1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Europa echa el cerrojo en los Balcanes

La llegada del invierno ha ralentizado la llegada de refugiados a Europa. Miles de ellos se encuentran, sin embargo, bloqueados en Serbia debido al cierre de las fronteras de la UE

Carmen Rosa Belgrado , 16/12/2015

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Llega el invierno y en los Balcanes se recibe con una mezcla de alivio y preocupación. Alivio porque, inevitablemente, menos refugiados se lanzarán a las peligrosas aguas griegas y cruzarán Macedonia y Serbia para alcanzar Europa. También esperarán a que mejore el tiempo para volver a dormir en los bosques de Bulgaria, ocultos para no ser detectados por la violenta policía de ese país de la UE por el que saben que hay que pasar lo más rápido posible. Pero la preocupación se mantiene porque llegarán menos, pero no ninguno. Esperarán, pero volverán a intentarlo aunque les cierren cien fronteras. Y si cierran fronteras, la posibilidad de que la región reviva fantasmas de un pasado no tan lejano es cada vez más real. La canciller alemana Angela Merkel no ha podido decirlo más claro: si Alemania cierra sus puertas, “los Balcanes podrán sufrir un retroceso”. Y las mismas declaraciones advirtió: “No quiero que volvamos a conflictos militares en la zona”. Evitarlo pasa para analistas y organizaciones humanitarias por que la Unión Europea salga de su ensimismamiento y despierte. Tiempo perdido y descoordinación son los dos aspectos que más se lamentan de una crisis que sorprendió al mundo este verano. Nadie esperaba lo que se ha visto en las fronteras: 10.000 personas cruzando de Macedonia a Serbia en un solo día, policías húngaros lanzando gases lacrimógenos a los ojos de mujeres y niños o perros policías en Bulgaria agarrando las piernas de los que huyen de una guerra. Estos meses los ciudadanos del mundo han visto cómo Europa no daba la talla y la pregunta ahora es: ¿reaccionará al fin?

“De momento no lo parece. Tanto el acuerdo entre la UE y Turquía como los sistemas de criba por nacionalidad [solo dejando entrar a iraquíes, afganos y sirios] han sido una manera más de la UE de alejar el asunto. Eso solo consigue lanzar otra vez a la gente en manos de las mafias. Se está forzando a personas ya en riesgo a correr aún más peligro”. Kirk Day expresa su frustración sentado en un céntrico hotel de Belgrado. Es el coordinador regional del International Rescue Committee (IRC), organismo que en verano se vio obligado a reabrir su oficina en Serbia, centrada hasta 2004 en los huidos que generó la guerra de los Balcanes en los noventa.

“Europa está actuando como una Europa sin Unión Europea”. Florian Bieber, profesor del Centro de Estudios del Sudeste de Europa de la Universidad de Graz, cita a su colega Stefan Lehne de Carnegie Europe para explicar la sensación general entre los analistas europeos ante el papel de la UE en esta crisis. “Y eso asusta mucho. La Unión ha perdido su relevancia como actor y cada país ha luchado egoístamente por sus intereses particulares sin rendir cuentas a nadie”.

En lo que todos [expertos y representantes de ONG] coinciden es en que los refugiados no van a volver al infierno que les espera en casa y está de sobra probado que prefieren morir intentando alcanzar un lugar en paz

Otra delegación que iba a cerrar sus puertas en mayo después de 20 años de servicio a los refugiados de los Balcanes era la de ACNUR Serbia. “Lo que necesitamos son acciones políticas, que todos esos planes se conviertan en realidad”, insiste la directora de Unidad de Información Pública, Mirjana Milenkovski. En verano tuvieron que duplicar su personal y reactivar su programa de captación de fondos. “De pronto 10.000 personas entrando al día. Nos pidió ayuda la Cruz Roja de Serbia y por suerte pudimos reaccionar rápido y ayudar a aligerar los registros”. Milenkovski lleva en esta oficina desde el 96 y dice que nunca había visto nada igual.

En lo que todos coinciden es en que los refugiados no van a volver al infierno que les espera en casa y está de sobra probado que prefieren morir intentando alcanzar un lugar en paz. Esto genera ahora una pausa tensa en la que todos saben que el escenario va a cambiar pero no cómo. “Estamos a la expectativa. Grecia y Bulgaria eran para ellos las rutas más fáciles. Si se cortan ¿cómo serán las difíciles?” Un ejemplo de los rocambolescos cambios de estrategia que se espera se multipliquen estos meses lo personifican los marroquíes que han cruzado los Balcanes para sorpresa del personal humanitario. Cambian el Estrecho de Gibraltar por un vuelo de Casablanca a Turquía para de allí empezar su periplo por aguas griegas. “Antes la ruta por Libia e Italia se descartaba por ser más peligrosa. Ahora tememos que el flujo gire hacia allí. Hemos visto incluso refugiados en campos de Líbano que vuelven a Siria, algo impensable, para de ahí arrancar hacia Turquía. Todo puede pasar. Que el mundo es un lugar pequeño nunca ha sido más cierto que en esta crisis”.

Desde hace unos días autobuses de ACNUR llevan desde Macedonia a todos estos “refugiados de segunda”, los de Pakistán, Eritrea o Somalia, de vuelta a Atenas pero no habrá muchos que quieran ni puedan quedarse allí. “Según mi experiencia, ningún país de la ruta puede acoger a 20.000 refugiados por mucho tiempo”, añade Day.

El cerrojo ha pillado a miles por sorpresa cuando la policía fronteriza macedonia les pidió los papeles con los que demostrar su procedencia (prácticamente el 80% viaja sin pasaporte) y les cortó el paso. Muchos duermen aún pegados a la valla, nerviosos, pensando dónde llevar ahora a su familia. Y las mafias se frotan las manos. “Todo dependerá del dinero que conserven. Si tienen suficiente buscarán nuevas rutas, lo que aumentará los casos de tráfico de personas. Si se quedan sin nada tendrán que esperar allí donde estén y es muy probable que empecemos a ver campos semipermanentes como el de Calais”. Para los organismos, la única buena señal es que el parón obligue por primera vez a muchos a recibir asistencia médica. Hasta ahora, enfermos, heridos o mujeres que acababan de dar a luz preferían seguir a curarse porque temían que un descanso fuera el final del viaje.

El cerrojo ha pillado a miles por sorpresa cuando la policía fronteriza macedonia les pidió los papeles con los que demostrar su procedencia (prácticamente el 80% viaja sin pasaporte) y les cortó el paso

“Todas las personas tienen derecho, al menos, a pedir asilo. Lo que se está haciendo en las fronteras viola la Convención de Ginebra de 1951”. ACNUR, junto con otras organizaciones, no se ha cansado de criticar la criba por nacionalidad, pero la Convención de Ginebra no es el único marco legislativo internacional que muchos países han decidido ignorar sin ser sancionados.

Hungría es miembro de la UE desde 2004, Bulgaria desde 2007. Organizaciones como Oxfam, Amnistía Internacional, Belgrade Center of Human Rights y el International Rescue Committee han denunciado el trato vejatorio que ambos países han infringido a los refugiados que cruzaban su territorio, pero tanto sus gobiernos como una vez más la UE han mirado hacia otro lado. Las cosas no cambiaron ni siquiera después de que a mediados de octubre Ziaullah Vafa, un joven afgano de 19 años, muriera por un tiro de la policía búlgara.

“La UE tendría dos mecanismos de sanción a su alcance: la Comisión podría iniciar un procedimiento de infracción por violación del Derecho de la UE ante el Tribunal de Justicia de la Unión o iniciar la llamada "opción nuclear", prevista en el artículo 7 del Tratado de la Unión Europea (TUE), y que consiste en privar de los derechos de voto del Estado infractor en el Consejo por violar los valores de la Unión consagrados en el artículo 2”, explica Elisa Uría, investigadora de Derecho Internacional Público en la Universidad Carlos III de Madrid. Esa es la teoría que, como hemos comprobado desde el comienzo de esta crisis, en el campo europeo se ha quedado siempre en el papel. “Tendría más viabilidad en el seno del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, mecanismo de control del Convenio Europeo de Derechos Humanos, a donde podría acudirse una vez agotada la vía judicial interna en Bulgaria o Hungría”. Pero este órgano no depende de la UE y además requiere que los refugiados presenten una denuncia en el país donde ocurran los abusos y que sigan los eternos procedimientos hasta el tribunal nacional de mayor rango. Solo entonces podrían acudir a la instancia europea. Algo evidentemente irreal para cualquiera de los que corren por la “jungla” búlgara.

La Convención de Ginebra no es el único marco legislativo internacional que muchos países han decidido ignorar sin ser sancionados

Esta crisis ha sucedido además en los Balcanes, una región con tensiones latentes y heridas sin cicatrizar que se abren ante cualquier provocación. Se pudo comprobar en octubre, cuando Croacia aprovechó la coyuntura para cerrar durante tres días la frontera con Serbia a refugiados, pero también a vehículos, lo que supuso un duro golpe económico para los serbios, que respondieron prohibiendo la entrada a su país de productos croatas. “La crisis de los refugiados ha llevado al peor periodo de las relaciones bilaterales de ambos países desde el final de la guerra en 1995. Ha dañado mucho la región.”, señala James Ker Lindsay, profesor del Instituto Europeo de la London School of Economics and Political Science.

Hasta ahora, Serbia se ha comportado como el alumno ejemplar. Desde su primer ministro, Aleksandar Vucic, llamando a un trato digno hacia unas personas en situación de necesidad, hasta los ciudadanos, volcados en una marea solidaria nacida de su propio pasado como huidos de la guerra. Una actitud intachable para conseguir la aprobación de la Unión Europea, que anda valorando la próxima adhesión de Serbia. “Lo malo es que el país se ha visto abandonado por la UE. No les indicaban qué quería que hiciesen ni sus expectativas. Serbia ha buscado durante meses una señal y nunca llegó, lo que ha provocado que la población pierda el entusiasmo por formar parte de la Unión”, afirma Florian Bieber. “Yo era pro europeo pero lo que he visto en las fronteras me ha defraudado”, contaba Aleksandar, estudiante de Políticas en la Universidad de Belgrado. “Si no han sabido gestionar esta crisis ni tampoco la económica y trataron así a Grecia ¿para qué nos serviría la UE?”. Es un sentimiento común entre muchos serbios, que se han sentido solos y temen, además, que el cierre de más fronteras les vuelva a aislar del mundo, su mayor miedo.

Si esto ocurre, muchos refugiados se quedarían atrapados en Serbia y es probable que la actitud de la población hacia ellos ya no sea tan cordial. Hasta ahora solo estaban de paso, pero Serbia no cuenta con la capacidad para acoger en invierno a varios miles de personas durante largas temporadas, ni tampoco con la cooperación de sus países vecinos por las conocidas rencillas históricas. A no ser que la UE apoye al país más de lo que ha hecho y realmente le incluya en sus planes de acción futuros, si es que existen. “Lo que tememos es que el dinero prometido a Turquía salga de la ayuda efectiva a países con problemas económicos como Serbia, que se verían en serios apuros si Europa no les apoya con más fondos mientras les pide que reciban a un mayor número de personas. Es una receta para el desastre”, apunta Kirk Day, del IRC.

En Belgrado, una pintada cerca del parque Bristol, durante meses hogar improvisado de muchos refugiados, exclama en azules y blancos: “Estas son las cosas que marcan la historia de Europa”. Queda por ver si Europa estará esta vez a la altura de su historia.  

Llega el invierno y en los Balcanes se recibe con una mezcla de alivio y preocupación. Alivio porque, inevitablemente, menos refugiados se lanzarán a las peligrosas aguas griegas y cruzarán Macedonia y Serbia para alcanzar Europa. También esperarán a que mejore el tiempo para volver a dormir en los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carmen Rosa

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Laura Parra

    En Europa ha quedado claro que lo que prevalece, son intereses económicos a plazo de legislatura, lo demás es verborrea barata.

    Hace 6 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí