1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Una propuesta constitucional sobre el derecho a decidir

Miguel Pasquau Liaño 13/01/2016

<p>Carles Puigdemont.</p>

Carles Puigdemont.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Mientras en Cataluña el proceso de desconexión constitucional e independencia unilateral  avanza, pletórico hacia un precipicio lleno de retórica y confusión, asentado sobre una operación política esperpéntica en la que la antigua Convergencia y la autodestruida CUP (dejo a salvo la coherencia de ERC) han enseñado lo peor de sí mismos, es importante que en el ámbito de los partidos con implantación en todo el Estado se arranque también, de una vez, en la construcción de una respuesta seria y respetuosa con las imprescindibles exigencias de un Estado de derecho. Pero si se quiere construir esa ansiada respuesta, es necesario ir al fondo del asunto y abandonar las posiciones puramente estratégicas que hoy se nutren de las etiquetas de “ley” (PP y C’s), “federalismo” (PSOE) y “referéndum” (Podemos). Ninguna de ellas es suficiente.

¿Para qué unos quieren convocar un referéndum y por qué otros se niegan? ¿Estamos dispuestos a hacernos en serio esa pregunta? Los primeros esgrimen la política y eluden la Constitución, porque saben que sin reforma constitucional no hay posibilidad de un verdadero derecho a decidir con el que quieren mejorar España. Los segundos esgrimen la Constitución y eluden la política, porque el “no se puede” les ahorra el esfuerzo de justificar el “no quiero”. Y en este circuito seguiremos encerrados mientras no enmarquemos la cuestión en el único terreno de juego posible, que es el de la reforma constitucional. Sólo así, sólo hablando de Constitución con todas sus consecuencias, estaremos planteando un problema real con soluciones políticas posibles, y no una disputa sin fin donde fácilmente anidan la retórica, la frustración y el oportunismo que están haciendo de España un país viejo y cansado. Sólo así nos pondremos de frente ante un problema que sólo admite dos soluciones: o bien el “vamos a proponer hasta que lo consigamos una reforma constitucional”, o bien el “no vamos a aceptar una reforma que permita el derecho a decidir porque prefiero la unidad de España incluso a la fuerza que el  derecho a decidir”.

Por debajo hay al menos dos concepciones diferentes sobre lo que es España. Las dos son legítimas, pero una necesita convencer a una mayoría muy holgada de españoles, difícil de alcanzar, y la otra parte de la premisa dogmática de que la indisolubilidad de España debe quedar protegida frente a pretensiones democráticas que pueden ponerla en riesgo. 

Sigamos por este camino. Preguntemos a los partidarios del derecho a decidir si estarían dispuestos a imponerlo por la presión de los hechos y la exacerbación del conflicto e incluso con transgresión del orden constitucional, como está pretendiendo tan erráticamente la mayoría parlamentaria catalana; e, inmediatamente, preguntemos a los contrarios al derecho a decidir qué razones podrían justificar que una (eventual) amplia mayoría concentrada en un territorio deba soportar que no exista absolutamente ningún cauce democrático para perseguir una aspiración moralmente neutra, como es desligarse de determinada estructura estatal para conformar una nueva.

Por lo pronto, la premisa de la que habría que partir es que en la actual Legislatura no se ha conformado una mayoría suficiente como para introducir un derecho a decidir de las nacionalidades que integran España. Podemos y sus marcas territoriales deberían reconocerlo explícitamente: salvo que el PSOE cediera en este asunto, contraviniendo un punto importante y explícito de su programa electoral, cualquier propuesta de reconocimiento de un auténtico derecho a decidir territorializado encontrará una mayoría en contra insalvable de momento y, en todo caso, tropezaría, en segunda instancia, con la mayoría absoluta del PP en el Senado. ¿Tiene sentido, entonces, condicionar a este punto un eventual acuerdo de investidura? ¿Se puede exigir lo imposible para formar Gobierno? ¿No sería más lógico que Podemos declarase que su propuesta de una España “libremente unida” (y por tanto disoluble) de momento es minoritaria e inviable, reservándola como argumento para futuros procesos electorales y alineándose con la defensa del orden constitucional frente a transgresiones unilaterales? Y, ¿tiene sentido cambiar el derecho a decidir por una “consulta” sin efecto alguno?  Pero por la misma razón, si la propuesta es inviable, ¿por qué en el PSOE enfatizan tanto la cuestión? ¿Por qué pretende obligar a Podemos a hacer una declaración de abandono de ese proyecto, si le bastaría con decir “pueden ustedes mantener ese objetivo, pero sepan que en el Senado hay una mayoría absoluta del PP que no permitirá la reforma constitucional que la haría posible”? Esto me lleva a otra pregunta incómoda: ¿estamos ante un verdadero conflicto de principios políticos incompatibles entre los partidos con implantación estatal, o se trata de maniobras retóricas preparadas para endosar culpas de una eventual repetición de las elecciones generales? ¿Es el derecho a decidir la excusa que utiliza Podemos para forzar al PSOE a una alianza coyuntural con el PP y así reservarse el protagonismo de la oposición? ¿Es, también, la excusa que utiliza el PSOE para no urdir una Legislatura de izquierdas que le haría perder votantes de centro? ¿Por qué no deciden conservar cada partido su posición de partida (federalismo autonómico o plurinacional, o reforma constitucional que prevea cauces para la autodeterminación), reconocer la radical diversidad de proyectos en esta materia sobre la que seguirían trabajando por separado o en alianzas externas, y valorar si el resto de posibles concordancias da o no para la formación de un Gobierno con coaliciones o simples apoyos de investidura?

Me parece que estamos aproximándonos al momento de las propuestas fuertes y claras, sin miedos electorales, abandonando la cautela de no perder por allá los votantes que se ganan por acá. Y en ese contexto, entiendo que la solución no puede ser ni un referéndum decisorio “a lo bruto”, fuera de toda previsión constitucional, ni tampoco el referéndum “consultivo” como inicio de un proceso indeterminado e incierto, que probablemente ofrecería un resultado demasiado abultado a favor del “sí” en la medida en que ese “sí” carecería de consecuencias inmediatas. Si nos decidimos a tratar en serio el asunto y a exponer a España al veredicto de la voluntad democrática de quienes forman parte de ella, no hay otra solución que no sea una reforma constitucional grande (cuando sea posible), que de una vez se decida a abrir un cauce razonable, exigente y democrático para la aspiración de secesión de una o varias “nacionalidades” (utilizo el término constitucional vigente para no atrancar aquí mi propuesta). No valen subterfugios: cualquier camino a la independencia sin reforma constitucional es inviable y las instituciones del Estado tienen el deber de interceptarlo, porque el pueblo español no les ha autorizado a otra cosa; sin embargo, ese obstáculo constitucional no es insalvable: simplemente requiere una voluntad política bien definida y una mayoría rotunda que podría alcanzarse en un futuro no remoto si se es capaz de formular una oferta asumible y razonable. 

Me atrevo, con cierta imprudencia que no debería confundirse con ingenuidad, a dibujar una propuesta, sin más intención que alimentar el debate, dando forma concreta a lo que podría ser un reconocimiento constitucional del derecho a la secesión a través de un procedimiento basado en la constatación de una inequívoca y homogénea voluntad de un territorio de constituirse en Estado independiente. 

Las bases políticas de esta propuesta consisten en a) reconocer que la independencia y la conformación de un nuevo Estado es una aspiración en sí misma legítima, no dependiente de razones históricas o militares sino de la voluntad democrática, que en la actualidad no tiene cauce procedimental de expresión, y que requeriría un pacto constitucional entre todos los españoles (actuales titulares de una soberanía unitaria) que lo permitiese; b) exigir la constatación de una mayoría cualificada tanto en el inicio del proceso (en el ámbito de los ayuntamientos, diputaciones y Parlamento autonómico) como en su culminación (referéndum): una modificación territorial de consecuencias tan importantes requiere la constatación formal de la voluntad de la mayoría de los ciudadanos censados, sin que a la abstención, a los votos nulos o en blanco pueda dárseles valor alguno; y c) garantizar, por razones de estabilidad política, que la falta de obtención de tales mayorías impedirá reiterar el proceso en un periodo de tiempo equivalente a una generación. 

Sobre estas bases, la propuesta consiste en la introducción de una disposición adicional en la Constitución, naturalmente aprobada a través de los mecanismos (exigentes) de una reforma constitucional (que incluye referéndum entre todos los españoles), en términos como los siguientes:

 Disposición adicional.

1. El Estado español está constituido por la voluntad soberana de todos los españoles.

2. Se reconoce el derecho de secesión de las comunidades autónomas. Para su ejercicio, habrán de cumplirse todas y cada una de las siguientes exigencias:

2.a. La iniciativa para iniciar el procedimiento de secesión corresponde al Parlamento autónomo, que deberá acordarlo por una mayoría de 3/5.

2.b. Una vez aprobada por el Parlamento, la iniciativa será consultada en un plazo de tres meses a todos los Ayuntamientos y Diputaciones de la comunidad autónoma. La moción habrá de ser aprobada por la mayoría absoluta de los concejales de Ayuntamientos que representen 3/5 de la población de la comunidad autónoma, conforme al censo oficial, y por todas y cada una de las diputaciones provinciales de la misma.

2.c. Alcanzadas dichas mayorías, la moción de secesión se someterá a referéndum convocado por el Jefe del Estado y habrá de ser aprobada por un número de votos superior a la mitad de la población con derecho a voto, sea cual fuere la tasa de participación.

2.d. Aprobada la moción en referéndum con la mayoría exigida, se disolverá el Parlamento y se celebrarán elecciones constituyentes en el ámbito de la comunidad autónoma para su conversión en Estado independiente.

3. Ejercido el derecho de secesión, y aprobada la Constitución del nuevo Estado, las relaciones entre éste y el Estado español se establecerán mediante un Tratado convenido por ambas partes. En todo caso:

3.a. Los ciudadanos de la comunidad autónoma secesionada tendrán derecho a conservar la nacionalidad española.

3.b. El Estado español apoyará el ingreso del nuevo Estado constituido en las instituciones europeas e internacionales de las que sea parte.

3.b. En el plazo de dos años desde la aprobación de la secesión por referéndum se liquidarán las relaciones económicas entre ambos Estados, bajo la supervisión de un organismo internacional dependiente de Naciones Unidas.

3.c. Las leyes del Estado español seguirán siendo aplicables en el nuevo Estado entre tanto no sean expresamente derogadas, o sustituidas por otras.

 4. Fracasada la moción independentista por no alcanzarse cualquiera de las mayorías exigidas en el apartado 2, el proceso no podrá volver a iniciarse hasta pasados veinte años.

5. Cualquier proceso o declaración de secesión que no respete las reglas previstas en esta disposición dará lugar a la aplicación de lo dispuesto en el artículo 155 de la Constitución.

6. El derecho de autodeterminación no tendrá más contenido que el ejercicio del derecho de secesión conforme a lo previsto en esta disposición, sin que, por tanto, una comunidad autónoma pueda modificar unilateralmente, fuera del marco constitucional, las reglas generales de la organización territorial del Estado, imponiendo un grado de autonomía no permitido en la Constitución para las comunidades autónomas, y sin perjuicio del procedimiento establecido para la modificación de los Estatutos de Autonomía

He de confesar, por último, que quien suscribe sentiría como una gran pérdida dejar de compartir algún día pasaporte y nacionalidad con un barcelonés, un bilbaíno, un coruñés o un mallorquín, porque la España que me gusta es la que no se conforma con lo castellano, sino que engloba lo ibérico (incluido, ojalá, Portugal). Pero no creo en una España forzosa, y asumiría el riesgo de enterarme de que, de verdad, la mayoría de un territorio no quiere compartir conmigo estructuras de Estado. 

Mientras en Cataluña el proceso de desconexión constitucional e independencia unilateral  avanza, pletórico hacia un precipicio lleno de retórica y confusión, asentado sobre una operación política esperpéntica en la que la antigua Convergencia y la autodestruida CUP (dejo a salvo la coherencia de ERC)...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jose Bembibre

    Creo que lo menos relevante del artículo es la propuesta de Disposición Adicional. Estoy seguro que llegados al punto de plantearse una reforma de la CE en la linea que se señala, no faltarán opciones y variantes. Solo señalar que la no consideración de la abstención, a menos que se trate de una omisión involuntaria, es una pequeña trampa. Salvo que se impusiera la obligación legal de votar, y aun así, es necesario para no hacernos trampas al solitario, tener en cuenta un cierto nivel de abstencionismo estructural. Pero ya decía que los detalles de la modificación de la CE no son lo importante, a mi juicio, de la pieza. De lo que se trata es de martillar en la coalición de "izquierdas" que se ha vuelto obsesivo en CTXT. El esquema es siempre el mismo: La promesas electorales del PSOE son sagradas y las del Podemos+Coaligados una estrategia de negociación. No importa que el primero tenga un record muy modesto en el cumplimiento de sus programas electorales o que los votos alcanzados por ambos sean muy similares. Podemos debe de renunciar a sus promesas y reservarlas para la intimidad, y el PSOE en un alarde de generosidad no obligará a Podemos a que abjure públicamente de sus errores. ¡Qué magnanimidad! Que la cosa va para largo, ya nos lo anuncia, ya que hace falta "una reforma constitucional grande (cuando sea posible)". Esto es para mandar claro un mensaje: esto es para marear la perdiz. No os alarméis. El mismo mensaje del PSOE con prometer una reforma constitucional que no tiene la menor intención de iniciar. Al menos este PSOE. El asunto es si la sociedad catalana ahora y pronto la vasca van a soportar este cinismo y vivir con él o pasar por encima, en una modalidad de "pasar por encima" de la que no conocemos los detalles, pero si podemos imaginar fácilmente sus efectos. Promover que se despeje lo antes posible el problema catalán y por ende el paisaje para Euskadi con mensajes claros a la opinión pública española, que no vive en Cataluña o Euskadi, para desintoxicarla de nacionalismo español barato, parece mejor servicio que estos ejercicios de enredo. Que por cierto, disculpen a un profano, contienen un error como es que el Senado tiene capacidad de bloqueo legislativo cuando no es así. El nuestro es un bicameralismo asimétrico. Podemos es el único que se ha atrevido a decir que el rey está desnudo, y por eso los cortesanos intentan acallarlo por todos los medios. No sea que con el rey se caiga la corte completa y mal que bien se apañan en ella.

    Hace 5 años 9 meses

  2. Sr Rodriguez

    Hablando desed la ignorancia, yo veo dos puntos etiquetados como 3.b y creo que eso va a llevar a confusión.

    Hace 5 años 9 meses

  3. Gabriel Morales Lerche.

    El 3.c es polémico, novedoso e interesante. Al principio pensé que no tenía cabida que había sido un fallo, pues la soberanía de un estado no puede inferir en otro y que realmente quien tuviera que establecer esa transitoria sería la constitución del nuevo estado independiente. No obstante, como en derecho dos más dos solo es cuatro cuando conviene, cabría discutirlo. Sería interesante.

    Hace 5 años 9 meses

  4. Juan Antonio Cervantes

    Me asaltan algunas dudas: 1. ¿Cuál es la razón o el fundamento de que el ámbito territorial del pretendido “derecho” sea la Comunidad?, ¿Por qué no la Provincia, o la Comarca?; 2. ¿Que se debería hacer en el caso de que una, dos o tres provincias, con una mayoría aplastante, dijeran No a la secesión y, no obstante, en la Comunidad triunfara el Si?, ¿Deberían esas provincias permanecer en el Estado, o deberían marcharse?. 3. A los únicos efectos dialécticos: si el proponente supiera de antemano que, tras su propuesta, desaparecería el Estado español y nacerían 17 nuevos estados, ¿mantendría su propuesta?. La propuesta, en sí misma, ¿en quién está pensando, en España o en Cataluña?, ¿surge por el convencimiento moral de que se trata de un derecho subjetivo de todo ciudadano?, ¿grupo de ciudadanos?, ¿o debe ser entendida como un derecho territorial?, ¿o, simplemente, se trata de una propuesta ad hoc para atender la reivindicación de un grupo de catalanes independentistas, en la creencia de que, con ella, desaparecería el problema secesionista catalán?.

    Hace 5 años 9 meses

  5. Carlos Perez

    Como jurista que es usted, debe saber que la constitucion española, esta viciada de origen y por lo tanto nula de derecho.

    Hace 5 años 9 meses

  6. Mariano Valcárcel González

    Es de total sentido común la propuesta. Pero al día de hoy las posiciones (de tantos implicados) o son absurdas, o francamente ilegales o ni las hay con cierto sentido. Se han lanzado al baile de la silla perdida y esperan a ver quienes se quedan fuera, con o sin razón. En mi columna de hay del Diario Jaén apunto preguntas y en varios de mis escritos para la web de AASAFA abundo en el tema.

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí