1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Halvorsen y Harder: dos estrellas que unió el fútbol y separó una dictadura

Dos futbolistas con ideologías contrapuestas. La historia de dos amigos y de una guerra

Toni Cruz 23/12/2015

<p>Harder y Halvorsen, dentro de la corona de laurel, cuando el Hamburgo SV se proclamó campeón de Liga de 1923.</p>

Harder y Halvorsen, dentro de la corona de laurel, cuando el Hamburgo SV se proclamó campeón de Liga de 1923.

Hamburgo SV

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Esta es la historia de dos futbolistas. Esta es la historia de dos personas con ideologías contrapuestas. Esta es la historia de dos amigos y de una guerra: Asbjorn Halvorsen --al que apodaron Assi-- y Otto Fritz Harder --conocido como Tull--.

Asbjorn Halvorsen tal vez no tuviera un plan, pero lo cumplió. Halvorsen nació en pleno invierno de 1898 en Sapsborg, una pequeña localidad noruega casi en la frontera con Suecia. No eran tiempos fáciles en su país, que debatía sobre la conveniencia o no de seguir ligado a la corona sueca (finalmente en 1905 los noruegos se separaron tras un referéndum y subieron al trono a Haakon VII). La familia de Asbjorn no era rica. Su padre Christian era el orgulloso poseedor de una panadería, en la que el joven Halvorsen debía ayudar cuando no estaba golpeando un trozo de cuero por las calles.

A Asbjorn se le daba bien aquel juego. El Sapsborg se fijó en él y pronto se convirtió en su máxima estrella. Se desempeñaba de mediocentro, como cerebro del equipo. Con su criterio, el equipo de su localidad se alzó con el primer título de su historia. Pronto se convirtió también en un jugador importante para su selección, que fue capaz de ganarle al combinado del Reino Unido en los Juegos Olímpicos de 1920 en Amberes. Llegó a jugar diecinueve partidos con Noruega a lo largo de toda su carrera.

Otto Fritz Harder vio la luz seis años antes en la sajona Braunschweig, ciudad aristocrática y capital del ducado homónimo. Otto empezó a pelotear en la Leonhardtsplatz con otros chicos de familias burguesas. Todos soñaban con ser como Richard Queck, el delantero de moda de aquella época en Alemania. Jugaba Queck en el Eintracht de Braunschweig, como acabó haciéndolo muy pronto --16 años tenía-- Otto. Lo hizo contra la voluntad de su padre, de nombre Fritz, que le antepuso el ‘Otto’ por considerarlo un nombre imperial. Pronto el fútbol le rebautizaría con el apodo Tull, que era el nombre de un delantero centro inglés muy famoso que jugaba en los Hotspurs. Un jugador que falleció en una acción bélica durante la I Guerra Mundial. Y que era de color, un dato importante para la historia que seguirá.

Tull Harder se hizo un nombre. Su partida desde Braunschweig hacia Hamburgo supuso un drama para sus hinchas, que trataron de impedirlo a toda costa, obligando al futbolista a tomar el tren a más de veinte kilómetros de distancia. Era 1913. Un año más tarde dio comienzo la Primera Guerra Mundial, para la que Otto se alistó como voluntario, logrando en la contienda la Gran Cruz de Hierro de Primera y Segunda. Ello no impidió que dejara el fútbol pues para no perder la forma jugó algunos partidos con la camiseta del equipo de Stettin (hoy Sczescin, Polonia).

A Halvorsen no le afectó el conflicto, más allá de que siguiera con interés las manifestaciones obreras de 1917 en Cristiania. A pesar de ser en su país una estrella en ciernes, al noruego no se le olvidaban las manchas de harina en el delantal de su padre. Se sentía de izquierdas cuando aquello era un concepto pesado en determinados ámbitos. Se marchó a Hamburgo en 1921 a trabajar en la naviera Sloman y un año más tarde Otto Schwabe, un directivo de esa naviera y del conjunto más poderoso de Altona, el Hamburger SV, se fijó en él y le ofreció su primer contrato profesional como futbolista. Era hora de dejar los muelles y vestirse de corto.

Justo en ese momento se cruzaron las vidas de Halvorsen y Harder. Ambos formaron parte del equipo que alzó los dos primeros títulos de los Rothosen ('pantalones rojos', como se conocía al club). Uno pensaba y dirigía a sus compañeros con mucha educación y el otro ejecutaba sin piedad (387 goles en 211 partidos anotó Harder).

Uno se sentía cómodo y tranquilo cumpliendo en el campo y con su mujer y el otro prefería explotar su fama con todas las mujeres que pudiera en los tugurios de Saint Pauli bebiendo champán y cantando la canción que a él le habían dedicado --Wenn spielt der Harder Tull, dann heißt es drei zu null: si juega Harder Tull, entonces tres a cero--. Uno cobraba y callaba, el otro llegó a inspirar una marca de cigarrillos y hasta a protagonizar una película --Der König der Mittelstürmer, su papel lo desempeñó el célebre Paul Richter--. Uno era todo lo socialista que podía ser el hijo de un panadero noruego y el otro se afilió a un partido que no dejaba de crecer por aquellos años, el partido Nacionalsocialista. Y se llevaban y se entendían perfectamente dentro y fuera del campo.

Hitler llegó al poder en 1933, el mismo año que Assi --que ya era el capitán y manager del Hamburgo-- tenía previsto retirarse. Su último partido (un 14-0 al Schwerin) fue todo un acontecimiento en Alemania. Al finalizar el encuentro todos los jugadores alzaron su brazo derecho al cielo con la palma extendida. Salvo Assi. Su gesto le señaló e hizo que le ‘invitaran’ a marcharse del país y volver a Noruega. En la estación de tren de Hamburgo el andén estaba atestado. Entre la multitud sobresalía la figura de Tull Harder --se había retirado dos años antes--, que casi llega tarde a despedir a su amigo y compañero porque pensaba que se marcharía en barco. Ambos se saludaron con efusividad y se desearon buena suerte. Nunca más, o al menos que se sepa, se volverían a ver.

Inmediatamente después de volver a su país de origen, a Halvorsen le ofrecieron la dirección del fútbol noruego y comenzó a preparar a su selección para los Juegos Olímpicos de 1936. Unos Juegos que se iban a disputar en Berlín.

Harder, mientras tanto, siguió haciendo proselitismo para el partido Nazi --afiliado número 1.345.616-- entre la juventud y los deportistas. Su figura, de hecho, fue exprimida por Goebbels y sus adláteres en pro de su causa.
El 7 de agosto de 1936 el destino quiso darle una oportunidad a Assi. La Noruega que él entrenaba había derrotado a Turquía en octavos de final de los Juegos (4-0) y Alemania le había dado una paliza a Luxemburgo (9-0). Así que Noruega y Alemania se iban a enfrentar en cuartos en el Poststadion de Berlín ante la mirada de Hitler, Goering, Goebbels y Hess. Nadie dudaba de que Alemania vencería… pero Noruega ganó 2-0 con dos goles del judío Magnar Isaksen. Fue el primer y último partido de fútbol que vio Hitler en su vida. Noruega se llevó la medalla de bronce al final y Halvorsen vivió probablemente el momento más feliz de su vida.

A partir de ese momento, el drama.

En 1939 el estallido de la Segunda Gran Guerra envió al nazi Otto Harder y a su comando de Waffen-SS a vigilar el campo de concentración de Sachsenhausen. Tull hubiera querido combatir, pero no le dejaron por su edad (tenía 47 años). Durante los seis años del conflicto iría pasando de un campo a otro: Neuengamme, Verwaltung, Stöcken y Ahlem.

Halvorsen también conocería los campos de concentración, pero de otra manera. Alemania invadió Noruega en 1940, pero el irredento Assi se negó desde el principio a obedecer su mandato. Primero impidió que el enviado de Hitler --Josef Tervoben-- se sentara en una final de Copa en el palco destinado a la familia real --en el exilio en aquel momento-- y luego se dedicó a publicar panfletos contra la ocupación hasta su detención por la Gestapo en 1942. Halvorsen sufrió un año de cárcel en su país antes de empezar su particular periplo por el infierno de los KZ, los Konzentrationslager o campos de concentración. En Hatzweiler, su primer destino, un comandante llamado Josef Kramer le dijo que la única forma de salir de allí era a través de la chimenea del crematorio.

Ni Halvorsen ni Harder olvidaron el fútbol ni el fútbol se olvidó de ellos durante aquellos horribles años. Al noruego sus carceleros le reconocieron como la estrella que fue y mitigaron --en parte, nada más-- su sufrimiento. Él quiso compartir su fama en beneficio de sus compañeros repartiendo su ración extra y diciéndoles a los que se encontraban en peores condiciones que debían sobrevivir para que él les invitara a ver el primer partido de la selección después de la Guerra. Harder, por su parte, en mitad de la barbarie que sus compañeros orquestaban y de la que era cómplice, nunca negó a los pocos presos que podían realizar algún tipo de actividad física un cuero para jugar partidos de fútbol los domingos durante su reclusión.

Al final de la guerra, en 1945, ninguno de los dos parecía haber sido futbolista. Halvorsen no pesaba más de cuarenta kilos y se encontraba en la zona destinada a los enfermos terminales del campo de Vaihingen. Tenía tifus, neumonía, reumatismo y desnutrición. Harder fue detenido ese mismo año por los británicos y encarcelado en Iserbrook.

A Halvorsen le devolvieron los honores en Noruega inmediatamente. Harder fue condenado a quince años de cárcel por las atrocidades de la SS a la que estuvo afiliada. En su defensa dijo lo siguiente: “Tengo que reconocer que los testimonios que he podido escuchar en este juicio acerca de lo que sucedía en mi campo me han dejado casi sin palabras. Esas cosas, de ser ciertas, habrían sucedido sin mi consentimiento”.

Halvorsen dirigió la federación noruega de fútbol hasta su muerte, apenas diez años después y debida a las secuelas que le dejaron sus años en los campos de concentración. Tull Harder fue indultado por las autoridades británicas tras haber cumplido apenas cuatro años de condena. Su excarcelación fue celebrada con júbilo por los aficionados del Hamburgo, especialmente cuando acudió de nuevo al campo a ver de nuevo un partido de fútbol en 1952. Murió en 1956.

Se cree que Tull Harder, el nazi número 1.345.616, y Assi Halvorsen, el preso número 4796, se encontraron en un partido internacional clasificatorio para el Mundial de 1954 --de nuevo, el destino fue caprichoso-- que midió en Hamburgo a Alemania y Noruega. Ambos, probablemente compartieran un banquete tras el partido en el que, eso sí se sabe, el técnico alemán Sepp Herberger pidió disculpas a Halvorsen en nombre de todo su país. No hay constancia de que Tull y Assi se dieran un abrazo después de tantos años de sufrimiento. Es muy probable, después de repasar sus historias, que su amor común por el fútbol les obligara a hacerlo.

Esta es la historia de dos futbolistas. Esta es la historia de dos personas con ideologías contrapuestas. Esta es la historia de dos amigos y de una guerra: Asbjorn Halvorsen --al que apodaron Assi-- y Otto Fritz Harder --conocido como Tull--.

Asbjorn Halvorsen tal vez no tuviera un...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí