1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Jorge Costa / Diputado del Bloco de Esquerda de Portugal

“La gente no puede soportar más austeridad, y los socialistas deben comprenderlo”

Gorka Castillo 30/12/2015

<p>Palacio de Sao Bento, sede del Parlamento portugués. </p>

Palacio de Sao Bento, sede del Parlamento portugués. 

Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Periodista de profesión, Jorge Costa (Lisboa, 1975) no es simplemente uno de los 19 diputados elegidos por el Bloco de Esquerda en las elecciones legislativas celebradas el pasado mes de octubre en Portugal. Es miembro de la Mesa Nacional de su partido e integrante de su Comisión Política, la que finalmente decidió apoyar al Partido Socialista de Portugal (PSP) para investir, con los votos del Partido Comunista Portugués (PCP), como primer ministro a su candidato, António Costa, en detrimento del ganador, el conservador Pedro Passos Coelho.

Reconoce que fue una decisión difícil debido al constreñido campo de juego de los socialistas, pero añade: “De momento es suficiente, tal y cómo es la situación de Portugal”. Autor de cinco ensayos políticos sobre la historia de su país, Jorge Costa no percibe las mismas urgencias en España, aunque no alberga dudas de que tarde o temprano el PSOE deberá asumir, como el PSP, “que ha perdido la hegemonía ideológica de la izquierda”. Habla en perfecto castellano sobre la crisis de la socialdemocracia y la influencia que la nueva izquierda comienza a tener en los gobiernos europeos.

¿Es el Partido Socialista de Portugal (PSP) más de izquierdas que el PSOE?
Si la pregunta se refiere a las diferencias que aprecio entre el Partido Socialista portugués y el español diré que no hay muchas. Ambos han sufrido un enorme retroceso electoral y están dominados por sectores muy influidos por poderes económicos poderosos. La prueba es que el programa con el que el PSP acudió a los comicios de octubre en Portugal fue, quizá, el más derechista que jamás ha presentado en su historia.

Entonces, ¿cómo decidió firmar el acuerdo de gobierno del Bloco de Esquerda y el Partido Comunista para desalojar a Passos Coelho del poder?
Se produjeron una serie de condiciones muy particulares en Portugal. Por un lado, la configuración de una mayoría clara de izquierda en la nueva Asamblea; por otro, la imposibilidad del PSP de llegar a un acuerdo con la derecha, ya que de haberlo hecho habría quedado desfigurado y dirigido por la alianza conservadora de Passos Coelho. Puede decirse que a los socialistas portugueses no les quedó otra opción que negociar con el Bloco y el PCP.

Para muchos socialistas, ha sido difícil el pacto con el Bloco y el PCP. Allí no faltan sectores conectados con la patronal y con las instituciones europeas


¿A qué renunció el PSP para lograr el acuerdo?
El PSP está hoy sometido a una enorme presión por parte del movimiento popular de izquierda que quiere cambiar la dinámica política que se ha impuesto en toda Europa. Esa es la novedad. Pero no es un gobierno de izquierda sino de centro, donde todos los ministros son de la confianza del primer ministro, António Costa. Sin embargo, con el pacto hemos logrado crear una gran expectativa social alrededor del Ejecutivo, la cual se incrementará aún más en los próximos meses según vayan percibiéndose las medidas introducidas por el Bloco y el PCP para garantizar la gobernabilidad. Creo que esa presión social es la que verdaderamente puede hacer cambiar de ruta al PSP de cara al futuro, aunque antes necesite realizar una autocrítica sobre los errores cometidos en los últimos años.

Jorge Costa, diputado del Bloco de Esquerda de Portugal.

Jorge Costa, diputado del Bloco de Esquerda de Portugal.

Es decir, el PSP ha cedido en sus principios a cambio de regresar al poder.
No, el programa de gobierno es el de António Costa. El PSP no aceptó negociar ayudas a los 700.000 desempleados que no cobran ningún tipo de subsidio ni medidas más amplias de justicia social que proponíamos, ni tampoco contempló renegociar la deuda para liberar recursos destinados a las clases más desfavorecidas. Es un programa claramente centrista, que sigue sin dar una respuesta clara a los problemas más graves que asuelan a la sociedad portuguesa, aunque hayamos conseguido algunas modificaciones y esté estrechamente vigilado por el movimiento popular.

Ante tantas dificultades y teniendo en sus manos la gobernabilidad de Portugal, ¿no tuvieron deseos de forzar la celebración de nuevas elecciones?
No. Por razones constitucionales, Portugal no habría podido repetir las elecciones legislativas de octubre antes de junio de 2016. Demasiado tiempo de espera, más de medio año. Este factor fue determinante para lograr el acuerdo de gobierno entre el Bloco, el PCP y el PSP. Como segunda fuerza del país, los socialistas tenían dos opciones. O favorecer la continuidad de los conservadores Passos Coelho y Paulo Portas, lo que hubiera sido un suicidio a la griega, o hacer lo que hizo pese a no recibir el aplauso de todo el aparato del partido. Al contrario. Para muchos socialistas, pactar con el Bloco y el PCP ha sido una opción difícil de digerir. En el PSP no han faltado sectores, sobre todo aquellos conectados con la patronal o con las instituciones europeas, que presionaron a António Costa para que apoyara la gran alianza liderada por Passos Coelho. De haberlo hecho, el PSP habría sufrido una humillación con consecuencias terribles y hoy no tendría margen de maniobra en Portugal.

En España, el PSOE exige a Podemos que renuncie al “derecho a decidir” de los territorios para iniciar negociaciones. ¿Tan exigente fue el PSP con el Bloco y el PCP?
Desde el principio dejaron claro cuáles eran sus límites en la negociación, que no eran otros que la lógica de su programa político; es decir, sus relaciones con las instituciones europeas actuales y la disciplina fiscal para cumplir con el objetivo del déficit impuesto por Europa eran intocables. Ese fue el campo del juego, sin posibilidad, en estos momentos, para hacer nada que haga cambiar de opinión a los socialistas. Tuvimos que movernos bajo criterios políticos estrictos.

Es decir, que no exigieron renuncias a políticas de austeridad para avanzar en el acuerdo.
No pedimos que el PSP renunciara a sus compromisos. Sólo exigimos que abriera un ciclo de recuperación del rendimiento del trabajo anual para los asalariados y pensionistas, en lugar de incrementar las cargas impositivas sobre estos sectores, que debía de extenderse a lo largo de todo su mandato. Ahí rompimos la tónica habitual impuesta por los políticos conservadores europeos a los países más azotados por la crisis.

No pedimos que el PSP renunciara a sus compromisos, pero exigimos que dejaran de crecer los impuestos a los asalariados y pensionistas

¿Podría servir esta experiencia como modelo a España?
La situación de Portugal es muy diferente a la de España. Desde la propia Constitución y configuración territorial hasta la relación de partidos políticos en el Parlamento. No hay que hacer fotocopias con esto porque no funcionan. La única certeza indiscutible es el nacimiento de una nueva fuerza de cambio en la izquierda española, y eso lo va a trastocar todo. Sea cual sea la solución institucional que se tome, ha surgido un nuevo protagonismo popular dispuesto a influir desde la izquierda en la toma de decisiones políticas.

¿Hacia dónde se dirigen los grandes partidos socialistas europeos que un día gestaron el Estado del bienestar?
Lo que estamos comprobando es que la gente ya no puede soportar más la política de austeridad. El ciclo de empobrecimiento y de privatizaciones está llegando a límites donde falta el consenso social para imponerse. Esto está otorgando un protagonismo importante a fuerzas políticas que, en los tiempos de fortaleza de los grandes partidos socialistas, eran minoritarias pero que desde 2013 no han dejado de organizarse para ser alternativas reales de poder. Esa es la nueva realidad que tienen que comprender, y a la que aún deben adaptarse los socialistas europeos. El alto compromiso que han creado con los sectores financieros y privados más poderosos del continente les coloca en una difícil situación para volver a ser la fuerza hegemónica de un cambio. Ahora, ese papel lo desempeñan las formaciones emergentes con capacidad de influir en la política e incluso para formar un gobierno.

Como el Bloco de Esquerda en Portugal.
Y como Podemos y, en menor medida, también Unidad Popular en España.

El 24 de enero ustedes, los partidos de izquierda, vuelven a concurrir divididos, y debilitados, a unas elecciones presidenciales casi tan importantes como lo fueron los comicios legislativos de octubre. ¿Cuáles son sus posibilidades?
Ciertamente, son muy difíciles para la izquierda. El PSP tiene dos candidatos: la exministra de Salud Maria de Belém Roseira, muy vinculada a los sectores que querían un pacto con la derecha, y Sampaio da Nóvoa, independiente y exrector de la Universidad de Lisboa, crítico con el Gobierno anterior pero muy ambiguo respecto a los elementos clave de la lucha política actual. La derecha tiene un candidato único, un popular comentarista de televisión, Marcelo Rebelo de Sousa. Nuestra candidata será Marisa Matias, una mujer que resultó fundamental para que las esperanzas con las que se recibió el inicio de las conversaciones de los partidos de izquierda tuvieran un buen resultado. El objetivo es forzar una segunda vuelta para que no gane Rebelo de Sousa, pero está muy complicado. 

Periodista de profesión, Jorge Costa (Lisboa, 1975) no es simplemente uno de los 19 diputados elegidos por el Bloco de Esquerda en las elecciones legislativas celebradas el pasado mes de octubre en Portugal. Es miembro de la Mesa Nacional de su partido e integrante de su Comisión Política, la que finalmente...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí