortalidad

AMUC tiene el privilegio de ser un modelo mundial único de autogestión del espacio público. “Todos vienen aquí a preguntar y a estudiarnos”, dice Rubén, que asegura que una investigadora estuvo conviviendo con ellos para copiar el modelo en Valencia. Además, otras asociaciones de músicos de calle —no de metro— barcelonesas, como las de Ciutat Vella y Parque Güell,  también se han fijado en AMUC para entablar relación con el Ayuntamiento y empezar a legalizarse.

Tanto es así que entre las tres han creado recientemente la Coordinadora de Artistas del Espacio Público de Barcelona, que pretende promover un Código Ético para los músicos, además de intentar –aprovechando el talante del nuevo Ayuntamiento de Colau– que se respete no sólo a los músicos en asociaciones legales, sino también a los “no asociados” –los que van por libre, como Ariel cuando empezó–, “cosa que hasta ahora no se ha hecho, pues se han producido contra ellos abusos como multas desproporcionadas sólo por tocar, y es inadmisible porque la música, siempre que no moleste, suma”, denuncia el presidente de AMUC.

Los asociados de AMUC también defienden, en sus conversaciones con el Ayuntamiento, a los músicos que van por libre.

La receta del éxito parece sencilla: de la pasión y la aceptación llega la inmortalidad. En primer lugar, pasión por parte de los músicos. “Me da igual no cotizar porque me quiero morir trabajando como el actor Agustín González, que murió ensayando para una función que tenía al día siguiente. Sería capaz de dejarlo todo por la música, incluso rechazar a la típica chica guapa que te da a elegir”, bromea Rodrigo. Ariel reconoce que tocar en el metro supone “vivir cosas mágicas como que la gente se ponga a bailar o a cantar, estar con ellos en un escenario sin escenario, a su mismo nivel, en contacto directo”.

En segundo lugar, aceptación por parte de la ciudadanía de Barcelona. El último estudio oficial de TMB, de 2008, con casi 1000 entrevistas a clientes del metro, revela que el 95,2% de los encuestados está a favor de la iniciativa de los músicos en el metro, y que valoran con una nota de 8 sobre 10 la afirmación de que la música hace más agradable la estancia en el metro: “Proporciona a la gente la alegría que le quitan los políticos”, comenta Félix. A pesar de la enorme aceptación, es curioso que la ciudadanía en general no conozca la situación real de los músicos del metro: que están asociados, que su actividad es completamente legal y autorizada por el Ayuntamiento, y que hacen incluso un Festival de Música en el Metro de Barcelona una vez al año, concretamente en la estación de Universitat.

Acudo a la décima asamblea de los músicos del metro de Barcelona en lo que va de año. Entro a la sala de la Asociació Foment Martinenc, donde AMUC hace sus asambleas, con reparo, a la expectativa. Y empiezo a sorprenderme. Estoy sentado entre músicos que llevo viendo años y años en las estaciones de la Línea 1, la roja. Siempre los he visto como personas lejanas, ajenas a todo, como gente apartada, y hoy están sentados junto a mí, como si fuera yo un artista más. Los músicos hablan entre ellos, de sus actividades o de sus vidas, votan propuestas, dan sus opiniones libremente.

Cuando acaban las votaciones de la asamblea general, empieza “la apuntada”. Mientras los músicos son llamados para apuntarse en los turnos de las próximas dos semanas, la sala se convierte en una espontánea exhibición, esta vez al nivel de la calle: algunos músicos se ponen a cantar, otros a tocar la armónica, otros la guitarra. Cada uno va a lo suyo, pero entre todos crean un microclima cultural tan anárquico como intenso que resulta curiosísimo. Al presenciar tal espectáculo, es inevitable trasladarlo mentalmente al subsuelo de Barcelona, ese donde el único incentivo antes era validar la T10 y entrar al vagón.

El mismo subsuelo que hasta 2001 sobrevivió a la enfermedad de la incultura y de la carencia de alma es el que hoy escucha a Sabina en la voz de Rodrigo y ve a Ssttella saludar a los turistas que la saben apreciar. Ahora los túneles del metro de Barcelona también vibran cuando el metro no viene, porque han cobrado vida. Vida bajo la vida.

Barcelona, ciudad cosmopolita y heterogénea, aglutina culturas y gentes de cientos de orígenes. Ofrece alma. Aunque sólo en la superficie. El subsuelo, sin embargo, es per se un lugar sin aliento en el que simplemente nos miramos cuando nos cruzamos en el camino.Tan cerca, pero a la vez tan lejos de la vida, tan...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manuel Arenas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. John churton

    Hi, I'm a musician from England and I was wondering how I get a license to busk?

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí