1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MEMORIA HISTÓRICA

La segunda muerte de Ruiz Alonso

La localidad salmantina de Villaflores modifica el nombre de la calle que hasta este mismo año recordaba al diputado de la CEDA, responsable directo de la detención de Federico García Lorca en agosto de 1936

Miguel Barrero 2/12/2015

<p>Calle dedicada a Ramón Ruiz Alonso en en Villaflores, Salamanca.</p>

Calle dedicada a Ramón Ruiz Alonso en en Villaflores, Salamanca.

Google Maps

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Villaflores, enclave apacible y discreto, es un municipio salmantino que pertenece al partido judicial de Peñaranda. Viven en él 291 personas, según el padrón elaborado por el Instituto Nacional de Estadística en 2014, y las crónicas dicen que sus orígenes se remontan a la repoblación que los reyes de León fueron acometiendo durante el medievo en las tierras reconquistadas al islam. Villaflores recibió en el siglo XIII el nombre de Velacos y en 1833, con la creación de las actuales provincias, quedó inscrita dentro de los dominios salmantinos.

Poco más habría que contar de este lugar en el que ni siquiera recalan los turistas despistados. No hay monumentos de interés, ni restaurantes reputados, ni paisajes de ensueño. Sólo esa belleza agreste y árida de la que presume la estepa mesetaria y que únicamente se aprecia si quien observa ha podido educar el ojo previamente. En realidad, si el nombre de Villaflores llegó a gozar de algo parecido a la notoriedad fue porque se trataba del único lugar de España que contaba, hasta hace bien poco, con una calle dedicada a Ramón Ruiz Alonso.

El tiempo y la desmemoria acostumbran a hacer tan bien su trabajo que muchos serán incapaces de reconocer el nombre al primer vistazo. Sólo tras cavilar unos instantes darán con el quid de la cuestión. En sentido estricto, puede decirse que Ramón Ruiz Alonso fue muchas cosas: obrero tipógrafo, diputado en Cortes por Granada entre 1933 y 1936 en representación de la Confederación Española de Derechas Autónomas y autor de un panegírico fascista titulado Corporativismo; fue, también, el padre de las actrices Emma Penella, Elisa Montés y Terele Pávez. Pero Ramón Ruiz Alonso ha pasado a la historia, fundamentalmente, como el hombre que el 16 de agosto de 1936 detuvo al poeta Federico García Lorca para entregarlo a quienes dos días después acabarían con su vida junto al barranco de Víznar.

La pregunta surge de inmediato: ¿qué pintaba en este lugar remoto de Villaflores, en el corazón de la Tierra de Peñaranda, una calle dedicada a honrar la memoria de un personaje tan siniestro? La respuesta la daba ya Ian Gibson en su obra El hombre que detuvo a García Lorca: aunque comenzó a labrarse un nombre en Granada, Ruiz Alonso nació en Villaflores el 14 de noviembre de 1903 y recibió educación de los salesianos que oficiaban en el colegio salmantino de María Auxiliadora, donde conoció a José María Gil Robles.

Luego, las circunstancias económicas —una penuria repentina no suficientemente aclarada— empujaron a la familia a Madrid, donde el joven Ruiz Alonso comenzaría a especializarse en los quehaceres que le terminarían conduciendo a Andalucía. Fueron esos orígenes los que justificaron que a finales de noviembre de 1933, cuando las elecciones certificaban el triunfo de la CEDA y el tipógrafo, que casi acababa de instalarse en Granada, obtenía su flamante escaño en la Carrera de San Jerónimo, su pueblo natal le rindiese honores. Gibson relata que, tras el triunfo electoral, Ruiz Alonso “no tardaría en visitar su patria chica de Villaflores, donde se organizó un banquete para festejar el feliz acontecimiento y se dio su nombre a una de las calles del pueblo”.

El regidor, según fuentes municipales, llevaba años queriendo cambiar la denominación de la calle, pero siempre chocaba con la oposición de los vecinos

Puede entenderse, pues, que en aquel momento el homenaje estuviese justificado, aunque resultara ciertamente prematuro. Lo que no está tan claro es la razón de que el nombre perviviese en el callejero cuarenta años después de muerto Franco, mucho más teniendo en cuenta que desde finales de 2007 existe una Ley de Memoria Histórica que persigue el enaltecimiento de las conductas criminales que tuvieron lugar durante la guerra civil y en la posterior represión franquista. En el año 2000, antes de que la norma se aprobase, el periodista Víctor Fernández elaboraba un reportaje acerca del mal estado de conservación de los lugares lorquianos cuando constató la existencia de una calle dedicada a Ramón Ruiz Alonso en Villaflores.

“Llegué a llamar al ayuntamiento”, recuerda el autor, “pero finalmente no publiqué nada porque el artículo que preparaba se circunscribía a Granada”. Fernández, que ha centrado una buena parte de su carrera en el análisis de todo cuanto concierne a Federico García Lorca y sus compañeros de la Residencia de Estudiantes y la Generación del 27, se apoya en las páginas de Corporativismo para definir a Ruiz Alonso como “un fascista con todas las de la ley” y considera “una ilegalidad” que su nombre se mantuviera presente, tanto tiempo después, en el exiguo entramado urbano de Villaflores.

El bastón de mando lo lleva en el pueblo, desde 1987, Vicente José González, uno de los alcaldes más longevos con los que cuenta el Partido Popular en la provincia salmantina. Aunque algo tarde, ha hecho que el sentido común y la lógica imperen en los silenciosos recodos de este minúsculo pueblecito de la comarca peñarandesa. La cosa ha tenido su miga. El regidor, según fuentes municipales, llevaba años queriendo cambiar la denominación de la controvertida calle, pero siempre acababa chocando con la oposición de los vecinos, que no estaban dispuestos a someterse a los embrollos administrativos que siempre se derivan de estas operaciones.

Justicia por casualidad

Tuvo que ser un recurso de Izquierda Unida el que desbloqueara la situación, pero ni así la cosa deja de revestir un carácter, cuando menos, pintoresco. Para empezar, esa formación política no está presente en el Ayuntamiento de Villaflores, en cuya bancada se sientan sólo PP y PSOE, pero fue su federación provincial la que lanzó a todos los ayuntamientos salmantinos la propuesta de eliminar de los callejeros no el nombre de Ruiz Alonso, del que no se hacía la menor mención, sino el del falangista Salas Pombo, otra figura de agrio recuerdo.

Diego Salas Pombo (Barcelona, 1918-Madrid, 1997) fue gobernador civil y jefe provincial del Movimiento Nacional en Salamanca y su figura gozaba de abundantes menciones a lo largo y ancho del territorio —en la capital charra llegó a tener un barrio entero puesto bajo su advocación—, lo que llevó a IU a solicitar formalmente que su nombre desapareciese de los callejeros. Fue el hecho de que Villaflores contara también con una calle dedicada a este notorio prohombre del régimen franquista lo que llevó a que el pleno municipal que se celebró el 22 de enero de 2015 decidiera, por unanimidad, suprimir su nombre y, de paso, eliminar también el de Ramón Ruiz Alonso, que hasta aquel instante se había mantenido en un segundo plano tan discreto que ni siquiera había molestado a los responsables del mencionado recurso.  

Los vecinos no dejaron de evidenciar su malestar, pero con el paso de los meses parece que se han ido acostumbrando a la nueva denominación de las calles. No obstante, ellos no son los únicos para los que el recuerdo de Ruiz Alonso viene a suponer una especie de mal menor. En las últimas décadas se han dejado oír algunas voces que han querido eximir a Ruiz Alonso de la responsabilidad que desde siempre se le ha achacado en la tragedia lorquiana. Ian Gibson, no obstante, asegura en los muchos libros que ha dedicado al asunto —especialmente en el que ha llegado a erigirse en biografía canónica, el monumental Vida, pasión y muerte de Federico García Lorca— que el suyo fue un papel fundamental.

Los vecinos no dejaron de evidenciar su malestar, pero se han ido acostumbrando a la nueva denominación de las calles

También Víctor Fernández lo tiene claro: “Según mis fuentes, él conoce el paradero del poeta el 15 de agosto de 1936, mientras asiste a un acto religioso en Víznar junto con su compinche Juan Luis Trescastro; por la tarde, firma en la redacción del diario Ideal la denuncia y José Valdés, el gobernador civil, da el visto bueno”.  Al día siguiente, Ruiz Alonso, el abogado García-Alix y el mencionado Trescastro —quien tras el asesinato se jactaría de haberle metido a Lorca “dos balas en el culo, por maricón”— se personaron en casa de Luis Rosales para proceder a la detención. “Ruiz Alonso era un tipo muy violento en esos días, se trataba de un fascista declarado que actuaba como tal”, cuenta Fernández. Lo que sucedió después del prendimiento es, tristemente, historia conocida.  

“No creo que el ser uno de los responsables del asesinato del poeta español más importante del siglo XX sea un mérito para una calle. Ni destacó como diputado, ni como hombre”. Son palabras de Fernández que refrendó el propio Ayuntamiento de Villaflores el pasado mes de enero. Desde entonces, la calle que una vez llevó su nombre recuerda ahora a San Agustín y la de Salas Pombo ha pasado a conocerse como de San Martín. En ambos casos se hace honor a los dos patronos con los que cuenta el pueblo.

La justicia poética ha querido que las fechas cuadraran a la perfección. Hace ahora cuatro décadas, en 1975, Ramón Ruiz Alonso temió que en los nuevos tiempos que llegaban tras la muerte de Franco pudiesen exigirle cuentas por las responsabilidades pasadas y terminó emigrando a Las Vegas, donde residía la única de sus hijas que no se hizo actriz. Allí murió y sus restos fueron repatriados en una fecha imprecisa. Se dice que reposan en la Sacramental de San Justo, en Madrid, bajo una lápida en la que ni siquiera consta su nombre real. El mismo que hasta hace unos meses sí figuraba en esa calle de Villaflores que ahora ha cambiado sus señas, certificando así la segunda y definitiva muerte del protagonista de una de las páginas más negras de la historia de la literatura española.    

Villaflores, enclave apacible y discreto, es un municipio salmantino que pertenece al partido judicial de Peñaranda. Viven en él 291 personas, según el padrón elaborado por el Instituto Nacional de Estadística en 2014, y las crónicas dicen que sus orígenes se remontan a la repoblación que los reyes de León fueron...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Barrero

Asturiano de Oviedo, 1980. Ha escrito Espejo (KRK Ediciones, 2005), La vuelta a casa (KRK Ediciones, 2007), Los últimos días de Michi Panero (DVD Ediciones, 2008), La existencia de Dios (Trea, 2012) y Camposanto en Collioure (Trea, 2015). Ha colaborado en obras colectivas como la antología Náufragos en San Borondón (Baile del Sol, 2012) o Tripulantes (Eclipsados, 2007).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ANTI-FASCISTAS

    Y no les da vergüenza a esos del PP continuar con nombres de calles de antiguos criminales fascistas??? Y que pasa con las autoridades del ayuntamiento de Villaflores para tardar tanto tiempo en eliminar los nombres de esas calles de esos asesinos?? Claro su alcalde es del PP.

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí