1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Señora Aguirre, usted no es liberal

Por Navidades, la portavoz del grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid regaló a los concejales de Manuela Carmena un libro sobre economía

Pablo Carmona 13/01/2016

<p>Esperanza Aguirre</p>

Esperanza Aguirre

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las pasadas Navidades, todos los concejales de Ahora Madrid, sin excepción —para algo tenía que querer la equidad— recibimos una amable felicitación de parte de Esperanza Aguirre. Nada raro, si esta no hubiese venido acompañada por un bonito libro, si bien algo retro para estos tiempos: Ludwig Von Mises, El Socialismo. Análisis económico y sociológico. 600 páginas y un nudo en el gaznate, y no por los atracones navideños. Conociendo el ahínco y la audacia con el que la señora Aguirre defiende sus posiciones, no es de extrañar que se atreviera con semejante ladrillo.

El Socialismo —mejor se hubiera llamado Contra todo lo que huela a socialismo— fue publicado en 1922 como un alegato frente a los proyectos socialistas de la Europa de principios del siglo XX. En la mente de Von Mises estaban tanto la Revolución Soviética de 1917 como la socialdemocracia centroeuropea. Quizás nunca se imaginó que su doctrina fuera a alimentar los argumentarios de varias generaciones de liberales, neoliberales y anarcocapitalistas del siglo XX. Y parece que también del XXI. 

Aguirre reivindica el patrimonio del liberalismo gran reserva, que ella misma se atribuye

Suponemos que, con este regalo,  Aguirre nos recuerda aquellos viejos debates a fin de entender lo que hoy pasa. Poco sutil, directa como es ella, lo que nos quiere decir es que hay indudables parentescos entre Ahora Madrid y aquellos socialistas y comunistas de las primeras décadas de siglo. A su criterio, en el Madrid de 2016 existen dos concepciones políticas puras, bien representadas en nuestro consistorio: a un lado “los liberales” y al otro “los comunistas” o “tardocomunistas”, como le gusta decir cuando habla de nuestro grupo.

Con tales etiquetas, no exentas de folclore y de reclamos publicitarios, Aguirre reivindica el patrimonio del liberalismo gran reserva, que ella misma se atribuye y que reparte, a diestro y siniestro, como única ideología moderna y de progreso. A su entender, ni siquiera le vale el taxón neoliberal, pues de su mano el liberalismo es esencia pura, oro de 24 quilates.

Pero, Esperanza: ¿crees sinceramente que eres liberal? ¿Que tu práctica se acerca siquiera en apariencia a los postulados del libro que nos has regalado?

El abuelo Von Mises y la doctrina liberal

De mi lectura de Von Mises, entiendo que el liberalismo se empeña en lo económico-material, pues sabe que lo espiritual concierne únicamente del individuo. Para Mises, la vida colectiva se debe organizar racionalmente a través de sistemas de regulación mercantiles, con precios de mercado, que igual valen para el trabajo como para la tierra o las mercancías producidas. Al Estado sólo le corresponde la salvaguarda de la propiedad, la libertad y la pacífica convivencia. 

Von Mises es reclamado como una de las figuras fundadoras de lo que en Estados Unidos se denomina libertarismo, corriente pura del liberalismo, que —como señala Robert Nozick— sólo entiende al Estado como un discreto vigilante nocturno. O si se prefiere, en palabras de otro santurrón del liberalismo, Friedrich Hayek, como el jardinero que cultiva una planta. De acuerdo con estos autores, la política social no debería molestar a los individuos en sus secretos últimos y más profundos, de igual modo que la idea de componer un gobierno liberal se les antoja un imposible. Para Von Mises, “gobierno liberal” es sencillamente una contradictio in adjecto.

El desajuste conceptual, que apunta esta corriente de pensamiento, descansa en la propia idea de gobierno: de ahí que se les llame libertarians. El gobierno lleva aparejada la tentación de formular organizaciones sociales totalizantes. El gobierno no entiende de la libertad de mercado y recae, una y otra vez, en el intervencionismo sobre la vida de los individuos, al tiempo que corrompe las relaciones felizmente reguladas por el libre intercambio. ¡Ojo, Esperanza! El peligro de todo liberal reside en la insidiosa tentación de usar el gobierno para favorecer cierta moral, muchas veces religiosa; para impregnar a los hombres —y a las mujeres y a los niños— de valores y formas de vida de marcado carácter conservador.

El enigma del neoliberalismo y el liberalismo conservador

En más de una ocasión te he escuchado decir: “Yo no soy conservadora, soy liberal”. E innumerables veces te han aplaudido por ello, al recalcar que la unión entre liberalismo y conservadurismo es imposible. Pero ¿estás, segura de que la tradición conservadora no constituye tus ideas y tu práctica?

Durante los años setenta, el liberalismo dio un increíble vuelco. Casi se puede decir que dejó de ser liberal. Esta corriente de pensamiento, que hasta entonces no parecía destinada a tener un gran recorrido, tomó el relevo en los gobiernos de medio mundo. Para ello —recuerda, se trataba de “gobernar”, no de opinar en los márgenes de la academia y el periodismo—, decidió ceder algunos de sus principios fundamentales, a cambio de ganar eficacia y funcionalidad en relación con los poderes económicos establecidos. Al tiempo, desarrollaba instrumentos morales que controlaran mejor unas sociedades también en crisis. Por más que te pese, Esperanza, esa transformación tuvo dos nombres: neoliberalismo y revolución conservadora; al igual que dos presidencias, que ya sabemos cuánto admiras: la de Margaret Thatcher y la de Ronald Reagan.    

La era neoliberal se define  por asumir y provocar la indistinción entre el capital y el Estado. ¿Cómo pensar, si no, el mundo posterior a 1945?

El nuevo liberalismo se concibió como una estrategia radical de gobierno y de renovación del Estado, en tanto agente económico, político y de ordenación social. Como dice el “tardocomunista” David Harvey, podemos decir que la era neoliberal se define, entre otras cuestiones, por asumir y provocar la indistinción entre el capital y el Estado. ¿Cómo pensar, si no, el mundo posterior a 1945? ¿Cómo interpretar los gobiernos de Ronald Reagan y Margaret Thatcher? ¿Cómo pensar la China —sí, también la China “comunista”— posterior a 1979?

La esencia del neoliberalismo es que el liberal no puede seguir pensando en el Estado como un factor independiente, marginal, discreto. Esperanza, reconócelo: ser neoliberal es apostar porque el Estado tenga una gran capacidad de intervención sobre el conjunto de la economía.

Madrid. Para muestra un botón

La prueba del algodón del “liberalismo” madrileño fueron tus años de gobierno en la Comunidad de Madrid. Son múltiples los ejemplos en esta región en los que se demuestra que el papel de las instituciones públicas —aquellas que has gobernado— no han sido las de un “discreto vigilante” o un “cariñoso jardinero”. Y esto sucedió no sólo porque se incurriese en la contradicción de querer conformar un “gobierno liberal”.

En Madrid, mientras los verdaderos liberales hablaban de dejar caer a las entidades financieras que no habían sabido competir en el libre mercado, los supuestos liberales madrileños usaban dinero público para salvar y hasta nacionalizar partes del sector bancario. Episodio conocido es el de la cruenta guerra por el control político de Caja Madrid. Acuérdate, Esperanza: ahí no actuaste de forma precisamente discreta. La liaste.

En aquellos años, parece que te poseyera aquella tentación intervencionista que siempre corrompe a los liberales en el poder. De hecho, debes reconocer que empleaste las instituciones públicas no para generar un campo de juego libre (mercados libres), sino para favorecer a determinados intereses privados. Recordarás que la supuesta bajada de impuestos no se tradujo en mayores cantidades de dinero en los bolsillos de los ciudadanos, sino en disminuciones de los ingresos públicos, que tuvieron que compensarse con subidas desmesuradas del transporte público, copagos sanitarios y un enorme endeudamiento.

Apostaste por modelos mixtos, que han demostrado su fracaso como sistema público, además de su inviabilidad como empresas, siempre incapaces ante la libre concurrencia

Tampoco en el campo de los servicios públicos se crearon sistemas sanitarios o escolares privados, que gracias a la libre competencia garantizasen un “mejor” servicio. Muy al contrario, apostaste sistemáticamente por modelos mixtos, público-privados, que no han sino demostrado su fracaso como sistema público y universal, además de su inviabilidad como empresas, casi siempre incapaces de enfrentarse a la libre concurrencia. Con tu “gobierno liberal” confirmaste un modelo aberrante que genera un sistema de economía privada que vive del presupuesto público, por supuesto sin que tampoco genere servicios de calidad.

Nos podríamos extender en los ejemplos hasta superar las 600 páginas del libro del bueno de Von Mises. Por respeto al lector, solo te haré constatar que tu política ha ido en dirección contraria a la famosa autorregulación de los mercados. Gracias a ti, entre otros, vemos cómo los grandes intereses financieros y empresariales se han amalgamado con los presupuestos públicos con el único fin de regular la economía en su provecho, dando cuerpo a fórmulas de contratación y gestión público-privadas rabiosamente endiabladas. 

Y este no es el liberalismo que aparece en tus libros, sino un mundo que tiene lo peor del socialismo que denuncias y lo peor del liberalismo que dices defender. 

Las pasadas Navidades, todos los concejales de Ahora Madrid, sin excepción —para algo tenía que querer la equidad— recibimos una amable felicitación de parte de Esperanza Aguirre. Nada raro, si esta no hubiese venido acompañada por un bonito libro, si bien algo retro para estos tiempos: Ludwig Von Mises, El...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Carmona

Miembro de la Fundación de los Comunes y de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Vallekas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

18 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Expatriado

    Nunca había leído una defensa del liberalismo tan bien construida. Muchas gracias, Pablo de ¿Ahora Madrid? ¿Seguro? Creo que o eres de izquierdas e intelectual (hace tiempo que no se ven a muchos de esa especie) o un liberal en el lugar equivocado (aunque los liberales estamos donde nos dé la gana, claro)

    Hace 5 años 9 meses

  2. Saúl

    un zasca con elegancia, de los que duelen

    Hace 5 años 9 meses

  3. Vicente

    Muy bien dicho. Como libertario te felicito. Lo que no entiendo es que haces entre los podemitas.

    Hace 5 años 9 meses

  4. Javier

    Magnífico artículo. Sí señor.

    Hace 5 años 9 meses

  5. difusa

    Delicioso

    Hace 5 años 9 meses

  6. Libertarian

    Sublime el rigor intelectual del artículo, un placer leer textos con esta coherencia y elegancia.

    Hace 5 años 9 meses

  7. Liberatus

    Bastante curioso. Al menos en este artículo, demuestra bastante rigor intelectual. Enhorabuena al autor, esperemos que ponga algo de racionalidad y rigor a las podemitadas de Carmena y los suyos.

    Hace 5 años 9 meses

  8. La maga Sara

    Menos regalar , y más leer Doña... que sus carencias son muy evidentes.

    Hace 5 años 9 meses

  9. Juan Pina

    Como libertario ("libertarian") coincido con lo esencial del análisis. Sostengo como Hayek que las ideas de la libertad son tan ajenas al colectivismo de derechas (conservadurismo) como al de izquierdas (socialismo). Esperanza se llena la boca con la palabra liberal pero su praxis es conservadora. Menos regalar a Mises y más aplicárselo, y de paso a Rothbard.

    Hace 5 años 9 meses

  10. Pepe

    Gracias por reconocer que ni Aguirre ni el PP son liberales. El siguiente paso es asumir que en España nunca ha habido liberalismo y dejar de una puta vez de echarle las culpas al mismo de todos nuestros problemas.

    Hace 5 años 9 meses

  11. yasferrara

    Delicioso artículo, amigo Pablo. Demuestras altura intelectual. Suerte y determinación para todos de una socialdemócrata.

    Hace 5 años 9 meses

  12. juan angel fernandez lopez

    Gracias por borrar lo que escribo antes de terminar.

    Hace 5 años 9 meses

  13. Gerardo

    Eres lo que eres, Aguirre, no lo que dices que eres...

    Hace 5 años 9 meses

  14. Pedro

    No se podría describir mejor con menos palabras la ideología de la lideresa. ¡Bravo!

    Hace 5 años 9 meses

  15. Jesus

    Qué bueno. Muy de acuerdo.

    Hace 5 años 9 meses

  16. Irene

    Pablo, ¡escribe(nos) más!

    Hace 5 años 9 meses

  17. d0wnfall

    Excelente artículo. Encantado con que alguien desenmascare el falso liberalismo de esta señora.

    Hace 5 años 9 meses

  18. Ander

    Pablo, qué bien hilado y redactado está el texto. ¡Gracias!

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí