1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DOCUMENTO CTXT

La tragedia del horizonte

Discurso de Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, sobre los riesgos financieros del cambio climático

2/12/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cerca de 500 grupos de inversión mundiales, entre los que se encuentran la aseguradora Allianz y la Fundación Hermanos Rockefeller, se han sumado a la iniciativa presentada en la COP21 de París para reducir la inversión en combustibles fósiles. Se trata de un paso fundamental en la apuesta por las energías renovables que pongan freno al cambio climático.  

El pasado 29 de septiembre el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ya alzó la voz sobre la alarmante situación que supone el cambio climático para la finanzas globales. El discurso, pronunciado en el Lloyd´s de Londres —centro de reunión para empresas y compañías de seguros— suponía un toque de atención al sector económico, advirtiendo la necesidad de establecer un plan en el largo plazo que gestione el riesgo financiero del cambio climático.

A continuación se exponen las partes mas destacables del discurso de Mark Carney en el Lloyd's de Londres:

Muchos de los cambios en el mundo desde los años cincuenta no tienen precedente. No solo en las últimas décadas, sino durante milenios.

Las investigaciones nos dicen con un alto grado de credibilidad que:

-En el hemisferio norte los treinta últimos años han sido los más calientes desde los tiempos de la creación de la nación inglesa. De hecho, ocho de los diez años más calientes registrados en el Reino Unido han tenido lugar a partir de 2002.

-La concentración atmosférica de los gases invernadero están en niveles no vistos en 800.000 años.

-El ritmo al que aumenta el nivel del mar es más rápido ahora que en cualquier momento de los dos últimos milenios.

El ser humano, principal responsable de esta situación:

Los condicionantes humanos se presentan como la principal causa del calentamiento global desde la mitad del siglo veinte. Mientras las fluctuaciones naturales pueden enmascararlo temporalmente, la tendencia de 0,2 grados por década al calentamiento provocado por el hombre ha continuado incesante desde los años setenta.

Hay tres canales principales a través de los cuales el cambio climático puede afectar a la estabilidad financiera: 

-El primero, los riesgos físicos: el impacto de las eventualidades climatológicas —como inundaciones y tormentas que dañan la propiedad o perturban el comercio— que afectan a los compromisos de los seguros y al valor de los activos financieros.

-El segundo, el riesgo de la responsabilidad: los impactos que surgirán en el futuro si las partes que han sufrido pérdidas o daños por los efectos del cambio climático piden indemnización a aquellos que consideran responsable. Si bien estas reclamaciones pueden tardar décadas, tienen el potencial para afectar duramente a los extractores y emisores de carbono y emisores, así como a sus aseguradoras en caso de contar con cobertura de responsabilidad civil.

-Finalmente, riesgos de transición: los riesgos financieros que podrían derivarse del proceso de ajuste hacia una economía baja en carbono. Los cambios en la política, la tecnología y en los riesgos físicos podrían provocar una nueva valoración de una amplia gama de activos tan pronto como los costes y las oportunidades se hagan evidentes.

Precisamente, uno de los sectores más afectados por el cambio climático a día de hoy son las aseguradoras:

Las pérdidas —ajustadas a la inflación— para los seguros han aumentado de un promedio anual de alrededor de 10.000 millones de euros en la década de los ochenta a cerca de 50.000 millones de euros en la última década.

Lo que podría llegar a pasar si esta situación continúa:

Ciertamente existen algunas estimaciones de que los modelos de pérdidas actuales estarían subestimadas tanto como un 50%, si es que las actuales pautas meteorológicas se convierten en normales. Además, el cambio climático podría provocar un aumento en la morbidez y en la mortalidad debido a enfermedades y pandemias.

En casos extremos, los propietarios de inmuebles en el Caribe han comprobado que los patrones de las tormentas provocan que sea imposible conseguir una cobertura total, lo que ha resultado en un estancamiento en la demanda de hipotecas, el colapso de los valores y el abandono de los barrios.

El paso del tiempo también puede desvelar riesgos que ni siquiera los modelos más avanzados han conseguido predecir, tales como los riesgos de responsabilidad a terceros.

En el mercado de los seguros, saben de sobra que quien tiene riesgo bajo puede acabar teniéndolo alto y con costes inesperados a largo plazo.

Las reclamaciones de responsabilidad a terceros —pública, de directores y de directivos, de indemnización profesional— podrían surgir si aquellos que han sufrido pérdidas demuestran que las partes aseguradas han fallado a la hora de mitigar los riesgos del clima, han fallado a la hora de responder por el daño que han causado al medio ambiente o han fallado a la hora de cumplir con las leyes.

El problema se plantea en la “transición” hacia una economía de bajo carbono:

La política para promover la transición hacia una economía de bajo carbono podría desencadenar una revaluación fundamental.

Por ejemplo, la estimación del presupuesto del IPCC de carbono, que limitaría el aumento de temperatura global a dos grados por encima de niveles preindustriales.

El presupuesto se encuentra entre una quinta parte y una tercera parte de las reservas mundiales constatadas de petróleo, gas y carbón.

Si la estimación es aproximadamente correcta resultaría en un “encallamiento” de la vasta mayoría de las reservas de petróleo, gas y y carbón, que literalmente no podría ser quemado sin una tecnología de captura de carbón muy cara, que por sí misma altera la economía de los combustibles fósiles.

Las implicaciones de la política financiera:

Los legisladores financieros no conducirán la transición a una economía de bajo carbono. No corresponde a un banquero central abogar por una política u otra. Es responsabilidad de los gobernantes decidir.

Cualquier reacción eficiente del mercado ante el cambio climático debe estar basada en la transparencia y la información.

Es por ello que, tras nuestros debates en el Consejo de Estabilidad Financiera de la semana pasada, estamos considerando recomendar a la cumbre del G-20 que se haga un esfuerzo para desarrollar la divulgación coherente, comparable, fiable y clara alrededor de la intensidad de carbono de los diferentes activos. 

Una mejor información que dé visión a los inversores:

La información sobre la intensidad del carbono permite a los inversores evaluar el riesgo para los modelos de negocio de las compañías y expresar su punto de vista sobre el mercado.

Una información correcta permite a los escépticos y a los evangelizados avalar sus convicciones con el capital. También revelará cómo las valoraciones de las empresas que producen y utilizan combustibles fósiles podrían cambiar con el tiempo; expondrá el coste futuro de hacer negocios, el pago de las emisiones, el cambio de los procesos para evitar esos cargos y una regulación más estricta; ayudará a generar ajustes suaves de precios a medida que cambian las opiniones, en lugar de concentrarlas en un solo momento climático Minskyano.

Políticas complementarias de fijación de precios:

Hay dos formas en las que podemos desarrollar políticas de fijación de precios y dilatar su impacto:  

En primer lugar, los gobiernos, animados por el COP21, podrían guiar al mercado y establecer marcas en torno al precio del carbón. Porque, tanto si el precio indicativo es, inicialmente, mucho más bajo que el “verdadero” coste del carbón, el precio fijado conserva un gran poder. Relacionaría los efectos del clima con el valor del dinero y concedería cierta perspectiva sobre cómo las políticas pueden asentar valores y modelos de negocio.

También las pruebas de estrés, habitualmente aplicadas en las estrategias empresariales. Las tasaciones del capital están basadas en evaluaciones, realizadas sobre una multitud de escenarios posibles. Los capitales se piensan mirando al futuro, y creamos defensas ante un mundo en el que los eventos más extremos puedan convertirse en la norma. Las pruebas de estrés podrían actuar como una cápsula del tiempo, dándonos luz no solo sobre los riesgos del presente, sino sobre la oscuridad de lo venidero.

Un grupo de trabajo de divulgación climática:

En cualquier campo (financiero, científico u otro), las divulgaciones más eficaces son:
-Consistentes: En alcance y objetivo a través de las industrias y sectores relevantes.
-Comparables: Para permitir a los inversores evaluar los compañeros y los riesgos agregados.
-Confiables: Para asegurar que los usuarios pueden confiar en los datos.
-Claros: Presentados de tal forma que haga que la información compleja sea entendible.
-Eficientes: Minimizando los costes y cargas mientras se maximizan los beneficios.

Una idea es establecer un grupo liderado por la industria, Climate Disclosure Task Force, para diseñar y designar un estándar voluntario para la divulgación de aquellas compañías que producen o emiten carbón.

Las compañías deberían revelar no sólo lo que están emitiendo a día de hoy, sino cómo piensan llevar a cabo la transición hacia el mundo sin contaminación del futuro. El G-20 —cuyos estados miembros acumulan alrededor del 85% de las emisiones globales— tienen la posibilidad de hacer esto posible.

Dos formas de desarrollar políticas de límites y dilatar su impacto:   

En primer lugar, los gobiernos, animados por el COP21, podrían guiar al mercado y establecer marcas en torno al precio del carbón. Porque, tanto si el precio indicativo es, inicialmente, mucho más bajo que el “verdadero” coste del carbón, el precio marcado conserva un gran poder. Relacionaría los efectos del clima con el valor del dinero y concedería cierta perspectiva sobre cómo las políticas pueden asentar valores y modelos de negocio.

También las pruebas de estrés, habitualmente aplicadas en las estrategias empresariales, Las tasaciones del capital están basadas en evaluaciones, realizadas sobre una multitud de escenarios posibles. Los capitales se piensan mirando al futuro, y creamos defensas ante un mundo en el que los eventos más extremos puedan convertirse en la norma. Las pruebas de estrés podrían actuar como una cápsula del tiempo, dándonos luz no solo sobre los riesgos del presente, sino sobre la oscuridad de lo venidero.

Como conclusión:

La combinación de la evidencia científica y de la dinámica del sistema financiero sugieren que, con el paso del tiempo, el cambio climático amenazará la capacidad de adaptación financiera y la prosperidad en el largo plazo.

Con mejor información de base, podemos construir un círculo virtuoso para una mejor comprensión de los riesgos del futuro, un mejor precio para los inversores, mejores decisiones de los responsables políticos y una transición suave hacia una economía baja en carbono.

Gestionando estas mediciones podemos romper la tragedia del horizonte.

Cerca de 500 grupos de inversión mundiales, entre los que se encuentran la aseguradora Allianz y la Fundación Hermanos Rockefeller, se han sumado a la iniciativa...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí