1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

crónica parlamentaria bcn

En la ladera del Tibidabo

Había algo del momento melancólico y 'aha experience' tras la paliza del último acto de una novela del ciclo Barcelona, cuando unos señores de Barcelona rompen las piernas al charnego divertido y lo tiran de un coche en marcha

Guillem Martínez Barcelona , 12/01/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Parlament de Catalunya. Día histórico. Por fin. Hasta hace tres meses, en Catalunya había tantos días históricos que, cada pack de 12, deberían habernos dado un juego de sartenes. La prueba del algodón de que hoy vuelve a ser un día histórico es que hay centenares de frikis frente al Parlament, subdivididos, a su vez, en dos grupos. Uno, compuesto por ex-legionarios, lleva banderas españolas. Otro, más numeroso, lleva banderas catalanas y pancartas peronistas, agradeciéndole al President saliente todo lo que ha hecho por los descaminados que, por otra parte, llevan camisa, y de marca. La presencia de frikis/consumidores de propaganda es importante. Demuestra que, tras tres meses de secano, vuelve a haber relato. Más concretamente, dos: España se resquebraja --según los usuarios de la banderita a)-, y Catalunya vuelve a estar a pocos días históricos de ser una República --usuarios de la banderita b)-. Es posible que ambos relatos oficiales repercutan en la estabilidad de un Régimen que ya sólo posee, en Catalunya y en el Estado y cuando los astros se alinean, la posibilidad de reeditar un relato mítico. Rayos, les estoy haciendo spoiler de esta crónica. Pasen de párrafo.

Como los consumidores de estas crónicas ya sabrán, en un parlamento de la postguerra europea --en España, de la postguerra, a secas--, no suele pasar nada. Salvo coreografías. Hoy es un día indicado para evaluar esa teoría. Lo que ha pasado --la designación de un Presi y un programa gubernamental-- no ha sucedido en el Parlament. Ni siquiera se sabe dónde ha sucedido ni, técnicamente, lo que ha sucedido. Hoy es domingo. Hola. El viernes, los grandes ideólogos de Junts per Sí, de CUP y de asociaciones de la sociedad civil --magnitud de la tragedia: se denomina asociaciones de la sociedad civil a varias AVT/organizaciones gubernamentales; no le den más vueltas; en España y Corea del Norte, el Estado tiene una idea parecida de lo que es la sociedad civil deseable--, habían tirado la toalla y roto, formalmente, las negociaciones. Sobre el secretismo de la cosa a esas alturas: se valoraron opciones divertidas, no comunicadas a la prensa, mientras los interfectos se reunían encima. Por lo visto, dos: una asamblea de municipios, parlamentarios, diputados y Senadores catalanes, que elegirían un President --es decir, con esos datos, a Mas--, o la elección en el Parlament de un Presi transitorio, para elegir otro definitivo --Mas-- en tres meses. No coló. El horror vacui era tan palpable que Mas, una parte de horror, dos de vacui, emitió su última propuesta en abierto: elecciones, pero ampliar el Gobierno provisional hasta marzo, con la presencia --de cuerpo presente, como siempre-- de ERC, para mirar de atar una improbable reedición de JxS, en barrena a esas horas. Esta propuesta chorras es un indicio del escaso margen de maniobra / propaganda que puede elaborar CDC, o cualquier otro partido de la Transición, alejada de poder. Es decir, de su firme voluntad, por tanto, de permanecer en él. Instinto que no fue lo suficientemente valorado, visto lo visto. La opción elecciones anticipadas, tal y como estaba el patio --es decir, Mas, que se negaba a desaparecer del patio-- era, en ese momento/viernes, no sólo oficial, sino la única posible. Ahora mismo, dos días después, en el Parlament, hablo con un indepe de JxS. Me dice que el viernes, en efecto, estuvo gestionando la devolución de su ordenador al Parlament.

El sábado volvió a haber reuniones. Sin mucho crédito e interpretables, en principio, como coreografía. Además, para mayor desubicación coreográfica, merengue --cuando el Madrid pierde, en fin, Sergio Ramos es el que más lucha por el esférico, para que la afición sea consciente de su inocencia--. Hubo, empero, movimientos. Desesperados. Que reproducían opciones anunciadas oficialmente el día anterior --un indicio de que, tal vez, el dia anterior ni se las creían--. A media mañana se telefoneó a Neus Munté, de CDC, para ver si aceptaba presidir la Gene. Rechazó. Por fidelidad o/y canguelo. Se probó, en alguna instancia, la opción Muriel Casals, expresidenta de Òmnium/la sociedad civil ésa. En ambos casos, Mas sería, al parecer, el Conseller en Cap. Lo que pasó finalmente, a primera hora de la tarde, pasó, en todo caso, en cuestión de segundos. Mas, zas, renunció a ser Presi y a estar en el Govern. La razón, posiblemente, fue la constatación de las encuestas internas --existentes ya de antes, por otra parte--, que situaban a CDC con no más de 20 diputados en unas elecciones a realizar en marzo. Eso, que Mas cediera el paso a un clon --la opción más lógica en cualquier otra democracia no peninsular--, era sorprendente e imprevisto. Pero lo que resultó aún más descomunal fue su puesta en escena.

En rueda de prensa --la primera, tras tres meses, con un absoluto dominio iconográfico; la primera también en la que se podía volver a verter discurso propagandístico de manera tranquila, pero no sosegada; Mas, en fin, estaba más encendido que un mechero--, Mas exhibió un poder y un dominio apabullante. Explicó el pacto realizado. Dos grandes puntos. ÉL mismo elegiría a su sucesor --como Pujol, o un emperador de la dinastía Antónima-- de entre los diputados de JxS --nota: el Estatut niega la posibilidad de que sea Presi un no diputado; eso se hizo para evitar que algún día Tarradellas volviera a ser Presi; sí, el marco español es tan coyuntural que, una vez superada la coyuntura, es un museo de fósiles legales--. Posteriormente, se dedicó a darle para el pelo a la cosa CUP. Por todo lo alto. Mi padre me habla así, y me cago. Y, snif, quizás es eso lo que pasó. La brutalidad fue ejercida en modo De Niro con smoking y un bate de béisbol, y sus --la sensación fue esa-- hijos, bajaron la cabeza. Al fin y al cabo, dijo, él estaba haciendo el bien.

Luego explicó, recreándose en la venganza, los puntos del pacto que afectaban a la CUP. La CUP cedería dos diputados al grupo JxS, y, glups, nunca jamás votaría en contra del Govern. En el pacto se lee que la CUP no votará con grupos contrarios al Procés en contra del Procés. Pero en un Procés propagandístico, todo --presupuestos, recortes, privatización de sanidad, sobreseimiento parlamentario de casos de corrupción y la elección de Miss República Catalana-- es Procés/Catalunya. Posiblemente, esa es la originalidad de la gestión gubernamental del Procesisme por parte de CDC y sus mariachis. Mas, a continuación se explayó, y mucho, en el apartado spanky-spanky de las CUP. Aludió explícitamente a que la CUP tendría que expulsar a diputados que no se habían portado bien y que habían dificultado el Procés --es decir, que habían impedido la reelección de Mas, ese Procés paralelo--. Al Padre de Catalunya, por unos segundos, le salió bigote y fue El Padre de Todos los Pueblos al conminar a las CUP --cágate lorito--, a realizar una autocrítica, tradición siberiana convocada por el President 129 de la Gene, ese catalán universal y por el mestizaje. La CUP, por cierto, no dijo ni mu. Algunos militantes históricos y representativos hacían chiribitas en twiter, un indicativo de que, fuera lo que fuera que estaba pasando, se lo estaban comiendo con patatas.

Por lo demás, Mas seguiría en política, con una presencia descomunal y sin precedentes. Tal vez como discreto aforado. Se encargaría de refundar CDC. Una actividad que, por otra parte, lleva realizando desde 2012 --este año, por cierto, realizan el congreso refundacional; se sabe, por lo que me dicen, que será un partido socialdemócrata o así, de orden frente al caos, e independentista, si bien por una fórmula negociada; es decir, ad eternum; es decir, será el Procés con patas--. No cerró la puerta, sino que la abrió, a su vuelta a la política. Es decir, a la Presidència. Sería dentro de 18 meses, cuando Catalunya esté otra vez a unos pocos días históricos de su ascensión a los Estados. Nota: puede ser antes. Tras unas elecciones anticipadas, como es el caso, sólo se pueden convocar elecciones no antes de un año.

El acto, por otra parte, fue teatral. Es decir, que resultaba difícil discernir lo que el planete y la venganza tenían de real o de concesión dramática puntual a un señor mayor que lo deja. Se verá en breve si Mas sigue mandando. En Rusia, es posible. Aquí sería, propagandísticamente, más costoso. En ese sentido, es difícil estar en el poder institucional cuando ya no se está en él. Recordemos, hermanos, que la historia reciente está repleta de substitutos --Rajoy, Camps, el propio Mas--, que dejaron de serlo por la dinámica propia del poder, ese caballo salvaje abandonado a su propio tiempo. También, por otra parte, es cierto que Catalunya está renovando la disciplina de la propaganda, esa cosa que Chomsky califica como la violencia en democracia.

También está por ver si el pacto con la CUP es una sobreactuación o realismo sucio. Hay indicios de que no será la apisonadora tan certera que dibujó Mas y el silencio CUP --la CUP, obediente, ha cesado a dos diputados, en efecto; uno de cada palo; ninguno de ellos era Anna Gabriel, el Eje del Mal para CDC y el ABC, dos objetos que, estéticamente, se tocan--. No obstante, y a la espera de que el pacto se asiente en la cotidianidad y la costumbre, la sensación es que, después de tres meses mareando la perdiz con discursos democráticos que tiraban de espaldas, la CUP ha realizado el peor pacto posible, el más vertical y el que menos contrapartidas tiene. De hecho, lo ha dado todo a cambio de nada. La CUP, partidaria de la unidad popular, ha colaborado en la elaboración de un frente nacional --ese estándar internacional-- con todas las letras. Y a cambio de lo de siempre/un Procés oral. Ha realizado, es más, un reajuste electoral tras unas elecciones, con lo que se adentra, de cuatro patas, en territorios de nebulosidad ética. Incluso es posible que haya desaparecido, epistemológicamente, al cambiar de función. ¿Cómo ha sido posible eso?

No se sabe. No se sabe, de hecho, quién pactó todo eso. Al parecer, para mayor lío, es obra del sector proclive a no investir a Mas. Al parecer, tras los primeros momentos de perplejidad, no hay especial debate o enfrentamiento en la CUP. En la intimidad cercana, los militantes defienden el acuerdo. Los análisis exhibidos, al menos, son un tanto extraños. Dicen que el pacto supone eliminar del Procés a su interlocutor con Madrid, que supone someter a JxS y a CDC a una contradicción interna que la hará implosionar en 3, 2, 1 --dudoso; CDC sale reforzada y adquiere una mayoría absoluta que no poseía; invadir Polonia, en fin, no supuso ninguna contradicción interna para Alemania, sino que se estuvieron riendo hasta cuando cerraron el búnker por dentro--. Dos días después del pacto, poco se sabe de su realización. Vía Anna Gabriel se sabe que la CUP pidió que fuera grabado. CDC no lo permitió. Y que para justificar la expulsión de diputados de la CUP, a cambio de echar a Mas de la Gene, un interlocutor CDC dijo --aparten a los niños--: "La cabeza de un israelí vale la de 9 palestinos". La frase ilustra no sólo el nivelón CDC, sino lo que ha aceptado la CUP como animal de compañía, una organización de pronto entroncada con lo más granado de la izquierda española, ese acceso a la izquierda que, cuando llega la escena sexy de la peli, siempre se lía con la responsabilidad de Estado --ese irresponsable--. O de su primo el pre-Estado.

Este pacto, en fin, tendrá serias consecuencias para el independentismo de izquierdas, y para la CUP. Su discurso anterior al pacto queda invalidado. Y aquel mito rupturista de cambiar la política aportando beligerancia, agenda propia y problemática, esas tres cosas aplazadas desde 1978, queda, a su vez, desactivado, al menos hoy, en la Liga parlamentaria catalana. Para quien crea que lo de Catalunya es un Procés, todo ello no deja de ser una nota de color. Para quién crea que lo de Catalunya es una crisis de Régimen avanzada, es decir, más recompuesta que en el resto del Estado, la cosa es preocupante, y un aviso a navegantes de que no se puede hacer política parlamentaria contra el Régimen sólo con camisetas, frases, gestos, símbolos, o entrega solemne al Rey de las últimas temporadas de Juego de Tronos. ¿Cómo se hace política parlamentaria contra un Régimen zombi? Ni idea/no soy político. Quizás, por lo visto, no pactando. En todo caso, es el estado de la cuestión, no respondido por CUP. A ver los siguientes en la cola cómo lo hacen a partir del 13 de enero.

¿Se puede hacer una crónica parlamentaria sin Parlamento? Sí. Pero por el mismo precio, les explico la sesión. El Parlament olía a victoria. Es decir, a napalm. Todos los ganadores, como en todos los días históricos, se habían traído al hijo, para los selfies. La derecha catalana, uno de los historiales más violentos de la Península, estaba más contenta que un chinche --catalán--. Las salas de prensa, a falta de espacio, estaban repletas de invitados VIP victoriosos que, conforme los portavoces hablaban por el plasma, aplaudían o silbaban, practicando la catarsis que Aristóteles describía en la Tragedia. O en la Comedia. El discurso de investidura de Puigdemont fue como el anterior de MasZzzz --o era el mismo, o se lo bajaron los dos de Google--. Novedades: en esta ocasión, la cosa hasta que Catalunya entre en la OTI como Estado miembro, seguirá durando 18 meses. Prorrogables, según al día siguiente razonaba, en sus artículos, el muñozmolinismo catalán. Chollo: en esta emisión, no serán necesarias tres leyes rupturistas, sino dos. Yupi. De la resolución rupturista del 9N/último día histórico, no queda nada, o nadie se acuerda. Se crearán las instituciones prometidas desde 2012 --algunas, prometidas más veces que Liz Taylor--, más un Banco Central. Con todo esto se recuperará en un plis-plas el Estado del Bienestar que, por otra parte, CDC se ha pelado.

Las respuestas de los portavoces de grupos parlamentarios fueron en la tesitura de las emitidas durante el debate0.1, cuando Mas iba a hacer lo mismo, en el mismo tiempo, o no lo haría nadie. Iceta, tal vez, estuvo más divertido y brillante. Anna Gabriel, en esta ocasión, no citó a Durruti. En su rostro se veía cierta fatiga. Y desubicación. Ella, o su grupo, o parte de él, eran el objeto de la victoria, desproporcionada, violenta, de CDC, que hoy estamos escenificando en este local. Una victoria sobre nativos, esa región del enemigo. Había algo del momento melancólico y aha experience tras la paliza del último acto de una novela del ciclo Barcelona, cuando unos señores de Barcelona rompen las piernas al charnego divertido, y lo expulsan de un coche en marcha en la ladera del Tibidabo. Es curioso, ahora que lo pienso, que en una sociedad que ha mitificado su horizontalidad, el único vestigio de brutalidad social explícito no sea su periodismo o su ensayo, sino parte de su literatura, recurrente desde los años 20, tal vez la más especializada en el abuso y la brutalidad social en toda la Península. A diferencia de la realidad, en la literatura no se miente.

En el turno de palabras apareció el Puigdemont que quedó camuflado tras la retórica CDC en su discurso de investidura. Es el hombre que Catalunya necesita. Oratoria vibrante, giros populares y agrarios, castizos y divertidos, y la capacidad tertuliana y crispante de hacer decir al otro lo que no ha dicho. Una buena forma de no decir nada, en fin. Votaciones. Dos de la CUP se abstienen. Es decir, no votan que no, que por lo visto no pueden. La Generalitat dispone de su 130 Presi en 657 años. 

A la salida, unos frikis vitorean a Mas y a Mas2.0. Otros les insultan. Catalunya, por cierto, carece de autogobierno desde la intensificación de su intervención económica. Un dato importante. Otro dato: el Presi de otro Gobierno, también intervenido y sin capacidad de emitir políticas propias, ha dicho, mientras se celebraba este acto, que era necesario un Gobierno del Estado que protegiera el Estado de Derecho, la democracia y la unidad nacional, o lo que sea que aún quede. O les vitoreas, o estás en la ladera del Tibidabo. O las dos cosas. 

             

Parlament de Catalunya. Día histórico. Por fin. Hasta hace tres meses, en Catalunya había tantos días históricos que, cada pack de 12, deberían habernos dado un juego de sartenes. La prueba del algodón de que hoy vuelve a ser un día histórico es que hay centenares de frikis frente al Parlament, subdivididos, a su...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marc

    Doncs sí, Jordi, una majoria republicana i d'esquerres al Parlament, cosa mai vista (i que mai es veurà) al Congreso de los Diputados. Tu parles de JxSí, però que jo sàpiga al Parlament hi ha d'altres grups parlamentaris, a més de JxSí. Potser és que estàs confonent Parlament amb Govern, no ho sé. Un govern que, per cert, tindrà consellers d'Economia, de Salut, de Treball i de Justícia socialdemòcrates. En qualsevol cas, aquesta CDC corrupte, neoliberal, repressora i privatitzadora, representa el 22% dels escons al Parlament. Però saps quant representen els 3 partits del Congreso de los Diputados que són tant o més neoliberals, privatitzadors, feixistes i corruptes que CDC? Sí, sí, aquests que volen formar la gran coalició de govern: un 73%! Així que company, potser que t'ho facis mirar. Perquè si aquest és el gran canvi en els darrers 40 anys a Espanya, amb mi que no hi comptin per seguir empenyent. Ah, i una darrera cosa. No t'equivoquis pas amb la CUP: aquí no hi ha cap diputat segrestat per JxSí. Això és el que ha volgut vendre el sr. Mas per amagar la seva descarnada mort política, i pel que veig molts li heu comprat el discurs. Que ja és curiós, perquè veig molta gent que sempre ha criticat que el que deia Mas era una gran mentida, però en canvi ara sí que se'l creu. Que m'ho expliquin, perquè no ho entenc. D'altres, en canvi, no ens l'hem cregut mai aquest senyor, i ara tampoc. La realitat és que la CUP estarà vigilant i fiscalitzant a JxSí a cada moment per garantir que el Procés Constituent vagi endavant, i que el Pla de Xoc s'apliqui tal com està acordat.

    Hace 6 años 10 meses

  2. Jordi

    Marc: ¿"una mayoría republicana y de izquierdas en el Parlament"? lo que tenemos en realidad es un grupo de JxS dominado por CDC (neoliberal, privatizadora, represora, corrupta) que ahora toma como rehén a dos diputados de la CUP

    Hace 6 años 10 meses

  3. MGinard

    Gran(de) artículo, como nos acostumbra de hace un tiempo para acá esta pluma rebosante de estilo que es Guillem Martínez. La sensación: los hermanos Marx dando una clase magistral de disección en una universidad; se une a la comicidad ya esperada, cuando no ansiada, las declaraciones bajo-telón, las confesiones desternillantemente esclarecedoras, la revelación de la verdad con forma de patito de goma y la mano (o el puño, tanto da) alzada. Para rebajar el peloteo añado o añadir quisiera "¿no podría haber fijado su atención en la rigidez violenta de Mas a lo largo de la ceremonia? En especial, cuando mandaba sentarse, levantarse, actuar en definitiva, a su sucesor. Fíjaos, todos vosotros, en esa mano presidencial tras la zona lumbar del ex-alcaldillo, los marionetistas que juegan con el destino de las personas (gentes de todo tipo) las utilizan ansí." Post-rollo, y dirigido a los que no ven con el cerebro, sinó con el "corazón"(recordemos:órgano eminentemente utilizado por el cristianismo para expresar sentimientos) viajad por las españas, cultivaos en todo lo poco (no por incapacidad) que podais y después haced un difícil ejercicio: volved a pensar, replantearos aquello que tan firmemente créeis. Saludos virtuales a todas y todos.

    Hace 6 años 10 meses

  4. Josep Carrero

    Si no se cuenta como un cuento, no se entiende cómo una gente tan culta como los indepes (su nivel educativo está muy por encima de la media, según las encuestas) acaben tragándose sapos en función de ensoñaciones de futuros felices. Será porque el fin justifica los medios, como decían Stalin y Mao, pero yo no me subo a este carro

    Hace 6 años 10 meses

  5. Marc

    Líampiate la espumita, Guillem, que te rebosa de la boca. Parece que el pacto de investidura se te ha puesto mal. Pues oye, nosotros estamos contentos. De momento ya hemos echado a Mas, tenemos una mayoría republicana y de izquierdas en el Parlament, y hemos puesto "fil a l'agulla" para empezar nuestro proceso constituyente hacia la República. Ahora espero a ver si sois capaces vosotros también de echar a Rajoy, y de conseguir una mayoría en el Congreso que sea de izquierdas, repúblicana, y dispuesta a refundar España. Suerte con eso! Si lo conseguís por favor avisadnos! pero no os sepa mal que mientras nosotros vayamos haciendo nuestro camino y construyendo nuestro futuro, por si las moscas, ya sabes. Oye, y si no lo conseguís ahora no pasa nada... mucho ánimo y a seguir jugando, que seguro que algún siglo lo conseguiréis!

    Hace 6 años 10 meses

  6. quien

    Solo una nota sobre el estilo: resulta estomagante, por lo pedante. Doy un ejemplo: el jueguecito del a) y el b), en lugar de repetirlo ad nauseam, se lo podría ahorrar. Es una apreciación personal, no se lo tome mal.

    Hace 6 años 10 meses

  7. Dan

    No se ha dado la suficiente importancia a los resultados del 20D en Catalunya. Diría unos resultados históricos pero eso es poco original en Catalunya. Pero sí que han tenido que ver en lo que ha pasado después. De Polonia a Rúsia ( la de Medvédev). ahora toca erosionar al enenemigo, no España, ni Rajoy, ni menos Arrimadas. Refundar CDC es dedicarse también a erosionar a Colau y de pasada a ERC. Lo que pase estos días en el congreso va a ser el punto de partida. Veremos que hace Rufian y cia. El choque entre Colau e Iglesias igual empieza con un choque con Oltra pero es inevitable. En cuanto a la CUP el tiempo juega a su favor.

    Hace 6 años 10 meses

  8. David

    Una obra maestra :). Has sintetizado perfectamente lo que es esta opereta, una refundación del sistema disfrazada de ruptura. En España le llaman pacto por la estabilidad y la unidad de la patria, aquí le llaman Procés, al final es lo mismo, ilusionismo y fuegos artificiales para que quien controla el poder siga controlandolo. Los ingredientes son también los mismos en ambas recetas, una pizquita de bandera, unas cucharadas de patriotismo, y mucho choque de patrias y de a ver quien la tiene más grande, con eso hay que ser generoso. Y el resto? Pues el resto vamos detrás haciendo "beee"...maravilloso.

    Hace 6 años 10 meses

  9. Carlos Sanchez

    zzzz zzzzz zzz irrelevante, cuenta cuentos;chinos. Seguim...

    Hace 6 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí