1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Primeros dibujos postelectorales

Es posible perfilar ya algunas opciones, de acuerdo con los intereses y dificultades de los distintos grupos. Y hay más salidas de las que se pintan

Soledad Gallego-Díaz 23/12/2015

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Poco a poco se van dibujando las posiciones de los distintos grupos políticos cara a las negociaciones que se abrirán como muy tarde el 13 de enero, para decidir si existe un posible candidato a presidente del Gobierno capaz de concitar en el Congreso más votos a favor que en contra. Aun siendo conscientes de que se tratará de una negociación larga, difícil y con muchos sobresaltos, es posible perfilar ya algunas opciones, de acuerdo con los intereses, y con las dificultades, de cada grupo.

Por ejemplo, el Partido Popular. Como grupo debe ser ya perfectamente consciente de que su candidato, Mariano Rajoy, no puede obtener la investidura en prácticamente ningún caso, así que lo lógico es que esté pensando en alternativas que le permitan conservar, al menos, una parte del poder. La primera opción, que el PSOE se abstenga y le deje gobernar en minoría, es directamente absurda. La sociedad reclama reformas y un gobierno del PP en minoría es el menos indicado para asumir esa tarea. Segunda opción, un candidato popular que no despierte tanta hostilidad como Rajoy y que se ofrezca a negociar un amplio marco de reformas. Tampoco parece muy factible. Primero, porque antes el PP tendría que convencer a Mariano Rajoy para que deje pista libre y eso solo lo haría si se le garantiza que seguirá controlando el partido. Segundo, porque la maniobra puede no servir de nada, ya que el PSOE, por boca, primero de Pedro Sánchez y después de Susana Díaz, ha asegurado que no votará a favor de ningún candidato del PP y que tampoco se abstendrán. Al PP le quedaría una última posibilidad de conservar alguna parcela de poder: una coalición con Ciudadanos en la que la presidencia del Gobierno fuera para Albert Rivera, capaz de lograr la abstención de los socialistas, de introducir un aire de nueva política y de reformas y, al mismo tiempo, garantizar al PP que no pierde todo su poder. Algunos barones populares creen que ese acuerdo les facilitaría mucho las cosas en sus propios territorios. Otros dirigentes, sin embargo, creen que es preferible pasar a la oposición y esperar el fin de una legislatura corta, organizada en torno a un eventual gobierno a la portuguesa, es decir, un acuerdo de las izquierdas.

¿Le podría interesar algo semejante a Ciudadanos y a Albert Rivera? Sí, desde luego. Para Rivera llegar a ser presidente del Gobierno a la primera, aunque solo fuera con 40 diputados propios, sería una opción magnífica para consolidarse como centro. Mejor aún si el PSOE no solo se abstuviera, sino que aceptara un acuerdo de investidura y mejor todavía, un pacto de legislatura. Rivera se la jugaría luego en lograr llevar a cabo, en un periodo corto, de unos dos años, un programa de reformas político-sociales moderado, pero suficiente para resaltar las posibilidades de su “nueva política”. Si fracasa, bien sea a manos del PP o del PSOE, siempre le quedaría, en las siguientes elecciones, la defensa de su centrismo.

¿Por qué podrían aceptar Pedro Sánchez y el PSOE esta alternativa, bien absteniéndose bien acordando un pacto parlamentario?  Habría algunas razones, aunque difíciles de estructurar. Primera razón, las presiones que sin duda ejerce el establishment económico-político español y un sector del propio Partido Socialista. Segunda, si se trata de una simple abstención se puede presentar como un ejercicio de responsabilidad (permitir la gobernabilidad) pero no ciega u oportunista: por el camino ha logrado que desaparezcan no solo Mariano Rajoy, sino también cualquier posible presidente del Partido Popular. Se visualizaría el cambio. Parece que Susana Díaz quiere, al menos, explorar esa opción.

Lo que no está nada claro es que esa posibilidad despierte el interés de Pedro Sánchez. Su primera opción es aquella que le permita ser presidente del Gobierno a él mismo, como representante de la segunda fuerza política del país y, lo más importante, primer partido de la izquierda. Sánchez parece más determinado de lo que algunos piensan a pelear por ese objetivo, al margen de presiones e intereses cruzados. Su investidura como presidente del Gobierno le garantizaría el anhelado control del partido y, también, la posibilidad de que se visualice al PSOE, otra vez, como alternativa. El actual secretario general cree que el único riesgo que no debe correr el partido es que se le vuelva a identificar, por activa o por pasiva, con el PP. Esa asociación ha sido, según su análisis, lo que ha puesto al PSOE en una ladera en continua bajada. Todo lo que sea quedarse en ese plano inclinado es letal. Si de lo que se trata es de pedir ejercicios de responsabilidad, Sánchez y su gente (sus asesores más cercanos son Meritxell Batet, César Luena y Antonio Hernando) no encuentran razón para que no se aplique ese ejercicio a los demás grupos. Más fácil debería ser que el PP se abstenga “responsablemente” frente a un acuerdo PSOE-C's (130 votos a favor; 97 en contra –los 69 de Podemos más, en el peor de los casos, los 28 de todos los otros grupos pequeños–) que una abstención del PSOE para que el PP sobreviva agarrado a C's.

Según ese análisis, Pedro Sánchez no descarta un posible acuerdo “de izquierda”, en alguna de sus múltiples posibilidades. Conseguir el apoyo de los 69 diputados de Podemos (mejor dicho, de los cuatro grupos que componen Podemos) es una posibilidad que merece la pena explorar. Cualquier aproximación precisa, sin embargo, que Podemos ponga en “modo espera” la exigencia de una fecha concreta para el referéndum de autodeterminación catalán, algo que está completamente fuera de las posibilidades del PSOE. Una cosa es comprometerse a abrir inmediatamente una ponencia en la comisión constitucional encargada de ir examinando las posibles reformas del texto fundamental, y otra, aceptar de entrada que el Estado va a organizar ese o esos referendos de autodeterminación.

Los asesores de Sánchez estiman, sin embargo, que Podemos y Pablo Iglesias tampoco tendrán tan fácil defender su posición en esas eventuales negociaciones “a la portuguesa”. Primero, porque la mayor parte del voto que ha conseguido Podemos fuera de Cataluña no está vinculado con la exigencia del referéndum, sino con la solución de las emergencias  sociales, nuevo salario mínimo, renta mínima garantizada, derogación de la legislación laboral, impulso de la negociación colectiva, aspectos todos ellos en los que, a la vista de la similitud con el programa socialista, sería fácil encontrar un acuerdo. Si Podemos no estuviera interesado en el pacto a la portuguesa y prefiriera ir a nuevas elecciones, tendría que explicar muy bien a su propio electorado por qué ha perdido esta oportunidad de atajar rápidamente problemas muy urgentes.

Cierto que esta posible alianza despierta malestar en sectores del PSOE, que no quieren ni oír hablar de un pacto o acuerdo con Podemos. Cierto también que la suma de los votos PSOE (90), Podemos (69) y previsiblemente Unidad Popular (2) no ofrece mayoría de votos favorables (161) frente a los votos negativos de PP y C's (163). Necesariamente los 161 votos de PSOE, Podemos y UP deberían sumar bien los 6 del PNV y el de Coalición Canaria, o bien los de los grupos de nacionalistas catalanes (17 escaños).

¿Qué salida le conviene más a Podemos? Pablo Iglesias mantiene que le faltó una semana más de campaña y un debate televisado más para haber logrado el sorpasso de los socialistas, pero a lo mejor una semana le iba bien pero cuatro le van mal. La seguridad que tienen los podemitas de aumentar voto si se va a unas nuevas elecciones es una elucubración, quizás cierta, quizás errónea. Sobre todo en cuanto al voto no catalán, valenciano y gallego se refiere, es decir, a los más de 35 escaños conseguidos en Andalucía, las dos Castillas, Madrid, Extremadura, La Rioja, Aragón, Asturias, Canarias, Baleares, Cantabria o Murcia. Por eso sorprendió tanto que nada más conocer el resultado electoral, Iglesias no hablara de un plan contra la pobreza o desigualdad, sino que recordara al PSOE que el referéndum catalán es un compromiso insalvable. Es posible que esa condición sea indispensable para Ada Colau (aunque no está tampoco claro que la alcaldesa, una política excepcional, mantenga esa exigencia como prioridad absoluta) pero, desde luego, no lo es para sus diputados andaluces o madrileños.

La opción a la portuguesa no garantizaría un gobierno largo, sino quizás una legislatura corta, de dos años o poco más, pero todos los posibles socios tendrán que valorar si en ese espacio de tiempo podrían atajar algunos de los problemas más serios de desigualdad, precariedad laboral y pobreza, como han prometido en campaña.

Una penúltima observación: la pérdida de 3,5 millones de votos del Partido Popular solo se explica si la corrupción de la que ha dado tantas muestras durante esta legislatura ha tenido un altísimo coste electoral. Es una excelente noticia y un desmentido en toda regla a quienes aseguraban que esos temas no tendrían tanta influencia a la hora de la verdad. Resulta que los ciudadanos son ahora mucho más exigentes respecto a la honestidad de sus políticos y de sus diputados. Tomen buena nota y comiencen, nada más abrir la legislatura, por hacer públicos los gastos de los diputados y por nombrar a un auditor que se encargue de hacer un seguimiento  estricto, a partir de ahora, de las actividades, incompatibilidades y gastos de los nuevos representantes. Y por supuesto, que busquen la manera de suprimir el fuero parlamentario al diputado por Segovia al que su propio partido pidió la dimisión por posible corrupción.

La espectacular portada de Expansión, el miércoles 23 de diciembre, indica hasta qué extremo está preocupado el establishment (es decir, el conjunto de personas que tienen el poder económico-político, la élite dirigente, de este país) por el resultado de las elecciones del 20-D. Pero también su formidable desconexión de la realidad política española, con las preocupaciones de los españoles, expresadas a través de su voto; una desconexión tan enorme que casi raya con la pura fantasía. Que personajes como Juan Miguel Villar Mir, implicado por la Fiscalía Anticorrupción española en posibles delitos de fraude a la Administración pública, y cuya empresa constructora OHL está  siendo investigada en México por pago de sobornos y corrupción de funcionarios, se lance a dar consejos a los españoles sobre lo que le conviene a su bienestar es digno de una película de Berlanga.

Poco a poco se van dibujando las posiciones de los distintos grupos políticos cara a las negociaciones que se abrirán como muy tarde el 13 de enero, para decidir si existe un posible candidato a presidente del Gobierno capaz de concitar en el Congreso más votos a favor que en contra. Aun siendo...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Soledad Gallego-Díaz

Madrileña, hija de andaluz y de cubana. Ejerce el periodismo desde los 18 años, casi siempre como informadora, cronista política y corresponsal. La mayor parte de su carrera la hizo en El País. Cree que el suyo es un gran oficio; basta algo de humildad y decencia.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Peio

    Bildu, como UP, existe y tiene 2 escaños.

    Hace 5 años 6 meses

  2. andrés

    Hay una cosa que no veo claro que me preocupa que nadie esté comentando es que en una negociación siempre se acaba cediendo algo. Desde este punto de vista no me parece lógico que antes de sentarse en una mesa se exija al contrario que ceda algún punto de su programa sin ofrecer a cambio otro punto de tu propio programa. Por otra parte me parece lógico que Podemos no renuncie de entrada a la celebración de un referéndum en Cataluña. Es precisamente durante la negociación y en función de los que su contrincante ofrezca que Iglesias estará en condiciones de ceder en este punto. Pero ¿ Como puede Susana Díaz exigir a Podemos que renuncie a un punto de su programa sin ofrecer algo a cambio ? Se me ocurren muchas cosas, como por ejemplo renunciar al recurso espurio al TC por cualquier medida tomada por una autonomía sin consultarlo con los demás socios de la coalición.

    Hace 5 años 8 meses

  3. caag69

    con todo RESPETO, la afirmacion :"Por eso sorprendió tanto que nada más conocer el resultado electoral, Iglesias no hablara de un plan contra la pobreza o desigualdad, sino que recordara al PSOE que el referéndum catalán es un compromiso insalvable." No es del todo cierta y deberia rectificar. La CAVERNA MEDIATICA puso ese tema , para BLOQUEAR cualquier acuerdo entre PSOE y PODEMOS, y les siguen el juego......

    Hace 5 años 8 meses

  4. Cordura

    Totalmente de acuerdo con Unbeing: la primera medida inaplazable e imprescindible que citó Pablo fue “el blindaje constitucional de los derechos sociales”. Ya solo ese grave error debilita gravemente el análisis de la autora en relación con Podemos. No estaría mal que rectificase…

    Hace 5 años 8 meses

  5. unbeing

    "Por eso sorprendió tanto que nada más conocer el resultado electoral, Iglesias no hablara de un plan contra la pobreza o desigualdad, sino que recordara al PSOE que el referéndum catalán es un compromiso insalvable." No estoy de acuerdo con esa apreciación que está circulando entre varios comentaristas. Ya en la noche electoral Podemos habló de tres medidas imprescindibles e inaplazables: 1) el blindaje social en la constitución, 2) la creación del marco que permita los referéndum de autodeterminación y 3) el referéndum a mitad de mandato sobre el cumplimiento del programa electoral. No se por qué los otros dos puntos no han sido tenidos en cuenta. Sobre todo el primero, que es el que nos ocupa y que es la medida inicial más contundente para atacar la desigualdad social.

    Hace 5 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí