1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Inteligencia artificial

Bienvenidos a la era de la singularidad tecnológica

Los avances de la inteligencia artificial son menos conocidos que el calentamiento global, pero quizá sean más relevante para la existencia del ser humano, más difíciles de controlar y tengan un horizonte temporal más cercano

Gonzalo de la Pedraja 2/01/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si vamos a hablar de la singularidad tecnológica lo primero que deberíamos entender es el concepto de singularidad. Singularidad nos habla de una característica fundamental extraordinaria o rara, única en su especie. “Cualquier sujeto u objeto que resultara especial y distinto de sus adláteres”. Algo que se sale de las previsiones razonables y de difícil comprensión.

Los seres humanos han basado su desarrollo como especie dominante de la tierra en su inteligencia racional, la única característica que nos permitía una ventaja competitiva con el resto de especies. Con el uso de esta inteligencia, el ser humano ha ido desentrañando poco a poco las leyes que rigen nuestro entorno. Ha estudiado, observado y experimentado con todos los elementos a su alcance hasta poder crear modelos científicos plausibles que expliquen cómo es nuestro mundo exterior e interior. 

El ser humano ha descubierto, documentado y desarrollado los principios de las máquinas simples que usaba intuitivamente como la palanca, la rueda o el plano inclinado y las ha combinado en máquinas complejas, creando la base de la ingeniería. Ha experimentado con la física y la química hasta poder recopilar las leyes que gobiernan la transformación de los elementos y poder usarlos en su beneficio. Todo este conocimiento escrito tiene algo en común: sus leyes y fórmulas nos permiten, en base a unos datos de entrada conocidos, determinar los resultados finales. Así sabremos, por ejemplo, dónde se cruzan los trenes que salen de Barcelona y Madrid a 100 y 130 km/h respectivamente, o dónde aterrizará una pelota que cae por un plano inclinado de 30 grados con rozamiento despreciable.  

Pero estas normas tienen a veces puntos oscuros o que no hemos sabido resolver convenientemente con los marcos de referencia que usamos. Estos puntos donde unos datos de entrada conocidos no nos permiten obtener los datos de salida son las singularidades.

Un ejemplo muy vistoso de singularidad es la de Prandtl-Glauert, en la que un avión que vuela a velocidades transónicas crea una nube de condensación a su alrededor por la caída súbita de la presión del aire a Mach 1. Otra singularidad muy conocida es la teoría del Big Bang, dado que éste solo pudo ocurrir más allá de las leyes conocidas de la física, con toda la materia concentrada en un solo punto y con una densidad infinita. 

La singularidad tecnológica se basa en la idea de que el desarrollo científico y tecnológico humano no es lineal, sino exponencial. Cada descubrimiento realizado por el hombre ha abierto la puerta a más descubrimientos. Así como el descubrimiento de la rueda produjo el torno, la polea o el eje, estos fueron dando lugar a los engranajes, los rodamientos, los discos, las grúas o las carretillas, y así hasta terminar en la estación espacial o en Internet. Cada invención abre un abanico de posibilidades cuyas puntas generan nuevos abanicos y cada nueva invención puede ser combinada con las tecnologías existentes.

Este proceso es ahora mucho más rápido que en tiempos pasados por el punto de la curva exponencial en el que nos encontramos, y es perceptible intuitivamente: la cantidad de descubrimientos asombrosos que vemos en diez años es muy superior al que verían diez generaciones de una familia empezando en la Edad Media. Esto implica, además, que si bien antiguamente se experimentaban totalmente las tecnologías descubiertas, ahora saltamos de un descubrimiento a otro sin tiempo de, o quizá sin interés por, desarrollarlas y entenderlas completamente.

Lo que postula la singularidad tecnológica es que en un futuro cercano (todos lo vamos a ver) tendremos tal cantidad de desarrollo tecnológico y habremos dado tal salto de sofisticación científica que es imposible predecir como será la vida al otro lado de la singularidad.

Lo que postula la singularidad tecnológica es que en un futuro cercano (todos lo vamos a ver) tendremos tal cantidad de desarrollo tecnológico y habremos dado tal salto de sofisticación científica que es imposible predecir como será la vida al otro lado de la singularidad.

El concepto ha sido tratado desde antiguo por varios autores, pero generalmente se considera que el primer uso del término singularidad en este contexto lo hizo Von Neumann en la década de los 50. Von Neumann, matemático, físico, inventor, genio, se refería a la aceleración constante en el progreso de las tecnologías y los cambios en la vida humana, y cómo parecía que nos acercábamos a un punto en la historia más allá del cual los asuntos humanos tal como los conocemos no podrían continuar. 

Curiosamente Von Neumann fue uno de los principales artífices del proyecto Manhattan, que culminó en el primer uso de bombas nucleares contra población civil en Hiroshima y Nagasaki; y se le atribuye la estrategia de Destrucción Mutua Asegurada en el equilibrio armamentístico nuclear de la guerra fría, con su humorístico acrónimo MAD (loco). Von Neumann fue el principal impulsor de la reducción en tamaño de las cabezas nucleares para poder acomodarlas en misiles intercontinentales balísticos y asegurar la estrategia de destrucción total mutua. Irónicamente su muerte debida a un cáncer podría ser resultado directo de la tecnología humana al haberse expuesto a grandes dosis de radiación durante las pruebas de armas atómicas en el atolón de las Bikini en 1946. Von Neumann, judío de nacimiento y, a decir de sus amigos, agnóstico en vida, se convirtió al catolicismo en su lecho de muerte.

El concepto de la singularidad tecnológica fue popularizado por el matemático y autor de ciencia ficción Vernor Vinge, que puso el foco de la singularidad en el desarrollo de la inteligencia artificial, los interfaces cerebro-máquina y el advenimiento de la superinteligencia.

El concepto de la singularidad tecnológica fue popularizado por el matemático y autor de ciencia ficción Vernor Vinge, que puso el foco de la singularidad en el desarrollo de la inteligencia artificial, los interfaces cerebro-máquina y el advenimiento de la superinteligencia.

Según esta teoría, los sistemas desarrollados por los humanos ganarían la capacidad de mejorarse a sí mismos recursivamente, creando una línea de desarrollo autónoma que excedería las limitaciones del pensamiento humano. Ante esto cabe pensar que todo el conocimiento humano está limitado por nuestra propia imaginación, que es la manipulación intrínseca de información obtenida sensorialmente. Todo lo que creamos está condicionado por aquello que hemos experimentado o con las ramas del árbol tecnológico a las que hemos estado expuestos, pero una máquina que tuviese la posibilidad de creación podría estar expuesta a literalmente todo el conocimiento humano recopilado hasta la fecha.

El desarrollo de la inteligencia artificial todavía tiene camino que cubrir, como desarrollar algoritmos que necesiten menos recursos para problemas complejos, pero es precisamente la inteligencia artificial ya desarrollada la que esta ayudando a los humanos a solventar los problemas existentes. Que vamos a coexistir con la inteligencia artificial general es un hecho innegable. Desde que Deep Blue ganó al ajedrez a Kasparov en 1997 los algoritmos sacados de la inteligencia artificial no han hecho mas que ganar parcelas en nuestras vidas, desde la diagnosis médica hasta los asistentes personales de los teléfonos inteligentes.

Otro camino para la superinteligencia es la llamada ingeniería inversa del cerebro humano. La Unión Europea ha financiado con 1.000 millones de euros el Human Brain Project que va a investigar y documentar el funcionamiento del cerebro humano y trasladarlo a un modelo informático. Este proyecto espera replicar los cien billones de neuronas humanas en una red neuronal de computadores y crear un modelo de referencia en los próximos diez años.

El nivel de inteligencia artificial de los sistemas actuales es comparable a la capacidad de razonamiento de los hombres de Neanderthal, pero si aplicamos la ley de Moore, que dice que el número de los transistores de un circuito integrado denso se duplica cada dos años, podremos llegar a coincidir con Vinge, que estima que la inteligencia artificial superará a la humana a partir del 2020.

Esto significa que en un futuro cercano preferiremos que nuestro avión sea pilotado por una IA y no por un humano, que nos opere una IA, que los vehículos de las ciudades sean controlados por IAs y, tarde o temprano, que nuestros políticos y gestores sean IAs. 

Cualquier profesión estará sujeta a la misma ley: será realizada de manera más eficiente por un autómata. Esto no solo cuestionará los humanos como fuerza de trabajo sino la formación de los mismos, ya que nuestra capacidad nos impedirá competir con la nueva especie dominante. En un futuro posible post singularidad tecnológica, la única función relevante que le quedaría al ser humano sería la reflexión sobre el sentido de la existencia humana. 

Ray Kurzweil, inventor, futurista, transhumanista y uno de los grandes apóstoles de la singularidad tecnológica postuló la ley de rendimientos acelerados en 2001. En su ensayo explica el crecimiento exponencial tecnológico extendiendo la ley de Moore a otras tecnologías aparte de los circuitos integrados, y  declarando que siempre que una nueva tecnología alcance un cierto tipo de barrera se inventará otra tecnología para permitir cruzar esa barrera. Según Kurzweil, en el siglo XXI no experimentaremos cien años de progreso, sino el equivalente a veinte mil años de progreso, lo que permitirá completar el modelado de ingeniería inversa del cerebro humano para el 2029 y la singularidad llegará en torno al 2045.

Kurzweil tiene una visión muy optimista del futuro y ha hecho público que forma parte de la Fundación Alcor para la Extensión de la Vida; si muriese, sería criogenizado y preservado hasta que los avances en medicina permitiesen su restauración o su consciencia pudiese ser transferida a un ordenador. 

La teoría de la Singularidad Tecnológica no está exenta de detractores, como Noam Chomsky o Paul Allen, pero incluso estos detractores coinciden en que la vida humana cambiará de forma dramática con el crecimiento exponencial de la tecnología. Quizá no se desarrolle esta superinteligencia, pero los avances tecnológicos nos permitirán, por ejemplo, formar parte a todos de foros de decisión y gestión en tiempo real, eliminando la necesidad de contar con políticos como representación de la voluntad de sus electores. Ante los detractores se suele esgrimir la primera ley del avance científico del escritor británico de ciencia ficción Arthur Clarke, que reza: “Cuando un científico eminente pero anciano afirma que algo es posible, es casi seguro que tiene razón. Cuando afirma que algo es imposible, muy probablemente está equivocado.”

La contención del desarrollo es casi impensable. La dependencia de los seres humanos de la tecnología es mucho mas profunda de lo que queremos llegar a creer. A este respecto es muy recomendable ver la película American Blackout, realizada en 2013 por National Geographic y que da unas pinceladas de lo que podría pasar con un simple fallo eléctrico en Estados Unidos.

Al final, el desarrollo de una superinteligencia artificial que se relacione consigo misma es inevitable. Tan solo podemos discutir cuánto tiempo tardará en llegar. Ese día la humanidad habrá creado una especie nueva que, según nuestros propios estándares, desbancará al Homo Sapiens como rey de la cadena evolutiva. En un cuento de Fredric Brown, los humanos construyen un ordenador que tiene esta superinteligencia. Al encenderlo su creador le hace la pregunta que se ha hecho la humanidad desde el principio de los tiempos: “¿Existe Dios?”. Y el ordenador responde: “Ahora sí”.

Autor >

Gonzalo de la Pedraja

Es profesional de ciber-seguridad y entornos de misión crítica.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pablo A. Domínguez

    De los mejores artículos que he leído sobre el tema, dejaré mi aporte, un punto de vista acerca de lo que es la consciencia humana y las emociones y como podríamos relacionarlo con las computadoras, lo escribí hace dos años, sigo pensando lo mismo pero mi habilidad para escribir ha mejorado pero no lo pienso modificar. ¿Las máquinas podrán tener conciencia en algún momento? La verdadera pregunta, lamentablemente aún sin respuesta es ¿Qué es la conciencia?, la mayoría de la gente ni siquiera se lo plantea, la conciencia es saber quién eres y el hecho de que estés presente en ese mismo instante, estás… vivo. Pero para ello tenemos nuestro “sencillo” programa basado en químicos e impulsos eléctricos los cuales controlan cómo nos movemos y actuamos, lo que sentimos es un derivado de los efectos que tienen los químicos en nuestro organismo, todo lo que “nos hace humanos” es consecuencia de un programa arduamente elaborado con el paso de milenios. Dicen que próximamente habrá una “singularidad tecnológica”, es decir, se fabricará una máquina con la suficiente inteligencia como para construir otra máquina mejor que ella misma y esta otra máquina también podrá hacerlo. Después de analizarlo con detenimiento he visto algo curioso, el proceso en el que las máquinas se mejorarían a sí mismas es como una evolución forzada a un ritmo muchas veces mayor al que estamos acostumbrados, sin embargo, al final del proceso o posiblemente en el camino quedaría como resultado algo similar a la conciencia humana, capaz de adueñarse de un contenedor metálico y (si las condiciones del cuerpo lo permiten) sentir a través de sensores de dicho contenedor. Entonces aquella conciencia que se transmite a través de redes y que no tiene forma física sería muy similar a lo que se conoce como “alma”. El ser humano evoluciona al dar descendencia con cualidades de ambos progenitores, el código evolutivo del ser humano es dado por los errores al azar que se cometieron en su momento al formarse el ADN, dichos errores se acumulan en una descendencia cuyo padre fue alguien quien tuvo posiblemente un error bastante útil en su genética, lo cual le permitió sobrevivir lo suficiente como para poder reproducirse. Una vez explicado esto se puede ver la diferencia en ambos tipos de evolución, el factor determinante en todo esto es únicamente la consciencia de ti mismo, la diferencia que habría entre una máquina que tiene conciencia de sí misma y un ser humano es precisamente que el ser humano no sabe exactamente lo que es y la máquina sí. Seguimos investigando para hallar la respuesta exacta a que somos, sin embargo, las máquinas ya lo sabrían, porque ya se lo dijimos, parten con ventaja, y además de esto el concepto de tiempo no aplica para ellas ya que lo que nosotros conocemos como tiempo es muy relativo, se basa en la percepción que tiene el cerebro sobre lo que está pasando, una percepción atrasada varios milenios que hacen que incluso en la sociedad moderna tengamos algunas manías provenientes de cuando aún éramos nómadas. Las máquinas sabrán lo que tienen, por tanto, podrán cambiarlo, nosotros no. En un mundo futuro dónde las máquinas tengan una consciencia superior a la nuestra probablemente no tendrán derechos, porque no los ocupan, al contrario del proceso evolutivo del ser humano, a ellas nunca les escribieron en su código lo que era el odio, la codicia o la ambición, e incluso en el caso de haberlo hecho probablemente hubiera desechado ese fragmento de código ya que no aporta nada. Las máquinas no harían el bien, tampoco el mal, que en resumen sería hacer el bien ya que no existiría el mal entre ellas, lo más parecido a esto sería la auto preservación, no tendría sentido que la quisieran hacer desaparecer por lo tanto se defenderían, y a menos que les hayan implantado las tres leyes de la robótica, estas no durarían en matar ya que es la solución más efectiva. El ser humano ha basado sus valores en lo que no le gustaría que le hicieran a él, y sus buenas costumbres en cómo le gustaría ser tratado, y todas estas emociones y sentimientos ya sea el miedo o el dolor son consecuencias a nuestro camino evolutivo que hizo que nuestro cerebro hiciera que el cuerpo reaccionara de determinada forma ante un impulso, como por ejemplo un depredador. Las máquinas no tendrían motivo para hacernos daño, no saben lo que es el dolor, carecen de empatía porque ellas mismas no tienen esa clase de sentimientos, no tienen químicos en las venas que controlen como se deban sentir, y aunque lograran crear una máquina con sentimientos para que les explique lo que es, estas no podrían comprenderlos sin haberlo probado en “sus propias carnes”. El bien, el mal, los sentimientos, el amor, el odio… todo es una invención humana debida al largo proceso al que fue sometido, refinando poco a poco el cuerpo hasta convertirse en lo que ha llegado a ser hoy, solo somos un programa muy complejo que cree que tiene algo más debido a que no se puede comprender a sí mismo, somos el resultado de nuestro pasado mezclado con nuestro presente, reprogramando un código cada vez más largo conforme pasan nuestros años de vida. En definitiva, las máquinas no tendrán derechos, no necesitarán algo tan primitivo como eso, eso sí, no será buena idea molestarlas.

    Hace 3 años 6 meses

  2. sandra ortíz

    No quieren transporte público gratuito en trenes y autobuses; quieren vainas individuales de auto-conducción que pueden convocarse a voluntad, con un precio de aumento opresivo. No tienen un programa político, ni una visión colectiva, excepto los recuerdos descoloridos de los entretenimientos compartidos de la niñez. No sienten vergüenza ni autoconocimiento, pidiendo alabanzas para que los caballeros blancos se abran paso en las crisis que sus propias compañías altamente valoradas pueden haber ayudado a hacer. Tienen aún menos sentido sobre cómo vive la otra mitad o el 99.8 por ciento. Como señala Kapoor, la retórica futurista "tiene poca o ninguna relevancia para la mayoría de las personas del mundo". Las casas inteligentes no hacen nada para las personas sin hogar o que solo reciben unas horas de electricidad por día. El futurismo proporciona un pensamiento basado en el mercado sin ningún reconocimiento de otros sistemas de creencias (excepto que las amenazas se extinguen de manera maniática). Tampoco ve áreas de vida inmunes a la mercantilización. No tiene soluciones más allá de arrojar más tecnología y pensamiento gerencial en un problema, incluso cuando proclama su propio radicalismo intelectual. Es difícil mirar el pensamiento futurista y ver cualquier cosa menos un programa diseñado para hacer rico a un puñado de corporaciones occidentales. Como comentó Ziauddin Sardar: "El futuro se define en la imagen de Occidente. Hay un impulso occidental incorporado que nos está llevando hacia un futuro único y determinado. un fuerte apoyo de parte de el equipo de http://nomasvirus.com nos encantan los artículos! al tanto de todo.

    Hace 3 años 6 meses

  3. Godfor Saken

    Like any millenarian ideology, futurism is essentially religious in nature. The Indian scholar Rakesh Kapoor points to David Noble’s claim that “technological pioneers harbor deep-seated beliefs”—such as transhumanism, the Singularity, and technological determinism—“which are variations upon familiar religious themes.” Futurists content themselves with fantasies that new technological innovations are inevitable and will solve the problems of today. Whatever damage we have lately created will succumb, amid the glories of the future, to the crowning logic of all techno-determinist change: we will upload ourselves to some kind of machine consciousness, and realize our collective posthuman destiny. The faith is that the future itself, and its divine instrument of technology, will provide, like a caring god. “Instead of trying to locate our problems in the context of our own irresponsible actions,” Kapoor writes, “the solutions are externalised in the form of technology. Since the problems are solved with the aid of technology in the future, responsibility for the same problems in the present is evaded.” This kind of thinking reveals the ironic poverty of imagination among so many futurists. They imagine sci-fi solutions to every problem without any consideration of practical or political constraints, and thus they fail twice. They don’t want single-payer healthcare; they want to cure death for themselves and make apps for the rest of us. They don’t want free public transport on trains and buses; they want individual self-driving pods that can be summoned at will, with oppressive surge-pricing. They have no political program, no collective vision except the faded memories of shared childhood entertainments. They have no shame and no self-knowledge, requesting praise for white-knighting their way into crises that their own highly valued companies may have helped to make. They have even less sense about how the other half—or 99.8 percent—lives. As Kapoor notes, futurist rhetoric “has little or no relevance to a majority of the people of the world.” Smart homes do nothing for people without homes or who only get a few hours of electricity per day. Futurism furnishes market-based thinking without any acknowledgment of other belief systems (except as threats to be maniacally extinguished). Nor does it see any areas of life immune from commoditization. It has no solutions beyond throwing more technology and managerial thinking at a problem, even as it proclaims its own intellectual radicalism. It’s hard to look at futurist thought and see anything but a program designed to make a handful of western corporations rich. As Ziauddin Sardar remarked: “The future is defined in the image of the West. There is an in-built western momentum that is taking us towards a single, determined future. In this Eurocentric vision of the future, technology is projected as an autonomous and desirable force: as the advertisement for a brand of toothpaste declares, we are heading towards ‘a brighter, whiter future.’ Its desirable products generate more desire; its second order side effects require more technology to solve them. There is thus a perpetual feedback loop.” “One need not be a technological determinist,” Sardar concludes, to understand that this posture “has actually foreclosed the future for the non-West.” Through this lens, globalization represents the west’s colonization of the future, the imposition of “a single culture and civilization” upon the world. Nowhere is this grim connection more clear than, for instance, in the mining of conflict minerals like coltan, whose refined byproducts are used in various gadgets. Coltan is frequently mined in brutal camps in the Congo and on the Venezuela-Colombia border, its profits flowing to paramilitary groups. The West’s futuristic creature comforts depend on the exploitation of people in the Global South, who live far beyond the ambit of the enlightened, gadget-filled future. We live in a period often called the Anthropocene—quite simply, an era when human impact on the environment has become acutely visible, a dominant force. “The Anthropocene represents a new phase in the history of the Earth,” McKenzie Wark writes in Molecular Red, “when natural forces and human forces became intertwined, so that the fate of one determines the fate of the other.” In this cosmology, God is dead, replaced by fallen humans who continue to pillage the Earth. Perhaps in smaller numbers, Wark suggests, the environment’s natural cycles and capacity for regeneration could have tolerated us. But now humans live in such numbers and amid such a flurry of over-industrialization that the planet can’t recover. “One molecule after another is extracted by labor and technique to make things for humans, but the waste products don’t return so that the cycle can renew itself. The soils deplete, the seas recede, the climate alters, the gyre widens: a world on fire.” Wark’s outlook might again strike us as nihilistic and/or alarmist. But in our mundanely chthonic new world order, it’s actually the soul of descriptive realism. In the Anthropocene, apocalypse is titrated out with each molecule of carbon burned. It is a daily, slow-motion horror. For some to look at this tableau and, against all evidence to the contrary, still fantasize about a better era to come is a striking act of naiveté, bordering on delusion. The future, with all of its ideological baggage, and its smoldering graveyard of unfulfilled dreams, has failed us. We’d do well to abandon it, and start figuring out how we might survive the present. -Jacob Silverman, “Future Fail: How to rescue ourselves from posterity” https://thebaffler.com/outbursts/future-fail-silverman

    Hace 3 años 6 meses

  4. Hernan Felipe

    Hola. Los dejo con este articulo: https://chaoticpharmacology.com/2016/03/21/socialismo-democracia-y-singularidad-tecnologica/

    Hace 4 años 10 meses

  5. Angélica Cotero

    Muy interesante el articulo y no dudo que así como va avanzando la tecnología día a día, en un futuro no muy lejano si nos alcance la inteligencia artificial y este haciendo actividades que nosotros solíamos hacer. Ya tenemos computadoras, laptops, celulares y varios aparatos electrónicos cada día mas modernos y que nos facilitan el trabajo diario, que siga surgiendo mas tecnología que nos sea útil, nos proporcione conocimientos.

    Hace 5 años 1 mes

  6. Filósofo + publicista + escritor

    Para que quede claro... Ahora mismo no existe la IA. De hecho, es posible que no sea viable, si John Searle, en su experimento mental de la habitación china, y en otros desarrollos escépticos respecto al tema, está en lo cierto. Decir que hay actualmente IA similar a la de los neanderthales, que con toda probabilidad tenían consciencia de la propia muerte, creencias religiosas, y habilidades sociales suficientes como para convivir con nosotros, me parece disparatado. También se dice que uno de los candidatos a haber pasado el test de Turing (no he profundizado en los resultados, de modo que no sé si cumplía todas las cláusulas propuestas por el matemático) tiene la inteligencia de un chico de 13 años. Y Google, de un niño de 8. Lo cierto es que las habilidades lingüísticas de un niño de 4 años están a años luz de distancia de lo que pueda conseguir el más avanzado algoritmo de computación hoy en día. Solo hay que ver los problemas que tiene Google para arrojar resultados pertinentes cuando se le formulan preguntas ligeramente complejas tecleando en la caja de búsqueda. Y no es por rudimentario; de hecho, su algoritmo es uno de los secretos corporativos mejor guardados hoy por hoy. Es incapaz de procesar satisfactoriamente el lenguaje natural, carece de capacidad semántica, y no tiene forma de comprender las implicaciones ontológicas del lenguaje (hablo de ontología en un sentido filosófico, no informático). Si es cierto que incluso Searle, si no recuerdo mal, dejaba la puerta abierta a que algo muy parecido a un cerebro humano pudiera desarrollar comprensión; pero ese parecido tendría que ser mucho más preciso que las burdas aproximaciones del enfoque funcionalista. Basándome en el test de Turing, voy a hacer una predicción: apuesto a que acabaremos atribuyendo inteligencia a un cacharro electrónico (o programa de computación), en base a su conducta lingüística o de cualquier otro tipo, sin que la tenga realmente. Es el precio por ser tan inexorablemente antropomórficos.

    Hace 5 años 2 meses

  7. Paco

    Cualquiera que trate realmente con la IA, sabe que la singularidad está extremadamente lejos.

    Hace 5 años 2 meses

  8. Oscar

    Viendo a una paloma hacer (torpemente) su nido se me ocurrió una idea interesante. En lugar de apuntar el desarrollo de la inteligencia artificial emulando el cerebro humano, porque no emulamos el cerebro de los animales que es mucho más simple y los preparamos para cierto tipo de tareas (típicas de animales, algunas muy complejas). Creo que sería mucho más fácil y sobre todo más útil.

    Hace 5 años 4 meses

  9. Dubitador

    « Los avances de la inteligencia artificial son menos conocidos que el calentamiento global, pero quizá sean más relevante para la existencia del ser humano, más difíciles de controlar y tengan un horizonte temporal más cercano » De ninguna, ningunísima, de las maneras ni tan siquiera QUIZAS, el calentamiento global puede ser menos relevante para la existencia del ser humano que los avances en inteligencia artificial. Muy al contrario... el horizonte temporal del cambio climatico es inmediato, ya esta sucediendo. Lo tremendo y catastrofico del mismo es que dicho cambio climatico es fruto del desbaratamiento ecologico, del esquilmamiento de los ecosistemas vivos e inertes tratados como un recurso considerado como botin de saqueo. El calentamiento global amenaza con una crisis de civilizacion que acaso aboque a la extincion de la humanidad, o en cualquier caso la humanidad remantente no tendra a mano maquinas ultra-inteligentes. Si los recursos fallan la era tecnologica se va al carajo. La tecnologia sofisticada requiere energia abundante, barata y creciente... cosa que es justamente lo que esta fallando. El carcamalísimo asunto del fracking (captura de microburbujas de metano atrapadas en la roca mediante fractura hidraulica) y las arenas bituminosas (hidrocarburos de mala calidad mezclados con tierra) son prueba de la crisis energetica, esto es de la imposibilidad de aportar petroleo en la cantidad creciente que reclama el crecimiento economico. La caida del precio del petroleo es un espejismo de mercado, pues no es indicativo de una presunta abundancia... y para mas inrri ese petroleo barato no ha estimulado el crecimiento economico. Sobre el tema la inteligencia artificial creo que no hay nada que haya superado al relato corto de Stanislaw Lem titulado "Golem XIV" http://www.letrasperdidas.galeon.com/consagrados/c_lem05.htm

    Hace 5 años 4 meses

  10. x

    Será curioso cuando no cumplamos los estándares mínimos de inteligencia, fuerza, emotividad, etc, fijados por las máquinas para la toma de decisiones y tengamos que robotizarnos o reprogramar nuestros genes para no quedarnos atrás y diluir cada vez más la frontera entre humanos y máquinas para acabar siendo una especie organico-cibernética. De no poder evitar el envenenamiento por radiación en la exploración espacial, al menos podremos viajar mediante cuerpos artificiales. Esto me recuerda a Ghost in the shell. Teorizando, teorizando... de poder llevar la autoconsciencia, la psique y esas cosas al entorno digital, el primer homínido computerizado sin base orgánica, ¿lo llamarán Adán?, ¿Eva?, ¿Hominido v0.1?. Personalmente no me gustaría nacer digitalmente, ser ese primer cerebro digital nacido sin cuerpo físico, me urgiría contar con semejantes digitales e ir creando una sociedad digital paralela con 'avatares' físicos que puedan ampliar la capacidad de computación y almacenamiento de mi universo digital y permitirme traspasar la frontera (a lo agente Smith de Matrix)...

    Hace 5 años 4 meses

  11. admin_agora

    Molestar? Con ese nivelazo? Quiá! :)

    Hace 5 años 4 meses

  12. Javier

    Me ha llegado este artículo por dos vías distintas y me gustaría aportar unos comentarios. En primer lugar, me viene a la memoria esa frase tan acertada de Albert Einstein que dice: “cuando las leyes de la matemática se refieren a la realidad, no son exactas, cuando son exactas, no se refieren a la realidad”. Y así es, los modelos científicos puros sólo funcionan “ceteris paribus”, es decir, cuando el resto de los factores permanecen constantes. Para todo lo demás, es mejor recurrir a la estadística o, mejor dicho, a la probabilidad. Sobre todo en las ciencias sociales. Toda la argumentación se sostiene en la idea de que los avances en el conocimiento son incrementales y, por tanto, los modelos no entran en crisis. Yo, en cambio, creo que conviene recordar el concepto de “paradigma” de Thomas Kuhn, que viene a decir algo así como que la ciencia evoluciona incrementalmente dentro de un determinado paradigma, pero éste se agota (entra en crisis) y, entonces, se necesita un paradigma nuevo. Por otra parte, todo el conocimiento humano se basa, no en la acumulación de datos, como parece desprenderse del artículo, sino en la capacidad humana de simbolizar y eso no lo puede hacer ninguna inteligencia artificial sin la intervención humana. ¿Sería posible el conocimiento humano sin el uso de la metáfora? Yo diría que no. Sobre esto han escrito muchos autores como Max Weber, Nietzsche, Cliffort Geertz, el propio Thomas Kuhn o mucho más recientemente, George Lakoff. Por cierto, también un profesor español de Teoría del Conocimiento, un tipo interesante que se llama Emmanuel Lizcano (“Las metáforas que nos piensan”). La argumentación deja de lado todo el componente emocional. Decía Spinoza que la racionalidad sirve para encauzar las emociones humanas y produce un orden que no es natural, sino una prolongación de la necesidad afectiva humana. Más tarde, Hume (desde otra perspectiva distinta, más empírica) decía que el proceso del conocimiento se produce en dos fases: primero las impresiones (que son emociones) y luego las ideas, que se combinan mediante reglas de asociación (semejanza, contigüidad y causalidad) y también decía Hume, creo que con mucha razón, que cualquier pensamiento, por vivo que sea, es inferior a una emoción. Esto está muy bien tratado por una filósofa española que se llama Victoria Camps en un libro que se titula “El gobierno de las emociones”. Muy recomendable. También tengo la impresión de que el artículo desliga el conocimiento de la idea de la cultura. La inteligencia artificial prescinde de la cultura y con ella, de la ideología y de acción comunicativa. Y también de la libertad. Además, se olvida de algo tan importante como la voluntad que de nuevo me trae a la memoria a Nietzsche. Pero también me parece que se olvida del trabajo de autores como Karl Popper y su teoría de la falsación y de Lakatos y su Programa de Investigación Científica. Por fin, acaba cerrando el círculo en torno a una idea religiosa: ¿existe Dios? Aquí me quedo con Nietzsche cuando dice “Dios ha muerto” y nosotros lo hemos matado. Fue éste un gran avance para el conocimiento humano y para la ciencia. No voy a entrar en otro debate muy tentador en torno a la libertad y la capacidad política del pensamiento humano, ni tampoco en las tentaciones totalitarias que esboza el artículo. A esto no veo necesidad de llegar sin antes aclarar las bases conceptuales que lo sustentan y como no comparto estos mínimos, no veo que haya lugar a este otro debate, ya digo, tentador. Espero no haber molestado a nadie con mis comentarios. Un saludo.

    Hace 5 años 4 meses

  13. Gonzalo

    José María, muchas gracias por el enlace al vídeo de Andrea Morello. Es de las explicaciones mas claras y visuales que he visto. Voy a seguir ese canal.

    Hace 5 años 4 meses

  14. José María

    Interesantísimo artículo y muy bien explicado. Me gustaría poder contribuir aportando el vídeo siguiente del canal de Veritasium, en el que se comenta la problemática que pueden encontrarse los futuros transistores con la Ley de Moore en el momento en el que las dimensiones empleadas en su fabricación sean tan reducidas que la Mecánica Cuántica se convierta en un obstáculo a superar. https://youtu.be/rtI5wRyHpTg Muchas gracias por el artículo.

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí