1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los datos que sonrojan al mejor ciclista del mundo

Analizando al robot Chris Froome

Sergio Palomonte 10/12/2015

<p>Chris Froome, en el Tour de Francia de 2013</p>

Chris Froome, en el Tour de Francia de 2013

Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No supone un gran esfuerzo recordar el momento ciclista de la temporada: el ataque metahumano de Chris Froome en La Pierre St. Martin, el primer final en alto del Tour de Francia. Allí el ciclista británico dejó sentenciada la carrera con una ascensión en solitario en los últimos kilómetros, rematada con el segundo puesto de su gregario Richie Porte. Supuestamente contrarrelojista, las mejores victorias del corredor del Sky han venido en montaña, donde machaca a sus rivales sin ninguna consideración.

Estamos en el ciclismo, el deporte del gran fraude por el dopaje, como demuestra el caso de Lance Armstrong, otro que también decía ser más contrarrelojista que escalador. La duda y la susceptibilidad forman parte del menú del aficionado no forofo, al igual que las barritas energéticas y los plátanos lo hacen del ciclista. El rendimiento de Froome no era normal, y días después se hizo popular un vídeo donde, sobreimpresionando los datos de su medidor portátil de potencia con el vídeo sin editar de la etapa del Ventoux del Tour 2013, se explicaba todo.

Tampoco hay que hacer un gran esfuerzo para recordar aquel día de hace dos años: el británico atacó sentado en una de las rampas más duras de la ascensión. Sentado, algo que no se había visto en más de cien años de ciclismo. En su momento no tardaron en salir los propagandistas al servicio de la causa de El ciclismo que cambia --y no puede porque está conformado por los mismos personajes y prácticas que lo han llevado al sumidero--, llegando a argumentar que era más aerodinámico atacar sentado. Que la tierra es plana, si hay suficiente cantidad de dinero de por medio.

El vídeo siguió el esquema clásico en estos asuntos: primero negación de lo mostrado, después intento de censura --Twitter bloqueó durante unos días la cuenta del aficionado que había hecho el montaje del vídeo--, posteriormente demanda del equipo Sky contra las personas que supuestamente habían hackeado esa información fisiológica confidencial de su corredor más famoso, ese que ha sido el más fuerte en tres de los cuatro últimos Tour disputados.

Fue francamente paradójico, porque con esa demanda daban por descontado --para todo aquel que lo quisiese ver-- que los datos ofrecidos en el vídeo eran ciertos, y lo eran de una manera muy relevante: no eran datos que quisiesen hacer públicos; y eran datos obtenidos en pleno esfuerzo, al revés de los ofrecidos en fechas recientes, nada menos que en una de las etapas más decisivas de la carrera más importante del calendario. Bingo.

Lo que sucedió después forma parte del inmenso vodevil que es el deporte del ciclismo, lleno de believers --porque viven del circo montado-- dispuestos a perder la más mínima noción de decencia. El primero de ellos fue el australiano Kerrison, a la sazón el jefe de fisiología del Sky, que a los pocos días de la escabechina de la Pierre St. Martin ofreció datos supuestamente reales de su corredor, y hay que resaltar aquí la diferencia entre los datos reales que no quieren que se sepan, como los del vídeo, y lo que ofrecen desde el departamento de propaganda. Es puro sentido común.

Kerrison, que aterrizó en el equipo en 2009 proveniente de la natación, afirmó que su pupilo subió el gran puerto pirenaico (15,3 km, 41´30" en subir) a 5´78 w/kg, para un peso de 67´5 kg. Lo dijo durante la segunda jornada de descanso, aprovechando lo mediático de la rueda de prensa. Sin entrar en cuestiones de medicina deportiva, rama fisiología, existe un cierto consenso en afirmar que mover potencias por encima de 6´0 w/kg solo es posible recurriendo al dopaje.

Kerrison, ante unos micrófonos rendidos, se fue gustando --afirmando que los platos asimétricos de Froome dan un 6% de variación en la potencia, que es el dato que ofrece el fabricante--, y acabó cometiendo un gran error, que nadie resaltó en su momento: que durante 4 minutos de la subida Froome desarrolló una potencia de 450W, algo que equivale a la auténtica animalada de 6.9w/kg. Pantani, supuestamente el mejor escalador de los tiempos modernos --y si así lo fuera fue en gran parte debido al dopaje masivo--, no llegaba a esas cifras.

Se puede leer todo aquí, y no se requieren especiales nociones de medicina deportiva para interpretarlos, igual que no se requiere nada especial para interpretar un ataque sentado en el Ventoux. De hecho, el propio Kerrison dejó abundantes testimonios de su desconocimento de las más mínimas reglas de la fisiología deportiva cuando aterrizó en el ciclismo hace cuatro años, aunque ha mejorado a pasos agigantados. Como el equipo donde trabaja.

Por supuesto, en la rueda de prensa donde se gustó tanto, no hubo ni una referencia al vídeo de la subida de 2013, un vídeo que puede ser considerado auténtico terror deportivo, una snuff movie de ciclismo: en el momento de máximo esfuerzo, cuando ataca sentado, el ritmo cardíaco del ciclista británico no sube (en el 28´15"). No se altera. Se mueve a fast forward respecto a los demás corredores, e incluso él mismo parece sorprendido de la súbita potencia desarrollada.

Algunos aventurados han intentado encontrar explicación a tamaño fenómeno paranormal en la presencia de una ayuda mecánica en la bicicleta de Froome; desde luego, parece lo más sensato: no le sube el pulso, pedalea sin esfuerzo (¡es que ni se levanta!) y se va por Villadiego, mientras los demás se quedan en slow motion. Recuerdo que son datos reales, no rebatidos por los autores, dueños o propietarios, tanto del humano como de la máquina. Además, está lo que cada uno ve, y que en este caso es muy evidente.

Con el Tour ya acabando, Froome anunció que se sometería a un análisis fisiológico independendiente para aclarar cualquier duda sobre su rendimiento. Los resultados parciales se han demorado hasta principios de diciembre --hay mucho que cocinar, casi como en una encuesta preelectoral--, tras haber hecho las pruebas en un centro específico que el gigante farmacéutico GSK tiene en Reino Unido.

El resultado es desasosegante. Lo que era un ejercicio de propaganda vendido como transparencia --del que el Sky se ha desmarcado públicamente, aunque seguro que no era ajeno a los resultados a publicar-- ha tenido como resultado otro boomerang contra la escasa credibilidad que supone el rendimiento metahumano de Froome. Se han publicado datos de 2007 --el pasaporte biológico de la UCI no se introduce hasta el año siguiente-- y de 2015, para que se pueda comparar la evolución.

En 2007 Froome militaba en el equipo Barloworld, de capital sudafricano e impronta italiana, que acabó en cuadro durante al año siguiente tras el escándalo de dopaje del español Moisés Dueñas. La estrella era el colombiano Mauricio Soler, mejor escalador de la carrera francesa, y autor de exhibiciones portentosas en sitios anónimos como el Galibier. El británico era un corredor del montón, pasado a profesional en parte por estar becado por la UCI para formarse como corredor en su sede de Suiza, y en parte por haberse criado en el país del principal patrocinador.

Nada, nada, nada apuntaba a que en ese larguirucho africano blanquito había un potencial campeón. La tesis de la propaganda interesada es decir "el motor ya estaba", revelando su VO2 Max en 80´2 (el máximo volumen de oxígeno en la sangre que nuestro organismo puede transportar y metabolizar, la proporción áurea para saber si habrá campeón o no), cuando eso jamás se tradujo en resultado alguno antes de la sorprendente transformación que experimentó en la Vuelta 2011. Es más: para su deshonra, fue expulsado del Giro 2010 por agarrarse a un coche, que sí lleva motor. De los de combustión, y no de pila eléctrica.

"Simplemente ha adelgazado" desde los 75´5 kg, dice el fisiólogo Swart, encargado de la última operación de propaganda. A menor peso, mayor índice de w/kg al actuar sobre el denominador. Muy bien. Si así fuese, si el motor ya estaba, ¿por qué Froome no obtenía buenos resultados en la crono antes de su transformación alquímica? Si el motor "ya estaba", ¿donde se ocultaba en una disciplina ciclista donde el peso es un factor a favor? ¿Cómo es creíble que un ciclista profesional pudiese tener un porcentaje de grasa por encima del 15%?

La tesis de la pérdida de peso para explicar súbitas transformaciones en ciclistas ya se usó anteriormente con Indurain --fiel cliente de Conconi y Sabino Padilla-- y con Lance Armstrong, al que supuestamente el cáncer había transformado su fisionomía y morfología, por no hablar de Wiggins, el compañero británico con el que acabó tarifando. Además, todos pierden peso sin perder potencia, como si de manera mágica solo se perdiese la grasa y nada de lo demás. Alguna sustancia, ideada para el tiroides y que no está prohibida por el código mundial antidopaje, consigue ese efecto.

Pero tiene que haber algo más, algo que está haciendo que en los más variados deportes --en baloncesto y tenis es increíble la transformación tipo acordeón de alguna de sus mayores figuras-- lo que era músculo o grasa ahora sea esbeltez y delgadez extrema, sin perder un ápice de fuerza o rendimiento deportivo. Christophe Bassons, que dejó el ciclismo a finales de los noventa repudiado por el pelotón por denunciar públicamente el dopaje masivo, menciona en su autobiografía A Clean Break: My Story, publicada en 2014, el predominio de medicamentos como AICAR, TP500, GW501516 y GAS6, sustancias que se han encontrado en registros a profesionales deportivos y cuyo efecto en el organismo es similar al conseguido con EPO, pues estimulan el transporte y la utilización de oxígeno por parte del organismo.

Según explica, las dos primeras sustancias mencionadas incrementan la proporción de mitocondrias en los músculos, las encargadas de transformar los carbohidratos, las grasas y proteínas en energía a través del consumo de oxígeno. Tanto el AICAR como el TP500 incrementan la lipólisis --quema de grasa para producir energía-- manteniéndola incluso durante los esfuerzos más intensos. En principio, a partir de esfuerzos superiores al 80%, el organismo deja de quemar grasa y únicamente quema carbohidratos. Usando estos productos, apunta Bassons, se puede seguir quemando grasas al 95%, algo imposible de conseguir de forma natural.

De esta forma, se produce uno de los efectos más evidentes y llamativos que tiene entre los deportistas de élite: la transformación física hasta conseguir formas raquíticas, sin apenas grasa en sus organismos. Combinando su uso con el de la proteína del crecimiento GAS6, prosigue Bassons, se estimula la secreción de EPO engógeno. "Es completamente indetectable", concluye el esclarecedor y siniestro fragmento del libro.

Volviendo a los datos aportados por Froome y Sky, algunos fisiólogos han dicho que estos son parciales --dicen que lo publicarán todo en un artículo científico, la operación de propaganda ha sido por la revista de sobremesa Esquire--, especialmente a que no aporta ni un solo valor de la eficiencia en el esfuerzo, pero lo que cuenta como titular es que en 2015 Froome tiene un VO2 max de 88´2, en línea con los grandes ciclistas de la historia de los que se tienen datos de este tipo (LeMond ostenta el récord con 92´5, la media del ser humano está entre 34-40), habiendo ganado 8 puntos en el arco de ocho años, ocho kilos. menos.

Pues claro que son parciales. Seguramente los análisis realizados en GSK son correctos, pero son incompletos. Y de laboratorio, no en pleno esfuerzo de competición como los del Ventoux 2013. Lo que es cierto es lo filtrado en el vídeo --y jamás desmentido--, que arrojan algo difícilmente creíble en un organismo humano. Asmático y con bilharzia. Y no solo eso: la exhibición de este año en Pierre St. Martin y los 6´9 w/kg durante cuatro minutos sostenidos, y tras diez días ininterrumpidos de competición son imposibles.

Se puede estar de acuerdo en que es posible subir algo cuando el límite predopaje está en 6´0 w/kg, pero incluso con cifras de 0.2-0.3w/kg más (o sea 6.2-6.3 w/kg) es algo que solo se puede mantener durante unos minutos agónicos cuando aceleras e intentas romper la carrera… pero 6´9 w/kg durante cuatro minutos… no es posible. El ciclista Robert Gesink, que ese día acabó cuarto a más de 1´33", y que habitualmente ofrece sus datos fisiológicos sin maquillar y sin meses de retraso, arrojó una potencia media de 409 watios, sin meterse en ataques. Froome, 414 watios de media según los datos facilitados por Kerrison. Con 6 watios de diferencia, 1´33" minutos de ventaja, y medio Tour ganado.

Huelga decir que no se ha vuelto a saber nada más de la demanda al que filtró los datos del rendimiento del Ventoux 2013. Porque fueron filtrados, no hackeados. Son los únicos datos ciertos de todo esto. Y hablan por sí solos, porque no hace falta poner el volumen al vídeo.

No supone un gran esfuerzo recordar el momento ciclista de la temporada: el ataque metahumano de Chris Froome en La Pierre St. Martin, el primer final en alto del Tour de Francia. Allí el ciclista británico dejó sentenciada la carrera con una ascensión en solitario en los últimos kilómetros, rematada con el...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sergio Palomonte

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Antonio

    Pufff...soy un seguidor tuyo de hace tiempo, pero en el caso froome latinas un poco en un par de ocasiones. De donde sacas que es imposible mover 6.9wk en 4 minutos? No sólo es posible sino que los ciclistas profesionales lo pueden hacer con relativa """""facilidad""""". La barrera de los famosos 6w/kg es a nivel FTP (60minutos) evidentemente es inhumano mover más de 6wk en ftp, pero en 4'....??? Cualquier ciclista aficionado de 4w/k de FTP mueve 6w/kg en 5'....

    Hace 5 años 5 meses

  2. Luis Javier

    Bravo, Sergio. Una pregunta, ¿no es posible que aparezcan tus textos de CTXT, también en tu blog personal?. Enhorabuena a tí, y al Ciclismo que cambia...

    Hace 5 años 10 meses

  3. Felipe lopez

    Excelente análisis Sergio.

    Hace 5 años 10 meses

  4. César

    Un gran artículo, gracias.

    Hace 5 años 10 meses

  5. Diego

    ¿como puede ser que se negue la evidencia? Así nos va, y nos irá a todos los aficionados al ciclismo... El ciclismo que cambia... JAJAJAJA

    Hace 5 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí