1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La nueva ultraderecha tienta a los alemanes

El aumento exponencial de solicitudes de asilo funciona como catalizador y el miedo a lo desconocido atrae a nuevos “ciudadanos preocupados”

Laura Alzola Kirschgens Hamburgo , 16/12/2015

<p>Manifestación de Pegida en Dresde, en enero de 2015.</p>

Manifestación de Pegida en Dresde, en enero de 2015.

Wikimedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Todavía es una minoría radical. Aún predominan los decenas de miles de voluntarios que ofrecen su ayuda cada día en los hogares de acogida a refugiados. Pero en Alemania está creciendo un movimiento de extrema derecha nuevo, de métodos más sutiles y con un poder de atracción considerablemente mayor al de las corrientes predecesoras. Ya no es un grupo de jóvenes con la cabeza rapada, cazadora y botas militares, sino una parte de la sociedad civil que abarca desde intelectuales ultra-conservadores y ciudadanos descontentos, hasta personas que habitualmente se quieren posicionar a la izquierda, como los admiradores de Putin o simpatizantes del movimiento antiglobalización. Es una corriente de protesta vociferante que utiliza internet para librar su batalla contra su particular idea del establishment y radicaliza el clima del país en manifestaciones callejeras con pancartas insultantes y lemas xenófobos.

El fenómeno de la extrema derecha populista no es nuevo: no ha nacido tras el aumento exponencial de solicitudes de asilo en Alemania de los últimos meses. Pero la llegada de los refugiados funciona como catalizador: el miedo común a lo desconocido fortalece la unión del movimiento y atrae a nuevos “ciudadanos preocupados”.

Muchos alemanes perciben que sus temores no son tomados lo suficientemente en serio por el Gobierno. El malestar es notable y la imagen de descontrol y descoordinación del Ejecutivo de Angela Merkel en lo que se refiere a la política de refugiados tampoco ayuda a calmar los miedos de la población. En una encuesta reciente de TNS Forschung encargada por el semanal Der Spiegel, el 54% de los entrevistados admitieron estar preocupados por que la llegada de refugiados pueda aumentar el peligro de un atentado terrorista en el país. El 51% cree que los delitos aumentarán en Alemania y el 43% que crecerá la tasa de paro.

En una encuesta reciente del semanal 'Der Spiegel', el 54% de los entrevistados admitieron estar preocupados por que la llegada de refugiados pueda aumentar el peligro de un atentado terrorista en el país

Esto no significa que los ciudadanos quieran rendirse a la llamada de la extrema derecha, pero sí que son más vulnerables y más propensos que nunca a escuchar sus mensajes.

El fenómeno no se reduce a Alemania. En prácticamente todos los países pertenecientes a la Unión Europea crece desde hace años el apoyo a los partidos xenófobos. La nueva ultraderecha alemana ha adoptado una estrategia parecida a la que Marine Le Pen ordenó a sus compañeros de filas del Frente Nacional: “la desdemonización”, es decir, que los seguidores del partido no parezcan amenazantes, sino amables. El movimiento alemán también recuerda al Tea Party americano, cuyo impulso inicial fue el rechazo radical del sistema político de Washington. A los de Pegida (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente) les une el sentimiento de estar siendo engañados por las élites económicas, políticas y mediáticas del país.

Alternativa para Alemania, AfD, un partido prácticamente disuelto a principios de verano por disputas internas, está alcanzando en las últimas encuestas cerca del 10% de la intención de voto con sus lemas antidemocráticos y xenófobos, mientras las demás formaciones observan indefensas lo que se cuece en el margen derecho de la república. Los más desconcertados son los seguidores de la Unión Cristianodemócrata, cuyos miembros dudan entre ser leales a la Canciller en su posición pro-bienvenida, o acoger en el seno del partido a los ciudadanos que participan en las marchas de la derecha radical para tratar de re-orientarlos hacia el centro.

Hasta el pasado 7 de diciembre se habían registrado 817 ataques contra alojamientos de solicitantes de asilo, y al menos 733 de estos casos se atribuyen a la ultraderecha. En octubre, la cifra aún estaba en 505

La mayoría de los líderes del nuevo movimiento de extrema derecha no utilizan la violencia, pero alientan a quienes lo acaban haciendo. En congresos, en las plazas y sobre todo en internet, se dedican a proporcionar el alimento ideológico a quienes ya viven dispuestos a pasar a la acción. El hombre que apuñaló el pasado octubre a la candidata a alcaldesa de Colonia Henriette Reker era conocido en la ciudad por sus tendencias neonazis desde hacía treinta años sin haber llamado la atención a las autoridades por delinquir. “Tenía que hacerlo”, declaró a la Policía tras ser detenido, “los extranjeros nos quitan los puestos de trabajo”.

La violencia ha aumentado dramáticamente los últimos meses, multiplicándose este año por cuatro respecto a 2014. De acuerdo con los datos difundidos por el departamento de Investigaciones de lo Criminal de la Policía federal (BKA), hasta el pasado 7 de diciembre se habían registrado 817 ataques contra alojamientos de solicitantes de asilo, y al menos 733 de estos casos se atribuyen a la ultraderecha. En octubre, la cifra aún estaba en 505.

Los ataques son cada vez más brutales. La noche del 7 de diciembre, por ejemplo, desconocidos entraron en Tubinga en un edificio donde vivían setenta refugiados. Poco después ardían en las escaleras dos carritos para niños. Diez personas, entre ellas dos bebés, sufrieron intoxicaciones por inhalación de humo. Solo dos días antes, seguidores de Pegida habían recorrido la ciudad con pancartas en las que se podía leer: “Sigan huyendo, por favor, aquí no hay sitio para ustedes”.

Hay páginas en Facebook con decenas de miles de seguidores que filtran las noticias negativas del día a día relacionadas con refugiados. Cuando se trata de criticar la inmigración, sí se confía en los medios 'mainstream'

Un escenario que el Ministro de Interior Thomas De Maizière calificó de "vergüenza para Alemania". "No sólo las fuerzas de seguridad, también la sociedad en su conjunto debe reaccionar”, declaró. “Tenemos que asegurarnos entre todos de que la violencia racista y xenófoba, de que las fuerzas de la derecha radical no llegan al centro de nuestra sociedad", dijo De Maizière. “Las autoridades están observando muy atentamente el fenómeno”.

La incógnita a resolver no está solo en los síntomas sino también en las causas de este nuevo movimiento. ¿De dónde viene la rabia contra los extranjeros y el odio hacia “los de arriba”? Parte de la respuesta podría estar en el fenómeno de la globalización, del que, a primera vista, se benefician sobre todo las élites económicas y políticas, mientras muchos ciudadanos perciben que únicamente les afectan las consecuencias negativas. Por ejemplo, a través de la deslocalización de puestos de trabajo o del dumping salarial.

La llegada de los refugiados despierta los miedos ocultos de la sociedad alemana y los reúne en una mezcla explosiva: los nacionalistas y patriotas que ya temían una excesiva llegada de migrantes cuando tan solo vivían en su vecindario un par de extranjeros se alinean con quienes eran islamófobos antes y anuncian ahora la islamización de occidente a través de quienes huyen del horror. Además, los desilusionados con la política, con sus actores y en general con la democracia, se ven reafirmados en su posición por la renqueante gestión de la crisis de los refugiados por parte del Estado.

La incógnita a resolver no está solo en los síntomas sino también en las causas de este nuevo movimiento. ¿De dónde viene la rabia contra los extranjeros y el odio hacia “los de arriba”?

El hecho de que los ciudadanos más conservadores hayan dado un paso más hacia la derecha en los últimos años también tiene que ver con la evolución del sistema de partidos en Alemania. Hace años que muchos votantes tradicionales de la CDU o la CSU se alejaron de sus filas porque no querían seguir la corriente modernizadora de Angela Merkel. Los adelantos en los derechos de las personas homosexuales, la implantación del permiso de paternidad, la ampliación de la red de guarderías, la desaparición del servicio militar obligatorio o el apagón nuclear son algunos ejemplos de las posiciones abandonadas por los conservadores alemanes en los últimos diez años de gobierno de la Canciller, dejando huérfano a un segmento de su potencial electorado.

Los ultraconservadores de la AfD, así como los liberales de la FDP no superaron en otoño de 2013 la barrera del 5% de votos para entrar en el Bundestag. Y la gran coalición gobernante de socialdemócratas y cristiano-demócratas solo deja un tipo de oposición en el parlamento: Los Verdes y La Izquierda. Así, más de un millón de ciudadanos, los que se posicionan más a la derecha ideológica que la Unión Cristianodemócrata, no se ven representados en las Cámaras.

En su crítica de “ los de arriba”, el movimiento solo hace una excepción: la AfD, la Alternativa para Alemania. Aunque un sector de la ultraderecha también los desprecia, aún cuentan con suficientes simpatizantes precisamente por encontrarse todavía fuera del sistema.

A finales de agosto, la formación anunció una “nueva ofensiva” centrada en dos temas: la crisis del euro y la inmigración. De la moneda dejaron de hablar hace meses para situar a los refugiados en el centro de la diana. La AfD pide el cierre de las fronteras, la eliminación del derecho al asilo e incluso el permiso para la policía alemana a utilizar armas de fuego contra  los refugiados, “en caso de emergencia”.

La visión de la sociedad de la derecha radical también tiene mucho que ver con el boicot consciente de estos a los medios de comunicación clásicos. No confían en los gatekeeper tradicionales, en el rol de los periodistas encargados de filtrar las noticias relevantes. Cada vez más alemanes creen que éstos manipulan la realidad y ocultan información como que el cambio climático no es tan grave, que los americanos quieren arruinar Alemania, que Putin lucha por la paz y que la energía nuclear es segura. Por eso, se buscan a sus propios gatekeeper en blogs anti-islam de Politically Incorrect, o en medios defensores de teorías de conspiración como Kopp-Online, KenFm o la versión alemana de Russia Today. Hay páginas en Facebook con decenas de miles de seguidores que filtran las noticias negativas del día a día relacionadas con refugiados. Cuando se trata de criticar la inmigración, sí se confía en los medios mainstream. Todo enfoque positivo es tachado de falaz.

Cada vez son más los ultras que se atreven a dejar comentarios explícitamente racistas y violentos en la red con su nombre real. Se está perdiendo la vergüenza implícita en el anonimato, el sentimiento de pertenencia al grupo se fortalece y la tendencia a diferenciarse de la mayoría adscrita al “buenismo” y a la “corrección política” crece. La preocupación de los demás, también.

Autor >

Laura Alzola Kirschgens

Reportera e investigadora. Migración, educación, discurso y cambio social. Múnich, Hamburgo y ahora, Barcelona. Periodista. Máster en Inmigración por la Pompeu Fabra. Extranjera, como lo son todos en algún lugar

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Olga Veira

    En Holanda tenemos a Wilders, un político que no fue vetado sino que entró en el parlamento en una escisión del VVD, la derecha liberal y conservadora. Fue muy votado y tuvo, además de muchos problemas para encontrar a gente capaz (como sucedió a Cs en la pasada campaña) oportunidad de gobernar en coalición con su aliado el VVD. Rompió la coalición y desde entonces, aunque no deja de alimentar el anti-islamismo, y la consigna 'refugiados peligrosos', lo cierto es que se quedó ya en una anécdota.

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí