1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

20D: el mensaje de España a la Europa del miedo

Una nueva manera de hacer política propone un nuevo patriotismo universalista que permite soñar y conjurar los miedos

François Ralle Andreoli 30/12/2015

<p><em>El triunfo de la muerte, </em>de Pieter Brueghel el Viejo.</p>

El triunfo de la muerte, de Pieter Brueghel el Viejo.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hay un hecho del que se ha hablado poco en España y que, sin embargo, resulta escalofriante. El 18 de noviembre, en Wroklaw, manifestantes polacos de extrema derecha protestaban violentamente contra la llegada de refugiados sirios. Es espantosa esa imagen de la Europa de la xenofobia y del ombliguismo, de un continente que se cierra para aquellos que huyen de la guerra. Aún más, si recordamos que los propios polacos fueron deportados o tuvieron que exiliarse en repetidas ocasiones a lo largo de su historia. Y resulta todavía más horrible, ver cómo de pronto la multitud prende fuego a un monigote que representa a un judío ortodoxo. Esta escena que parece resucitada de otra época, nos recuerda que el resurgir de ideas xenófobas y de odio no son un monopolio de la Francia de los Le Pen, sino que forman parte de una negra ola que se abate sobre gran parte del continente.

Sabemos que el antisemitismo juega un papel importante en la historia de Polonia. El historiador estadounidense Jan Gross publicó varios libros que pusieron de manifiesto la complicidad de parte de la población polaca en el genocidio, en el que no solo estuvo involucrada la fanatizada élite nazi.

Su ensayo, El Miedo, sobrecogió a la opinión pública polaca desvelando los pogromos de la posguerra, escondidos durante mucho tiempo por el régimen comunista. Los hechos ocurren en Kielce, en 1946, muchos meses después de que el último nazi abandonara Polonia (y no quedara prácticamente ningún judío). Sin embargo, el anuncio del regreso de los campos de concentración de algunos supervivientes y el rumor sobre el rapto de un niño, provocan la furia de los habitantes del pueblo, que asaltan un centro de acogida y matan a decenas de judíos como ocurría durante la Edad Media. Gross intenta encontrar en esta obra las claves que desatan ese horror y esa histeria colectiva. El historiador intenta explicar esa violencia, sorprendente en tiempos de paz, por la confusión y la incertidumbre, por el miedo al futuro, que se alimentan con la presencia de estos supervivientes que parecen recordar a los habitantes locales que el hundimiento es posible. De hecho, nos volveríamos violentos con aquellos que interfirieran en nuestra vida cotidiana recordándonos nuestra propia fragilidad. Resulta tentador trazar un paralelismo atrevido con las reacciones de rechazo que provocan hoy en día, en gran parte de Europa, los flujos de refugiados. Se parecen a lo que hace la gente, que acciona rápidamente los limpiaparabrisas cuando un gitano rumano se acerca a su coche en el semáforo en rojo. El mendigo romaní sería el espejo que refleja la fragilidad de nuestra existencia en un mundo que se rompe, el espejo y el fermento que despierta todas nuestras angustias. 

El resurgir de ideas xenófobas y de odio no son un monopolio de la Francia de los Le Pen, sino que forman parte de una negra ola que se abate sobre gran parte del continente

Esperemos que los asesinatos y persecuciones sean solo parte del pasado europeo. Sin embargo, los signos del resurgimiento de la xenofobia y de movimientos de extrema derecha se multiplican en Europa bajo formas distintas, desde el nacional-soberanismo del UKIP británico hasta partidos que se encomiendan al neonazismo, como Amanecer Dorado en Grecia. La derecha húngara es un caso representativo de la jerarquía del horror de los partidos del odio: por un lado la demagogia del Fidesz, encabezado por el autoritario primer ministro Orban; por otro, el Jobbik con su tufo fascista y antisemita, sin olvidar a los paramilitares neonazis del ya prohibido Maggyar Garda, cuyos símbolos y desfiles antigitanos se inscribían abiertamente en la herencias de las Cruces Flechadas, el partido aliado de Hitler, que colaboró en la deportación de cientos de miles de judíos húngaros. Los politólogos alertan contra la tentación de considerar una amalgama esta negra constelación aunque exista una porosidad entre estos movimientos. Por ejemplo, en torno al Frente Nacional francés, pululan una miríada de grupos ultra y de skinheads, cuna de cuadros políticos y guardaespaldas. 

El panorama europeo es desolador y sobrecoge la constante común que parece alimentar a estos movimientos: el miedo y en particular, el miedo al otro. Todas estas fuerzas sustentan su avance electoral en la identificación de una doble amenaza, de un doble enemigo. El enemigo es, en primera instancia, interior, está entre nosotros. Es el musulmán, en Francia; el gitano o el judío en Europa del este. El enemigo también es externo, como el refugiado sirio y en general, todos esos inmigrantes que vendrán para “quitarnos el trabajo e imponer sus costumbres”. Triste suerte la del gitano rumano, considerado, por un lado, el enemigo interior en Europa del este y, por otro, el « invasor » de Europa del oeste cuando huye de las persecuciones en su país de origen. De la misma manera el miedo al terrorismo islámico, se asocia tanto a los flujos “incontrolados” de refugiados como a los jóvenes inmigrantes de las periferias vecinas que el yihadismo salafista quiere seducir. Ese discurso del miedo de la extrema derecha, histerización y etnicización, ha calado también en los medios “mainstream” y en los partidos tradicionales. En Francia, acaban de condenar al periódico Valeurs Actuelles por incitación a la discriminación por una portada que mostraba la alegoría de la República, la joven Marianne, cubierta con un velo islámico bajo un titular odioso: “Nacionalizados: la invasión que se oculta”, criticando la obtención de la nacionalidad francesa por musulmanes. Se trata de una variante más de la teoría conspiracionista de “la sustitución” de los “verdaderos franceses” por invasores del sur que sostienen escritores ultra como Eric Zemmour.

Qué triste declive del continente de la Ilustración: el resurgimiento de la extrema derecha, la vuelta a las fronteras como barricadas ante los refugiados (mientras permanecen abiertas para los productos que representan una competencia desleal y destruyen nuestras economías); el levantamiento de muros en los barrios gitanos de países del este europeo, sin olvidarse del « patriot act » a la francesa con su recorte de libertades como reacción hiper securitaria a los atentados terroristas. Son signos todos ellos de un profundo malestar europeo.

La Europa del miedo se alimenta de nuestros fracasos: la angustia por la precariedad social que acecha a millones de personas, el miedo a la arbitrariedad y la locura de los atentados islamistas, el desmantelamiento del Estado de bienestar mal reemplazado por una Unión Europea cuyos únicos objetivos son el plan Frontex y la austeridad, la angustia frente a la globalización y la feroz competencia de todos contra todos…

A menudo se hace el paralelismo con la situación de crisis de los años 30 y la ola reaccionaria que desencadenó, como lo hace de manera brillante el filósofo Giorgio Agamben analizando la peligrosa estrategia del miedo que esconde en Francia la mutación del «Estado de derecho en Estado de seguridad» . Recordemos que el miedo y la reacción autoritaria forman parte del binomio que traza también Jean Delumeau en su célebre Historia del miedo en Occidente. Durante la Edad Media, asolada por la peste y la violencia, el miedo al otro, ya fuera el Turco lejano o la bruja y el judío de al lado, provocaba por parte de la Iglesia la puesta en marcha de un amplio plan oscurantista para someter a la sociedad a cambio de « seguridad ».

El panorama europeo es desolador y sobrecoge la constante común que parece alimentar a estos movimientos: el miedo y en particular, el miedo al otro

El miedo como fuente de odio, de violencia y de reacción securitaria, esa es la hipótesis que los historiadores formulan. Ese miedo justificaría hoy en día la regresión autoritaria que sufrimos en términos de libertades, de conquistas sociales y de valores intangibles.

Frente a la angustia, es necesario reaccionar con razón. Frente al miedo, con confianza. Frente al repliegue etnicista, hay que reformular lo “universal”. Ese es el mensaje que, desde el Sur, lanzaba Carlos Fuentes al identitario yankee Huntington que, después de haber señalado al musulmán como el enemigo de América en su famoso Choque de civilizaciones, arremetía contra la “invasión hispana” en¿Quiénes somos?: Los desafíos a la identidad nacional estadounidense. Fuentes le respondía reivindicando la riqueza de la multiculturalidad hispanoamericana, de origen indoeuropea y afroamericana a la vez, y vinculada a la diversidad cultural de España « celtíbera, fenicia, romana, árabe, judía y goda ».

La riqueza de la pluralidad como respuesta a los cascarrabias etnicistas y a los partidarios del miedo es lo que se palpaba de alguna manera en Valencia, en el cierre de campaña de los movimientos de confluencia organizados en torno a Podemos. Fue un acto muy arriesgado desde un punto de vista político, el broche final a una campaña nacional que tuvo lugar fuera de la “capital del reino”, en el que se habló en valenciano, catalán y castellano. Ante el discurso del « miedo a la secesión », del que han abusado el PP y Ciudadanos, se respondía con un homenaje a la diversidad plurinacional y a la convivencia. Se respondía con el derecho democrático a decidir y a la necesidad de reescribir juntos una Constitución que articule mejor esa riqueza plurinacional. En las listas de Podemos encontramos, por cierto, una candidata por Salamanca de la minoría gitana y otra que será la primera diputada de color en la historia parlamentaria española, Rita Bosaho. La patria que reivindica Iglesias es una patria plurinacional y universal, que reclama más libertad y democracia.

Claro, el proyecto de esta izquierda española renovada contempla, antes de todo, una alternativa a las políticas de asfixia económica impuestas por la Unión Europea y la Troika. No nos olvidemos que el carburante de la fuerzas políticas del odio es, en primera instancia, el rechazo popular a las políticas europeas, a la austeridad, al dumping social y fiscal, a la competencia de todos contra todos. De hecho, mientras quemaban en Wroklaw la figurita del judío, colgaron de sus manos una bandera de la UE.

Hay fuerzas políticas, como en Francia, que utilizan el miedo como único cimiento para su proyecto de futuro, incluido el miedo a la extrema derecha, como último argumento de supervivencia de la sempiterna “unidad de la izquierda”. Es la apuesta de François Hollande para su reelección. La única manera de tapar sus devaneos liberales es agitar, como sus predecesores, el espantapájaros Le Pen.

En España encontramos lo opuesto: una nueva manera de hacer política. En Europa debemos trabajar para crear un nuevo proyecto democrático, ecológico y social mirando hacia España y contando con todos, incluso con Polonia por supuesto, donde muchos jóvenes rechazan el racismo y acuden al importante Festival de la Cultura Judía de Cracovia para reivindicar una visión plural del pasado y del futuro de su país y de toda Europa. 

Autor >

François Ralle Andreoli

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Gloria Martínez Dorado

    ¡Bravo! Añadiría, que la novedad de la política de PODEMOS es que reivindica el valor, la eficacia y la necesidad de la POLÍTICA frente a los poderes oligárquicos, fundamentalmente económico-financieros de los nuevos señores feudales que pueblan, no ya Europa sino el planeta entero, en una especie de regresión histórica hacia lo peor de la historia europea, en lugar de hacia el proyecto inacabado de la Ilustración y la lucha de los movimientos sociales.

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí